Archivo de la etiqueta: Felicidad

Orientaciones Fundamentales.

señales de humo

Lo real, Sí mismo, es estable y no cambia.

22 marzo 2015

El cambio constante de las cosas es un fenómeno visible en la naturaleza. Todo cambia, las estaciones, todo varía constantemente. El cambio es un movimiento interno y externo de las cosas. No solo un cambio de movimiento en el espacio sino también en lo fundamental de las cosas. Al hacer introspección, detectamos con certeza que lo real no puede ser nada transitorio como el cuerpo, las emociones o la mente, y no está sustentado en nada que sea inseguro, ya que lo real, Sí mismo, es estable y no cambia.

Podemos detectar que hay unidad en el universo, además notamos que las cosas emanan unas de otras, y se desarrollan, generan o tienen fuentes comunes. Una vez certificado esto puede ser la ocasión para plantear lo que los sabios establecen como la pregunta fundamental: ¿Quién soy yo? Cualquier pensamiento que aparezca se ve enfrentado con esta pregunta. La observación que aparece es: si todo varía y cambia, ¿quién soy yo? Cualquier pensamiento que entre en la mente queda destrozado ante esta pregunta. Cuanto más determinada sea la búsqueda mejor será el resultado. Es así que cada pensamiento se detiene ante esta pregunta, y de pronto queda todo en evidencia, no hay espacio para la ignorancia. Cuerpo, emociones y mente están afectos a un permanente cambio, por tanto no son Sí mismo. R.Malak

La vida, como emanación de lo Esencial, es conciencia ininterrumpida.

23 de marzo 2015

Cada día trae un nuevo amanecer. Despertamos, nos levantamos y comenzamos participando en la vida. Algunas veces lo hacemos con ánimo y otras nos vienen actitudes negativas por diversas razones. Pasamos del sueño a la vigilia con variadas perspectivas. En el día a día podemos tener instantes gratos y otros no tanto. Aunque se diga que nuestra vida es igual al día anterior, cada instante es diferente, hay modos que dejamos atrás y nuevas cosas se nos presentan, lo que nos hace ser personas diferentes, y esto ni siquiera lo detectamos.

Nuestras percepciones y nuestras reacciones son las que elaboran variadas rutas, ya sean buenas o no tanto. Tal como tomamos las cosas, estas pertenecen al plano fenoménico, y el enfoque dual presentado por la mente nos define ya sea lo bueno o lo equivocado, la luz o la oscuridad, la derecha o la izquierda. Así es como hacemos clasificaciones de lo correcto y de lo erróneo. Este modo cotidiano y dual puede provocar infortunio y adversidad o puede ser armonioso y constructivo. Algunas veces las decisiones nos traen conflictos y otras beneficios.

 La vida, como emanación de lo Esencial, es conciencia ininterrumpida. Comprender esto significa vivir en plenitud y desde lo que realmente somos. Esto no es una meta ni un objetivo último, es lo verdadero. Vivir en el personaje, expuesto a los errores de juicio o las constantes cancelaciones de lo que hemos escrito en nuestro libreto de vida, puede ser descartado desde ahora mismo. No hay mayor felicidad que saber de Sí mismo. R.Malak.

Destino

24 marzo 2015

¿Qué sentido tiene el conocimiento si no se usa para una comprensión inteligente de la vida? Incluso la práctica del saber no es suficiente, es necesario vivir a cada instante, hacer piel y carne la habilidad de pensar, de razonar y de enfrentar las cosas que uno tiene a su disposición. Generalmente, las personas, cuando no pueden encontrar la causa directa o el origen de su adversidad, de inmediato lo atribuyen a la mala suerte. Sería más apropiado decir que es el funcionamiento de la ley de causa y efecto, que establece que nuestras acciones físicas, verbales y mentales son causas, y nuestras experiencias son sus efectos.

Construimos, queriendo o no, las causas. Los frutos de estas siembras se reciben más adelante, o de inmediato. Podemos decir que la siembra es voluntaria pero la cosecha es obligatoria. Generamos causas, o karma como dicen los orientales,  y su creación exige compensación, siendo esta dependiente del individuo, y el individuo dependiente de lo que siembra. Si la persona no crea causas de algún tipo, el karma no puede con ella. De ese modo, una persona puede ensanchar la senda que le permitirá viajar por la vida en plenitud, pero la senda no puede ensanchar o permitir buen viaje a una persona.

Cada persona (mente – cuerpo – emoción) construye un yo virtual ordenador de la acción, la cual ha sido programada y guardada en la memoria, y es el que la lleva a cabo de momento a momento. Las acciones se van ejecutando como un tren de datos, produciendo consecuencias y sintiéndose la persona como poseedora de la acción. A este tren de datos y de acciones le podemos llamar destino.

Cuando comprendemos una enseñanza esta puede clarificar el modo como funciona la mente. Y saber de lo indescriptible se da cuando bordeamos la plenitud, porque la comprensión muestra que somos Ser, o Sí mismo. R.Malak

El tiempo es un constructo que se muestra en tres fases separadas: pasado, presente y futuro.

25 marzo 2015

Es bien sabido, y todos lo hemos experimentado, que el tiempo pasa rápidamente cuando estamos ocupados, especialmente cuando nos interesa lo que estamos haciendo. Por el contrario, el tiempo pasa con lentitud y pesadez cuando estamos en espera.

El tiempo es un constructo que se muestra en tres fases separadas: pasado, presente y futuro. La percepción se da solo en la fase “del presente” y es la única que realmente se vive, aunque pareciera que no es así. El pasado, como un archivo cerrado, se puede abrir y ver lo que está guardado en él, pero no se puede cambiar, solo se puede usar para comparar y describir nuestra fallas o éxitos. Tenemos la habilidad de extraer estos del pasado para lograr que el presente sea más conveniente, es una gran cualidad, pero el ahora es lo más importante de la vida, y no usarlo es la causa de la mayor cantidad de problemas y la raíz de los defectos de seguridad económica y social.

La actitud de considerar el presente como un estado transitorio es un grave error. Conocemos el presente por las demandas que se nos imponen (trabajo que hacer, planes que cumplir). Es ahora cuando verdaderamente vivimos, es ahora cuando tenemos nuestros problemas y nuestros placeres, es en el momento inmediato cuando podemos revisar lo que somos y usar lo que tenemos. En suma, el pasado no se puede cambiar y el futuro aún no existe. Cuando nos damos cuenta del presente es cuando le damos sentido a lo actual. Vivir en el presente es la manera de mirar la quietud dentro de nosotros mismos. Cuando se observa el presente se comienza a visualizar la totalidad sin tiempo, sin espacio, sin historia, es una comprensión no dual de la vida, es el modo de salir del error. R.Malak

Felicidad, Iluminación de la Conciencia, Despertar Interno, Samadhi, Satori, Beatitud, Éxtasis, “Conciencia Acrecentada”.

Existen muchísimas palabras para expresar la comprensión de lo Real, unas más precisas y otras muy confusas.

26 de marzo 2015

Las personas contamos con un cerebro a través del que se supone que interpretamos la relación que tenemos con el mundo físico. Es la mente, como función de la conciencia, la que interpreta y contempla el mundo físico, y es a través de una infinidad de abstracciones intangibles, que ordena y le da sentido a lo recibido. Singularmente, hay una conciencia de sí mismo, que aparece como “yo” con personalidad conocible para otros, y también podemos auto identificarla. Por tanto, así como puede examinar a otros también puede examinarse a sí mismo. La acción de discernir va más allá de la simple percepción, es dar significado a esas cosas que surgen en la mente, puede clarificarlas y comprenderlas debidamente.

Todo aparece como transitorio en el plano de lo fenomenológico, mudable y sujeto a transformación. Físicamente cambiamos mes por mes y año por año. Generalmente no presentamos oposición ni resistencia a lo constructivo, más aún, apreciamos que sea así y sabemos que lo conveniente puede llegarnos mediante la manera apropiada de pensar y con la conveniente dirección del esfuerzo.

Más temprano que tarde, descubrimos que cada persona tiene acceso a una suprema fuente de reserva que está en cada uno de nosotros, como energía del infinito, y se asienta como poder ilimitado. Cada uno puede desarrollar conscientemente un fuerte deseo con impulso positivo que con vehemencia nos consumirá para buscar lo armonioso. Esto se combina con la absoluta convicción de que el éxito aguarda tras el cumplimiento de toda empresa que consideremos digna y valiosa.

Existen muchísimas palabras para expresar la comprensión de lo Real, unas más precisas y otras muy confusas. Una de ellas es la Felicidad, otra es Iluminación de la conciencia, Despertar Interno, Samadhi (recogimiento en que la persona siente que alcanza la unidad con Sí mismo),  o a través del Satori, o por medio de la Beatitud, o del  éxtasis, o por medio de técnicas expresadas por las corrientes Taoístas, o por medio de una “conciencia acrecentada” que daría cuenta de una persona espiritual. Diferentes corrientes, diferentes métodos, diferentes tradiciones para expresar lo mismo. Lo real es Sí mismo. R.Malak

Lo real, lo auténtico, lo que no cambia, no es un estado.

27 de marzo 2015

Es obvio que no tenemos una unidad psicológica. El cuerpo físico se presenta como una unidad que, aunque varía con el pasar del tiempo, trabaja como un todo orgánico. Sin embargo, la vida mental no es una unidad, más bien es variable y se expresa en relación a los estados de ánimo. Por otro lado, el mundo se muestra como no real y cambiante. Lo que vemos y percibimos no es permanente, sino que más bien varía. No se mantiene, sino que se expresa con una apariencia de forma  y movimiento.

Ahora, la identidad de la persona no posee un yo fijo, sino una multitud de diferentes, ocasionales y no estables “yoes”. Diría que se asemeja a un edificio en el que los administradores, los conserjes y los empleados siempre quieren mandar y hacer lo que les conviene e interesa.

Lo real, lo auténtico, lo que no cambia, no es un estado. Podríamos decir que es conciencia que se expresa como un todo indivisible, pero cuando funciona en la manifestación toma diferentes aspectos que entran en juego según lo requiere la misma manifestación, dependiendo de las esferas por las cuales se expresa: espacio y tiempo, emociones y sentimientos, pensamientos y reflexiones. Estas se encuentran dirigidas por la causalidad y compensan cuando uno se mantiene atrapado en el yo o ego En todo caso, desde lo real solo el Sí mismo Es, lo demás son reflejos y múltiples expresiones. R.Malak

El pasado y el futuro coexisten en el eterno ahora.

28 de marzo 2015

Cada escuela de psicología tiene un concepto distinto del ego dadas las cualidades de abstracción del término, y su teorización se refiere a algo que es difícil de precisar, como alma, ego, psiquis. Las diferencias entre las corrientes son notorias. Por otro lado, las explicaciones acerca de la mente son variadas, como que son funciones para la razón, la voluntad, la imaginación, la memoria, la percepción, etc. Así, para algunos el carácter es lo que otros llaman alma, etc. Sus referencias están relacionadas  con si esos impulsos provienen de afuera, del mundo exterior, o de adentro. Para qué decir las referencias a conceptos como lo consciente, lo inconsciente y lo subconsciente, y de las opiniones de los primeros que intentaron explicar la organización psíquica en tres funciones como Ego, Super ego y Ello. El Ego, referido a la relación con nuestro alrededor, el mundo, el Ello relacionado con nuestros impulsos, y el Super Ego con nuestros ideales y prohibiciones morales.

El enfoque que me parece más adecuado y natural está relacionado con lo no-dual, o sea, El Ser es la única realidad que se muestra como Ser-Conciencia-Plenitud, y eso es lo que somos. Es la fuente de todo, tiene todo, ya es y siempre ha sido. Así, lo no conocido contiene todo lo que fue o podría haber sido y todo lo que será o podría ser. El pasado y el futuro coexisten en el eterno ahora. Tiene que ver con la forma en que se relacionan el observador y lo observado. Cuando no hay diferencia entre el observador y lo observado, entonces el mundo se vivencia como no dual, esto quiere decir que cuando uno ve cualquier cosa, se ve a sí mismo, pues se es todo lo que es, Si mismo. R.Malak

El Uno, Si mismo, no es solo verdadero y bueno, también es bello, crea belleza, por el gozo de la belleza sin propósito.

29 de marzo 2015

Las exigencias de la vida nos devoran a diario, tanto en medio de la plenitud como en la orilla de las urgencias. Es tiempo de cambios, constantemente es tiempo de cambios. Nuestro modo de entender está construido por los procesos que uno tiene acumulados en su memoria, apunta preferentemente a la percepción objetiva. Intentar no estar atrapado en el devenir puede resultar complicado, me refiero al futuro construido por la esperanza de algo mejor o la planificación de lo adecuado. No me refiero a que sea inconveniente la planificación, sino más bien a saber del movimiento de la conciencia. Con una mirada más tranquila aparece el desapego, que aviva la llama interior de este fuego resplandeciente, y de manera silenciosa, eleva la comprensión de la conciencia, comprensión que finalmente nos libera de las ataduras condicionantes. El Uno, Si mismo, no es solo verdadero y bueno, también es bello, crea belleza, por el gozo de la belleza sin propósito. Si tuviera propósito implicaría movimiento, cambio, debido a alguna sensación de imperfección.  Lo indescriptible no tiene como meta la belleza, todo lo que hace es bello. Una flor no intenta ser bella, es bella por su naturaleza misma. R.Malak.

Semana Santa. Celebración del Cristo.

Haciedo eco con las inspiraciones de los antiguos que describen lo real que está en Sí mismo.

30 de marzo 2015

Esta semana es considerada por la gran mayoría de los cristianos como una de las más sagradas. Se celebra con recogimiento el recuerdo de la vida, pasión y muerte de Jesús, conocido como Cristo. Fue la persona en la cual el poder Crístico se manifestó. La tradición espiritual menciona que todos somos Hijos de Dios y que quienquiera que gire la atención a su interior descubre que entre lo divino y él no hay diferencias.

¿Quién era el Cristo? Bendita toda persona por la cual el Cristo se manifiesta. Jesús se portaba como un hombre, aun así, en pura plenitud, y en ello estaba su grandeza. En su gracia, se comportaba de ambas maneras, como hombre y como lo esencial. San Juan describe a Jesús como “El Verbo hecho carne y que habitó entre nosotros”. El Verbo se define como la Palabra (la acción). Dijo además: “Al comienzo era el Verbo y el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios”. En los Salmos se encuentra: “Tu palabra está asentada en el Cielo”. A esto se refería Jesús al hablar del Pan de Vida que ha venido del Cielo.

¿Qué es esa manifestación externa de la palabra, la cual estaba personificada y hecha carne en Jesús? El salmista dijo: “La Palabra es una lámpara a mis pies y una luz en mi camino”. Jesús dijo: “Yo Soy la Luz del Mundo”.

Varias referencias cristianas son realmente inspiradoras, sobre todo en los momentos en los que lo cotidiano nos sorprende con las urgencias y motivaciones. No tengo inclinaciones religiosas ni políticas, sin embargo, no puedo evitar hacer eco con las inspiraciones de los antiguos que describen lo real que está en Sí mismo. R.Malak

Abandonar toda pretensión de logro.

Dejar de lado la dualidad psicológica entre lo que “el yo” cree ser y lo que “el yo” quiere llegar a convertirse.

31 de marzo 2015

Ocasionalmente, algunos autores mencionan que la realización de sí mismo se debe a un constante estudio y revisión intelectual profunda, otros mencionan que es automática. Lo que puedo decir con certeza es que no es una cuestión de causa y efecto, sin embargo se puede ir adquiriendo confianza, eso apunta a comprender qué es lo que hacemos con la inteligencia que emana sin detenerse de nuestro interior.

Es adecuado aprender a reconocer que esta inspiración está relacionada con una superación de los impulsos de nuestro ego no entendido y mal dirigido. Desde el comienzo se precisa abandonar toda pretensión de logro. Ello ocurre cuando se deja de lado la dualidad psicológica entre lo que “el yo” cree ser y lo que “el yo” quiere llegar a convertirse.

Es conveniente, en el comienzo de nuestro aprendizaje, entregarse, o mejor dicho, someterse a una guía divina que se presenta en forma de intuición, seguir un norte, una senda marcada por una brújula interior y escuchar sus dictados. Todo eso termina cuando ya sepamos la misión esencial para la cual nacimos, ella es, sin duda, ser lo que realmente somos, puro Ser en plenitud.

Diré que la constante acción realizada con el corazón dispuesto puede deshacer los apegos y los conflictos, y, como respuesta, aparece una armonía que equilibra lo que no se ha ajustado. Las personas quieren comprensión solo para poder tomar decisiones vitales y convenientes sobre sí mismas. Lo que ignoran es que una vez que se han puesto en armonía consigo mismo, no puede dejar de tener comprensión, y la emanación del río de agua viva no se detiene. Luego sabrán que nunca ha dejado de emanar, solo que se estaba ciego, sordo ante su expresión. R.Malak

Anuncios

Felicidad Completa, Elección e Ilusión, La Búsqueda del Bien… y mucho más.

Ilusión - R.Malak

La Felicidad Completa

15 marzo 2015

La mayoría de las veces da la impresión de que somos libres de escoger cómo queremos vivir, que tenemos la voluntad de hacer ciertas elecciones. Sin embargo, hay algo en lo que no tenemos gestión, sin duda, y esto es sobre la muerte del cuerpo, lo cual es inevitable, y que llega a todos lo queramos o no. Cuando digo que podemos escoger cómo vivir y que hay elecciones que sí podemos hacer, me refiero específicamente a cómo usar este intervalo de conciencia que tenemos el privilegio de vivir.

Muchos sólo tienen que luchar por su salud, moverse detrás de la eliminación del dolor y eliminar el sufrimiento. Es natural, dado que la buena salud permite estabilidad en la vida, aunque solo consista en fortalecer las paredes del edificio que habitamos. Otros persiguen la riqueza, y la avaricia y el amor por las posesiones materiales constituyen el único fin de su existencia.

Ahora, ¿cuál debería ser nuestro fin en la vida como meta escogida, o cuál sería nuestra elección principal? La respuesta que aparece es alcanzar la felicidad perfecta y completa, cosa que por eones los estudiosos han planteado como lo único digno de alcanzar.

La cuestión se convierte en una paradoja dado que la única felicidad perfecta que puede existir, que cubre todos los aspectos tanto del cuerpo y de la mente como de lo esencial, nunca ha dejado de estar en nosotros. La perfecta felicidad es un atributo del Ser, de lo que Somos, no es algo nuevo, es eterno y permanente, si no fuera así no sería felicidad completa, sería un producto que aparece y desaparece. Lo que somos es Sí mismo, que existe consciente y pleno, y saberlo es nuestra única razón de existir. R.Malak

Conciencia de Existir

16 marzo 2015

El conocimiento es el conocimiento, no tiene nada que ver con las personas y sus experiencias. Es importante comprender de qué estamos hechos y cómo están formadas las cosas. Cada uno de nosotros está consciente de que existe, este conocimiento es el punto de partida para todo lo que consideramos que existe. Un camino requiere esfuerzo, tienes que caminar. Y para caminar tienes que ser un hacedor, un caminante. Ya tenemos el comienzo, es el conocimiento en el hacer. Independientemente de la forma en que lleguemos a él, las cosas existen para nosotros, incluso es evidente que existimos para nosotros mismos.

La realidad es no-dual, es siempre existente. El mundo de naturaleza externa y dual apunta al universo que me rodea y que aparentemente se encuentra fuera de mí. Este está bajo el dominio del ego. Si el ego desaparece la dualidad se integra a lo no dual.

Las cosas tienen un lugar y un tiempo, giran alrededor de nosotros. Decimos que una cosa está allí solo porque no es nosotros mismos o no parece estar dentro de nosotros. Decimos que algo está en el pasado porque está fuera de nuestra percepción inmediata y no forma parte de la comprensión actual.

Es coherente decir que la conciencia es lo que le da sentido a todo, aunque no tiene forma y ninguna cosa la representa. Nada existe que podamos señalar o separar y decir “esto es la conciencia”. La conciencia no da cuenta de sí misma como si fuera una sustancia individual o como si tuviera una naturaleza específica limitada.

Solo estamos conscientes del yo y de lo que llamamos cuerpo, lo cual crea un sentido de separación y de identidad. El yo nace y su historia le da sentido a la identidad construyendo esta mirada dualista, constructora de la desarmonía, del apego al deber ser, del sufrimiento y del conflicto. Conveniente es conocer lo real de Sí mismo que es lo que le da sentido a la vida plena. R.Malak.

Elección

17 marzo 2015

Todos somos la realidad viviente, somos vacío, la nada infinita. El yo es la historia, la acumulación de información que ha sido escrita en el día a día. Todo esto es la no dualidad y la dualidad. Como identidad no podemos evitar elegir, al igual que todo en la naturaleza. Las elecciones son una necesidad de la propia centralización de la conciencia, y no quiero decir con esto que la identidad tenga libre albedrío (palabra que a muchos causará escozor). Ajustados a nuestro lado positivo nos hacemos más saludables y armónicos, y es seguro que la vida será más plácida y sin conflictos, o nos inclinamos al lado negativo y nos colocamos en contra de la corriente de la vida, experimentando conflictos y sufrimientos. Influidos por las emociones, por los instintos e impulsos almacenados genéticamente y por las fuerzas de la naturaleza, comprobamos que no podemos aislarnos, y cualquier esfuerzo por dejarlos de lado es provisorio, y en la medida que reaccionamos a ellos verificamos que estos impulsos responden a la naturaleza de Ser.

Las elecciones son parte de lo esencial, al igual que el respirar, beber y comer integran la respuesta a la naturaleza física. Escogemos lo que agrada a nuestra naturaleza y no podemos evitar proceder de ese modo. Como resumen, verificamos que la voluntad no es libre, y lo que escogemos ha sido porque hemos sido obligados por nuestra naturaleza. Saber de esto es fundamental, reconocer que hay elecciones que nos producen sufrimiento y dolor, y otras que nos provocan armonía y plenitud. R.Malak

Son nuestras preferencias las que causan los conflictos en la vida

18 marzo 2015

En el texto de ayer mencionaba la aparente libertad cuando hablaba de la necesidad de elección. En cuanto a eso, lo óptimo sería elegir lo que se encuentra en armonía con la naturaleza, o sea, en conformidad con los impulsos más elevados. Sería una elección que nos acerca más a las influencias esenciales de nuestra conciencia. Mientras más próximos a esos impulsos y a nuestra naturaleza esencial, estaremos más cerca de lo que se conoce como lo absoluto, lo esencial, lo pleno. Esto facilitará que lo que somos en esta vida se mueva con una auto disciplina que se describe como felicidad, la cual emana de lo simple. Es lo que se muestra cuando se está en plenitud, es lo que contiene la esencia de todas las cosas y es ilimitada.

Cuando hay conflictos al no darse cuenta de esto es porque la mente, lo racional, intenta dirigir el camino en la vida por intereses principalmente egoístas. Por otro lado, no podemos desconocer que la substancia física, el cuerpo, siendo aparentemente la parte más elemental, es la que presenta mayores conflictos cuando se ignoran sus necesidades.

Son nuestras preferencias las que causan los conflictos en la vida, cuando no se toman en cuenta las influencias más fuertes de la conciencia, o, por ejemplo, se ignoran las urgencias del cuerpo dejando en primer lugar las manifestaciones racionales de la mente. Todo ello permite que el ego crezca hasta niveles en los que se pierde el sentido de la vida, sumergiendo la conciencia centralizada en el sufrimiento y en la falta de orientación que provoca la angustia de vivir enajenado, o sea, ajeno a Sí mismo. R.Malak

La búsqueda del bien gratifica, y es relativa a cada persona.

19 marzo 2015

Puedo decir que no hay personas cuyas acciones sean desinteresadas totalmente, ni siquiera aquellas que hacen grandes obras de bien. Las personas caritativas, o las que sirven a los demás, lo hacen porque les proporciona satisfacción en su interior.

Existen muchos que se deleitan siguiendo sus impulsos hacia el servicio, incluso más allá de sus medios, abarcado con este a muchas personas y animales. Ocuparse de esas cosas y acciones les entrega satisfacción, incluyéndolas como parte de sí mismo.

Puedo decir que las personas buscan el bien. Se debe a que estas acciones gratifican su naturaleza plena, de lo contrario no lo buscarían. El enfoque en relación al bien puede ser distinto entre unas personas y otras. Cada uno se esfuerza con sinceridad para buscar lo que considera adecuado.

Algunos suponen que el bien está definido como una obligación Divina. Las preguntas que inevitablemente aparecen son: ¿Por qué debería buscar el bien? ¿Por qué debo ser bueno? ¿De qué fuente procede ese impulso? ¿Si lo Divino es creador de todas las cosas, de dónde procede el mal? Y muchas más.

Si el bien es positivo, y si lo Divino es creador de este y de todo lo demás, la maldad, al atentar contra la naturaleza esencial no puede tener ningún contenido positivo, por tanto el mal es una condición negativa, o sea, es la ausencia de bien, y por ello no puede ser real ya que se basa en la ausencia.

No somos todos iguales, el enfoque de cada persona tiene que ver con la parte de su naturaleza que predomina: unos son físicos, otros intelectuales, otros artistas, otros espirituales. Cada uno experimenta el bien conforme a su naturaleza, lo que puede ser diverso y variado, incluso con mezclas, entregando las respectivas “recompensas” según las clasificaciones del Ego. R.Malak

Sin comprensión la persona está sumergida en la ignorancia aunque esté saturada de información.

20 marzo 2015.

Hay expresiones que mencionan que la naturaleza es una ilusión, que todo es un juego de lo divino. Manifiestan que todas las formas son relativas, fluidas, y que lo siempre cambiante es armado como una obra teatral. El mundo como una ilusión que varía continuamente, y lo divino que pasa a ser una obra rítmica y dinámica.

 Por otro lado, sabemos que existen canales de percepción como la vista, el tacto, el olfato, el gusto y el oído, que están adecuados para recibir las señales que vienen del mundo. Además están las diversas facultades de la mente, que funcionan interpretando lo que esos canales recogen y asimilan. Este funcionamiento va más allá del simple discernimiento, le da significado a esas cosas que surgen en la mente, las clasifica y permite comprenderlas debidamente. Todo el conocimiento y la información recogidos son agregados importantes. No podemos dejar de lado el hecho de que sin comprensión la persona está sumergida en la ignorancia aunque esté saturada de información. Llamo comprensión a la aplicación de lo que conocemos para entenderlo. Dicho de otro modo, los conocimientos pueden ser inútiles si no se han digerido y asimilado. Se dice que entender algo es un poder. Generalmente se entienden las ideas ordenadas, rotuladas y clasificadas, que pueden ser usadas para armar un sentido. El entendimiento es, por tanto, conocer la naturaleza y el propósito de lo percibido, y la sabiduría es saber cuándo y cómo hacer uso de lo que entendemos.

 Siguiendo la expresión del inicio: la fuerza dinámica de este mundo, que muchos llaman “ilusión”, es causativa y pura acción. En el principio activo de esta “obra”, “la acción total del universo”, todo está dinámicamente conectado con todo. La causalidad pasa a ser la fuerza de la creación con la cual todas las formas obtienen su vida como manifestación de la conciencia. R.Malak.

La vida es vivir, todo su propósito consiste en la utilización de sus potencialidades.

21 marzo 2015

Se habrán dado cuenta que, generalmente, lo más sencillo es a veces lo más complicado de obtener. Cuando intentamos detener los intereses de la mente para dedicarnos a algún propósito que hemos fijado, la mente, como si fuera un instrumento ajeno a nosotros, se opone al control y a la dirección.

La vida es vivir, todo su propósito consiste en la utilización de sus potencialidades, no tiene otro más que mostrarse como un medio a través del cual se puede alcanzar algo que generalmente ha sido ya visualizado. Reprimir nuestras funciones naturales, detenerlas o negarlas, es frenar el propósito de la vida misma. Colocarse en contra de los impulsos esenciales es colocarse en contra de los propósitos e impulsos ya señalados como pautas en nuestro libreto de vida. Esto estaría en contradicción con lo esencial de la vida. Nuestra naturaleza – mente, cuerpo y emoción – debe producir algún bien, está allí para el servicio de Sí mismo, y el mayor error es no desplegar esos poderes con los que la naturaleza nos ha dotado. Así como comer y dormir son esenciales para la salud, también el pensar y elaborar planes y modos con el ejercicio de la mente es fundamental. Si no hacemos esto estamos negando nuestra naturaleza. Hacer uso de las facultades es primordial, así como hallar quién es el creador de los pensamientos. Esta es la verdadera realización. R.Malak

¿QUIÉN SOY?

“Como sabueso que busca el rastro, sigo la huella de las letras frescas, abriendo de parte a parte el corazón que anhela la verdad. Mil demonios, mil deseos. Miro el comienzo mágico que ha nacido del recuerdo, y la intrincada historia espera, entre el sueño y la vigilia, reflejando la sombra absoluta.

El enigma sube por mi garganta, el río se mezcla con la lluvia que cae, todo se da de modo complejo, y, detrás del fondo de los ojos puros, me veo sonriendo a la existencia. Las evidencias logran que descubra el sendero de la vida, y el nombre gruñe en mi pecho con fuerza, desenredando el secreto de la risa”. R.Malak

El enigma sube por mi garganta, el río se mezcla con la lluvia que cae, todo se da de modo complejo, y, detrás del fondo de los ojos puros, me veo sonriendo a la existencia.  (Imagen tomada de la web)

El enigma sube por mi garganta, el río se mezcla con la lluvia que cae, todo se da de modo complejo, y, detrás del fondo de los ojos puros, me veo sonriendo a la existencia. (Imagen tomada de la web)

Nada de lo que viene y va soy yo. Si digo: “estoy aburrido”, ¿quién sabe esto? Si estoy enojado, presionado, atemorizado, ¿quién lo sabe? Soy el conocimiento, no el estado conocido. Los pensamientos surgen y la atención los destaca, apegándose a ellos. De esta manera me identifico con ellos, y así se transforman en una definición de mí mismo, se convierten en yo.

Al indagar profundamente: “¿quién soy?, ¿dónde estoy?”-, puedo observar que no es posible hallar una entidad que responda a eso. Si investigamos nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestras emociones, encontraremos unas ideas con las que uno se identifica, como: “yo soy una persona, yo soy un ser humano, yo soy un hombre”. Estas ideas que se adhieren a mi sentido de ser, construyen el ego, mi sentido de ser yo, que se define por ellas. Pero estas ideas no pueden completar totalmente mi sentido de ser, y por eso me siento deficiente y carente. De ahí que aparezca el temor, la ansiedad y la duda. El deseo de completarse surge de ello, y satisfacerlo se convierte en el motivo de existir.

Estas construcciones sobre las ideas de uno mismo, son el aspecto de la función mental que arma identidad. Esta identidad creada por la mente está tan arraigada, confiamos tanto en ella, la damos tan por sentada, que se convierte en el mayor obstáculo para reconocer nuestra naturaleza verdadera. Construye sentimientos de separación y nos invita a buscar la felicidad afuera, en lo exterior. R.Malak

 

3 de marzo 2014 – Modo Natural

Ilusión

Pintandose a si mismo desde la imagen

Las personas, por lo general, se encuentran apegadas a sus maneras psicológicas, a su cuerpo físico, a la estructura ambiental, social o cultural. Esta tendencia los lleva a estar constantemente preparados para proteger y acorazar la identidad. Es obvio que ello ocurra de esta manera, se entiende por las condiciones que impone la sociedad, e incluso por la búsqueda constante de gratificaciones, las cuales nos impulsan a alejarnos del dolor, ya sea real o inventado,  y  con ello intentar dejar lejos la infelicidad.

Para muchos el mundo es lógico, racional y dual. El proceso racional ordena y muestra cómo se percibe la existencia, vuelta siempre hacia la búsqueda de la compensación del costo-beneficio. Para otros el mundo es solo emocional y de colores, sonidos y belleza artística. Y para los más, centran su vivir en las acciones y el movimiento hacia los logros y la competitividad; para ellos los proyectos por hacer son fuertes, poderosos y atractivos. Todo es una cuestión de enfoque, la mente puede estar enfocada en la carencia o enfocada en servir de canal. La mente de la mayoría de las personas está vuelta hacia afuera, hacia lo exterior; la mente del realizado está vuelta hacia la realidad, es como la luz del día: cuando el sol brilla, la luz de la vela apenas se ve. La persona cotidiana no es consciente de su interior, es consciente de sus sensaciones, sentimientos y pensamientos.

La realización del Sí mismo es como un agujero en el papel, está en el papel y sin embargo no es papel; es un estado en la conciencia y sin embargo está más allá de la conciencia; es la abertura en la mente a través de la cual se inunda de la luz de la comprensión que siempre ha estado disponible. Ver la vida con ojos nuevos solo puede ser posible si la mente regresa a la conciencia, la fuente de la cual procede. Para ello tiene que provocar, dicho de una manera entendible, una introspección intuitiva, en contraste con la forma racional, lógica e intelectual. Esta comprensión se presenta como un resplandor, y significa apreciar la vida desde lo esencial, la que antiguamente se percibía dentro de la confusión de la mente dualista.

Aparece la alegría, que es una expresión de la no obstrucción, aparece como la dicha que emana desde Si mismo, aunque aparezca estar centrada en torno a algo específico. Realmente es permanente  y discurre a través de todo, se expresa como la aspiración en forma de dicha. Este deleite aparece como gloria expresándose en una vida de paz que llena el corazón.

Con esto que digo podría dar la impresión de que se requiere una disciplina para ver lo real, para ver lo esencial de las cosas. La mayoría podría pensar que la manera lógica – de acuerdo a la opción fenoménica, o sea, por comparación – es una manera equivocada de ver. No es así, lo que estoy mencionando es que hay un modo más real, más auténtico, más integral, más natural, y ello ocurre, o comienza a presentarse, cuando se plantea la opción de dejar de lado el modo acostumbrado dualista. Si eres coherente solamente con tu emanación, sabrás del amor y la felicidad, será tu único nombre, adentro, afuera, abajo y arriba; en todo. R.Malak.

 

2 de Marzo 2014 – Permanente o temporal

Esencia

Permanente o temporal

Cada día he escrito sobre temas de interés espiritual, intentando a la vez aclarar conceptos que aplicamos cotidianamente con un significado que a veces se queda corto cuando los queremos usar para apuntar hacia aspectos más profundos. Por ejemplo en la literatura tradicional, tanto religiosa como filosófica o mística, el término conciencia es usado con frecuencia. En general la referencia apunta al conocimiento que se tiene de si mismo, del entorno y de las experiencias. También se menciona que una persona puede tener conciencia social, conciencia estrecha, conciencia amplia, conciencia moral, etc. Tales generalidades, no obstante, no explican la conciencia como el campo o continente infinito donde se da la experiencia de lo finito. Para mi particularmente Conciencia es Ser en movimiento que puede expresarse como un continente con multiplicidad de contenidos en ella. La Conciencia es permanente, sin embargo sus contenidos son temporales, surgen, se sostienen y desaparecen a la luz de la atención.

Seguiré con estas aclaraciones manteniendo el hilo que apunta hacia lo que es permanente y lo que no.  Muchas veces consideramos que solo somos una entidad independiente (mente-cuerpo-sentimientos) y por tanto nos damos el alimento que satisface el pensar-hacer-sentir, sin embargo en algún momento de pronto nos notamos a punto de desfallecer porque hemos descuidado el alimento espiritual, eso que nos conduce a la vivencia integral y profunda de ser, más allá de nuestra identidad . Es ahí cuando la vida nos exige, por medio de lo que llamo la ley del amor – y que muchos llaman karma (el hacer) – que pongamos remedio a esta situación, mas no existen técnicas, metodologías o prácticas que nos lleven a la integración total de lo esencial. La integración, si pudiera llamarse de ese modo, es siempre por comprensión directa e inmediata, no como resultado de un proceso; en cambio las técnicas, ejercicios, mantras,  etc., son propios de la identidad, o sea, son procesos del hacer que quedan dentro del funcionamiento mental. Lo mental, como proceso, no accede a lo esencial, que es permanente, porque se queda dando vueltas en lo impermanente.

Habiendo mencionado eso, otro término que es adecuado revisar es el de La Gracia, ya que se menciona que cuando no se puede llegar a lo esencial por medio del hacer, no queda más que esperar la Gracia.  Si hablamos de una expresión de la Gracia, es necesario aclarar que ella no es lo mismo que la felicidad que muchos confunden con algún estado especial de euforia. En el concepto que deriva de mi comprensión, la Gracia es el llamado de Si mismo, que está constantemente repicando, y para recibirla hay que estar dispuesto a ella. La Gracia se está manifestando permanentemente y solo es preciso detectarla con la disposición adecuada.

Así como la Gracia es una emanación permanente, de igual modo es la Felicidad en su sentido real. Conviene también investigar este término, ya que se supone que esta no se tiene y que por ello no puede ser permanente, puesto que no se detecta. Entonces aparece el imperioso deseo de la felicidad, lo cual crea sufrimiento, porque buscando felicidad en lo que es temporal no se halla la Felicidad permanente. Incluso podemos decir que la búsqueda de Felicidad tiene dentro de sí las semillas del sufrimiento. Se debe a que se expresa el sufrimiento como un producto del deseo de posesión o por poner nuestro énfasis vital en la obtención de placer, siendo la base de todo ello el sentido de carencia. Por eso bien podríamos plantear que si abandono el deseo de buscar placer como sucedáneo de felicidad, no germinará la semilla del sufrimiento, ya que por causa del apego al placer quedo expuesto al dolor que se siente cuando este no se consigue, y susceptible a los errores y a los frutos de esos errores que son expresiones de dolor. Aún así, sin la comprensión integradora de lo esencial de Ser, o Realización de Si mismo, el resultado de estas comprensiones parciales no puede ofrecer una liberación permanente del sufrimiento.

Hay muchas lecturas en las cuales los autores proponen la Realización de Si mismo, lo que confunde es no saber qué es lo que realmente proponen, entre otras cosas, porque los conceptos que se utilizan son muy variados de unas enseñanzas o doctrinas a otras y a la vez, dichos conceptos no coinciden en su uso con nuestra manera cotidiana de aprehenderlos.

Desde el punto de vista de lo Esencial nada es existente de forma independiente, todo es ilusorio en cuanto a objetos individuales. Dentro de tal ilusión se plantea que hay estados y niveles de comprensión, de ahí la imagen de la escalera en la que cada cual ocuparía un peldaño, todo ello ideas tremendamente confusas que no son explicadas claramente. La enseñanza tradicional, dentro de las doctrinas más serias, menciona que habría un estado, como proceso de asimilación o de comprensión, que va “desde el ego hasta el yo Soy” y otro más profundo “desde el Yo soy hasta lo Esencial indescriptible”.

Esto se puede tratar de aclarar de la siguiente manera. La Conciencia Yo Soy es la centralización de la Conciencia esencial como punto de manifestación. Se sabe que Soy y de inmediato me relaciono con la entidad “cuerpo-mente-sentimiento”, es decir, que la Conciencia esencial se reviste de identidad generando una personificación o ego. La mente, como una función de conciencia, es lo que produce esta ilusión de ser una entidad temporal separada de lo esencial. Al identificase con el cuerpo como manifestación de la mente se está completamente cautivado por la ilusión. En cambio, se sabe de Si mismo, o sea, Yo Soy, cuando no hay una identificación con la identidad sino que se comprende esta como expresión exclusivamente operativa o vehículo, y se sabe que no se está atrapado en la falsa identidad. Dicho de otro modo, cuando se detiene, o se observa sin juicio, la actividad mental, – y en este caso ya no puedo mencionar que es un estado – eso es puro Si mismo que sabe de la expresión de Sí Mismo más allá de todo concepto o definición.

La Realización de Si mismo es la comprensión que integra lo que Soy con la expresión manifestándose de mi mismo y el mundo. En tal integración se ve el mundo como es y no como se interpreta o  imagina,  el desapego asegura la acción justa, las aflicciones y satisfacciones vienen y se van y a veces pueden ser físicas,  emocionales o mentales, pero son siempre temporales;  se vive el mundo, intenso y pleno, no separado de Si mismo. Gracia, Felicidad, Comprensión, Liberación y Realización emanan naturalmente desde la esencia de Ser.  R.Malak