Archivo de la categoría: Conocimiento

Conocimiento – 22 de Junio 2016

22 junio.jpg

El mundo del pensamiento es interminable, y cada pensamiento nos lleva a un pasado recordado o a un futuro imaginado. La mayoría de la gente no puede detener los pensamientos, y así nos encontramos infinitamente perdidos en la ilusión, pero no nos damos cuenta. No es hasta que estamos presentes que nos damos cuenta de que nos hemos perdido en un sueño. No planteo la opción de detener los pensamientos solo conocerlos, ya es hora de dejar de dar vueltas a la rueda de la individualidad.

Metafóricamente se puede decir que los apuntadores señalan mapas que han de servir de orientación para un recorrido de facto y que debe ser realizado por el aspirante. Muchos hablan de aniquilar los deseos, diciendo que de ese modo aparecerá el conocimiento de la realidad absoluta, iluminando al individuo. La realidad no es alcanzable como un objetivo, así como tampoco podemos alcanzar a Sí mismo. El ego nos ata a nuestras posesiones, a nuestros asuntos, a nuestros bienes materiales que, tarde o temprano, tenemos que perder, y nos empuja también a satisfacer los deseos motivados por nuestros cinco sentidos.

El conocimiento de la realidad no es una acción en sí, se provoca cuando nos damos cuenta de que es hora de dejar de buscar los “cómo” y los “por qué”; ya estamos de frente al camino de regreso al origen, el lugar del cual no hemos salido. Es tiempo de identificar la realidad suprema, conciencia divina absolutamente autónoma y completa en sí misma, esa causa fundamental de la manifestación y del proceso de manifestación hacia su señalado logro. Se ha provocado la comprensión en forma espontánea, no inducida ni manipulada por el deseo, por los recuerdos o por heridas de situaciones pasadas, comenzando a residir en lo eterno en forma plena y total. El experimentador limitado se abandona a la conciencia absoluta.

La realidad es constante e idéntica a Sí misma, infinita, sin tiempo-espacio, no está determinada por la causalidad manifiesta cuando nos empapamos de ella en constancia, orden y no contradicción. Es no ambigua y por ende infinita. R.Malak

Conocimiento de Sí Mismo – 15 de Junio 2016

15 junio

Decía unos textos atrás que los pensamientos aparecen y se disuelven en la conciencia. Los pensamientos son como un arroyo que no para de fluir, y la mente es el lago en el que el mundo se convierte en ilusorio. Por otro lado, el ego es la expresión parcial o reflejo de Sí mismo. El conocimiento acerca de la naturaleza del ego es lo que permite vislumbrar algo de la naturaleza de Sí mismo y comprender lo que realmente significa la ilusión.

El ‘Yo soy’ y ‘sé que yo soy’, es estar en el origen. Este darse cuenta provoca silencio de pensamientos y aleja la ignorancia. Aquí es cuando podemos comprender hasta cierto punto la naturaleza de nuestro ego, que se mueve en los planos fenoménicos y vive en el mundo mental, recogiendo los pensamientos, sufriendo o gozando con las emociones y deseos.

Si mismo es lo constante, lo que permanece, es lo que es, porque si tuviera un pequeño cambio, un devenir, no sería constante. Toda esta investigación termina cuando la existencia egoica se diluye en la existencia eterna y ya no puede ser concebida como una existencia separada. Cuando las conexiones del apego son abandonadas se reconoce la unión con lo Divino, se recibe la pureza eterna, y no se vuelve a caer en el error, pasando a ser compañeros del jardín de lo esencial. Es el estado natural, hay un movimiento tranquilo y espontáneo, de ascenso, de reconocerse en Sí mismo y habitar en él en forma permanente.

Se vuelve el rostro hacia esta naturalidad, de forma consciente y con mentalidad en comunión. Esta no es una acción en sí. El conocimiento de Sí mismo es lo absoluto y directo, es una vivencia intuitiva. Esta unidad del Ser, o unidad de la existencia, constituye la realidad, y tomar conciencia de esto es realización. En la realización no hay que liberarse de nada sino comprender la ilusión como ilusión, nada de lo que liberarse. Ya está la libertad absoluta en el Ser. R.Malak

Inatrapable Realidad

Dulce y encantador instante de conciencia,
punto infinito que dibujas colores de fría e incalculable pasión
revelando mudamente, misteriosamente,
una realidad tan simple que no es siempre evidente.
Absorta en ti se encuentra mi atención,
en asombro cautivado por tu magnífico baile,
 quieto movimiento, deslizándose armonioso como efímero canto.
Si te pienso desapareces y rememorarte es cual ver algo muerto,
como la intención triste de un titiritero
punteando hilos que tejen la malla del destino.
Te muestras sin designio,
descubriéndote al sacar tu vestido de memorias,
inalcanzable por la más creativa imaginación.
Si fueras un ángel perderías tu hermoso esplendor
porque no necesitas ni alas ni investidura.
De incorruptible pureza es tu brillo
enfatizado entre el azul y el amarillo…
¿Cómo es posible un amor tan indescifrable,
cuando lo que eres no puede ser objetivable?
En el insondable y oscuro fondo,
Infinito continente de conciencia,
muestras tu luminosa naturaleza
de escurridiza y lúdica permanencia.
Comprendo entre los traslúcidos velos
teñidos de conceptos, memoria e imaginación,
que ya no opacan tu generoso esplendor.
Basta una gota de voluntad para perderte
y desnuda entrega para revelarte.
Frente a frente,
mediando el espejo de la mente,
el encuentro abarca mi existencia totalmente
y en un descuido ante tanta maravilla
queda nada de mi, siendo tú todo lo que brilla.
Fundido el yo y el tú en puro Ser
Instante infinito y sin tiempo a la vez.
Por no haber límites reales a tan sublime omnipotencia
regresa luego el mirar habitual
dibujando estructuras de lo cotidiano
cual goteo incontenible de una cañería ancestral.
Y así nuevamente, como si nunca hubiese sido
en la cascada manifiesta de esta presencia
despierta el intenso anhelo
de que la vivencia se vuelva a dar
pues aun habiendo muerto renace la ilusión  
sorprendida porque aún permanezco para recordar.
¿Será acaso una sombra cuya función
es tan solo contrastar Mi vívida expresión?
Maria Luisa 

El Conocimiento

Normalmente, por conocimiento se refieren a la información recogida como datos, experiencias o aprendizajes sobre hechos, ya sea por medio de la observación o la introspección. Estos datos los recogemos como propios y los llamamos “mi conocimiento”. La búsqueda de conocimiento en la vía espiritual comienza con la necesidad de encontrar un sentido de vida, es eso lo que incita a buscar un camino. Cuando se han recibido los datos que ordenan un sentido racional, y una vez que ha comenzado el conocimiento intelectual, debe devenir en una vivencia efectiva.

Se llama conocimiento intuitivo al que aparece sin previas causas, como un destello de certeza, y corresponde al saber más elevado. En cambio, el conocimiento racional es el relacionado con las ideas, pero no necesariamente con la realidad, ya que este puede estar afecto a errores de interpretación de las percepciones o los datos recogidos. En este sentido, la comprensión que ofrece la certeza de lo intuitivo es única, mientras que el conocimiento racional usa el  intelecto, que funciona dentro de la dualidad, pero es inefectivo para alcanzar la realidad de lo No Dual. R.Malak (Resplandor No-dual 17.11)