Archivo de la categoría: Emociones

Balanceo entre bienestar y malestar

Columpio

Pregunta: Tengo una mente demasiado activa, el yo separado vuelve cada vez que me siento mal, entonces en ese momento trato de hacerme preguntas como “¿quien es el que es conciente de está sensación?”, pero no me siento en paz luego de la pregunta, más bien mi mente trata de hacer más preguntas y entender la conciencia. Despues de haber notado mi verdadera naturaleza…( lo cual es algo inexplicable) pasa que cuando me siento mal, mi mente trata de recordar la sensación o qué cosa debo hacer para volver a experimentar mi conciencia …

“Tengo una mente demasiado activa, el yo separado vuelve cada vez que me siento mal.”

R: Te explico cómo lo veo. Te sientes mal, hay alguien sintiéndose mal, ese alguien está allí antes de sentir malestar, no después… el yo separado, como tú lo llamas, no viene al sentirte mal, sino al revés. Lo que ha pasado es que algunos pensamientos han aparecido y les has prestado atención, entonces has armado una historia con ellos donde te identificas con el personaje principal de la historia… esa historia lleva semillas psicológicas con la tendencia a clasificar  que cuando se experimenta determinada cosa lo inmediato es el rechazo, y esto es el malestar… rechazar.

Es bueno entender cómo procede el funcionamiento psicológico, que es una rueda de tendencias. Aunque lo olvides, eres el presenciador, o mejor dicho, presenciación de estos procesos. Al suceder el involucramiento viene paralelamente el miedo. El miedo a experimentar ciertas cosas, el miedo al rechazo, a no obtener placer, a perder. El ego es una función destinada a proteger el instrumento cuerpo-mente-emociones, y se basa en la premisa de que este instrumento es el ser, que la vida depende de este y que si algo le pasa la vida corre peligro.

Conclusión, el yo separado (ego) no viene al sentirte mal, sino que como el ego está activo el malestar aparece unas veces y el bienestar aparece otras veces. Cuando sucede cualquier situación que el programa ego acepta, el cuerpo emite las hormonas relacionadas con la aceptación y esto lo llamamos placer, que se suele confundir con la paz o la felicidad. Y cuando sucede cualquier situación que el programa rechaza, sucede lo contrario.

Estos mecanismos hay que observarlos, sin juzgarlos. Si los juzgas, entra en juego el análisis, la razón, las explicaciones y la necesidad de encontrar explicaciones cuando no haya respuestas. Por eso la mente, que es una función programada para plantear preguntas y respuestas, se pone muy activa cuando se le presta atención a una duda acompañada del miedo. Y cuando las respuestas no satisfacen, se da la angustia, la desazón y situaciones que llamamos depresión. El ego queda deprimido, caído, sin fuerzas, desesperado. Todo esto sucede muy muy rápido en procesos que no quedan a la vista objetiva, sino que son subjetivos… por eso la mente no capta exactamente qué es lo que está pasando y que ha dado como resultado el malestar.

La salida a todo esto está siempre disponible.

Tanto el malestar como la placidez son extremos que se alternan. Es como un columpio que se balancea hacia un lado y el otro. El columpio está suspendido de una barra arriba de él, lo sostiene, y sin esa barra no habría balanceo ni columpio, ni movimiento. Podrías asimilar este ejemplo como que Sí mismo está permanentemente sosteniendo los movimientos mentales, emocionales y la percepción. Todo este movimiento se da en Sí mismo (Ser Conciencia Plenitud)… y aunque se experimenta, Sí mismo permanece inalterado, eternamente presente y pleno. Es el sustento de toda actividad, percepción y por ende, existencia.

Al principio uno hace intentos para imitar al Sí mismo, buscando el equilibrio, la paz, el desapego, etc… imitando la observación sin juicios… pero en esta instancia es la mente camuflándose de Sí mismo… Cuando se ha conocido el punto de placidez la mente debe dejarse ir, relajar toda tensión que se produce entre la atención y cualquier objeto observado. (Objetos: pensamientos, sensaciones, percepciones, emociones, etc).

Es el instante para permitir que lo real se muestre por sí mismo, que Sí mismo se muestre como lo que siempre es, lo permanente. Se dejan de lado los obstáculos, es decir, la identificación con lo observado. Lo observado puede seguir allí, la mente puede seguir funcionando, no importa su grado de actividad, pero se le deja de dar importancia, atención, se deja de avivar el fuego. Permite que la actividad suceda y finalmente cese por sí misma, permite que todo acontezca sin asumir que te va a afectar. Todo viene y todo se va, tú, como Sí mismo, permaneces.

Maria Luisa

Chat del 09-02-10


Participante:
La verdad, es que siento a veces, que hay en los enfoques no duales, una cierta indiferencia a una dimensión afectiva de la identidad.
Hago alusión a esto porque he estado viviendo una cierta condición anímica que guarda más relación con la sensación de que hay una especie de herida, que es más afectiva que cognitiva, por decirlo de algún modo.
Es solo una forma de decir algo que en todo caso es inespecífico.
R.Malak:
¿Inespecífico?
Participante:
En el sentido de que es una forma de sentir el tema en estos momentos.
Inespecífico en el sentido de que lo que dije no es una conclusión, sino una forma de exponer lo que siento , lo cual puede variar.
R.Malak:
¿Quieres decir que te apegas a los sentimientos… y  temes investigar?
¿Cuántos enfoques no duales conoces?
¿Quizás conoces los autores de Advaita Vedanta ?
¿Podrías definir esa condición anímica que señalas, de una manera más precisa?
Participante:
Es una sensación de vulnerabilidad inespecífica, como flotante, una sensación de temor de fondo y un resurgimiento de emociones y sensaciones infantiles.
Inseguridades personales, temores, dependencias, etc.
R.Malak:
Pues eso no lo provoca la investigación esencial.
Es algo que tú tienes… que actúa como defensa.
Un modo del ego de mostrarse… para que no investigues.
Participante:
Yo creo que son cosas que aparecen porque están ahí, y no solo como defensas para no investigar, aunque también juegan ese papel.
R.Malak:
Si no llevas la luz de la comprensión a aquello… estarás permanentemente  expuesto a no investigar.
Participante:
Te entiendo, el punto es que es en esos momentos de “perturbación emocional” cuando la investigación se torna más difícil.
¿Cómo “evocar” la investigación en esos momentos?
R.Malak:
¿Esos momentos son impermanentes, o puedes repetirlos a voluntad?
Participante:
Son impermanentes pero recurrentes.
R.Malak:
No te puedo sugerir un psicólogo… ya que en estos casos no están calificados, pero sí un apuntador.
Participante:
jajajjajajaj
Como apuntador, ¿cuál sería tu sugerencia para este momento?
R.Malak:
Busca el si mismo. Para eso no hay otra sugerencia…
Participante:
¿Pero qué sugerencia más específica me puedes dar para esos momentos en donde lo emocional se “impone”?
R.Malak:
Lo emocional… es una impermanencia.
Como lo es lo mental… una impermanencia, y de igual modo lo son las acciones… impermanentes.
¿Qué es lo que no cambia en ti..?
¿Qué es lo que permanece.. a pesar de todas las emociones que pudieran venir o quedarse por algunos instantes?
Participante:
YO
R.Malak:
😀
Participante:
En realidad aquello que permanece no se ve afectado por los cambios ¡¡¡¡¡ es la pura verdad!!!!!
R.Malak:
Asi es.
Participante:
Ese hábito de querer poner bien lo inestable e impermanente es lo que lo convierte en un problema.
R.Malak:
Exactamente
Participante:
Si, ahora lo emocional ya no me afecta fundamentalmente, por lo menos en estos momentos!
jajajajajja
R.Malak:
Lo único que existe es….
este momento…
ya sabes…
soy hijo del momento
Participante:
Siiiiii jajajajajjaj
Retiro lo dicho de los enfoques no duales
jaajajajj
R.Malak:
Bien… ya ves… que estás a momentos de ser cocinado… totalmente.
Participante:
jajajajjajjaj
R.Malak:
Algo así como… la greda.
Mientras no ha sido cocinada… puede tomar las diferentes formas….
y cobrar distintas identidades… cacharros… floreros… pailas… cacerolas…
Una vez que se cocina… ya es permanente.
(Son mis símiles )
Para cada cual… existen distintos medicamentos…
esto no es aplicable a todos en forma general.
Participante:
Si, lo has dicho muy claramente, aunque no me queda claro a qué te refieres con “no es aplicable a todos en forma general”.
¿Te refieres a que lo no dual no es aplicable a todos, o que no es aplicable de la misma forma?
R.Malak:
Quiero decir… que no es una doctrina… aplicable a la masa.
Porque cada cual…. está en distinto lugar en el laberinto de la dualidad.
Participante:
Ahora te entiendo, pero sabes, a veces pienso que yo no tengo aún la madurez para abordar lo no dual.
R.Malak:
Si… la mente construye… cárceles, infiernos o paraísos…
Tú ya lo estás construyendo… estableces que no tienes madurez.
Participante:
Pero ¿eso es solo una creencia, lo de la madurez, solo una construcción?
R.Malak:
¿Qué hacer..?
Si le das sentido… a lo que quieres…
Participante:
Sí, es verdad, en realidad la mente busca excusas de todo tipo para auto-perpetuar su sentido de identidad, y eso no tiene fin, salvo que uno lo cuestione seriamente.
Tengo que asumir eso de una vez por todas.
R.Malak:
No tienes que asumir nada, solo lo real… cada vez.
No construyas teorías…
solo el Si mismo….
el que eres…
y de eso no tienes que asumir nada.
Participante:
Sí, el concepto de asumir no es lo adecuado. Entiendo.
R.Malak:
Sí… no lo es… apunta a una creencia.
Participante:
Así es.
R.Malak:
Ya ves que somos muy precisos con el lenguaje… lo he heredado de Maria Luisa.
Maria Luisa:
jajajaja
Participante:
Siiiiii, ella es muy clara para expresarse, aunque hoy ha estado muy calladita. jajajaja
Maria Luisa:
Estoy observando lo hermoso de la maestría.
La maestria… eso que se produce cuando hay una mirada muy clara de dónde está el problema particular de cada cual.
Una claridad que no viene de la mente, ni de la doctrina, sino de la inteligencia misma, sin dueño.
R.Malak:
Sin dueño, eso me agrada.
Maria Luisa:
Ese es el punto crucial.
R.Malak:
Puro ser… sin sujeto ni objeto…
con pura presenciación…
Maria Luisa:
Una presenciación que en su manifestación se expresa como inteligencia y amor.
R.Malak:
Que se despliega en la sensación de ser consciente de la conciencia.
Maria Luisa:
La presenciación no es solo algo fijo e inamovible, sin vida, sino que es la vida misma.
Participante:
Muy claro lo que dicen.
Les agradezco mucho esta conversación.
R.Malak:
Pues recoge lo que te pertenece…
Participante:
y el sábado espero estar con uds.
R.Malak:
es tu privilegio..

Chat del 27-01-10

Participante:
Es la mente. A veces me atormenta con recuerdos y futuros…
Maria Luisa:
Sí, eso hace.
Participante:
¿Qué debería hacer con respecto a eso?
Maria Luisa:
Primero entender cómo funciona la mente.
Participante:
Trato de no involucrar las emociones, pero son más fuertes.
Maria Luisa:
No sé si has leído cómo explicamos el asunto y si te quedó claro el otro día.
Participante:
Aa, sí, de eso hemos hablado en algunas oportunidades…
sí, algo
Maria Luisa:
Resumamos:
nos asomamos a ver y conocer el mundo por medio de la función mental, las acciones y sensaciones físicas y las emociones.
Todo ello surge de la conciencia, se sostiene en la conciencia y regresa a la conciencia.
O sea, aparece y desaparece en la conciencia.
Participante:
Sí, antes me acordaba de lo que dijo Malak, que sería difícil, yo lo planteaba así…
Maria Luisa:
Los pensamientos que están en la conciencia son recogidos por la mente y aprendemos a observarlos… como peces que nadan en un lago y estamos en una barcaza pescándolos.
Si no son de nuestro agrado o interés, los soltamos.
Participante:
¿Y qué pasa con las emociones… cuando estos pensamientos llaman a la emoción???
Maria Luisa:
Las emociones no son así. Las emociones arremeten, llegan sin ser pedidas y no las puedes evitar, no las puedes escoger.
Sin embargo, las tres ventanas se entremezclan y los pensamientos detonan emociones, las emociones producen pensamientos, las acciones producen pensamientos y emociones y así, cada una se relaciona con la otra.
Participante:
mmm… ¿entonces???
Debería dejar que estas se manifiesten solamente
Maria Luisa:
Entonces llamemos a Malak, que acaba de entrar y lo incluyo aquí
Participante:
ok
Maria Luisa:
Malak, te invitamos
Participante:
Hola
R.Malak:
Saludos afectuosos
Participante:
Gracias
R.Malak:
El otro día quedé gratamente impresionado contigo.
Participante:
¿Por qué???
R.Malak:
Se lo comentaba a Maria Luisa.
Estabilidad .. claridad… precisión…
Participante:
Ufff, no me suban el ego que me la creo jajajaj
Pero gracias.
R.Malak:
De eso se trata… a ver cómo manejas el ego..
Unos con presión y otros con halago.
Participante:
Bueno, lo tomaré como un cumplido, viniendo de ustedes… pero su claridad es muchísimo mayor a la mía, en eso estoy claro…
R.Malak:
Ya viste que unos no resisten la presión…y salen huyendo…
Participante:
aaa claro, eso es muy cierto
R.Malak:
Pues somos apuntadores… como un letrero que dice… mira por ahí hay que ir..
el que tiene que seguir la ruta eres tú… nosotros solo indicamos…
Participante:
Claro, sobre eso mismo le preguntaba a Maria Luisa
Maria Luisa:
Me dice que la mente le produce recuerdos y proyecciones futuras… y que las emociones se disparan… y quiere saber qué hacer con todo eso… yo le hice un resumen de cómo suceden las tres “ventanas”  mente, cuerpo y emociones… y le decía que las emociones no se pueden escoger.
 R.Malak:
En relación a las emociones… te diré cómo funciona esto
Participante:
Sobre cómo trabajar las emociones.
Escucho
R.Malak:
A uno siempre le pegan donde más le duele… o donde es más débil…
así que si te afectan las emociones… eso implica que son tu punto débil.
Participante:
mmm
R.Malak:
Técnicamente Maria Luisa te dijo cómo funcionan…
Las emociones nos ocurren… el mejor modo de manejarlas es observando cómo te afectan.
La observación provoca la situación de una linterna… en la oscuridad.
Las emociones son energías en la oscuridad… no puedes manejar lo que no ves y la observación hace las veces de llevar la luz a lo que está escondido.
Si intentas manejar tus emociones ellas se descontrolan…
si las observas ellas se ajustan a tus requerimientos
Participante:
¿A qué le llaman observar? ( disculpe mi ignorancia)
R.Malak:
Ejemplo… subes a un bus… y alguien te  empuja… sin intención … como casualidad…
Participante:
Ya
R.Malak:
Si te dejas llevar por la emoción, puedes reaccionar… de modo agresivo…
pero si observas tu  emoción… no eres la reacción inmediata… sino eres la acción.
La emoción…. es una reacción
y la observación es una acción.
La emoción está respondiendo a toda la historia genética acumulada en ti.
De la observación solo responde lo que es necesario.
Participante:
¿Quiere decir que cuando aparezcan debo estar calmado???
R.Malak:
No creas que en la observación te transformas en un ente  pasivo… noooo
No es eso… no implica que seas calmado…
Eso sería una situación que está más cercana a la hipocresía.
Participante:
Ya veo.
R.Malak:
Porque estás forzando una reacción que no es natural.
Lo que te señalo es la observación… y si hay acción… es una acción  no controlada…. hay una acción dirigida….
El control es inadecuado… de pronto te puede superar.
La dirección es la plenitud en el movimiento.
Es acción… no es reacción
Participante:
Ufff,    a ver si entendí.
R.Malak:
¿Te queda claro?
a ver dime…
Participante:
Si la emoción aparece no debo bloquearla sino dejar que se manifieste… ¿cierto?
R.Malak:
No
Participante:
Entonces no entiendo lo de la acción, sorry.
R.Malak:
Obsérvala
Maria Luisa:
Dejar que se manifieste ¿quiere decir aceptar que la sientes?
R.Malak:
Mira… te explico…
Imagínate que colocas un vaso sobre la mesa… y de pronto en un mal movimiento está a punto de caer… hay emoción y la acción es instantánea… Coges el vaso en el aire. No hay reacción… hay acción espontánea.
Ese es el primer caso…
El caso del tipo que te estrella en el bus…
Si hay reacción en ti… dirás… ¿qué se cree este tipo? ¿que es dueño del bus? llegó y pasó!
y junto con la emoción… hay un discurso… que agrava la acción…. y tienes que reaccionar controlándola…
y como hay reacción… queda la molestia…
Participante:
Yaaa, entonces en esa situación ¿cómo debería ser???
R.Malak:
No hay un debería ser….
Si hay observación… la acción que continúa… es espontánea…sin quedar la carga emocional. 
Quizás decir… no hay cuidado… o decir… fíjate para la próxima…
pero estás observando la mecanicidad de la mente y eso te hace dueño de la acción… no te hace víctima de ella.
Participante:
Aaaa, ya veo, ahora voy entendiendo.
Ahora mi pregunta del principio.
R.Malak:
ok
Participante:
Los recuerdos y las emociones que estos generan…. creo que lo comenté el sábado… en lo personal y como usted lo decía… la mente es un vaivén del ir y el fue… por lo general el fue es el que me trae más problemas… situaciones pasadas, apegos de cosas que ya no están… y que la mente quedó condicionada a ellas….
¿cómo puedo tomar eso para no ser tan afectado?
R.Malak:
Como te dije… obsérvalas…y poco a poco irán… perdiendo su  fuerza.
Si las escondes… ellas volverán. Mejor es prestarles atención… para que se diluyan.
Participante:
Ya veo
mmm
Lo que ustedes hablan me deja pensando… siempre había escuchado que uno debía dominar la mente y bloquear los pensamientos y emociones.
Ahora el hecho de luchar constantemente con ello deja de ser un peso,
es más natural…
R.Malak:
La mente puede ser tu peor enemigo o tu más grande amigo.
Participante:
Se puede llamar dejar fluir…
R.Malak:
Es una función…como un río que baja de la montaña… trae mucha energía…
si tú intentas bloquearla  ¿qué ocurre?
El río te pasa por encima.
Participante:
Claro, tarde o temprano sobrepasa.
Muchas gracias, tendré esto en cuenta.
R.Malak:
Muy buenas noches.
Maria Luisa:
Buenas noches a ambos.
(La imagen muestra una obra escultórica del artista venezolano Alberto Spinetti)