Archivo de la etiqueta: Investigación

Autoindagación – 2 de Julio 2016

2 julio

Si viéramos caer una piedra desde la orilla de un monte, enseguida supondríamos que hubo una causa. Si nos preguntamos cómo ocurrió estamos admitiendo que hubo una razón que afirme la ley de la causalidad, que explica que cada cosa es causa de otras que la siguen, y a su vez es el efecto de alguna otra que la antecede. Esto describe lo que ocurre con nuestro modo de pensar. Aceptamos que cualquier elemento del mundo está relacionado con otros elementos. No se requiere precisar cómo apareció esta idea, unos podrán decir que es comprensión inherente en todos y otros dirán que es la experiencia, pero la cuestión jamás ha sido resuelta. La pregunta ¿por qué? está precedida por otras preguntas y seguida por otras más.

La indagación de quién soy yo es lo más directo, realizar la esencia de poder que está en todos y que da la fuerza para la existencia de la multiplicidad. La meta es la senda misma, y el proceder es ser lo que somos en esencia, manifestarse, sin intención. Al pensar que somos el cuerpo nosotros creemos también que hemos nacido. La cesación de esos pensamientos es la realización de sí mismo.

Esto es encontrar paz y despertar del sueño del ego, del yo estructurado, y alcanzar el más alto y el más total de los logros, encontrar el sí mismo, paradójicamente reconociendo a la vez que nunca se perdió.

Uno puede intentar descubrir cómo acontece algo aunque no pueda averiguar la razón de por qué eso es así como es, ya que algo es como es debido a que el universo es como es. Armonizar, fusionar el cielo y la tierra, el espíritu interior, dejar pasar los pensamientos y las emociones, abandonando el egoísmo, esa es la senda. El punto central de toda enseñanza de la senda apunta a la auto indagación, a resolver la duda de ¿quién soy?, como una manera para reconocer la realidad. La práctica no es para adquirir algo nuevo sino para diluir las construcciones y estructuras que provocan la separatividad. R.Malak

Anuncios

Discernimiento – 28 de Junio 2016

28 junio

Una vida entregada a lo religioso, con una posición fanática, va acompañada de indiferencia hacia los problemas más graves de la vida, mantiene a la persona con los ojos cerrados, lo que le impide ver la contradicción entre lo que predica y lo que practica.

A causa de nuestros propios actos, constantemente nos impedimos entender lo que es evidente, de ahí resulta el sufrimiento, por nuestros errores, quedando claro que somos creadores de nuestro infortunio.

Existe una gran diferencia entre tratar de librarse de las condiciones indeseables de la vida y de los conflictos demandantes, e investigar para encontrar solución a los grandes problemas de la vida. Con una actitud adecuada la persona puede encontrar medios efectivos y aplicables para este fin. La persona religiosa profesa creer en verdades, y quizás las predica a los demás con gran entusiasmo y practica sus actividades religiosas de modo rutinario y con regularidad, pero no registro claramente su seriedad.

El discernimiento permite distinguir entre lo ilusorio y lo Real, una cualidad que a veces se detecta en las personas que han vivido experiencias amargas, cuyas dificultades las mueven a despertar de su sueño haciéndoles pedir con ansias por luz y liberación de sus conflictos. La conciencia le entregará respuestas de modo creciente en la medida que él despierte y comience a caminar por el sendero que le conducirá a su libertad total.

En lo que a mí respecta no sigo doctrinas ni religiones, ni me siento identificado con alguna de ellas. No tengo una forma de pensar sino que me asomo a cada problema con ojos nuevos. El pensar, el sentir y el hacer son movimientos propios del instrumento de expresión, y no soy el instrumento de expresión, sólo lo uso para manifestar a Sí mismo. Las evidencias de la realidad están al alcance. El que camina en la senda suspende el juicio lo que hace más próximas dichas evidencias. R.Malak.

Dos preguntas esenciales – vídeo