Archivo de la etiqueta: absoluto

Felicidad Completa, Elección e Ilusión, La Búsqueda del Bien… y mucho más.

Ilusión - R.Malak

La Felicidad Completa

15 marzo 2015

La mayoría de las veces da la impresión de que somos libres de escoger cómo queremos vivir, que tenemos la voluntad de hacer ciertas elecciones. Sin embargo, hay algo en lo que no tenemos gestión, sin duda, y esto es sobre la muerte del cuerpo, lo cual es inevitable, y que llega a todos lo queramos o no. Cuando digo que podemos escoger cómo vivir y que hay elecciones que sí podemos hacer, me refiero específicamente a cómo usar este intervalo de conciencia que tenemos el privilegio de vivir.

Muchos sólo tienen que luchar por su salud, moverse detrás de la eliminación del dolor y eliminar el sufrimiento. Es natural, dado que la buena salud permite estabilidad en la vida, aunque solo consista en fortalecer las paredes del edificio que habitamos. Otros persiguen la riqueza, y la avaricia y el amor por las posesiones materiales constituyen el único fin de su existencia.

Ahora, ¿cuál debería ser nuestro fin en la vida como meta escogida, o cuál sería nuestra elección principal? La respuesta que aparece es alcanzar la felicidad perfecta y completa, cosa que por eones los estudiosos han planteado como lo único digno de alcanzar.

La cuestión se convierte en una paradoja dado que la única felicidad perfecta que puede existir, que cubre todos los aspectos tanto del cuerpo y de la mente como de lo esencial, nunca ha dejado de estar en nosotros. La perfecta felicidad es un atributo del Ser, de lo que Somos, no es algo nuevo, es eterno y permanente, si no fuera así no sería felicidad completa, sería un producto que aparece y desaparece. Lo que somos es Sí mismo, que existe consciente y pleno, y saberlo es nuestra única razón de existir. R.Malak

Conciencia de Existir

16 marzo 2015

El conocimiento es el conocimiento, no tiene nada que ver con las personas y sus experiencias. Es importante comprender de qué estamos hechos y cómo están formadas las cosas. Cada uno de nosotros está consciente de que existe, este conocimiento es el punto de partida para todo lo que consideramos que existe. Un camino requiere esfuerzo, tienes que caminar. Y para caminar tienes que ser un hacedor, un caminante. Ya tenemos el comienzo, es el conocimiento en el hacer. Independientemente de la forma en que lleguemos a él, las cosas existen para nosotros, incluso es evidente que existimos para nosotros mismos.

La realidad es no-dual, es siempre existente. El mundo de naturaleza externa y dual apunta al universo que me rodea y que aparentemente se encuentra fuera de mí. Este está bajo el dominio del ego. Si el ego desaparece la dualidad se integra a lo no dual.

Las cosas tienen un lugar y un tiempo, giran alrededor de nosotros. Decimos que una cosa está allí solo porque no es nosotros mismos o no parece estar dentro de nosotros. Decimos que algo está en el pasado porque está fuera de nuestra percepción inmediata y no forma parte de la comprensión actual.

Es coherente decir que la conciencia es lo que le da sentido a todo, aunque no tiene forma y ninguna cosa la representa. Nada existe que podamos señalar o separar y decir “esto es la conciencia”. La conciencia no da cuenta de sí misma como si fuera una sustancia individual o como si tuviera una naturaleza específica limitada.

Solo estamos conscientes del yo y de lo que llamamos cuerpo, lo cual crea un sentido de separación y de identidad. El yo nace y su historia le da sentido a la identidad construyendo esta mirada dualista, constructora de la desarmonía, del apego al deber ser, del sufrimiento y del conflicto. Conveniente es conocer lo real de Sí mismo que es lo que le da sentido a la vida plena. R.Malak.

Elección

17 marzo 2015

Todos somos la realidad viviente, somos vacío, la nada infinita. El yo es la historia, la acumulación de información que ha sido escrita en el día a día. Todo esto es la no dualidad y la dualidad. Como identidad no podemos evitar elegir, al igual que todo en la naturaleza. Las elecciones son una necesidad de la propia centralización de la conciencia, y no quiero decir con esto que la identidad tenga libre albedrío (palabra que a muchos causará escozor). Ajustados a nuestro lado positivo nos hacemos más saludables y armónicos, y es seguro que la vida será más plácida y sin conflictos, o nos inclinamos al lado negativo y nos colocamos en contra de la corriente de la vida, experimentando conflictos y sufrimientos. Influidos por las emociones, por los instintos e impulsos almacenados genéticamente y por las fuerzas de la naturaleza, comprobamos que no podemos aislarnos, y cualquier esfuerzo por dejarlos de lado es provisorio, y en la medida que reaccionamos a ellos verificamos que estos impulsos responden a la naturaleza de Ser.

Las elecciones son parte de lo esencial, al igual que el respirar, beber y comer integran la respuesta a la naturaleza física. Escogemos lo que agrada a nuestra naturaleza y no podemos evitar proceder de ese modo. Como resumen, verificamos que la voluntad no es libre, y lo que escogemos ha sido porque hemos sido obligados por nuestra naturaleza. Saber de esto es fundamental, reconocer que hay elecciones que nos producen sufrimiento y dolor, y otras que nos provocan armonía y plenitud. R.Malak

Son nuestras preferencias las que causan los conflictos en la vida

18 marzo 2015

En el texto de ayer mencionaba la aparente libertad cuando hablaba de la necesidad de elección. En cuanto a eso, lo óptimo sería elegir lo que se encuentra en armonía con la naturaleza, o sea, en conformidad con los impulsos más elevados. Sería una elección que nos acerca más a las influencias esenciales de nuestra conciencia. Mientras más próximos a esos impulsos y a nuestra naturaleza esencial, estaremos más cerca de lo que se conoce como lo absoluto, lo esencial, lo pleno. Esto facilitará que lo que somos en esta vida se mueva con una auto disciplina que se describe como felicidad, la cual emana de lo simple. Es lo que se muestra cuando se está en plenitud, es lo que contiene la esencia de todas las cosas y es ilimitada.

Cuando hay conflictos al no darse cuenta de esto es porque la mente, lo racional, intenta dirigir el camino en la vida por intereses principalmente egoístas. Por otro lado, no podemos desconocer que la substancia física, el cuerpo, siendo aparentemente la parte más elemental, es la que presenta mayores conflictos cuando se ignoran sus necesidades.

Son nuestras preferencias las que causan los conflictos en la vida, cuando no se toman en cuenta las influencias más fuertes de la conciencia, o, por ejemplo, se ignoran las urgencias del cuerpo dejando en primer lugar las manifestaciones racionales de la mente. Todo ello permite que el ego crezca hasta niveles en los que se pierde el sentido de la vida, sumergiendo la conciencia centralizada en el sufrimiento y en la falta de orientación que provoca la angustia de vivir enajenado, o sea, ajeno a Sí mismo. R.Malak

La búsqueda del bien gratifica, y es relativa a cada persona.

19 marzo 2015

Puedo decir que no hay personas cuyas acciones sean desinteresadas totalmente, ni siquiera aquellas que hacen grandes obras de bien. Las personas caritativas, o las que sirven a los demás, lo hacen porque les proporciona satisfacción en su interior.

Existen muchos que se deleitan siguiendo sus impulsos hacia el servicio, incluso más allá de sus medios, abarcado con este a muchas personas y animales. Ocuparse de esas cosas y acciones les entrega satisfacción, incluyéndolas como parte de sí mismo.

Puedo decir que las personas buscan el bien. Se debe a que estas acciones gratifican su naturaleza plena, de lo contrario no lo buscarían. El enfoque en relación al bien puede ser distinto entre unas personas y otras. Cada uno se esfuerza con sinceridad para buscar lo que considera adecuado.

Algunos suponen que el bien está definido como una obligación Divina. Las preguntas que inevitablemente aparecen son: ¿Por qué debería buscar el bien? ¿Por qué debo ser bueno? ¿De qué fuente procede ese impulso? ¿Si lo Divino es creador de todas las cosas, de dónde procede el mal? Y muchas más.

Si el bien es positivo, y si lo Divino es creador de este y de todo lo demás, la maldad, al atentar contra la naturaleza esencial no puede tener ningún contenido positivo, por tanto el mal es una condición negativa, o sea, es la ausencia de bien, y por ello no puede ser real ya que se basa en la ausencia.

No somos todos iguales, el enfoque de cada persona tiene que ver con la parte de su naturaleza que predomina: unos son físicos, otros intelectuales, otros artistas, otros espirituales. Cada uno experimenta el bien conforme a su naturaleza, lo que puede ser diverso y variado, incluso con mezclas, entregando las respectivas “recompensas” según las clasificaciones del Ego. R.Malak

Sin comprensión la persona está sumergida en la ignorancia aunque esté saturada de información.

20 marzo 2015.

Hay expresiones que mencionan que la naturaleza es una ilusión, que todo es un juego de lo divino. Manifiestan que todas las formas son relativas, fluidas, y que lo siempre cambiante es armado como una obra teatral. El mundo como una ilusión que varía continuamente, y lo divino que pasa a ser una obra rítmica y dinámica.

 Por otro lado, sabemos que existen canales de percepción como la vista, el tacto, el olfato, el gusto y el oído, que están adecuados para recibir las señales que vienen del mundo. Además están las diversas facultades de la mente, que funcionan interpretando lo que esos canales recogen y asimilan. Este funcionamiento va más allá del simple discernimiento, le da significado a esas cosas que surgen en la mente, las clasifica y permite comprenderlas debidamente. Todo el conocimiento y la información recogidos son agregados importantes. No podemos dejar de lado el hecho de que sin comprensión la persona está sumergida en la ignorancia aunque esté saturada de información. Llamo comprensión a la aplicación de lo que conocemos para entenderlo. Dicho de otro modo, los conocimientos pueden ser inútiles si no se han digerido y asimilado. Se dice que entender algo es un poder. Generalmente se entienden las ideas ordenadas, rotuladas y clasificadas, que pueden ser usadas para armar un sentido. El entendimiento es, por tanto, conocer la naturaleza y el propósito de lo percibido, y la sabiduría es saber cuándo y cómo hacer uso de lo que entendemos.

 Siguiendo la expresión del inicio: la fuerza dinámica de este mundo, que muchos llaman “ilusión”, es causativa y pura acción. En el principio activo de esta “obra”, “la acción total del universo”, todo está dinámicamente conectado con todo. La causalidad pasa a ser la fuerza de la creación con la cual todas las formas obtienen su vida como manifestación de la conciencia. R.Malak.

La vida es vivir, todo su propósito consiste en la utilización de sus potencialidades.

21 marzo 2015

Se habrán dado cuenta que, generalmente, lo más sencillo es a veces lo más complicado de obtener. Cuando intentamos detener los intereses de la mente para dedicarnos a algún propósito que hemos fijado, la mente, como si fuera un instrumento ajeno a nosotros, se opone al control y a la dirección.

La vida es vivir, todo su propósito consiste en la utilización de sus potencialidades, no tiene otro más que mostrarse como un medio a través del cual se puede alcanzar algo que generalmente ha sido ya visualizado. Reprimir nuestras funciones naturales, detenerlas o negarlas, es frenar el propósito de la vida misma. Colocarse en contra de los impulsos esenciales es colocarse en contra de los propósitos e impulsos ya señalados como pautas en nuestro libreto de vida. Esto estaría en contradicción con lo esencial de la vida. Nuestra naturaleza – mente, cuerpo y emoción – debe producir algún bien, está allí para el servicio de Sí mismo, y el mayor error es no desplegar esos poderes con los que la naturaleza nos ha dotado. Así como comer y dormir son esenciales para la salud, también el pensar y elaborar planes y modos con el ejercicio de la mente es fundamental. Si no hacemos esto estamos negando nuestra naturaleza. Hacer uso de las facultades es primordial, así como hallar quién es el creador de los pensamientos. Esta es la verdadera realización. R.Malak

Anuncios

8 de Marzo 2014 – Relativización de la verdad.

Verdad - Relativo y absoluto

Relativo y absoluto

A veces se dice que hay evolución en la Verdad (o lo Real), pero la verdad no evoluciona ni está en proceso de transformarse. Lo que la persona adquiere de la verdad son ideas solamente, y lo que interpreta como evolución de la verdad no es más que el grado de comprensión que de ella posee. La persona aprende acerca de la verdad más que aprender la verdad en sí misma, y mediante la interpretación y uso de lo aprendido, llega a sus propias conclusiones acerca de cuánta verdad encierran sus ideas.

Encontrar el sentido espiritual es una tarea que es muy elusiva, se escapa, y las personas, en su comprensión cotidiana, por lo general creen estar siendo espirituales cuando tan solo pasan por ajustes psicológicos. La mayoría espera recompensa o castigo cuando se relaciona con lo espiritual, y si no, piensa en relación al costo-beneficio, o por último se les ocurre creer que existe una continuidad causal y buscan coincidencias o estímulos en todo lo relacionado con su trabajo espiritual. Hay otros no tan expertos que buscan en lo misterioso como entretención de vida, dejando de lado lo familiar por considerar que está fuera del trabajo espiritual. Una gran cantidad de personas adquiere estas ideas y las valida quedando con la ilusión de que la verdad, en sí, está en estado continuo de transformación. La ilusión de que la verdad cambia se explica porque muchas personas aceptan la verdad como una cosa relativa.

La sed por lo esencial es aspiración; cada vez que se busca se está en la línea adecuada. Esto tiende a ir en aumento hacia lo que se considera pleno y resplandeciente. Como una flor con muchísimos pétalos, cada vez que se anhela con toda la mente se abre un nuevo pétalo en el despliegue, proporcionando satisfacción como resultado, y, aunque puede tardar a veces algún tiempo, se va a paso seguro.

En la vida de las personas parece que la verdad hubiera cambiado mucho. La verdad para la sociedad actual es diferente de lo que era para los primitivos, y con los descubrimientos de las múltiples ramas del saber parece que cambiara constantemente. Las ideas muy simples que se desarrollaron en la mente del hombre primitivo para explicar los fenómenos naturales se han ido modificando debido a los descubrimientos y a la mejor comprensión de las leyes que rigen a los fenómenos naturales.

Del mismo modo que el concepto formado de la verdad ha cambiado en la historia, así cambia también en la vida de cada individuo. Lo que es verdad para un niño puede no serlo para un adulto. El crecimiento de la comprensión, la habilidad para razonar, sea cual fuere la cantidad de conocimientos acumulados, hace variar el punto de vista del adulto.

La verdad es inherente a la realidad última; es un sinónimo de lo Esencial. Estos términos están tan estrechamente unidos que probablemente no son otra cosa que un nuevo ejemplo del conocimiento limitado que de la verdad tiene la persona, que es lo que lo lleva a separar cosas, como la verdad, la realidad última. La persona, a través de la mente, puede aspirar a conocer la verdad; no puede conocer la verdad absoluta, ni puede saber si conoce la verdad absoluta, porque ella es Si mismo, que no es ni un sujeto ni un objeto por conocer; es lo que conoce, no lo conocido por la mente. R.Malak

 

LA REALIZACIÓN CONSTITUYE LA COMPRENSIÓN DE QUE NUNCA HEMOS DEJADO DE SER LO ABSOLUTO.

Image

Quien no comprende una mirada tampoco comprende una larga explicación. Eso menciona, según me dijeron, un proverbio árabe. El texto que les entrego a continuación es una combinación de lo que esta mañana escribimos, yo desde casa y R.Malak desde la oficina, sin ponernos de acuerdo ni decirnos nada sobre ello, empujados tal vez por un impulso común: seguir dejando migas en el camino virtual de la Vida, migas que si no se toman de inmediato, las aves de la mente se ocuparán de hacer desaparecer. Migas que marcan una ruta de atención, una vía que indica mirar directamente, sin procesos ni esperas. Mirar directo desde la fuente, hacia Si Mismo, la fuente misma.
 
Conversando con palabras largas, lo que una mirada directa verifica de inmediato.
 
Maria Luisa: La no dualidad apunta a que no hay dos. Nos podemos preguntar: ¿No hay dos qué? 
Dos seres. No hay dos seres, no hay dos objetos o dos existencias o dos realidades. Tampoco hay muchos, ni pocos, ni siquiera uno… esto, dicho desde una mirada plena y absoluta, con certeza inamovible. No puede ser cuestión de una doctrina, creencia, fe, o conocimiento intelectual, ya que todo ello es relativo. Ni es un punto de vista absolutista. No es un punto de vista, porque un punto de vista implica ubicarse con respecto a otras cosas, y por lo tanto, ya estaríamos dentro de lo dual, contradiciendo lo que se está señalando. 
Nos preguntaremos de nuevo, ¿entonces a qué se le puede llamar realidad, acaso no hay una realidad objetiva que todos vivimos, lo que pasa es que la vemos de distintas maneras, “Nosotros dentro de una realidad”, por lo que hay dualidad, yo y los otros, yo y el mundo?
 
R.Malak: No hay dos aparatos perceptuales iguales, cada uno es estructurado por la mente. La observación desde lo fenoménico es solo una interpretación, en cambio cuando la mente se sumerge en su fuente (la Conciencia) es cuando la sabiduría se muestra plenamente.
 
Maria Luisa: En efecto, hay una supuesta realidad compartida por las personas, que podríamos llamar mundo exterior, universo o incluso Cosmos, que de hecho es interpretada de maneras diversas según la mentalidad de cada quien. Por eso, a esto no se le puede llamar realidad, en sentido absoluto, pues cada cual se apropia de ella a su modo, filtrado por lo que su mente acepta.
 
R.Malak: Por otro lado es un error suponer que Si mismo se funde con la Conciencia, porque realizar implica solo comprender que se es la verdadera naturaleza, en cambio el mundo diferenciado se reconoce como una ilusión o Maya. Y esa Conciencia infinita y autoresplandeciente que trasciende toda dualidad entre sujeto y objeto, no se puede  reducir a una expresión de objeto. Ella carece de atributos y lo impregna todo, uno sin segundo, porque, fuera de ella, no existe nada.
 
Maria Luisa: Hablar de absoluto puede resultar un poco fuerte para algunas personas, sobre todo los escépticos, ya que ni siquiera contemplan la existencia de un Dios, o alguna otra cosa o entidad que pueda ser absoluta. En cambio para los creyentes, basándose en la fe o la confianza de creer en Dios, Diosa o Dioses, les resultaría más fácil aceptar que hubiera una realidad absoluta, o por lo menos, una realidad “más real” que lo que nos dice la objetividad. Aceptarían el concepto como una creenci,a lo que los llevaría a buscar la realización de dicha creencia. Pero las creencias son también relatividades, interpretaciones a las que simplemente se les da credibilidad, están en el campo de lo mental. Por tanto tampoco es cuestión de contemplar la existencia de un Dios. La no dualidad señala como realidad a lo que es permanente, lo que no cambia, Ser Conciencia (Si Mismo). Y así lo menciona la tradición. Real es aquello que no cambia y además es permanente, o sea, no nacido, no surgido o aparecido. 
 
R.Malak: Expresado de otra forma, Si mismo constituye la esencia profunda de cada uno de nosotros, es idéntico a la Conciencia Infinita, por tanto eso eres tú, o dicho de otro modo todo es “Si mismo”. Deduciendo por tanto que quien conoce a “Si mismo”, ve a todo en  “Si mismo” y a  “Si mismo” en todo. Se muestran diferentes aspectos de lo Real, como el fundamento de todo el universo, mientras que Si mismo es nuestra auténtica naturaleza. La realización constituye la comprensión de que nunca hemos dejado de ser lo Absoluto.