Archivo de la categoría: Apego

Atrapados en la identidad egoica – 15 de Agosto 2016

15 agosto.jpg

Desde el nacimiento, la enseñanza tradicional es que estamos en un mundo competitivo en el que nos enfrentamos a otros ajenos a nosotros. Aprendemos que lo de afuera es extraño a nosotros y eso lleva a establecer un enfoque hostil hacia el mundo exterior, considerando, por ende, que tenemos que conquistar el mundo, incluido el espacio. Dicho de otro modo, hacemos una guerra contra el mundo que nos rodea. Nacemos y desde ya se nos ubica de modo aislado, no nos vemos como surgir desde el mundo sino que venimos al mundo.

Aceptamos que el mundo cotidiano, con su encanto, induce a la búsqueda de logros, de objetos que las personas experimentamos, encontrando, la mayoría de las veces, más sufrimientos y conflictos que satisfacciones. Esta es una de las razones por las que llegamos a preguntarnos si existe algo permanente, que otorgue un descanso al miedo, la culpa, la inseguridad y la frustración, algo como el regreso a nuestro lugar de origen.

Todos, cual más o menos, somos partes que luchamos por igual tratando de conocer lo real. Dos personas con los mismos valores podrían, sin embargo, realizar elecciones diferentes en situaciones específicas. Esto no quiere decir que los valores no sean importantes para la decisión. Cuando tomamos la decisión de seguir una ruta casi nunca podemos decir exactamente por qué hemos elegimos ese camino y no otro, ni cuál ha sido nuestro proceso de pensamiento hasta llegar a tomar esa decisión.

La idea primaria del occidente es que todas las cosas, los acontecimientos, la gente, los montes, los ríos, los mares, las estrellas, los virus, los microbios, los insectos, los animales, las flores, han sido creados por la Divinidad, cuando más razonable sería decir que todo lo existente ha emanado de lo esencial, como manifestación centralizada de la conciencia, hasta que eso que llamamos divino como principio residente se despliegue en su totalidad.

Vivimos atrapados en la identidad egoica, apegados a mirar de un modo fijo, usando la atención como si fuera una linterna que alumbra exclusivamente lo que su luz enfoca. No detectamos la capacidad de observar sin juicio que funciona sin apego a la mente clasificadora y reguladora. Desconocemos esa infinita capacidad de ver desde Sí mismo. R.Malak

¿Quién Es? (R.Malak)

 ¿Quién Es?

Identificar el concepto Ser no resuelve la duda fundamental, dado que la atención está vuelta hacia las ideas que, encadenadas, construyen edificios teóricos que van cerrando puertas detrás de lo Real. Ser no es posible adicionarlo a nuestro bagaje de información, aunque se confunde permanentemente con existir, incluso existir aparece como una experiencia cambiante de instante en instante, como una opción de estar ahí.
Sin pretender confundir diré que lo que es sin comienzo siempre está en eso, comienzo sin fin, y dicho de otro modo, el principio no es una experiencia acumulable en la memoria, sino que sucede, simplemente sucede.
Para algunos lo esencial de si mismo aparece como si fueran flores perfectas, pero que exhalan su fragancia dentro de un corto radio. En cambio para otros lo real es como bosques profundos e intensos, variados, inmensos. Es como un mundo infinito y desconocido en sí mismo. No es posible explicar con una razón coherente esta diferencia.
Se acepte o se entienda completamente lo que estoy hablando, tiene que ver con la atención que se queda pegada al pensamiento y acepta a donde éste lo quiere llevar. Algunos se alimentan de la atención que les prestan, así pueden moverse y construir edificios teóricos que los sumergen en lo fenoménico, desplegando conveniencias e inconveniencias, construyendo sentido desde la sensaciones, emociones, instancias espirituales, o sociales, autoestima, etc.
Las cualidades de las personas son diversas y variadas, unos sumergidos en el miedo a la vida y otros simplemente desafiantes. Unos buscan paz y otros son aventureros llenos de ánimo y de ímpetu, o son limitados por un ideal o dispuestos a explorar. Todo se puede medir en relación a los deseos, unos desean mucho y otros están satisfechos con poco. Unos son ambiciosos o aventureros, unos son agudos como el filo de un cuchillo, cortan profundamente y llanamente los errores y las confusiones para penetrar derechamente en las múltiples capas de lo falso.
Hay quienes adoran a distintos dioses en muchos altares y los hay quienes no sirven a nadie. Otros están al servicio de todos y los pocos solo sirven a su propio sí mismo verdadero.
¿Qué es Ser? No es posible definir, no es un concepto, aunque digamos Sat Chit Ananda no es un concepto. Hacerlo carne es morir al ahora constantemente sin acumular, morir a la identificación, morir al ahora apegado a la red de pensamientos. Eso es vivir. Morir al apego al pasado y al devenir es verdadero Ser, que existe con anterioridad  a la aparición de cualquier concepto. R.Malak