Archivo de la categoría: Reflejo

Reflejo – 1 de Agosto 2016

1 agosto.jpg

El Ser es no nacido y por tanto no depende del tiempo, es permanente. Por otro lado, su expresión se presenta con la sensación primaria de ser yo, de ser una entidad separada que se apega a sí misma, queriendo perpetuarse. Pero esta sensación no es eterna ya que es una proyección.

Podemos reconocer dos movimientos en la manifestación: uno es el movimiento centrífugo, hacia afuera, que va hacia el mundo fenoménico. Afuera le llamo a los conceptos e ideas, o a los fenómenos capturados por los sentidos, todos ellos constructores del espacio y el tiempo. El otro es un movimiento centrípeto, hacia adentro, que se dirige hacia la esencia de Sí mismo, la cual no cambia. Es el aparente volver a la fuente, aparente ya que nunca hemos salido de allí.

Los procesos mentales dependen de las construcciones implantadas, y si la atención está vuelta hacia ellos o a lo fenoménico no hay oportunidad de ir a la base que resuelve la comprensión profunda de todo. Estos dos movimientos simultáneos de energía ocurren en el umbral de la sensación primaria de existencia y son propios de la vida misma.

Al observar las impresiones de la memoria la mente le da sentido al tiempo. Los recuerdos, las dudas, son olas intermitentes que van presentándose ante la observación, en cambio, lo constante, lo que no cambia es lo real, Sí mismo en absoluto silencio y simplicidad, eternamente presente. Por medio del pensar se supone que se necesitan miles de creencias, palabras o conceptos para poder comprender Ello. Pero la comprensión esencial no es un logro especial, es la verificación más inmediata y precisa de todas.

Cada expresión de Ser, como persona, tiene dos cualidades. Una de ellas es el reflejo de la otra, es aparente y es la que se muestra como persona, apegada al tiempo y al espacio, variable y cambiante. La otra es lo real, Sí mismo. El reflejo es lo no real, lo aparente o ego, que tiende a crecer y a diferenciarse. Lo real es Sí mismo, lo Esencial y común a todos los seres, que no cambia ni se transforma. R.Malak

 

NIRVANA

Nirvana

Cuando tenía 2 o 3 años de edad me pusieron una cerilla encendida en los dedos: tú eres Maria Luisa, la del espejo. Desde entonces sostener esa cerilla fue algo muy doloroso, pero no sabía que el dolor se debía a ello.

En la adolescencia comencé a preguntarme por qué tenía que cargar con un dolor profundo e incomprensible, cuando muy íntimamente sabía (intuía) el derecho a la plenitud. Entonces, comenzó una larga búsqueda en un proceso muy insatisfactorio de muchos esfuerzos.

Cuando a los 40 entendí ciertas indicaciones que me sonaban ciertas, y que finalmente habían llegado a mi, (o yo las había encontrado), simplemente comprendí que ya no había nada más que hacer, sino tal vez, esperar. O sea, me entregué. Seguí mi vida, pero ya con cierto alivio porque no había mucho más que “hacer” para sentir mi plenitud. La cerilla de la identidad seguía siendo sostenida.

De pronto un día, esta cerilla amaneció consumida, apagada. Así, por si misma y sin ningún esfuerzo o voluntad por parte “mía”. Se había terminado la ignorancia (de lo que Soy), por lo que la plenitud se mostró claramente, luminosamente, abierta, espontánea, viva.  Se reveló con el sabor de la eternidad, y me mostró con gracia, casi chistosamente, que lo que había buscado siempre había estado ahí: la realidad de ser.

Esto no parecía encuadrar con nada de lo que había leído, escuchado o aprendido, porque en el proceso de revisar las teorías, paralelamente había construido un ideal de ser, de realidad, una expectativa de cómo debía ser la iluminación, la realización de ser. Y ninguna expectativa, ninguna receta o mapa es jamás el territorio o el sabor de una comida. Por eso a esto no le puse nombre.

El origen de todas las ideas y de la identidad, siendo anterior a las palabras, no tiene nombre que se le acomode satisfactoriamente. Sorprende, desde ahí, cómo el despliegue de todo arma un mundo de hechos, percepciones de estos hechos, sensaciones respecto a ellos e interpretaciones tanto de los hechos como de las sensaciones. Presencio todo ello en silencio, desde ahí, desde lo que ilumina todos esos contenidos conscientes.

La conciencia es donde se sostienen los pensamientos, y estos no tienen existencia sino en ella. Verificar que observamos los pensamientos hace que seamos conscientes de nuestra independencia de ellos. En el sentido de que ellos aparecen o desaparecen, pero eso que los presencia se mantiene. Lo que es consciente de los pensamientos es pura conciencia, no es una entidad. Parece que fuera yo, la persona que es consciente, pero esta apariencia, por muy fuerte que sea, es justo la ilusión, el engaño, lo que confunde. El yo se ha construido por medio del primer pensamiento: yo soy Maria Luisa, la del espejo… la imagen de si misma.

Pensar en mí es sostener la imagen de mí. Es armar una ilusión, un espejismo proyectado de la presenciación que sostiene la imagen. Es el primer sentido de separación, de ruptura… es lo que produce que la centralización de la conciencia se congele y el dolor existencial se presente, como una aparente ausencia de plenitud. Ir al origen del pensamiento “yo” significa verificar que desde donde se observa este pensamiento no es un lugar, no está ubicado, ni en el cuerpo, ni en el espacio, y que cualquier nombre que se le de a ello que soy, viene a ser solo un concepto también observado y sostenido. Ir al origen es ser lo que soy, actualizarlo a cada instante, hasta que eso sea tan natural que se demuestre que todo esfuerzo es justamente contradictorio. Porque esfuerzo implica lucha, y esta implica separación entre yo y aquello con lo que lucho. Y toda separación implica dualidad, contradictoria a la realidad no dual. No dual es ser, ser conciencia en plenitud.

La persona refleja la luz del si mismo. Pero no eres la persona, eres el si mismo. 6 de mayo 2010

MM: Buen día 
R.Malak: Saludos afectuosos MM
MM: No le pude devolver el llamado ayer… se me fue la batería….
R.Malak: no hay cuidado…. se entiende que uno llama solo cuando puede
MM: de todas formas gracias por su tiempo y sus respuestas…
🙂
R.Malak: pues si se pregunta… se responde
es asi.. 🙂
MM: lo paradójico es que quien pregunta y quien responde es lo mismo
R.Malak: ¿Cómo es eso?
MM: el si mismo pregunta… el si mismo responde…
así me lo imagino
R.Malak: No…
El si mismo ni pregunta ni responde…
jajajajaja
¿por qué preguntarías tú por algo que sabes???
¿y por qué te responderías… de algo que sabes?
MM: ¿pero cómo podríamos estar yo… y mis preguntas fuera del si mismo??
R.Malak: no… entiendo eso… (aclara ¿si?)
MM: si yo (como personaje) no estuviera contenido en el si mismo… entonces estaríamos hablando del si mismo y yo… como separados…
R.Malak: Ya me imaginaba eso…
MM: tengo la idea en mi cabeza de que todo es el si mismo
R.Malak: estás fragmentándote… no es así… el asunto
MM: mmmm
R.Malak: Mira… toda la luz… viene del sol…
pero la luna refleja la luz del sol…
(diríamos teóricamente que la luz de la luna es del sol)
MM: entiendo pero… ¿MM es como la Luna?
R.Malak: La persona refleja…la luz del si mismo… pero MM no es la persona, es el si mismo…
MM: oooohhh
R.Malak: que cuando se sostiene como persona… cree ser… una individualidad
MM: ¿entonces yo no soy un reflejo de?
R.Malak: no…
MM: yo soy
R.Malak: eso… es
tú eres
MM: pero si soy el sol… ¿por qué “mi luz” es tan focalizada…?
R.Malak: Si… es la ilusión… estar centralizado
MM: pero ya no quiero seguir estando centralizado
… ¿cómo hago para ya no estar centralizado?
R.Malak: querer o no querer es centralización
MM: ¿y eso no es paradójico y sin solución?
R.Malak: no lo es…
Realización es vivir en consecuencia… con lo que eres… no con lo que crees que eres
MM: ¿pero hay una intención en aquello también o es espontáneo?
R.Malak: ¿acaso el tigre tiene la intención en ser un felino…?
MM: no
R.Malak: Ser lo que soy…. es automático… (entendiendo por automático.. la espontaneidad… no la mecanicidad)
creer lo que soy… es una superposición ajustada al tiempo y al espacio
MM: pero entonces ¿no habría nada que buscar? ¿nada que preguntar?… ¿es inútil el esfuerzo por encontrar lo divino en uno?
R.Malak: cierto… ya lo eres…
ese es el primer paso…. saber lo que eres
cada grano de arena… es lo Divino…
ahora … actúa en consecuencia… con ello
MM: ¿y cómo sería aquello?
¿simplemente siendo y dejando que todo fluya ?
R.Malak: Dejar… es una opción… no dejar es otra opción… (¿cómo te libras de esa paradoja?)
no intentes vaciar el mar océano con un balde…
si lo logras ¿a dónde lo colocarás?
MM: vaya, me deja en un callejón sin salida
¿entonces “la clave” está en lo espontáneo ?
R.Malak: ¿Acaso el sol… dice… hoy voy a cambiar la hora de salida…?
las cosas ocurren… y uno participa presenciando sin juicio
MM: comprendo
R.Malak: Una persona… participa… sin gestión… o participa… con gestión… cuando ocurre la gestión… se ve expuesto al sufrimiento y al placer…
MM: ¿y cuando no ?
R.Malak: Cuando no hay gestión…. ¿quién esta allí? ¿para detectar lo que ocurre?
:D:)
MM: le gusta pasearme por estos laberintos ¿eh? jajajaja
R.Malak: jajajajaja
MM: cuando ya parece que se ve la salida… nos encontramos con una calle cerrada.
R.Malak: pues así conoces el bosque de errores en que te encuentras.-.
así podrás salir de allí por tus propios pasos… (como el cuento de Hansel y Gretel)
MM: si …
¿cómo se hace compatible una vida “sin gestión” en este mundo ??
R.Malak: Vivir en el mundo sin ser del mundo
Hacer lo que haya que hacer…. y no hacer lo que no haya que hacer…
MM: ok y ¿quién determina qué hacer y qué no hacer?
R.Malak: ¿Cuántos MM hay en ti?
MM: uno solo
R.Malak: ¿entonces?
si generas karma… compensas…. sea conveniente o inconveniente para tu individualidad
es la ley del amor… así se ajustan… las fuerzas desbocadas
MM: comprendo
bueno …será lo que lo Divino disponga…
R.Malak: ¿Dónde está ese Divino? ¿acaso es distinto de ti mismo?
si es distinto… estás en una opción dual…
MM: no, no lo digo desde la mirada Dual
R.Malak: Ya ves que te di un mordisco. … y no te suelto…
MM: jajajajajaja
bueno entonces a partir de ahora diré “sea lo que yo disponga”
¿puedo decir eso?
R.Malak: y asume las consecuencias… 😀
MM: ooooohhhhh
¿cuáles serían?
R.Malak: En brazos del padre… o al lado del padre… no hay otro modo
MM: ¿no puedo ser el Padre?
R.Malak: poder o no poder es una cuestión de tiempo… cuando sepas… lo real que eres, esa cuestión no se presentará… hasta ahora… te muestras de alguno de los dos modos… (ambos ilusiones)
MM: si es cierto….
me observo a ratos en los brazos y a ratos caminando…
al lado del Padre…
R.Malak: 🙂
MM: entonces ¿qué puedo hacer…???
si ni siquiera “hacer” puedo…
R.Malak: jajajajaja
MM: estoy atrapado!!!
R.Malak: Presenciar… sin juicio…
MM: ok
R.Malak: La acción ocurre sin el hacedor.
MM: para llegar a presenciar sin juicio… ¿se requiere meditar mucho ?
¿buscar? ¿leer?
¿o es el apuntador quien dirige ?
R.Malak: El apuntador que aparentemente… aparece afuera… luego te das cuenta que está siempre en ti… es el si mismo…
MM: ¿entonces observar sin juicio es el punto?
¿usted medita?
R.Malak: Observación sin juicio es similar a Atma vichara… la cual descubre el pensamiento yo… el constructor del ego… al saber el inicio de la individualidad…
Atma vichara detecta el inicio de la individualidad… Observación sin juicio da un paso atrás y se sostiene en lo real… y la mente no participa en la presenciación.
Eso es meditación… en que no hay meditador… ni nada que meditar.
MM: comprendo
bueno… no le quito más tiempo…
reflexionaré acerca de lo que conversamos….
R.Malak: ok bye
MM: un abrazo 
R.Malak: otro para ti
MM: gracias!!!