Archivo de la etiqueta: Observación

25 de Febrero 2014 – Danza Mental

Danza de la Conciencia

Cuando la mente se agita el mundo danza

La verdad básica es esencialmente la misma para todos, lo cual es de esperar que sea así, puesto que solo hay una Realidad. Sin embargo, maestros diferentes ponen énfasis diferentes sobre diversos aspectos de su enseñanza, y para este propósito emplean terminologías ligeramente distintas o usan estos vocablos de una manera flexible que se ajuste con sus propósitos. El propósito generalmente es la extinción del yo separado.

Cuando la mente se agita el mundo danza, lo mismo que las agitadas aguas del lago hacen que la luna presente una danza que es todo apariencia.  Cada persona reacciona hacia su naturaleza de acuerdo a lo que ha implantado en su caminar en tiempos pretéritos, es así que temprano más que tarde, los estados de comprensión limitados, que se basan fundamentalmente en un sentido de identidad separada, deberán ser dejados de lado. Por tanto, o respondemos a lo aprendido y a lo que la educación o la cultura ha implantado en nuestra memoria o rescatamos lo que siempre hemos sido: esencia Divina.

Los aparentes tú y yo aparecen como puntos en la conciencia;  nosotros, como identidad, no somos nada aparte de la conciencia. El mundo gira en una danza permanente como suspendida en un hilo de la conciencia; por tanto, si no hay registro desde la conciencia, no hay registro del mundo. Cuando comenzamos a aplicar una observación sin juicio, de inmediato recuperaremos la posición de anfitrión y queda ante nosotros la danza mental. La conciencia nunca dice “quiero esto” o “no quiero aquello”, no dice nada, es la mente con su funcionalidad  que continuamente acoge todo lo que surge en su campo. Cuando dices “quiero esto o no quiero eso”, no es la conciencia la que está hablando, es simplemente un pensamiento surgiendo en su interior, que luego es recogido por la mente. R.Malak.

Saber de si mismo no es igual a saber de la identidad transitoria

19 Febrero 2014

Saber de si mismo no es igual a saber de la identidad transitoria

La identidad baila al viento como los volantines

Tras la senda de lo esencial, sin cristales y orgullo, las ideas, como ágiles peces presurosos, nadan en la mente, dando inicio al placer o al sufrimiento. Observo en mi patio las hojas de laurel cuando perfuman el aire en el instante que el viento las mueve.

Si con regularidad observamos la vida cotidiana que se muestra mecánica, vemos qué distinto es el caminar diseñado con una observación espiritual, que, más pronto que tarde, se transforma en una bendición constante, desplegando de cierta fuerza interna, representado por la auto disciplina. Incluso en la vida común, si no hay una manera disciplinada, los resultados estarán lejos de un resultado adecuado y conveniente. De idéntica forma, esto coincide con los que dicen llevar una vida espiritual; sus resultados mostrarán certeza en la comprensión cuando el trabajo ha sido coherente.

Desde lo real la confusión del mundo ilusorio contrasta con la aspiración encendida por Sí mismo. Los resultados de la comprensión aparecen directamente desde lo Indescriptible cuando nos mueve la aspiración por lo real, que es permanente y reiterativa.

La señal de saber con precisión lo que uno no es por las características, hábitos o costumbres, o cualquier otra descripción, no es una base fiable porque puede describir lo que creemos ser, pero estamos lejos del conocimiento de sí mismo. Lo real de Sí mismo no admite descripción. En resumen, todo lo que pueda ser descrito, todo lo que pueda ser pensado o sentido, todo eso, no Es.

Como símil puedo apuntar a un volantín o cometa de variados colores movido por el viento, que se eleva en el cielo haciendo piruetas diversas. Así es la identidad, que se despliega sostenida por el hilo de la vida siendo manejada y afectada por condiciones diversas, ¿quién maneja el hilo?, ¿hasta cuándo estará expuesto a los vaivenes del viento? Saber de sí mismo implica comprensión de sí mismo, no tan solo de la identidad. R.Malak.

¿Qué se entiende por atención y en qué forma se relaciona con el desenvolvimiento de la realización?

Atención

26.1 ML: Se mencionan varios aspectos relacionados con el darse cuenta inherente a la realización, como son conciencia, observación, percepción y atención, entre otros. Esto genera cierta confusión puesto que algunas veces se usan de manera indistinta estos conceptos para referirse a la realización de la realidad ¿Podrías explicar qué se entiende por atención y en qué forma se relaciona con el desenvolvimiento de la realización?
 
R.Malak: Constatamos la realidad al darnos cuenta. La atención es fundamental para el caminante de la senda. Con esta herramienta intuye una realidad aparte de lo cotidiano, la atención como medio, puntal de indagación, reflexión y experimentación. La conciencia es eso en lo que se manifiestan muchas situaciones y distintas formas. Al saber qué es la Vida y de qué estamos hechos, tenemos que comprender que la conciencia, que es lo que permite darnos cuenta, nos habilita para que aprehendamos la realidad. La atención permite buscar la verdad más allá de las apariencias. La atención, aparte de lo que se entiende por ella, se va convirtiendo en algo cada vez más valioso, descubriendo el sentir más profundo e íntimo. Allí se vivencia la atención en otra dimensión.
La atención es básica en el sendero de búsqueda de la verdad. Con ella, de forma sigilosa y respetuosa, sensiblemente, el caminante experimenta que la atención es imprescindible, aunque en ciertos momentos, en la mente pensante, suponga que no es importante. La atención es el medio usado por el buscador y es el fin en si misma, cuando el caminante desaparece como una identidad individualizada por el ego, y se reconoce a si mismo como el sostenedor de la atención, más allá de toda dualidad sujeto-objeto.

Observar sin el yo, ¿mito o realidad? – vídeo