Archivo de la etiqueta: Si mismo

Despliegue – 31 de Julio 2016

31 julio

La conciencia no depende de la mente sino al revés, la mente es una función de la conciencia diseñada para entender los extremos. Las palabras pueden describir, pero no pueden capturar el significado de la vida. Las palabras describen y dan significado, incluso con los llamados libros sagrados y la literatura en general sucede lo mismo, intentan describir lo real y solo se quedan en el intento, no se sostienen por sí mismos. Todas estas palabras son como cualesquiera otras, sólo palabras.

Miramos a través de este pequeño yo que se confunde con Sí mismo. Este yo funcional que acumula datos se apropia de la vida pretendiendo congelar el movimiento permanente, da el sentido de identidad e intenta crecer y acumular información en forma constante, provocando estados de inestabilidad cuando se ve amenazado.

La conciencia no se encuentra localizada en un sitio y su duración no transcurre en el tiempo. Por otro lado, este medio de percepción e impresión objetivo, llamado mente, desaparece cuando desaparece el cuerpo, en cambio la inteligencia, como emanación de la conciencia, se mueve en el tiempo y espacio de lo fenoménico que le sirven de receptáculo para su expresión.

Mi mirada está relacionada con diluir o eliminar los agregados conceptuales que hemos adherido a la conciencia de ser desde el momento en que, por primera vez, cuando niños, comenzamos a formar una auto-imagen, y con provocar que ella trascienda al yo soy esto o aquello. En observación sin juicio se provoca una vía marcada por un ver las cosas sin pretender explicarlas, dejando que las cosas se muestren por sí mismas.

Insisto, no hay un llegar a ser consciente que tenga lugar en alguna parte. Todo aparece como un despliegue sobre la conciencia, incluso el cuerpo, la mente y la emoción. El despliegue es siempre cambiante dado que actúa sobre este “yo o ego” que va variando en etapas, generalmente de siete en siete años, mientras que la consciencia permanece tal como, es Sí mismo. R.Malak.

Anuncios

Sí Mismo – 28 de Julio 2016

28 julio

¿Por dónde empezar? Al principio, quien se asoma a esta enseñanza no sabe por dónde empezar ni qué dirección tomar, lo único que se le puede decir es que cada uno es esencialmente Sí mismo aunque nunca lo haya conocido. Lo es aunque permanezca ya sea hablando, silencioso, activo, sereno, andando, de pie, sentado o durmiendo. Sí mismo que eres esta allí en plenitud.

Esto se contrasta con la sociedad, que estimula al individuo hacia los diversos estilos de vida, sin indicar claramente un sentido óptimo; además el que aparezca el yo como una construcción mental, producto de la racionalidad y lo conceptual, es aceptado e impulsado por el sistema socio cultural.

Por lo general, en los momentos actuales se provoca un pensamiento disfuncional que apunta al predominio del egoísmo y a la saturación del yo en la búsqueda del disfrute inmediato. Y por otro lado está la contradicción generada por hechos como el hacinamiento, los lugares de trabajo inhóspitos, las salas de espera para pagar cuentas o solicitar un documento, las miradas del resto de las personas a través de su estructura de pensamiento, que son, todas ellas, situaciones productoras de emociones negativas.

Menciono que asomarse a Sí mismo es vivir realmente, el conocimiento de ser Yo es lo que se plantea como lo más auténtico y estable, sin ello nada es posible. Si estamos permanentemente vueltos hacia afuera, hacia la naturaleza de las cosas, o en la búsqueda de la cosmología del universo, o detrás de la búsqueda de los posibles estados de Ser, estaremos siempre en la sensación de desvinculación con nuestra verdadera esencia.

Lo que señalo trata más bien de recuperar la comprensión de la identidad verdadera de uno, esa realidad que ha sido velada por la ignorancia por haber estado permanentemente vueltos hacia el cuerpo. No es que el cuerpo nos obligue a hacernos conscientes de su existencia, sino que somos nosotros mismos los que nos ponemos esa estructura sobre nuestro Sí Mismo. Reconocer nuestra realidad nos sacará de la infelicidad, de ese estar en permanente disgusto y considerar todas las tareas como odiosas, sin requerir terapias correctivas o atenciones clínicas. R.Malak.

Abordando la comprensión de Si Mismo

Mandala Pao002_edited

La naturaleza espiritual eterna no es idéntica al mecanismo psíquico que cambia y del que buscamos liberarnos

13 enero 2015

A veces hay el deseo de sostener una actitud de virtud -deseo que generalmente persigue cumplir los requerimientos del ego y no nuestra comprensión de Ser-, y aunque se hagan todos los esfuerzos por cooperar, hay una falta de fundamentos. En esos momentos se podría recordar el dicho: más vale ser el amigo de uno que desconoce pero que está insatisfecho de sí mismo, que de un pseudo-intelectual que se apega a lo que cree que es verdad sin tener la certeza.

Digo esto exclusivamente con la intención de hacer una diferencia entre la individualidad y la libertad que se anhela, para que distingamos que la naturaleza espiritual eterna no es idéntica al mecanismo psíquico que cambia y del que buscamos liberarnos.

La comprensión de Si mismo se efectúa con una mente sin pensamientos, vuelta hacia dentro. La mente se ve en su propia fuente y se comprende que es Sí mismo, no un sujeto que percibe objetos. Allí es cuando se deja de buscar, reconociendo que ya no hay nada de qué liberarse, y los procesos de mantener una identidad dejan de tener sentido.

Ya no nos encontrarnos satisfechos con sí mismo, -con la comprensión de ese sí mismo que es la identidad-, y eso demuestra que ya se está en la senda, abriendo el corazón para desplegarse. No se trata, por lo tanto, de salir de la ignorancia acerca de algún plan espiritual, sino que, al contrario, de una verdadera comprensión que emana con puro conocimiento. R.Malak

Desconocer cómo somos es el más negativo de los impulsos

14 enero 2015

Existe la creencia de que la repetición de frases como los mantras, que son sílabas o grupos de ellas, pueden liberar la mente; que la repetición de esas fórmulas sagradas calmaría la agitación de la mente, mas, según mi comprensión, la aletargaría. Esas prácticas responden al deseo de calmar el modo mecánico de la mente y, junto a ello, aumentan la ignorancia de uno mismo. Mi indicación es que esas prácticas, tanto repetir frases como oraciones, solo nos predisponen a una suerte de hipnosis que produce resultados mecánicos. Lejos de liberarnos, ellas nos aprisionan en la ignorancia y en la superstición.

Desconocer cómo somos es el más negativo de los impulsos. Es recomendable la observación sin juicio del movimiento de la vida según se va presentando; recoger todas las impresiones es cooperativo, funcionar de otro modo es un error. Es conveniente observar el movimiento de la vida con la conciencia libre de las obstrucciones de la mente diferenciadora, de ese modo funcionamos y pasamos a ser tan rápidos como la misma vida, estando activos y sin dirección determinada, abiertos a lo que se recibe. Solo entonces lo indescriptible, lo atemporal, lo sin causa, puede surgir a Sí mismo en Sí mismo. R.Malak

La comprensión de nuestra manifestación completa

15 enero 2015

Si observamos contrarios se debe a la dualidad: blanco y negro, dulce y salado, alto y bajo. Si aceptamos uno de ellos y rechazamos el otro, estamos dejando fuera la comprensión de nuestra manifestación completa. Ambas caras forman la identidad que hemos construido, ya que no puede existir un extremo sin el otro -aunque uno de ellos no se mencione-: lo blanco sin lo negro, lo dulce sin lo salado ni la claridad sin la oscuridad. Si entendemos esto sabremos que lo que somos tiene sus raíces desde antes de que apareciera nuestra identidad, incluso desde antes de que construyéramos el ego. A raíz de que somos es que existimos, mas nos apegamos al existir sin siquiera saber qué es lo que Soy. Incluso el ego parece existir, solo que sabemos que existe la sombra porque está presente la luz. R.Malak.

El ego y la felicidad están construidos por el pasado y el futuro

el yo es un proceso

¿Dónde se encuentra la felicidad?

8 enero 2015

¿Por qué no somos felices? ¿Qué, de la vida, es lo que nos complica? ¿Acaso es el ego? No lo es, porque el ego es la sombra de la identidad. Entonces, quizás, ¿es por el cuerpo? Tampoco es por el cuerpo, dado que su variación con el paso del tiempo entrega distintas alternativas para desarrollarnos. Y tampoco es Sí mismo, porque es la pura conciencia no dual sin carencias ni urgencias. Entonces, ¿dónde se encuentra la felicidad y qué es? Sabemos que ella no está en el sueño profundo porque ni siquiera tenemos conciencia de nosotros como identidad cuando estamos sumergidos en el sueño.

¿Dónde se encuentra la felicidad? Por más que se busque no damos con ella, eso es lo que complica nuestra existencia, porque el constructor, tanto de nuestro sufrimiento como de nuestro placer, es el mismo ego, que se podría describir como un constructo que está entre el cuerpo y lo esencial. Es difícil de dar con él. El ego, como la felicidad, no es real, pero ambos existen, fueron construidos en el instante en que apareció el primer pensamiento “yo”. El ego y la felicidad están construidos por el pasado y el futuro, un proceso que ha armado la mente llena de ilusión. R.Malak

La devoción

9 enero 2015

Cuando, por algún motivo, se desconoce la forma de sostener la atención sobre Si mismo, o dicho de otra manera, no se puede tener la certeza de la sensación de Ser, muchos, o varios, encuentran un modo de sentirse convenientemente estables, o certificar su aparente progreso en la llamada vida espiritual. Este es la devoción, o la completa sumisión a lo que sienten como instrucción divina. Lo presentan como adoración, como un deleite espontáneo que brota desde su pecho, o dicho de modo poético, desde el corazón. Lo describen como una actitud de entrega de ellos a Lo innombrado, se sienten como objeto al servicio de la lo divino. Este es un modo voluntario de ser guiados todos los días y en cada instante a lo largo de toda la vida, y lo consideran como su camino. R.Malak

El yo funciona sólo como un proceso

10 enero 2015

Si por distintos medios he detectado que no soy el cuerpo, y tampoco la mente, entonces es algo que ya está asumido, y no tiene sentido formular nuevamente la pregunta. He detectado la sensación de Ser, y además, por medio de mi atención a Sí mismo, he certificado que el ego no está en el presente, que sólo se encuentra en el futuro o en mis recuerdos, razón por la que se describe como un espejismo que existe pero que no es real.

Cuando termina la presión por certificar al ego, toda exigencia termina, porque el ego no puede sobrevivir sin esfuerzo o sin deseos de permanencia, no existe sin una pelea. Es el yo que funciona sólo como un proceso, que no está en el sujeto ni en el objeto, sino en el movimiento de la identidad ilusoria, formándose en cada instante con la atención. La misma atención que construye la ilusión por medio de la mente, es la que al sumergirse en Si mismo se da cuenta que es lo Real. R.Malak.

Suave y con gran ingenuidad

Nueva entrada en Advaita/Chile. Texto por R.Malak referido a la disolución del conocedor y lo conocido en Si mismo. Título: Suave y con gran ingenuidad.

Imagen tomada de la web

Imagen tomada de la web