Archivo de la etiqueta: claridad

Claridad – 27 de julio 2016

27 julio.jpg

El cuerpo es equivalente a un motor biológico gobernado por una inteligencia que es independiente de la conciencia objetiva. Esta inteligencia es invisible, inaudible y no tiene ni peso ni tamaño, no puede ser reducida a pedazos.

La naturaleza a la que todas las cosas vuelven es esencialmente una, infinita, silenciosa, siempre clara y serena. Cuando se agita, debido a la influencia de las condiciones que haya, se levantan oleadas de manifestaciones de la conciencia, provocando emociones de mil formas distintas. Sólo dándose cuenta se puede aclarar su expresión y serenar su manifestación.

Los apuntadores antiguos generalmente enseñaban a través de doctrinas elaboradas, que existe un orden en todo, mostraban comprensión y explicaban ese orden mientras señalaban dónde se presentaba el desorden. Actualmente se sabe que el inicio del desorden es el mismo que antiguamente, y se pueden señalar, como ejemplo de ello, el miedo, la codicia, la ambición, la búsqueda de poder, la envidia, el odio, la ira y muchas situaciones más.

Ellos enseñaban maneras de aprender a renovarnos y a ser prácticos, a través de varias técnicas que integraban al individuo con la sociedad. Los psicólogos modernos intentan crear nuevos modos para explicar cuál es el objetivo del individuo en la sociedad. Ellos buscan y proponen terapias que corrijan la enajenación de las personas, que permitan a las personas despertarse por la mañana con un panorama optimista que los saque del hastío y los lleve, no a huir del mundo, sino a integrarse a la sociedad como ente útil y constructivo.

Lo infinito se manifiesta como una unidad y se hace evidente cuando las ideas confusas han cesado o desaparecido, cuando ha terminado de oscurecerse con el polvo de las obstrucciones- motivadas ya sea por la conducta o por el razonamiento errado- que causaban confusión. Las nubes de lo ilusorio se alejan y queda en evidencia la claridad. La agitación cesa y no se forma ni una sola ola de error, y los fenómenos aparecen claros, sin confusión, sin nada que los obstaculice. R.Malak

DEL ERROR A LA CLARIDAD

Claridad

Entender y Asumir

1 febrero 2014

Uno puede tener carencia de instrucción, desconocer  los modos literarios, y aunque esto no está de más, no es indispensable para la realización. Tome el aroma de la verdad y refúgiese en ella, deje ir todo lo innecesario. Hasta un tronco le permitirá cruzar la orilla de un río.

A veces, las vivencias significativas no vienen de la meditación, pueden venir de la lectura o del contacto con un maestro, por ejemplo. La sabiduría se manifiesta dentro de Sí mismo, sin propósito, y ocurre espontáneamente. Leer, escribir y escuchar a los maestros puede llevar a una mejor comprensión, pero no todo depende de lo que leemos ni de a quiénes escuchamos. Todo, absolutamente todo, está contenido en Sí Mismo, y Sí Mismo está simultáneamente adentro y afuera, sin límites, sin división, sin obstrucciones ni partes. Es cuestión de entender y asumir. R.Malak.

Las preconcepciones como explosivos de efecto retardado

2 febrero 2014

Las lecturas pueden producir efectos muy variados, por un lado pueden servir como llaves que nos abren puertas y por otro lado pueden convertirse en prisiones. Saber cuál es el efecto tiene relación con la posibilidad de revisar profundamente lo que se muestra ante la conciencia, incluyendo lo que leemos de maestros cualificados.

El juicio de valor de un texto se da en base a la capacidad de llevarlo al interior, donde es tamizado por el gran río defensivo de ideas que ya tenemos. Así, el conocimiento puede ser visto de distintas maneras. Los procesos congelados se podrán cristalizar quedando aislados, o derretir, entrando en la corriente de los fenómenos mentales e integrándose. Las ideas preconcebidas se pueden fortalecer o perder la capacidad de deformar el pensamiento y el sentimiento. A veces están en un lugar escondido como explosivos de efecto retardado.

En realidad la observación sin juicio persiste a través de los estados de vigilia, de sueño y de sueño profundo. Como testigos, estamos completamente presentes ante cualquier estado de la mente, incluyendo el estado de sueño profundo en el que esta no está acumulando información. Esta observación es la expresión de la conciencia que se evidencia sin el velo de la mente. R.Malak.

El privilegio de moverse  integrado a la vida

3 febrero 2015

La conciencia centralizada, aunque en esencia es eterna y de la misma naturaleza que el Ser, como manifestación parece que se oscureciera y su comprensión fuera parcial, aunque  desde lo esencial nunca se dejan de desenvolver las potencialidades escondidas. Cuando la esencia muestra plena compresión de lo real, se deshace del proceso mental al que estaba atada, y esto se reconoce como liberación. Cuando el yo se da cuenta de lo que es, se alcanza aquel conocimiento de la Realidad que es pura conciencia y felicidad. Se reconoce el privilegio de moverse  integrado a la vida con comprensión y responsabilidad. La senda y su caminar siguen aparentemente iguales, uno no se aleja del mundo cotidiano. Así es, aunque no existan muchas referencias acerca de ello. R.Malak.

En la senda de Ser

4 febrero 2015

No es raro suponer que la mayoría crea que son el cuerpo y se fortalezca esa idea. Sin embargo hay algunos que se sienten como que algo espiritual está unido con el cuerpo. Pero además hay sabios, que en su profundidad ven el Sí mismo como la única realidad y se consideran Eso. Estos sabios no pertenecen a una tipología especial, y quizás antes disfrazaban su saber bajo una forma religiosa. Se ven serenos, de pocas palabras, son respetados por su familia y en su comunidad, son intuitivos. Se les describe como conocedores de la gente. Ellos no han desaparecido, son los sabios populares escondidos en lo cotidiano. Se han sumergido dado que las ideas políticas, la manipulación y las discusiones se han vuelto más preponderantes que sus acciones, pero en lo profundo ellos siguen latentes. Cualquiera podrá estar en su lugar, cuando detecte que puede experimentar momentos de felicidad que vienen acompañados de expansión y descanso. Son momentos en los que aparece una comprensión intemporal, una alegría sin causa y no adulterada, y en los cuales la sensación física es simplemente lo último a tomar en cuenta. Cuando certificamos esta dicha que se percibe a sí misma sin ideas, estamos en la senda de Ser, que es más que hacer y tener. R.Malak.

Dejar el error de lado se llama claridad

5 febrero 2015

Es con la mente que hemos organizado todo en la vida manifestada. Ella se refleja en Sí mismo formando el ego que dice yo soy. Lo complicado es el modo inadecuado como la hemos construido, con el que queda carente de agudeza. Generalmente hace que se tome al si mismo por el cuerpo, por tanto es preciso que abandone ese error. A dejar este error de lado se le llama claridad, y así la mente queda con discernimiento y visión apropiada.

No basta comprender la energía de la conciencia no nacida. La mente, a través del vehículo de expresión llamado persona o identidad, se ve complicada con varios aspectos que impiden la claridad. Por un lado están los negativos: lujuria, ira, avaricia, ignorancia y ego, que son provocadores de errores, y por otro lado están los positivos que son coayudantes: veracidad, compasión, contentamiento, humildad y amor.  Entender esto provoca que la mente, como la muñeca de sal, pueda sumergirse en el mar interior de lo Esencial. R.Malak.

Felicidad sin causa

6 febrero 2015

Nos manifestamos instantáneamente en la vida sin tener ninguna gestión sobre el nacer. En este vehículo de expresión llamado persona están todas las potencialidades, y estas se van presentando día a día, desplegándose como cualidades que vienen desde la conciencia.

Imaginemos que tenemos un jardín donde hay diversas hierbas. Si regamos el jardín de la mente ellas crecerán, y pueden ser malas o buenas hierbas, pueden producir bellas flores o solo maleza que destruye y contamina todo el espacio dedicado para ello. El jardín cubierto de lo no deseado podrá no complicar a algunas personas que manifiestan que ocasionalmente dan flores hermosas, pero no podrán desconocer que ellos son responsables por consecuencias como el descontrol y desbande de poder que procede del descuido. Generalmente, la sociedad, a través de su cultura, recomienda a veces control y otras veces dirección.

Más allá de todos los nombres que queramos dar, más allá de la mente, el intelecto y los cinco sentidos, cuando profundizamos en nuestro cuerpo, en nuestras emociones y en nuestro accionar, es cuando podemos detectar un trasfondo de alegría, una sustancia que emana sin detenerse, como una felicidad sin causa. R.Malak.

Mente en calma

7 febrero 2015

A veces observamos lo contradictorio de algunas recomendaciones, como por ejemplo: “ir más allá de la mente que limita, divide y opone, poniendo fin al proceso mental”, que además agrega: “cuando el pensamiento llega a su fin, aparece la comprensión en total atención, no como nosotros la conocemos, como conveniente o inconveniente, sino plena”. Hasta allí parece todo adecuado, excepto que hay que entender que esa observación de la mente se hace con la misma mente que está en cuestionamiento. La mente está siempre ahí, y por lo general nos involucramos con los pensamientos sin saberlo.

Por otro lado, la recomendación más socorrida es conseguir una mente en calma. Al mirar los pensamientos se ve la estructura de ellos. Se empieza a ver cómo se forman, de dónde proceden y qué persiguen, y se ve como cada vez hay más y más. Saber que la mente es un maravilloso instrumento constructor y diferenciador de la dualidad es lo fundamental, sólo queda observar que la mente es afectada por las circunstancias. Por tanto: al detenerse y observar sin juicio, sin aprobar ni rechazar, o sea, al no tomar partido, la velocidad de la mente se lentifica y la observación se hace plena aunque los pensamientos sigan allí. R.Malak.

Luz en el silencio de la mente 2

Los estados mentales acontecen en la Conciencia, no le suceden a tu persona, ni a tu cuerpo… Son una rotación permanente de modos conscientes que acontecen a Sí mismo.

Luz en el silencio de la mente. Ser Conciencia Plenitud. No dualidad

Continuando la conversación expuesta en la entrada anterior.

P: Hola. Gracias por la respuesta. Es lo más profundo que he leído desde hace mucho tiempo. Creo que me llevará algún tiempo comprender lo que dices, porque nunca he sido especialmente brillante en la comprensión.
Entiendo que el significado que le das a la palabra ontología es el de Kant, como estudio de las ideas sostenidas por la conciencia.
La propuesta del vedanta advaita es muy sencilla de entender racionalmente debido a su radicalidad. Lo difícil es asumirla vitalmente porque el raciocinio común no consigue enlazarla con la percepción cotidiana.
Contaba Karl Popper que él aceptaba la brillantez racional del idealismo de Hume, pero que no podía mantenerse más de una hora en él sin caer en el raciocinio común aunque fuera consciente de la falta de racionalidad de dicho raciocinio. Creo que mi relación con el advaita es algo semejante.
Por otra parte, asumir que todo lo que hay (el objeto) no es otra cosa que pensamiento y que su existencia proviene del observador es fácilmente comprensible. Incluso me puedo responsabilizar del flujo de objetos de mi percepción. Otra cosa bien distinta es desidentificarme de la percepción física.
Este tema de diferenciar las ideas puras de las provenientes de la percepción física es clásico entre los filósofos idealistas occidentales. Los cuales no suelen ser un buen ejemplo de coherencia conceptual; pero es lo que tenemos.
Por ejemplo; llevo bastante tiempo enfermo (soy varón) y puedo asumir que mi enfermedad es una creación mental. Pero lo cierto es que a quien le duele es al cuerpo, no inicialmente a mí, y éste me devuelve el dolor el cual se convierte en una idea con su carga emocional correspondiente; con lo cual percibo el dolor como ajeno y previo a mi contenido mental (mis ideas sobre tal dolor).
Puedo pensar y repetir como un mantra que no soy un cuerpo, o que no duele, pero no por eso voy a dejar de percibirlo y menos aún voy a poder olvidar su existencia cuando duele; aunque tal existencia provenga o no de la conciencia.
Otro ejemplo es el del sueño; intelectualmente puedo asumir que cuando duermo el mundo no existe porque no lo estoy percibiendo por no estar pensándolo (este ejemplo es clásico entre los vedantines), pero lo cierto es que si me golpean me despierto; o si hace frío me tapo con la manta o si hace calor me destapo. Lo cual viene a mostrar que la percepción física es ajena y previa a la mente que la percibe.
Me vas a tener que perdonar las confusiones en las que me haya expresado. Pero últimamente he pensado y repensado mucho sobre éste tema de la percepción física y su relación con el contenido mental por una experiencia que tuve hará unos 25 años en Buenos Aires.
Un cordial saludo y gracias nuevamente.

ML: Ontología la entendemos más bien como lo que su etimología dice, el estudio del ser.
Onto es ser y logia es estudio.
El problema básico consiste en averiguar desde dónde te estás sosteniendo para comprender.

Cuando se habla de que todo lo que hay es pensamiento, se refiere a que todo lo que existe tiene su existencia como contenido de conciencia, pero no de tu conciencia, sino de La Conciencia. Esto lo digo porque tú te concibes como un sujeto independiente que tiene conciencia de objetos, sensaciones, percepciones, pensamientos, emociones y sentimientos, pero que es diferente de otros sujetos que también tienen su propia conciencia. Si te comprendieras como Si mismo Presenciador, o mejor aún, como pura presenciacion, entonces sí tendría sentido asumir que toda existencia existe en ti, tú como Eso que eres realmente.
Así se explicaría el movimiento de los estados mentales ante esa presenciacion, y se comprendería que dichos estados son movimientos de la misma conciencia, que como funcionamiento mental, plantea diferenciaciones.

Te daré algunas pautas de las bases ontológicas que usamos junto a R.Malak.

Lo real es Ser. Ser se mueve y este movimiento es Conciencia que fluye como un río de armonía, Plenitud. Esto en el Vedanta lo llaman Sat Chit Ananda.
La conciencia se despliega y surge el funcionamiento consciente llamado mente. La mente, esta función, genera la dualidad y la medida en la infinitud no dual de la conciencia. Por tanto, lo que es infinito aparenta tener medidas ( espacio ) , y lo eterno parece tener medidas ( tiempo ).
La conciencia, que es plena totalidad sin fronteras, debido a la diferenciación de sujeto- objeto que hace la mente, se centraliza como efecto de la ilusión ( Maya ), que hace aparecer multitud donde no hay dos. Esta centralización es el yo-cuerpo-mente-emoción que te hace parecer ser esta persona, con sus limitaciones y vulnerabilidades.
Los estados mentales acontecen en la Conciencia, no le suceden a tu persona, ni a tu cuerpo… Son una rotación permanente de modos conscientes que acontecen a Sí mismo.
Sí mismo se asoma a la existencia a través de tres ventanas: el cuerpo, la mente y la emoción. Estas ventanas se superponen, se combinan y rotan dependiendo de como la persona percibe el mundo preferentemente. Por ejemplo los atletas ven más a través del cuerpo, los artistas a través de las emociones, los intelectuales a través de la mente.

Esto que menciono son pautas de nuestro uso de la ontologia, que deben ser tomadas como señales, como letreros en un camino, como un mapa o como un menú. Recorrer el territorio o degustar los platos del menú deben ser realizados por ti mismo. Hay modos adecuados para llevar a cabo esta realización.
La mente ejerce una fuerza de encantamiento en la que la atención se centra como sujeto y queda prendada de los objetos de la conciencia, y en base a ello fortalece el sentido de separación y propicia la aparición del ego. Este encantamiento equivale a estar perdido en un bosque, un bosque de errores de percepción y errores de entendimiento. Lo primero que hay que descubrir es en que parte del bosque estas, y una vez lo sabes, ya estas fuera. Así opera la comprensión, es como un líquido diluyente de errores. A veces hace falta ayuda de alguien que conoce el bosque.

El proceso de reconocer lo real implica, como si fuera un ave con dos alas y una cola, dos aspectos paralelos: El ala de la comprensión intelectual y el ala de llevar a la práctica lo comprendido y la cola es el timón de la atención.

Nuestro modelo de comprensión no es el de la hormiga, que va paso a paso sumando conocimientos, experiencias y méritos, sino que es como el vuelo del pájaro, que va directo a la fuente.