Archivo de la etiqueta: Espiritualidad

Apuntar a lo Espiritual – 18 de Octubre 2016

18oct.jpg

18 octubre 2016
La observación fenoménica y el razonamiento empírico no son lo más adecuado como guías para conocer la naturaleza de la Realidad. Para estar totalmente abiertos a lo desconocido, para hacer el corazón más liviano (en sentido figurado), se recomienda dirigir la mirada a lo Divino.

Apuntar a lo espiritual se da en la persona que ha dedicado su pensamiento y la contemplación profunda al estudio de ciertas enseñanzas tradicionales y místicas. Ha estudiado y verificado por sí mismo la Conciencia, teniendo una convicción íntima acerca de lo absoluto, real y permanente, de lo Divino sí mismo, que se muestra como una experiencia mística. Es decir, siente que se ha unificado con esa Realidad que trasciende lo limitado y relativo, aunque ya sabemos que nunca ha estado separado de Ella.

Nosotros queremos, generamos y somos a cada instante todas las cosas en la manifestación de la conciencia, movidos en el nivel de nuestro Ser, donde todo fluye en libertad, donde cada pensamiento y percepción nace y se despliega y da sentido ser Sí mismo en una certeza sin tiempo.

Ante esa comprensión se siente que hemos salido de un sueño, no necesitamos decir que hay estados ni considerar niveles, solo sentimos que hemos vuelto a casa. Este luminoso modo de comprensión trae un claro entendimiento acerca de las personas y las relaciones entre sí y con la naturaleza.

Aparecen ansias por comunicar lo que es evidente, así esta comprensión transforma a la persona en apuntador, posiblemente por la claridad que despliega en su interrelación con las otras personas y con la sociedad, sobre todo cuando pone su saber en práctica a nivel cotidiano, es decir, cuando su instrumento cuerpo-mente es utilizado de manera tal que lo que dice saber se hace manifiesto como lo más adecuado. Si no es así puede ser un erudito, un filósofo o un catedrático, pero no un apuntador de lo espiritual. R. Malak

Anuncios

Trabajo social y no dualidad

Pregunta: ¿cómo se accede a la totalidad a través del trabajo social?

Respuesta: En el vídeo se expone qué sentido tiene el trabajo social desde el punto de vista de la no dualidad.

 

Aprovecho para agregar un intercambio de conceptos aclarador que surgió por el canal de You Tube.

Muy interesante vuestro canal y muchas gracias por el trabajo y la intención realizada en todo este esfuerzo. Me gustaría compartir algunas apreciaciones con Uds. en relación a los comentarios expuestos en este video en particular.
En primer lugar, sería interesante ante todo definir el uso del concepto “espiritual” ya que de por si, éste, muchas veces arroja luz y otras veces sombras… es decir, a veces crea ideas erróneas en la formación del concepto mismo y ata al Ser a una idea configurativa del mismo.
Por otra parte, he escuchado con atención el énfasis que hacen en el concepto del Ser como luz, como belleza, etc. Este otro concepto también me resulta algo confuso ya que, independientemente de que nuestra percepción convencional es predominantemente conceptual y que es bien cierto que las ideas o conceptos no definen nuestra raíz u origen existencial; sí existe una forma de definir lo “real” por intermedio de la observación de su expresión no conceptual. Antes de pasar a dar un ejemplo para tratar de explicar a qué me refiero y dejarlo como una mera consulta e intercambio (no como una verdad personal o institucional), quiero aclarar que en buddhismo (que es lo que medianamente conozco) el Yo es apreciado de dos formas, uno real y otro conceptual o construido.
Ahora bien, tomando como punto de observación a un Yo real, es decir, a una expresión ininteligible y funcionalmente condicionada, sin considerar los aspectos subjetivos que hacen a su experiencia; ¿podemos considerar que la expresión del hambre físico, dolor físico, vejez, enfermedad, muerte, descomposición, su producción de excremento, pus, decadencia funcional y por ende decadencia psicológica, su condicionamiento al esfuerzo mental para adaptarse al medio sea este una construcción conceptual o sin ello, es belleza y luz? Es decir, dejando de lado la consciencia, ¿la decadencia de los cuerpos y de las formas, animadas o inanimadas son una expresión de “belleza y luz”? ¿Podemos considerar la putrefacción de la Materia y la contaminación de la Mente una expresión de belleza según su perspectiva?
¿Que relación podemos establecer entre la forma material decadente y la mente decadente y enfermiza, con un supuesto eje “esencial” luminoso y hermoso, cual sería su coherencia natural?
Desde ya mis saludos y gracias nuevamente por este canal.
Metta /\

-0-

Gracias Metta, por apreciar el canal y por tus preguntas que son un excelente punto de partida para investigar. Ahora, las planteas de tal modo que me obligan a presentar definiciones y conceptos sobre variados términos.

Puedo decir que Espiritual es todo aquello que nos entona con lo esencial. Esencial es aquello de lo que no se puede prescindir, apunta a Ser, a la base de ser sin atributos, por tanto a-espacial y a-temporal. Por ejemplo, esencial en todas las joyas de oro es el elemento oro. Puedes fundir una joya y esta pierde su forma, pero el oro sigue siendo oro.  Espiritual es lo que te entona íntimamente, no tiene que ver con el movimiento y el cambio de tus percepciones, sino con lo que percibe en ti. Eso que percibe en ti es esencial, imprescindible, para que haya percepción. Eso es permanente, no cambia, no surge, no nace ni muere, por tanto, es absolutamente real. Eso que observa los conceptos y su formación es conciencia que presencia, y la formación en sí de los conceptos es mente, es lo presenciado, es lo observado. Los conceptos son variables, así como las percepciones, sensaciones y los juicios, por ello, no son verdaderamente reales, solo tienen una realidad atribuida por la credibilidad que se les da. Tienen duración en el tiempo y dependen de la inteligencia que los comprende. Todo aquello que nace, se desarrolla, decae y muere corresponde a las expresiones transitorias de lo percibido, lo conocido. Generalmente son juzgadas estas percepciones por medio de la mente. Se suele tomar como aceptable, gracioso o bello, aquello que acarrea placer y se rechaza lo que acarrea dolor. En cuanto a la belleza como expresión de lo esencial, se refiere a la mirada descontaminada que observa libre de los juicios mentales, está más allá de la mente y de las concepciones fenoménicas. Se precisa ser vivenciada para comprender lo que el sustantivo belleza quiere decir en este caso porque está relacionado con armonía perfecta, y no se refiere a lo que se percibe, sino a la percepción misma. La percepción sostiene a lo percibido, la conciencia sostiene a los contenidos conscientes, la observación sostiene a lo observado. Todo ello indica lo mismo.

La belleza está en la totalidad sostenedora, no en las partes sostenidas.

En cuanto a luz, se refiere a Conciencia que ilumina los contenidos conscientes.

En cuanto al “concepto” Ser, es lo que la mente “interpreta” acerca de ser. Por ejemplo: ser un ente limitado por su cuerpo. En cambio apuntar más allá de los conceptos y de la mente es apuntar a lo esencial. Es lo que procuramos en nuestros textos, charlas y vídeos. Coincido con lo que dices que dice el budismo. Lo que es real y permanente de Ser observa la creación del concepto de ser como “yo”, es decir, y añado, la identidad transitoria.

Este vídeo corresponde a una parte de una charla y responde a una pregunta específica.

Saludos, Maria Luisa

 

De la teoría a la práctica

Primero hay que detectar la dificultad de identificar la sensación interna como proveniente de la conciencia esencial. Segundo, reconocer que la verdad adquirida no es absoluta, ya que se mira por intermedio de la mente, por lo tanto es relativa. Lo que aparece a la mente como verdad ahora puede no ser verdad mañana. Solamente ver por el Sí mismo es absoluto, eso es realizar que en su naturaleza y esencia es absoluto, pero los efectos que se provocan en la forma a través de la mente son variados y cambiantes, como las variaciones que tiene un río que baja de la montaña y corre hacia el mar océano. La mente aparece como constructora de sufrimiento más que de placer, en cambio, cuando proyectamos nuestra visión hacia lo que se considera verdadero, perfecto y bello, hay tendencia a provocar armonía. Cuando se disipa la conexión con el yo formador de ego, es decir, el pensamiento yo, toda separación desparece, toda diferencia entre ignorancia y sabiduría se acaban, y toda cuestión acerca de reconocer lo real ya no tiene sentido, pues el Si mismo se está mostrando a sí mismo, como el que ve, lo visto y el ver. (Resplandor No-dual 22.17)

Acostumbrados a reconocer el mundo exclusivamente a través de la mente, la cual filtra todo por medio del ego, y con eso está limitada a todo tipo de condiciones, cualquier cosa que la mente y el intelecto conceptualizador presenten no puede ser infinita y completa, lo que no significa que para realizar se tenga que renunciar al mundo e irse a vivir a la montaña, a un convento o a algo por el estilo. Lo que sí quiere decir es que la vida hay que dirigirla a la realización, la cual nunca ha dejado de Ser. (Resplandor No-dual 23.12)