Archivo de la categoría: Presenciación

Presenciación – 4 de Agosto 2016

4 agosto

El darse cuenta del reflejo de Sí mismo se presenta en los estados de vigilia y de sueño con sueños, y el mundo es visto como un reflejo en la conciencia, proyectado en la misma conciencia.

Las ideologías provocan estrechez en la comprensión y el aumento de las impresiones en la memoria contribuye a fortalecer el yo. Salir de allí, de ese modo de ver el mundo, implica una transformación, es como salir fuera del molde. A eso le llamo entrar en el jardín interior. Este proceso ocurre cuando la conciencia descansa del movimiento mental.

Cuando los pensamientos no son registrados se asume que hay ausencia de ellos, y se dice que en esos momentos no hay pensamientos en la mente. Aún así continuamos existiendo a pesar de que no registremos sensaciones o pensamientos. La actividad mental ha cesado y se suele decir: estaba inconsciente. Existo, y sin embargo no registro la sensación de individualidad. La vida presenta esta situación aunque no se pueda registrar. Podríamos suponer que al perder la identidad esto sería equivalente a la aniquilación, pero si fuera así nadie se atrevería a quedarse dormido.

De todos modos los contenidos de la conciencia se muestran siempre moviéndose, ese proceso inevitablemente volverá a hacerse consciente de la mente y descenderá a ella, quedándose atrapado en el mar de pensamientos.

Esto es como un vaivén en el que de pronto, nuevamente, somos invadidos por la pureza más intensa, para después caer, ocasionalmente, en espacios emocionales que se presentan y que son difíciles de manejar cuando hay una mente inestable.

Los espacios de silencio, la mente, y sus intervalos, están dentro del mundo de lo presenciado, solo que la conciencia es jalada, con mayor preferencia, hacia la mente y hacia las estructuras de pensamiento. Saber qué está ocurriendo es vital para el que comenzó a caminar en la senda. Podrá observar cómo se diluye el ego y presenciar desde Sí mismo como si fuera a nacer de nuevo, volviéndose consciente de lo que uno siempre ha sido. R.Malak

Anuncios

NIRVANA

Nirvana

Cuando tenía 2 o 3 años de edad me pusieron una cerilla encendida en los dedos: tú eres Maria Luisa, la del espejo. Desde entonces sostener esa cerilla fue algo muy doloroso, pero no sabía que el dolor se debía a ello.

En la adolescencia comencé a preguntarme por qué tenía que cargar con un dolor profundo e incomprensible, cuando muy íntimamente sabía (intuía) el derecho a la plenitud. Entonces, comenzó una larga búsqueda en un proceso muy insatisfactorio de muchos esfuerzos.

Cuando a los 40 entendí ciertas indicaciones que me sonaban ciertas, y que finalmente habían llegado a mi, (o yo las había encontrado), simplemente comprendí que ya no había nada más que hacer, sino tal vez, esperar. O sea, me entregué. Seguí mi vida, pero ya con cierto alivio porque no había mucho más que “hacer” para sentir mi plenitud. La cerilla de la identidad seguía siendo sostenida.

De pronto un día, esta cerilla amaneció consumida, apagada. Así, por si misma y sin ningún esfuerzo o voluntad por parte “mía”. Se había terminado la ignorancia (de lo que Soy), por lo que la plenitud se mostró claramente, luminosamente, abierta, espontánea, viva.  Se reveló con el sabor de la eternidad, y me mostró con gracia, casi chistosamente, que lo que había buscado siempre había estado ahí: la realidad de ser.

Esto no parecía encuadrar con nada de lo que había leído, escuchado o aprendido, porque en el proceso de revisar las teorías, paralelamente había construido un ideal de ser, de realidad, una expectativa de cómo debía ser la iluminación, la realización de ser. Y ninguna expectativa, ninguna receta o mapa es jamás el territorio o el sabor de una comida. Por eso a esto no le puse nombre.

El origen de todas las ideas y de la identidad, siendo anterior a las palabras, no tiene nombre que se le acomode satisfactoriamente. Sorprende, desde ahí, cómo el despliegue de todo arma un mundo de hechos, percepciones de estos hechos, sensaciones respecto a ellos e interpretaciones tanto de los hechos como de las sensaciones. Presencio todo ello en silencio, desde ahí, desde lo que ilumina todos esos contenidos conscientes.

La conciencia es donde se sostienen los pensamientos, y estos no tienen existencia sino en ella. Verificar que observamos los pensamientos hace que seamos conscientes de nuestra independencia de ellos. En el sentido de que ellos aparecen o desaparecen, pero eso que los presencia se mantiene. Lo que es consciente de los pensamientos es pura conciencia, no es una entidad. Parece que fuera yo, la persona que es consciente, pero esta apariencia, por muy fuerte que sea, es justo la ilusión, el engaño, lo que confunde. El yo se ha construido por medio del primer pensamiento: yo soy Maria Luisa, la del espejo… la imagen de si misma.

Pensar en mí es sostener la imagen de mí. Es armar una ilusión, un espejismo proyectado de la presenciación que sostiene la imagen. Es el primer sentido de separación, de ruptura… es lo que produce que la centralización de la conciencia se congele y el dolor existencial se presente, como una aparente ausencia de plenitud. Ir al origen del pensamiento “yo” significa verificar que desde donde se observa este pensamiento no es un lugar, no está ubicado, ni en el cuerpo, ni en el espacio, y que cualquier nombre que se le de a ello que soy, viene a ser solo un concepto también observado y sostenido. Ir al origen es ser lo que soy, actualizarlo a cada instante, hasta que eso sea tan natural que se demuestre que todo esfuerzo es justamente contradictorio. Porque esfuerzo implica lucha, y esta implica separación entre yo y aquello con lo que lucho. Y toda separación implica dualidad, contradictoria a la realidad no dual. No dual es ser, ser conciencia en plenitud.

¿Buscar al ser?


¿Buscar al ser, definir al ser, explicar al ser?
Ser es lo que eres, pura presenciación.
Luz no nacida que alumbra la conciencia,
al infinito continente que contiene todas las cosas.
Tú eres presenciación. Tú eres esa luz.
Presenciación de estas palabras,
presenciación de toda emoción,
presenciación de cada pensamiento y de cada acción.
Tú eres presenciación del estado de vigilia,
del estado de sueños y del estado de sueño profundo incluso.
Presenciación no nacida y sin tiempo
que presencia el tiempo y el ahora.
Presenciación no ubicada en ningún lugar
que se presencia a si misma como aquí.
Presenciación del antes y del después
como ideas que aparecen en el continente de conciencia.
Presenciación de la experiencia que viene y va.
Presenciación del concepto “yo soy” que nace de si misma.
(Maria Luisa)

Chat del 06-04-10. Presenciación

Participante:
   Malak, ¿puedes decirme cuáles son las bases teóricas que utilizas para apuntar?
R.Malak:
   Expliquemos algo de ontología fundamental
   todo lo que se ve…es la manifestacion  esencial..
   de alli emanó la forma.
   Las formas se sienten separadas y aisladas unas de otras,
   lo que constituye el mundo dual.
   Esa sensación de ser individuales…
   viene de lo indescriptible que  cree ser individuo..
   esa sensación de ser, de presenciar..
   en vez de saber su procedencia… se identifica con el cuerpo mente emoción
   y por los sentidos… y todo el rollo.. como emanación  se separa o cree separarse,
   intenta mantenerse en el tiempo y espacio…
   El océano… supone ser una de las innumerables gotitas que explotan contra las rocas…
   y olvida que es solo océano..
   esa sensación de presenciar es olvidada… y queda sumergida en la dualidad
   y lo único que intenta es proteger el cuerpo…
Participante:
   y sus ideas de existir
e ideas de llegar a ser de tal o cual manera
R.Malak:
   en las formas corporales…. y la conciencia centralizada
   se provoca esa fragmentación
   una fragmentación solo en relación a las formas, no en relación a la conciencia esencial
   La presenciación de los contenidos… y del continente es olvidada…
   y esa sensación se sumerge en el cuerpo…
Participante:
   No me quedó claro esto:
      “la presenciación de los contenidos… y del continente es olvidada…”
R.Malak:
   Si, se sumerge en la identidad
Participante:
Lo que no entiendo es lo de la presenciación del continente
   ¿qué significa eso?
R.Malak:
   ¿No se entiende?
Participante:
   No entiendo quién presencia al continente
   ¿qué puede haber fuera del continente que lo presencie?
R.Malak:
   El sentido de yo-soidad
Participante:
   ¿El continente es el sentido de yo-soidad?
R.Malak:
   No… el sentido de yo-soidad presencia
Participante:
   Si…. ¿pero qué significa presenciar el continente?
R.Malak:
   Que se da cuenta
Participante:
   Bueno… comprendo que no se puede hilar más fino que eso
R.Malak:
   Si se puede, pero… si no preguntas no lo puedo hacer
Participante:
   ok, sigamos
   ¿se da cuenta de qué?
R.Malak:
   La sensación de ser…queda atrapada en el cuerpo…
   eso es conciencia centralizada
   y en vez de darse cuenta de su verdadera naturaleza… se identifica con el cuerpo.
   Más aún, cree ser autor de las acciones
Participante:
   ¿Y cuál es su verdadera naturaleza?
R.Malak:
   Lo indescriptible…
Participante:
   Y ¿que relación hay entre lo indescriptible y la presenciación?
R.Malak:
   ¿Relación?
Participante:
   si
R.Malak:
   ¿Como una sociedad?
   ¿qué relación hay entre la flauta y el sonido?
Participante:
   ¿es lo mismo mi verdadera naturaleza que la presenciación?
R.Malak:
   la persona que la hace sonar…
   une esa relación
   El presenciador le da sentido a la música…
   si no toca… allí queda la flauta y el sonido sin ser expresado como música
Participante:
   No entiendo nada
R.Malak:
   jajajajajaa
Participante:
   jajajaja
   en serio
R.Malak:
   Entonces estoy volando mucho
Participante:
   o estas poniendo símiles que no sé a qué asemejar
R.Malak:
   Ahora resulta que hablo solo… o conmigo mismo…
Participante:
   Flauta, sonido, persona que toca la flauta y hace sonar el sonido y presenciador que le da sentido
R.Malak:
   Y veo que no hay otro más que yo…
   y no obstante estoy cara a cara conmigo
Participante:
   La duda comienza cuando dices que:
         la presenciación de los contenidos… y del continente es olvidada…
   ¿quién olvida la presenciación…. ?
R.Malak:
   Si, allí te sumerges en la dualidad
Participante:
   ¿y qué es el continente?
R.Malak:
   Conciencia
Participante:
   Entendería continente como la presenciación misma
   y sus contenidos como aquello que es presenciado
   olvido que soy el continente…. y me identifico
   olvido que soy presenciación y me identifico con lo presenciado
   olvido que soy uno sin segundo y creo ser un sujeto que ve objetos
   olvido que solo yo soy… y creo que soy un yo que te escucha
R.Malak:
   Ni continente ni contenido… solo presencias…y esa sensación de ser ha quedado manifestada en el cuerpo….
Participante:
   eso me gusta más…
R.Malak:
   que cree tener existencia
Participante:
   eso
R.Malak:
   y es esencia…
Participante:
   si
R.Malak:
   pero sumergidos, manifestados.. se asoman entre el tiempo y el espacio… olvidando que son… emanaciones y no creaciones
Participante:
   no son emanaciones, nunca lo hemos sido
R.Malak:
   Emanaciones y presencia….nunca separado
   como una gota nunca separada del mar océano
   como una respiración…. sin detenerse…
   creaciones… apunta a diferencia… separación y distancia
   fragmentación
   en cambio emanación es sin separación… sin presencia… solo un ritmo
   en un intervalo de Ser
Participante:
   entiendo lo que es emanación
   pero no somos emanación
R.Malak:
   no “somos”
Participante:
   sino que en mi emana la mente que me define
R.Malak:
   no plural
   no hay un “en mi”…
   emanación… de lo esencial….. queda atrapada en la imagen
   creyendo tener existencia y no sabe qué es….
Participante:
   cuando sabe que es… dice soy
R.Malak:
   lo absoluto desprovisto de toda identidad corporal
Participante:
   exacto
   sin forma
R.Malak:
   Completo, no nacido…
Participante:
   asi es
   eso soy
R.Malak:
   no
   no soy
Participante:
   jajajaja
   sí soy
R.Malak:
   no
   no detengas la emanación
Participante:
   bueno sigue, no te detengo, ni te contradigo
R.Malak:
   una nota que suena….
   es… ni siquiera el oído que la escucha la puede sostener
   el sabor dulce de la vida ni siquiera está en la lengua
   no se plantea la cuestión de ser o de existir
   no hay un yo ni un tú…
   solo que la conciencia esencial es la misma conciencia que se centraliza…
   son una y lo mismo
   la ilusión es creer que existe
   cuando es solo esencia…. no nacida, no existente
   y dura mientras la respiración se sostiene
Participante:
   ¿qué?
   ¿duración?
R.Malak:
   si… si no hay más respiración, la conciencia deja de estar centralizada
Participante:
    Muchas gracias Malak, intenso y para asimilarlo. Buenas tardes.