Archivo de la etiqueta: Senda

La senda – 1 de Julio de 2016

1 julio

El progreso material no es insignificante o inútil, estamos en una época en que hay miles de descubrimientos científicos, que en su mayoría son beneficiosos y constructivos y se merecen un lugar en nuestro mundo. Sin embargo, la humanidad debe tratar de rehabilitarse, debe desistir de querer adaptarse únicamente a las fases cambiantes de su naturaleza material, debe reconocer además su naturaleza esencial.

El yo estructurado por la educación, la cultura y el medio ambiente, se halla siempre en batalla intentando entender a Sí mismo. Esta batalla continúa toda la vida hasta que comprendemos la diferencia entre las construcciones teóricas y lo esencial y permanente.

Absorberse en esta realidad no ocurre por completo sino hasta que desaparecen las características personales. Lo esencial se manifiesta en cada uno de nosotros de una manera distinta y especial, dicho de otro modo, el corazón palpita al mismo ritmo que lo universal y es así como se reconoce que la persona se despliega desde lo real. No son importantes ni las acciones ni los pensamientos ni lo que se diga, todo se mueve con la fuerza poderosa del silencio.

Es un trascender la frontera que nos separa de nosotros mismos, y es la que tenemos que atravesar. Estando entre yo y yo mismo, separado de mí por medio de la mente, me encuentro en la confusión, por haberme identificado con las ideas de ser. Al comprender lo falso como falso me encuentro en la senda.

La senda es erradicar la ilusión que nos hace creernos separados del Ser Esencial, de lo Divino, mientras que la búsqueda es indicativa de nuestra división. Buscar un éxtasis emocional o una experiencia, como estallidos de luz o algo que nos vuele los sentidos o la imaginación, no tiene que ver con la realidad. Los sentimientos y las emociones son relativos y no reales, el camino es Sí mismo. R.Malak

Anuncios

23 de Marzo 2014 – Sendero

Sendero de luz, fuente divina

Ilusión de senda

“Sendero de luz, fuente divina, el engaño se produce al mirar desde lo externo. Atrapado en los logros intensos y profundos, la salida se da al observar sin juicio. El vacío encontrado y la mente no construirán más castillos sobre la arena de la ilusión.”

La mayoría de los buscadores que se asoman al sendero no son capaces de dejar afuera, al menos por un tiempo, sus ideas acerca de lo que creen que es verdad o su concepto de las enseñanzas, y quieren recoger las instrucción de acuerdo a lo que suponen que ellas deben ser. En muchas ocasiones el instructor, por querer satisfacer los requerimientos del buscador, le entregada más agua de la que necesita sin tomar en consideración que esta solo puede ser recogida si se tiene sed, solo si se tiene sed.

Por lo general cuesta controlar los pensamientos. Como un globo en el aire que se desplaza con los movimientos del viento, nuestra mente, saturada de pensamientos dispersos y variados, queda expuesta a los requerimientos externos. Si las cosas van bien hay alegría, pero si van mal enseguida aparece el conflicto. Por ejemplo, si logramos lo que deseamos hay alegría y nos apegamos a lo que produce placer; pero, como no nos es posible adquirir todo, entonces sobreviene el sufrimiento. Por otro lado, si no conseguimos lo que queremos o perdemos algo que nos gusta, vienen los conflictos, y así sucesivamente. Expuesto a las actividades y sujeto a las experiencias que sobrevienen, nacen y mueren una vez tras otra, en una larga cadena de sucesos que construyen destinos de diversa naturaleza. La persona se imagina pues que es un ser separado como todos, sujeto a las experiencias que se nos presentan, sometido al conflicto e ignorancia. Imagina ser un yo, un individuo o persona que se mueve en este mundo fenoménico. La íntima y directa percepción desde la conciencia pura a través de si mismo es lo que aclara todo ello.

Se ha mistificado el estudio del sendero, porque muchos se refieren al “estudiante en el sendero” o que “pertenece al sendero”. Sendero es una figura metafórica. Es un método para despertar el interés en la gente en las primeras etapas de su desenvolvimiento. En realidad el sendero no es algo que pueda estudiarse, el estudio conduce a la retención de conceptos, de manera que el sendero se comprende erróneamente. Además, el sendero no es algo que determinadamente existe. El sendero es la verdad espiritual y originalmente no tenía nombre ni título. Fue solamente porque la gente, en su ignorancia, trató de hallarlo en alguna parte, que los sabios aparecieron y les enseñaron a desusar esos medios. Fue el temor a que nadie comprendiera por lo que escogieron la palabra sendero. No debemos permitir que este nombre nos lleve a formar conceptos mentales de un camino a “lo otro”. Cuando el cuerpo y la mente adquieren espontaneidad se ha alcanzado el sendero y la iluminación satura la mente. R.Malak.