Archivo de la etiqueta: observación sin juicio

Observación sin juicio – 11 de Julio 2016

11 julio

En la observación sin juicio el observador es lo observado y viceversa, más aún, lo observado y el observador desaparecen para quedar la observación. Se destaca que no hay propiedad de ese conocer, es auto comprobable y manifiesta certeza y seguridad. Es un saber no dual, manteniendo la mente en una actitud de alerta pasiva sin gasto de energía, dado que se bebe de la misma esencia a la que pertenece.

Algunas tradiciones orientales se refieren a la mente de distintos modos, por ejemplo, cuando la mente funciona como voluntad-pensamiento le llaman mente, y cuando discrimina y decide, es Buddhi, que en sánscrito, es la inteligencia, otro nombre recibe cuando es usada como almacenamiento o el asiento de la memoria, ubicándola en distintas partes del cuerpo. Para mí, la mente es la función de la conciencia diseñada para conocer los extremos, y no tan solo se encontraría en el cerebro sino que impregna todo el cuerpo expresando la inteligencia que la antecede.

Cuando nos damos cuenta del movimiento de los pensamientos, observamos la división entre el pensador y el pensamiento, el observador y lo observado. Vemos que en esa división no existe el tiempo, es la comprensión o entendimiento que puede ocurrir inesperadamente después de un trabajo profundo de investigación, en la que aparecen o se muestran estados de conciencia no habituales de modo natural, y provocan cambios en la conducta y en su relación con respecto al mundo, sobre todo, tomando como base una mirada completa, mostrando que nuestra naturaleza carece de ego.

Cuando comprendemos esta verdad de que todo cambia en este nivel espacio tiempo, hallamos en ella nuestra serenidad. Por tanto, solo queda recomendar el poner la atención en lo permanente y no en los saltos de la mente que nos impulsan irremediablemente a lo transitorio. R.Malak

Observación Sin Juicio – 30 de Junio 2016

30 junio

Silenciada la mente, el mirar desde la conciencia no es difícil, incluso es imposible de evitar. Nada hay que muestre el rostro de lo real porque todo es conciencia, expresión de lo Real. Constantemente se nos escapa este mirar y la razón es sencilla, solo se puede ver lo Esencial con ojos no fragmentados, sin los ojos duales de la mente que reduce todo a cosas, con la percepción sin juicio desde nuestra verdadera identidad.

A lo Esencial solo se le puede conocer desde lo Indescriptible, la persona se vacía de la identidad por completo para que lo verdadero pueda hacerse presente en ella. El acallar la mente se muestra como meditación, lo que queda es nada personal, se elimina todo lo proyectado como imagen de uno mismo.

La cuestión es ¿de qué modo miraremos la vida? Si miramos desde Sí mismo, uno se vuelve un caminante de la senda, alguien que se ha abierto a la Realidad. Mas si sólo miramos a través de la mente, la que estructura el yo, estamos expuestos a los embates del sufrimiento, o del placer y del dolor. Uno de los aspectos fundamentales para la observación de sí mismo consiste en enfocarse en el principio yo soy que está aquí, y en que hay una riqueza de vida que podemos sentir con todo, no sólo con la racionalidad, en esa presencia en la que no necesitas pensar.

No existe ningún sendero rápido. El conocimiento conceptual no es todo; el conocedor debe ser conocido. Cuando no se conoce a Sí mismo no puede haber ninguna paz. Para ello es preciso usar la observación sin juicio que nos entrega la belleza misma en un estado puro.  Esto es enamorarse del amor mismo, de la luz de visión creadora, de la irradiación instantánea de la comprensión, sobre todo de lo real, de lo verdadero. En la observación sin juicio no hay crítica, ni queja, ni voluntad personal, ya que la mente ha vuelto a su fuente, a la conciencia esencial. R.Malak

Observación Sin Juicio – 14 de Junio 2016

14 junio

Al comienzo de esta enseñanza se da un período de transición en el que el aspirante se mantiene impresionado por la nueva percepción del mundo. Observar sin juicio es un arte que sucede sin pasar por la mente, conduce a la vivencia no dual.
Sin embargo, la mente resurge constantemente y en forma intermitente. Por eso se debe perseverar, sobre todo en las primeras etapas, cuando el proceso de la observación aún no es natural y continuo.

Quienquiera que haya verificado los efectos del ver sin las barreras de la estructura, comprobará esta afirmación. Los resultados del primer paso en la disciplina de la observación sin juicio son a menudo sorprendentes. Uno se descubre a Sí mismo, descubre facultades que estaban ocultas y una comprensión que nunca había notado ni aplicado. Se presenta una percepción, incluso del mundo fenoménico, que parece milagrosa. Repentinamente se registra la existencia de la estructuración de la mente, y uno se da cuenta de que puede utilizarla y no ser utilizado.

La observación sin juicio es una enseñanza bella que nos introduce directo a la Realidad, no como si la Realidad fuera una experiencia que se guardará en el almacén de la memoria, sino como una vivencia aquí y ahora, donde no se da la identificación de sí mismo con los objetos conocidos. Al plasmarse necesita de un proceso, allí el aparato sensorio produce un impacto en la comprensión y queda registrado en la memoria

Lo esencial de Si mismo es obedecer a la naturaleza, la propia naturaleza. Al desconocer cómo funciona la mente se intenta controlar voluntariamente el mar de pensamientos que aparecen. La mente es una función, y está destinada a ejecutar cuando se le requiera.

La pantalla de la conciencia se repleta de pensamientos circulares, la mente se torna borrosa y no se distingue claramente lo que es adecuado de lo que es inconveniente. Para muchos es difícil comprender la naturaleza de Sí mismo, incluso se confunde con la función de la mente, pero Sí Mismo está por encima de la competencia de la mente, en donde la mayoría están confinados. R.Malak

Observación sin juicios

sentada_en_la_ventana

Generalmente se considera observación a estar atento a algo, por ejemplo, ver pasar la gente por la calle desde una ventana. Esta no es la observación que mencionamos.
La observación entendida como “observar algo” suele estar acompañada por pensar acerca de eso que se observa. Siguiendo con el ejemplo, uno desde la ventana ve pasar la gente por la calle, muy atento, y va destacando a las diferentes personas: esa señora es gorda, ese caballero está cojo, ese joven es moreno y debe ser un inmigrante, ese niño grita mucho, es un maleducado, etc etc…. así, esta observación acompañada de pensamientos se convierte en una clasificación de las personas, es decir, las juzga.
Es difícil encontrar que alguien mencione que está en observación sin más, sin clasificar, sin juzgar, sin añadir una historia a lo que observa.

La observación sin juicios significa que no se agregan pensamientos ni historias a lo observado. Más aún, no se agregan pensamientos como: yo estoy observando. Por supuesto, menos se agregan ideas como: lo estoy haciendo bien, o lo estoy haciendo mal.
Observación sin juicios indica observación sin añadidos. Los añadidos son velos que obscurecen. Las interpretaciones no forman parte de la observación sin juicios.

Cuando uno comprende esta señal, a qué se refiere la observación sin juicios, comienza observando, comienza con la sensación de ser el observador. Se da cuenta en un principio de que aparecen pensamientos por la fuerte costumbre, aparecen los prejuicios, las creencias, las historias. El paso a seguir es dejar que estos pensamientos aparezcan sin engancharse de ellos, permitir que pasen como nubes en el cielo. Si hay juicios, dejar que estos sean parte de lo observado, que vengan y se vayan.

Primero tú te sientas en la ventana de la observación, en el umbral entre el interior y el exterior, y observas las sensaciones, los pensamientos, las emociones, las historias de ti misma, y asi como vienen, las dejas pasar. Los recuerdos, las proyecciones, los miedos, las dudas… todo ello lo dejas que aparezca y que se vaya como vino.

Con la práctica, esta observación va haciendo evidente lo que es permanente, es decir, esa que observa, y lo que es transitorio, es decir, lo observado.
A este punto, esa que observa, al no sostenerse historias acerca de ella (de ti), también se va…. quedando ser sin añadidos.

Estas son las bases de la observación sin juicios, que al principio parece una práctica, al final demostrará que es la realidad misma.

Maria Luisa

La enseñanza y el modo de vivirla

20150621_131855

El Ser de lo Divino es simultáneamente el Ser de todos

1 de mayo 2015

La dificultad que encierra el estudio serio de lo No-dual radica en la complicada exposición que hacen algunos de sus divulgadores. Aunque ellos miran desde su claridad, el común de las personas lo hace desde los pensamientos revueltos, confusos y las urgencias demandantes de la vida diaria que los impulsa a moverse en el mundo cotidiano y a hacer frente a sus necesidades. Hay dificultad en construir un sistema lógico de pensamiento para expresar y describir la experiencia No-dual, considerando plenamente que el Ser de lo Divino es simultáneamente el Ser de todos, y como Ser inmutable no aparece alcanzable a los ojos de quien lo observa a través de las agitadas olas de sus incontrolados pensamientos. Cuando se dejan llevar por los lineamientos señalados, más temprano que tarde se dan cuenta de que no hay nada que alcanzar. Aparece una mente equilibrada que percibe la realidad del mundo en armonía con la vivencia interior No-dual que se devela. R.Malak.

La vivencia no dual se hace posible

2 de mayo 2015

Los estudios de la Realidad, tal como se conocen, parece que se describieran exclusivamente para una determinada clase de personas que estarían en condiciones de comprender. Cuando se menciona a los que están más allá de lo superficial, se podría entender que se refiere a esos que son capaces de comprender las referencias no duales. Debo aclarar que no conozco personas que no tengan el hambre por saber las profundas verdades de su vida, y las menciones sobre lo que va más allá de lo cotidiano despiertan en todos un recuerdo de su interioridad, aunque no cuenten con un lenguaje que aclare esas verdades.

Lo real es fundamental y fluye inundando totalmente la mente y sus enfoques duales, por tanto no es posible razonarlo. Sin embargo la vivencia se hace posible y con ello se vive de una manera completa y total, en el silencio que embarga, sin poder describirse. R.Malak

La felicidad está en nuestra naturaleza

3 de mayo 2015

Cuando uno está profundizando en estas materias hay que dejar el intelecto a un lado y buscar el “Sí mismo” que está aquí y ahora; este “Sí mismo” no es cuerpo-mente-corazón. Uno puede comenzar a observar los procesos como si se observara el tráfico en la calle. Las gentes van y vienen, y uno observa sin registrar hacia dónde van ni de dónde vienen. Puede ser fácil al comienzo, luego uno encuentra que la atención puede quedar atrapada en algún nivel en particular y apagada en otros niveles, o quedar funcionando fuera del campo de la comprensión que depende de la mente. Uno puede aprender a conocer todos los niveles en que funciona la atención y aprender a conocer que no hay necesidad de buscar la felicidad pues ella está en nuestra naturaleza, siendo uno el que obcecadamente se obliga a vivir en niveles que se mueven entre el dolor y el placer. R.Malak.

Existencia incomparable

4 de mayo 2015

Lo primordial, elemental, presente en toda la naturaleza, es lo que Soy. No me refiero a la persona, ni a esto ni a aquello, ni siquiera a un concepto referido a lo impersonal. Se descubre exclusivamente en el silencio, el silencio, no como ausencia de ruido, sino que la mente no se mueve, ni hay diferencias de sujeto u objeto. Es plenitud infinita de Ser, sin calificativos, solo existencia incomparable, con atención que anima siendo testigo de lo que Soy, con alegría estática imposible de investigar, indefinible y de esplendor no comparable con algo aprendido o conocido o descrito. Estoy recogido en esta etapa de mi vida con tranquilidad y presenciando lo que aparece. R.Malak

Pura atención en presente activo

5 de mayo 2015

A la máxima latina: “age quod agis”,o sea, haz lo que haces, se le agrega: “et bene agis”. “Hagas lo que hagas hazlo bien”, lo que deja filtrado el hacer a un enfoque determinado por alguien, que establece qué es lo bueno o lo malo. Me quedo con: “age quod agis”, o sea, haz lo que haces, que propone que lo que hagas esté realizado con toda la atención. Mirar con atención, vestirse con atención, andar con atención, comer con atención, al igual que beber con atención, etc. Generalmente, mientras comemos hablamos, pensamos mientras caminamos, nos dividimos. Somos especialistas en dividirnos. Privilegio el no dividir lo indescriptible, lo que somos, en nada especial. No es un contenido físico, una idea, un camino o una meta, tampoco responde a un anhelo. Lo que somos es pura atención en presente activo. R.Malak

Todo es presencia

6 de mayo 2015

Nuestro punto de vista puede variar debido a las condiciones cambiantes que nos salen al paso cada día. Lo que hemos aceptado resulta confrontado por las impresiones inmediatas y el mayor efecto de la afectación se manifiesta en nuestras reacciones. Dicho de otra manera, el desarrollo de la razón y de las facultades de la mente objetiva de la persona está estrecha y definitivamente relacionado con la situación cambiante.

Es bueno saber que nos movemos en dimensiones indiscutibles: la somática, la orgánica, la psíquica, la mental, y finalmente la espiritual, que está en lo profundo. Conocernos implica empaparnos de estas dimensiones de Sí mismo. La observación sin juicio ayuda a fortalecer la determinación de comprender al ego. Descubrirse a uno mismo generalmente significa cultivar el entendimiento que da la fortaleza. Luego, cuando irrumpe la comprensión de lo inefable, en la que no hay individuo al que le ocurra esto – en este “no estado” – hay ausencia de persona. No se entra ni se sale de este “no estado”. Todo es luz, todo es presencia. R.Malak

Una manera de vivir

7 de mayo 2015

Lo que digo no es nada parecido a una filosofía de salón, no es una manera de pensar sino una manera de vivir, no nace de una curiosidad ociosa, ni tampoco es un simple juego intelectual. Se podría decir que, de alguna manera, estoy movido por la necesidad interior profunda de dar a conocer los secretos de la vida, alguien que pasa días laboriosos de disciplina y ve por la comprensión la transformación de su vida. Movido por la compasión hacia mis hermanos, intento interpretar la verdad que he experimentado, y trato de explicarla con el uso de la razón y de la lógica y con inspiración motivada por lo que emana del corazón. Muchos piensan que dejar la mente en blanco, no pensando en nada, forzando el cese de los pensamientos, conducirá a la realización. Lo cierto es que los pensamientos vienen y se van por su cuenta, generalmente alimentados por estructuras pasadas y caducas.

Los instructores pueden ser de varios tipos, reconozco con simpleza dos de ellos: el que transmite una enseñanza y a la vez educa el camino para llegar a su Sí mismo, y otro es el que sólo cumple con la primera función de transmisor de una enseñanza. R.Malak.