Archivo de la categoría: Samadhi

Samadhi – 17 de Junio 2016

17 junio

La mayoría supone que las personas que enseñan son adelantadas y que ya han superado todas las pruebas en su vida. Ocasionalmente eso es cierto, en otros casos no. Si un instructor transmite una determinada información no lo coloca en un grado superior. Menciono eso para que recuerden que cualquier forma que se idealice o seleccione corresponde al terreno del ego. Hay algunos que han llegado a una íntima convicción de lo que es el Absoluto, lo Esencial, Dios, o como quiera llamarlo, por lo tanto han tenido una unidad con esta realidad trascendente. Se dice que se han aunado, y como efecto de esa vivencia han tenido una comprensión más profunda de las relaciones humanas y del mundo.

Generalmente se le llama Samadhi a la comprensión en que desaparece el ego. Allí la mente no interfiere con la paz interior, no se puede definir con palabras. La mente funciona de manera natural, es una función, sin olvidar que lo esencial es lo que realmente somos. Cuando sentimos surgir esa paz interior mientras caminamos, leemos, pensamos, estamos allí recordando quién somos, y nos indicamos el camino de vuelta a casa, de donde nunca hemos salido. Se produce en el momento en que la mente queda quieta. En ese punto parece no haber pensamientos, aunque de hecho hay un pensamiento: el pensamiento de regreso.

Se continúa firmemente con un solo pensamiento aunque la mente no se mueve y el acto de pensar no se realiza. Se produce un fenómeno de intensa alegría, y es a eso a lo que le llaman Samadhi, y podría emular a la palabra fusión: significa disolver la identidad en Sí mismo, en lo más sagrado de uno. Mi recomendación es deshacernos de lo que aprisiona al cuerpo y a la mente para vislumbrar la verdad y su esencia. Cuanto más móviles y menos cristalizados, más cerca estamos del reconocimiento de Sí mismo y cuando es completo y no hay estructuraciones que impidan fluir la atención, cuando la energía no se estanca en cuerpo-mente-emociones, la verdad está evidente en el umbral de la comprensión. R.Malak.