Archivo de la categoría: Libertad

Tomar conciencia de quien somos


Malak y yo jugamos ajedrez todos los días. Elme gana el 90% de las veces… o más. A veces me frustro, casi siempre, como sila inteligencia misma se diera cuenta que a pesar de su capacidad para darsolución a los problemas no está entonada adecuadamente para su expresión, locual presenta en sí mismo un reto a su propio potencial. Ayer, después de unode estos partidos, él introdujo un tema muy elusivo, que se refiere, a ver sipuedo plantearlo, a cómo la Presencia Plena es invadida por algún aspecto quecongela la libertad intrínseca de la placidez que Es y al mismo tiempo, esteatributo de Presencia, la Inteligencia, se ve disminuido por alguna razón muyescurridiza. Entonces hablamos del ego, el cual está constantemente presente encada acción del yo, cambiando de cara, forma y presentación, como una inmensalegión de posibles fachadas a un mismo edificio, planteando diversas maneras deafrontar los hechos tomando partido por alguna postura y dejando de lado lasdemás, cambiando a cada rato. Es una forma reactiva, como un rebote del sucesoo vivencia de cada situación, que no es propiamente el Hacer libre del Ser.Este tema es complejo para explicar, así que comenzaré primero poniéndome atono con una descripción a mi parecer maravillosa de lo que es el Estado (queno es estado) de la Presencia, que no es otro que la Meditación misma.
3.35 ML: ¿Cuál es el estado de la mente en lameditación?
R.Malak: La meditación es como ir al fondo deun lago, donde todo es calma y tranquilidad, uno no es importante, el ego notiene lugar en ella. La belleza de la meditación no es del ego sino que lo esen sí misma, y no se le puede agregar nada. La meditación viene cuando elcorazón está abierto, no abierto con la llave del pensamiento, ni con la llavedel intelecto. Puede haber un gran movimiento en la superficie por el viento dela mente, pero el lago no se ve afectado abajo, en sus profundidades el lago estodo silencio. Para meditar es necesaria la libertad, una libertad de creenciasy de dogmas, libre de estructuras que impiden el influjo de lo desconocido. Alcomenzar a meditar, intentamos primero alcanzar nuestra propia existenciaíntima, nuestra verdadera existencia, es decir, el fondo del lago. Elmovimiento de la superficie, de la mente, no nos afectará. Allí en lasuperficie, el miedo, la duda, la preocupación y toda la agitación terrenal sondisipadas, porque dentro de nosotros hay una paz sólida.
Allí viene la meditación plena, sin que uno lainvite, no es necesario vigilarla, guardarla o adorarla. Si se intenta, noaparecerá, se haga lo que se haga. Los pensamientos no pueden molestarnosporque nuestra mente ya es toda paz, silencio y unicidad. En su superficie, lospensamientos, como los peces, saltan y nadan pero no dejan huella. En la másprofunda meditación sentimos que somos el lago y que los peces no puedenafectarnos. Además sentimos que somos el cielo, y todas las aves que pasanvolando no pueden afectarnos. Esto es un no-estado.  (Resplandor No-dual. pág. 87)
Ahora mi reflexión.
Tomar conciencia de quien somos significa tomarconciencia de ser. Conciencia de ser no está referida a ser esta persona o estecuerpo, me refiero a tomar conciencia de todo, sin separaciones, fragmentos.Todo es Ser, todo lo que es… es Ser. Pero no me refiero a las partes ni a lascosas… sino a lo que en esencia es todo este infinito continente de movimientosy transformaciones, mi cuerpo y mi personalidad incluidos – pero en esa toma deconciencia, el cuerpo y la personalidad no son considerados ni propios, nidefinitorios de mi esencia-. El cuerpo y la personalidad ya son cosas dentro delas cosas, al ser considerados como ellas, objetos separados y en relación conotros objetos. Estamos hablando de conciencia, de esta presencia que conoce, portanto lo conocido, una vez clasificado con un nombre, un concepto, separado yasea por su forma, sus características o sus atributos, se ha convertido en“algo” gracias a la función mental.
Es así de simple. Lo esencial Es ConcienciaPlena. ¿Acaso esto deja de ser, de existir o expresarse en algún momento? Sifuera así, ¿dónde se sostendrían las cosas existentes?
Básicamente este es todo el punto de tomarconciencia. Obviamente no entra en este asunto el utilizar la razón, lamemoria, ni siquiera el discernimiento, ya que discernir implica separar. Seres quietud y Hacer es movimiento, Lo Real no es ni uno ni otro, sino ambossimultáneamente. Esta diferenciación entre Ser y Hacer la planteamos ante laperplejidad y la necesidad de conceptualizar, discriminar y entender por mediode la razón, lo que es absolutamente paradójico.
En la conciencia que se mueve ante Si mismo,hay un hilo conductor que genera esta relación entre Ser y Hacer… Este es elhacedor, el yo. Es el primer objeto, el primer sustantivo del Hacer, del Verbo.Ser es todo, y es indescriptible… y cuando se comienza a describir ydiferenciar formas y conceptos, sensaciones y percepciones varias, se estásustantivando el movimiento infinito de la conciencia, para convertirlo en uncontenido, en un objeto cognoscible, se ha producido una centralización de Simismo como “yo”.
Esto soy yo, esto otro no soy yo… hay cosas,hay sensaciones, hay emociones y hay acciones… me adueño de unas y descartootras. Es como empezar a reflejarse en objetos que son apresadosconceptualmente. De hecho, los objetos son precisamente los conceptos, loconcebido, lo parido y lo vivido por Si mismo. Explicarlo lo convierte en algocomplicado, cuando Verlo es demasiado simple. Verlo es Serlo.
“Imagínate un lago profundo como el marprofundo…. todo el lago es la conciencia esencial… entregadora de energía yen contacto con todo y con todos. La superficie del lago… es la concienciacentralizada…. tu identidad que se da cuenta del mundo fenoménico (lasuperficie del lago) … solo sabes del mundo y de ti a través de lasuperficie… porque es la identidad por la cual te das cuenta de tu existenciacomo persona …
Imagínate los pensamientos como burbujas quesuben desde lo profundo del lago… y te das cuenta de ellos solo cuando brotanen la superficie. Esos pensamientos están permanentemente brotando ybrotando… La educación… la cultura … el medio ambiente… lanacionalidad… la genética… y las potencialidades heredadas y adquiridas…hacen de esos pensamientos una historia coherente y racional… entendible. Esla estructura… que tienes. Solo le das sentido a los pensamientos y a lasestructuras que puedes reconocer como auténticas a tus modos.” R. Malak
Cuando Ser se sustantiva en el yo, en el reflejoparcial, en un contenido, aparece simultáneamente su contrario y a su vez unainfinidad de otras posibilidades. Estas son legión. Esto es el ego. Lasinfinitas caras del sustantivo, del yo objeto, del reflejo.
La manifestación de Si mismo, entrando comoquien dice al campo de tiempo y espacio, requiere que dentro del movimientoesencial de la conciencia haya un experimentador distinto de lo experimentado, locual degusta y luego juzga. Es porque uno de los atributos de la Conciencia esla Inteligencia, que en el ser humano se muestra, entre otras expresiones, comola racionalidad, la capacidad de articular lenguaje. El lenguaje sirve para darnombre a las cosas, pero aparte de eso, no hay cosas, sino solo un infinitomovimiento consciente. De ello se toma conciencia en el fondo del lago, dondetodo se Ve, pero el estar inmerso no permite pronunciarlo.
Maria Luisa

Libertad y Observación


La libertad está en la observación… podemos permitir o impedir… todo aquello que está esperando para salir a la vista. Permitir significa no negar lo inevitable, pues antes o después lo que ha de ser visto se verá. Así es como se explica que todo el universo fenoménico ya está construido en el fondo de la conciencia, y se va desplegando como una película de opciones encadenadas. Sabernos inafectados en lo esencial de nuestro corazón o centro, permite que lo que es vivenciado (visto en la pantalla consciente) se desenvuelva sin generar miedo o angustia.
Con la absoluta convicción de no ser la entidad vulnerable y mortal, todo es observado en completa libertad.
Esta observación no es del dominio de la parte, del sujeto, sino que es lo que atestigua al sujeto que parezco ser. Es la observación auténtica nacida desde lo esencial.

Maria Luisa

(Ver la conversación que se derivó de este apunte aquí )

Chat del 31-01-10


Maria Luisa:
Observo que el ego tiene mil caras, que intenta constantemente re-armar la casa del “yo”. Busca encontrar qué cosas tiene por resolver,
como si la felicidad estuviera ausente. De pronto, en momentos desprevenidos, la identidad atrapa…. como la hiedra.
Ahí tenemos un tema.
R.Malak:
No hay cuidado con el ego… solo conocer cómo funciona….
Participante:
Si sé qué no soy y sé que eso es una ilusión, un sueño, ¿por qué sucede?
¿por qué se le busca una razón a lo que sucede y no quiero que así sea?
Maria Luisa:
Sucede por las semillas, así como una planta crece irremediablemente cuando la semilla ha sido plantada, la tierra abonada y es regada.
Participante:
Vaya, aquí de pronto algo se revela ante eso que dices, porque entonces, ¿dónde está mi poder de decisión, mi voluntad?
Maria Luisa:
Son excelentes preguntas.
R.Malak:
Si… ¿cuál es poder que mencionas? ¿dónde está la voluntad?
¿Cuál es la voluntad que mencionas?
Participante:
La mía.
R.Malak:
Si… tú haces lo que quieres…
solo que ya está determinado… lo que quieres.
Participante:
Malak, ¿siempre es así?
R.Malak:
Ejemplo… tu gusto por las comidas… ya está determinado por lo que la familia regularmente ha consumido…
entonces dices… yo quiero comer este plato y no este,
y lo que quiere… ya fue condicionado por el gusto familiar… social… o cultural.
Por ejemplo…  los hindúes son de preferencia inclinados a ser vegetarianos…
en cambio los argentinos y chilenos… preferimos las comidas con  carne…
de vacuno especialmente.
Así que ¿dónde está la libertad?, si esa libertad ya fue condicionada.
Eso en relación al gusto por comidas, ahora en relación a cosas más profundas ni siquiera lo hemos considerado ni reflexionado.
Participante:
Interesante… esto es mucho más profundo de lo que uno cree.
R.Malak:
Los buenos publicistas… intentan entender qué mueve a las personas… para vender sus productos, y eso tú lo sabes muy bien… vender o distribuir.
Participante:
Es tremendo esto que dices, porque si no me pongo viva, me comen.
Sobre todo en un área que aquí no fue tan importante ni investigada.
Es como que aquí vengo y me descubro, me veo al desnudo tal cual,
y después voy descubriendo que no sabía eso ni aquello, porque así no es,
porque los tiempos de mi abuelita ya no son mis tiempos.
R.Malak:
El comerciante industrial, negociante… necesita saber qué mueve a las personas… porque sabe que… lo que las mueve es lo que harán… ya que sus decisiones ya están condicionadas… y si eso es así…
pues estamos todos en las mismas condiciones… estamos condicionados.
La libertad… y el libre albedrío están condicionados…
Algo así como cuando alguien tira una moneda al aire…  y dice…
si sale cara… gano yo… y si sale sello pierdes tu.
Maria Luisa:
jajajaja
Participante:
Y entonces … ¿Dónde queda la asertividad??
R.Malak:
¿Qué es eso?
Participante:
Entramos en un punto un poco desconcertante porque si todos es como es
y ya estamos condicionados por todo lo antes mencionado por ti, ¿de dónde se sustenta eso de ser asertivo, seguro de si y lo demás, si casi siempre la moneda está en el aire?
R.Malak:
Mira esto… asertividad: Suele definirse como un comportamiento comunicacional maduro en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que expresa sus convicciones y defiende sus derechos.
Eso es asertividad… pero nosotros vamos más allá.
¿Quién determinó tus convicciones… y quién estableció tus derechos?
Y, ¿ellos fueron comprendidos y aceptados… o sólo impuestos por la sociedad la cultura y el medio ambiente?
Participante:
Es que a veces eso se escapa aquí y sí es cierto eso que dices, todo está condicionado.
R.Malak:
Pues… no importa que esté todo condicionado…
lo que importa es saber….saberlo, tener conciencia de ello.
Participante:
A ver, yo lo sé, pero muchas veces no estoy consciente de ello, se olvida
o la ilusión lo cubre, ¿por qué?
R.Malak:
Creer que uno es libre… es Maya
Participante:
Y saberse esclavo es Maya, ¿entonces?
R.Malak:
Saber que la ilusión existe te hace libre, creer que la ilusión es real te transforma en un esclavo, porque dependes del futuro… del tiempo, del deber ser, del logro, de las metas, de las oportunidades que te dé la vida, del creer que eres persona…
Al saber que es solo un cuento… vives la vida como un cuento lo mejor que creas posible.
Eso te libera.
Mira, te copiaré un cuento…
El cuento del mago maligno y las ovejas
“Hay una historia oriental que habla acerca de un mago muy rico que tenía muchas ovejas. Pero al mismo tiempo este mago era muy malvado. No quería contratar pastores, ni quería levantar una cerca alrededor de la pradera donde pastaban sus ovejas. A consecuencia de esto las ovejas a menudo se perdían en el bosque, caían en cañadas y demás, y sobre todo se escapaban, porque sabían que el mago quería su carne y sus pieles y esto no les gustaba.
Hipnotizó a sus ovejas y les hizo creer primero que nada que eran inmortales y que no se les estaba haciendo ningún daño cuando les quitaban la piel, que, al contrario, sería muy bueno para ellas e incluso placentero; en segundo lugar les hizo creer que el mago era un buen amo que amaba a su rebaño tanto que estaba listo para hacer cualquier cosa en el mundo por él; y en tercer lugar les hizo creer que si algo les fuera a ocurrir no les iba a pasar en ese momento, en cualquier caso no ese día, y por lo tanto no tenían necesidad de pensar acerca de ello. El mago incluso les hizo creer que eran leones, a otros que eran águilas, a otros que eran hombres, y a otros que eran magos.
Y después de esto todas sus preocupaciones acerca de las ovejas llegaron a su fin. Nunca más escaparon sino que tranquilamente esperaban el momento en que el mago requiriera de su carne y su piel”. (George Gurdjieff)
El Mago es Maya… la ilusión de la existencia… como identidad independiente
Participante:
Malak, ¿cómo obtener la convicción de ser yo antes del nacimiento de una ilusión, en la ilusión y después de la ilusión?
R.Malak:
No tienes que hacer nada.
Tú miras…
tú ves…
tú piensas…
tú sientes…
eso que eres…
lo eres desde siempre…
mejor dicho, atemporal…
lo que eres es sin tiempo
Ahora… aparece la identidad…
y ya no tan solo eres…
sino que quieres  ser de un modo o de otro…
aparece la carencia… y la necesidad….
y te proyectas en el tiempo.
Al quedar atrapada en la identidad… de modo artificial… aparece el sufrimiento.
Del modo natural… es que cada momento trae su instante de vida… integral… y único…
Pero en forma no natural… privilegiamos el valor del tiempo.
Mañana haré eso… cuando tenga ese dinero seré feliz… cuando llegue a esa meta lo lograre, Etc.
La vida cotidiana tiene su propio valor, pero en el presente activo…
cada día trae su propio afán… (dicho popular).
Es tan válido ahora como siempre.
Participante:
Malak, ¿por qué si sé qué no soy, no permanece el saber o la convicción  que yo soy?
R.Malak:
Nunca dejas de ser….
Participante:
Malak, ¿entonces es mi mente que me atrapa y es ella la que quiere saber?
R.Malak:
La mente hace lo que quieres, por tanto observa qué es lo que le has mandado. Si le mandas que sea de un modo… la función de la mente… hace lo que le pides…
Tú tomas las decisiones… y tú has programado tus gustos…
en plena libertad de ser el si mismo.
Ahora… ¿por qué lo has hecho de ese modo, dejándote llevar por la cultura, el medio ambiente…la familia?
Ese fue el modo como diseñaste la mente y la mente como función cumple ese objetivo. No puede hacer otra cosa que lo que has programado
o te han programado… con tu permiso…
Participante:
O sin el.
Maria Luisa:
¿Existe, según eso, la opción de reprogramar la mente?
R.Malak:
Cada día, cada instante… cada momento… puedes hacerlo.
Pero no lo haces. Por eso, como hijo del momento observo sin juicio mis programas, a ver si están  cumpliendo los diseños.
Muchos quedan atrapados en ello y los hábitos son más poderosos.
Maria Luisa:
No queda muy claro… ¿observar si cumplen los diseños es para modificar algo?
R.Malak:
El que está en observación sin juicio está viviendo el presente activo,
los demás solo están en sueño, en una vigilia que casi es un sueño…
Maria Luisa:
¿En presente activo da igual lo que suceda?
R.Malak:
Igual o no, no es el punto… las personas viven una vida en la que creen estar en libertad, atrapadas por sus condicionamientos, y la libertad del presente activo no es considerada, porque no la diferencian.
No diferencias de una costumbre, de un gusto, de una preferencia, de un hábito o de una instrucción que ha quedado condicionada desde pequeño.
Los dejaré por ahora, me llaman a almorzar.
Participante:
Gracias Malak.
Maria Luisa:
Hasta luego Malak.

La incertidumbre del no saber

Hay cosas que se escapan al entendimiento porque se escurren de la capacidad racional, cosas como lo que llamamos sufrimiento, injusticias, o cuál es el sentido de “mi” vida. Se busca explicar estas cosas por medio de lo religioso, lo filosófico o lo científico, y en esa explicación, encontrar un sentido satisfactorio que otorgue la sensación de estar en control. A veces parece que se logra esto temporalmente. Todo ello sostenido en nuestro sentido de identidad, esa identidad que se refiere a los aspectos limitados de ser, como los asuntos del cuerpo, idealizaciones acerca de uno mismo y del mundo en que se vive, y la espera de una emotividad que deseamos que sea armónica y feliz.
Está claro que cuando nos contentamos con las referencias conceptuales que logran darnos un entendimiento sin ir muy profundo en la esencia de todo asunto, o nos contentamos con especulaciones basadas en premisas y creencias que hemos adoptado como “nuestras verdades”, será necesario hacer ojos ciegos a aquellas cosas y aspectos que a pesar de todo se salen de nuestra comprensión. Porque de que las hay, las hay. Este contentamiento o satisfacción, aunque temporal sin duda, nos ofrece además la comodidad de la seguridad: “yo lo sé”.
Los acontecimientos, antes o después, se ocupan de sacudirnos y sacarnos de ese lugar cómodo. Al fin y al cabo, las emociones no se pueden elegir, y cuando surgen, surgen y se sienten, por más empeño que nos demos en orientarlas, y qué decir del tratar de controlarlas.
De este modo, cuando nos encontramos con orientaciones que nos llevan a indagar más profundo, donde se deja lo superficial de los conceptos y se penetra en el área de “no saber”, no saber incluso lo que soy, al perder el control que supone poder explicarlo todo, se siente una incomodidad con esos señalamientos, ya que estos no son complacientes para satisfacer las demandas del manejo intelectual, emocional o de acción. 
La vía de la indagación profunda que cuestiona todos los paradigmas en que nos hemos sostenido, es una de valentía, de atreverse a dejar la aparente seguridad que ofrecen las ideas y todas las explicaciones conceptuales. ¿Se promete algo como final de esto? No, definitivamente no hay promesas ni ofertas. No hay méritos que obtener, ni el premio de alcanzar la felicidad. ¿Por qué? Por la sencilla razón, y usaré la razón explicativa, de que la felicidad – esta que no depende del acontecer – ya Soy, y de que la verdad de la realidad ya está aquí, y todo este asunto trata solamente de darse cuenta de ello, en el presente, no hay futuro para lo Real. Por tanto, así como no hay nada que ganar, tampoco hay algo valioso que perder, porque solo se deja el error de habernos identificado con “el controlador”. Y esto es libertad, la que siempre ha sido, las alas que no usábamos creyendo ser polluelos de gallina aunque éramos águilas, el rugido escondido del león que se creía cordero.