Archivo de la etiqueta: Mundo

Lo Real, un nuevo texto de R.Malak

Nueva entrada en Advaita/Chile. Texto por R.Malak referido a la disolución del error que lleva a la ignorancia de Si mismo. Título: Lo Real.

Imagen tomada de la web

Imagen tomada de la web

 

Blanco y Negro

“Alejado del tiempo en un cielo silencioso. La gente cotidiana cuida el valle, mientras la mirada de la noche hace que dormiten las flores, enrojeciendo las sonrisas. La soledad mágica y antigua me acompaña en este instante, y los pensamientos, como visitantes, marcan el cielo.

Los ramajes ideológicos, como glaciares, se apartan, porque les he quitado la atención y me he desapegado de la nube de temores. El presente activo es plenitud, que, como canto de la mañana, inunda el corazón”. R.Malak

Blanco y Negro

La mente, como expresión de la conciencia, permanece, aunque sus enfoques pueden manifestarse de distintos modos. Cuando la mente mira a lo fenoménico, entre lo externo, cuyas expresiones pueden ser egoicas y mundanas, toma la forma de los objetos con que se rodea. De igual modo, cuando se vuelve hacia el interior, se funde con la conciencia de donde procede.

Suponer que cruzamos una etapa oscura en la humanidad es un error. Lo armónico y lo destructivo de la sociedad han estado permanentemente a la vista. Por un lado está el cinismo con que se observan las cosas, y por otro lado están los que muestran un gran esfuerzo por comunicar y hacer presente lo constructivo de la humanidad.

Generalmente respondemos al sistema educativo que se nos ha implantado a través de un currículo oculto de acuerdo a la inclinación del gobierno de turno. La cuestión del costo-beneficio marca toda actividad, quedando sumergidos los intentos de gobernantes bien intencionados por cambiar el enfoque y recoger lo constructivo y conveniente para todos.

La avaricia constante de una parte de la sociedad impulsa el consumo, sumergiendo a toda mirada distinta que intente comunicar. Aun así hay miles de miles de jóvenes, y otros no tanto, que estudian e intentan valientemente construir una profesión que les permita, además de ganarse el sustento, cambiar a la sociedad imperante. Muchos consideran que su aspiración de cambio es utópica, pero es una energía que no está equivocada.

Por otro lado, los medios de comunicación se mueven en función del éxito de sus programaciones, y no consiguen mantener los programas llamados educativos o constructivos, sino que dan preferencia a los temas que son de consumo fácil, por las posiciones que destacan las formas de globalización.

La seguridad, la tranquilidad, está dentro de uno mismo, no fuera. Los intentos de buscar afuera solo siembran inseguridad, como una permanente contradicción. Como óptimo, aparece la contemplación de nuestra identidad, de las creencias, apegos, hábitos y costumbres, que identifican cómo fuimos construidos. Esta búsqueda individual delicada de quién soy, no aparece como un aprendizaje, sino como una vivencia personal e íntima.

Me parece conveniente buscar dentro de sí mismos para que los conflictos se identifiquen, y se tenga un claro vislumbre de la vida plena, que la sentirá quien se conozca a sí mismo, y, cumpliendo la promesa antigua, tendrá toda la sabiduría del universo. Aparece como una investigación que despliega lo que eres: aquello que no puedes escuchar o ver, tu esencia, la conciencia.

La búsqueda de la sabiduría muestra que somos la conciencia que ha sido testigo del nacimiento en este intervalo centralizado. Nos hacemos conscientes de esta oscuridad cegadora, o sea, de esta luz que no refleja nada, solo hay luz, inteligencia consciente, que se expresa a sí misma a través de las infinitas manifestaciones o imágenes. La luz de lo esencial es un fuego que todo lo consume. Esta luz da inicio a todas las expresiones, haciendo desaparecer las sombras, destruyendo las distorsiones, sin principio ni final. R.Malak

Ante el mundo demandante

Pantalla de conciencia

Desde la quietud, observa el mundo en la pantalla de conciencia

Lo real es nuestra Esencia, la realidad no aparece ni desaparece. La mirada se obnubila cuando se efectúa a través de nuestros pensamientos y a través del constructo formado por nuestro ego. El pensamiento inventa realidades parciales y fragmentarias que están ajenas a lo que se ve. 

Al mirar un árbol, una flor, una planta, esta mirada puede ser confusa o clara. Si es clara podemos detectar la conciencia esencial que descansa en ellos, que se asoma en quietud; la mirada a la naturaleza sin obstrucciones enseña la quietud. El árbol y las plantas en general transmiten su quietud; hay quietud y conexión a un nivel profundo, podemos sentirnos unidos a cualquier cosa que percibamos en y a través de esta quietud. Sentir la unidad en uno mismo con todas las cosas es verdadero amor. El silencio es co-ayudante, pero no es necesario para hallar la quietud. Aunque haya ruido, podemos sintonizarnos a la quietud subyacente; el espacio en el que surgen el ruido y el silencio es pura conciencia. 

La observación sin juicio persiste a través de los estados de vigilia, de sueño y de sueño profundo. Como testigos estamos completamente presentes en cualquier estado de la mente, incluyendo el estado de sueño profundo en el que no está presente la mente acumulativa. 

No es mi intención inducirlos a estado diferentes, ni alterados, no es nuestro modo. Tampoco pretendo apuntar a estados no normales, sino que, por el contrario, voy a indicar lo que ya está sucediendo, de manera natural, en el estado mental en el que se encuentran ahora mismo.

Hay que darse cuenta de que la conciencia es el trasfondo de las percepciones sensoriales, de la actividad mental; siendo consciente de la conciencia surge la quietud interna. Los ruidos molestos puede ser tan útiles como el silencio, solo hay que abandonar la resistencia al ruido y dejar que sea tal como es; esa aceptación muestra el espacio de paz íntimo que es quietud. Observemos y reconozcamos la función de la mente y encontraremos que los pensamientos y sentimientos, las palabras y acciones, se alinearán por sí solos en la dirección de la voluntad, comenzando desde donde uno es, aquí y ahora. No podemos salir de aquí y ahora, por tanto la invitación es a ser consciente de uno mismo aquí y ahora. 

Intenta estar abierto sin límites, no pongas resistencia ante lo que esté aconteciendo, a pesar de que sientas que hay un bombardeo viniendo de todas partes, requiriendo el concurso de la atención. El mundo pide, exige, más aún, el mundo requiere que te involucres en los movimientos cotidianos. Y ante esta situación es probable que te sientas impulsado a rechazar cualquier atracción hacia el mundo. El ego se fortalece tanto con la crítica como con el impulso a proteger la independencia, diciendo: sé natural, sé auto-valente, sé reactivo; y también aparece la alternativa de rechazar: no hagas eso, no intentes dejarte llevar. Incluso, la resistencia es más de lo mismo, solo un reflejo, un espejo del comportamiento, de lo que está sucediendo. Protegerse es más de lo mismo. Podemos preguntarnos: ¿realmente tenemos la capacidad de percibir esos estados de la mente que impiden ver los requerimientos esenciales de la conciencia?

En el pensamiento estamos inquietos, angustiados, hasta que al situarnos en el Si mismo que observa, imperceptiblemente, toda la realidad se transforma, aparece la serenidad, la comprensión, el equilibrio. Si alguien busca la paz, su expresión ya es expresión del amor en situaciones exteriores y al hacer que su observación sea desde Si mismo y no a través de la mente – que funciona a niveles subconscientes porque ha cristalizado los comportamientos – se empieza a expandir un sentimiento de unidad. No es que se esté sin pensamiento, solo que el pensamiento se mueve tan lentamente que la esencia del Ser lo trasciende en el instante, sin que se lo proponga. La observación sin juicio es la expresión de la conciencia sin el velo de la mente, y la funcionalidad de la mente es la que está diseñada para elaborar juicios. R.Malak

20 de Marzo 2014 – La construcción del sufrimiento.

No dualidad - Construccion del mundo ilusorio

Construcción del mundo ilusorio

¿Cómo pueden la confusión o la claridad ser comprendidas por una persona? ¿Cuándo estará la humanidad preparada para los cambios de sistemas éticos, sociales, económicos, políticos, un gobierno, una planificación mundial  o una abolición de todas las barreras físicas e ideológicas? Sin duda que esforzarse por la mejora del mundo es una ocupación muy meritoria, sobre todo hecha sin egoísmo, esto aclara la mente y purifica el corazón.

Este mundo aparece como un sueño de la Conciencia en movimiento. ¿Qué puede ser imposible? En un sueño, o en una fantasía diurna, uno puede convertirse en millonario; cuando la conciencia se pone a soñar es tan absurdo decir que algo es imposible en este mundo como decir que algo sucede realmente en él. En relación al saber de lo espiritual lo más complicado son las ideas de los intelectuales, hablan mucho pero sus ideas no son permanentes. Por ejemplo, muchos expresan que aparentemente dentro de cada persona estaría un segmento no separado de la Conciencia, sin embargo, bien podría presentarse al revés, que es la Conciencia la que contiene todas estas expresiones centralizadas de mente llamadas personas o entes vivos. Todo lo que percibimos es tal y como se percibe, a la luz de la compresión profunda no se ve ninguna contradicción en esta manifestación, ni nada que sea imposible para ella.

Un instructor comprensivo no se preocupa demasiado por el comportamiento de las personas frente a lo externo, él solo pide que confíen en sus palabras y que las recuerden, ya que lo que busca es mostrar lo que construye el sufrimiento y mostrar que la felicidad siempre está allí. No observa a los demás desde arriba sino más bien los ve como compañeros del sendero que comparte en apoyo a lo verdadero, si mismo. El instructor impulsa a que revisen sus palabras y las pongan a prueba, así podrán descubrir por si mismos cuán absolutamente verdaderas son.

Los alegatos sobre sobre lo posible o no, sólo tienen sentido cuando se refieren a la realidad, pero no cuando se refieren a este mundo ilusorio que no es más que otra diversidad de sueños que se han prolongado. Las personas nunca dejan de ser parte de Ser, de esta manera soy Si mismo o  Ser, la esencia Divina o Inteligencia Esencial, que impregna todo. No hay más que una, la viviente, la vital conciencia pura, que acompaña la fuerza de vida. Podemos responder a ella por medio de la mente o confundirnos por medio de la misma mente, no podemos controlarla o poseerla. Cada ente está ligado por esta fuerza de Conciencia a todo lo viviente y no viviente.

La única garantía de realidad de este mundo soñado es su percepción o experimentación; todo lo que se percibe, se percibe como real. Lo que existe en este mundo objetivo está de acuerdo con la imagen correspondiente que brota en la conciencia infinita. En el aprendizaje de la vida no debemos esperar a que el tiempo pase y la experiencia llegue a nosotros como una lógica consecuencia, hace falta tomar conciencia, discurrir y reflexionar sobre todo lo que ocurre a nuestro alrededor, propio o ajeno, para formar un criterio único y congruente. R.Malak

18 de Marzo 2014 – Mundo

Universo y no dualidad

Universo y no dualidad

La identidad no comprende lo que existía al comienzo de la llamada creación y por esta razón imagina un big bang, la gran explosión, que como modelo científico trata de explicar el origen del Universo. Hay otros que sostienen en que no había nada, ni siquiera un comienzo. Para mí la existencia y la inexistencia, la creación y el caos, ocurren en un abrir y cerrar de ojos en la  conciencia esencial, no requiere un principio, ni ciclos de continuidad. La creación aparece y desaparece constantemente, no hay un principio, está constantemente ocurriendo del mismo modo que se imaginan cosas cuando estás despierto y se disuelves esas imágenes cuando duermes. Todo lo que llamamos universo no es más que imágenes que brotan en la conciencia infinita, nada más. 

La conciencia esencial aparece como esta infinita diversidad objetiva a causa de las infinitas imágenes que brotan en ella. Pero lo único que se manifiesta en esas imágenes es lo que Es, uno y sin segundo. La conciencia es todo lo que hay en todo momento, sin límites ni obstrucciones y produce cualquier representación en el momento que desee o en algún lugar. Las clasificaciones teóricas sólo existen para conservar la representación teórica. 

“El universo se transfigura con el cuerpo, con una expresión siempre nueva. Dormir a fin de despertar, morir a  fin de vivir, destruir para construir, aniquilar antes de crear. La negación nos libra del apego de las cosas, lo indescriptible es el armonizador de la vida en libertad. Es la garantía del equilibrio último y perfecto, por tanto en ello, me disuelvo y me reafirmo. La vida diaria es solo de acción, o un sueño ilusorio. Lo que se hace para provecho propio se acumula y llega a ser explosivo; un día estalla y reduce a escombros todo lo que se ha construido. Ser lo que nosotros somos no lleva tiempo ni trabajo. Tomar consciencia completa de quién somos lleva la totalidad del intervalo consciente. Tomar consciencia absoluta de quién somos se llama la senda.” 

La mente es un poder extraordinario que se encuentra en la conciencia, logra que se construyan todos los pensamientos que son la naturaleza misma de la mente, con los pensamientos construimos el mundo. En cambio, cuando estamos en el sueño profundo no tenemos pensamientos por tanto no hay mundo, solo en los estados de vigilia y sueño con sueños hay pensamientos y toma existencia el mundo. 

La mente proyecta el mundo de sí misma y de nuevo lo reabsorbe adentro de sí misma. La mente existe siempre sólo en dependencia de algo finito, permanece sola, está unida a los pensamientos, por tanto, como se construyan o como se destruyan los pensamientos dependerá de cómo sea la mente y ello condicionará el vivir. La mente, y por lo tanto el mundo objetivo, brota en la conciencia como un sueño. El mundo es tal y como la conciencia lo concibió en un principio. R.Malak