Archivo de la categoría: Con la mente no se accede a la Verdad

Comprensión – Directo a la fuente

pajarillo-buscando-miel-de-las-flores

Este diálogo se dio como comentarios en este enlace.

P: Fui discípulo de Consuelo Martín, profesora de filosofías orientales en la Universidad Complutense de Madrid, hace unos 30 años y en aquella época aunque no comprendía la filosofía Advaita acudía semanalmente con Consuelo para poder captar un poco de la paz y beatitud que transmitía su presencia.
A veces, cuando meditábamos en su presencia, la respiración se detenía y quedábamos sumergidos en mundo de luz más allá de cualquier sensación física. Salir de éste estado, al cabo de una hora o más, nos llevaba su tiempo.
Últimamente comprendo mucho mejor el vedanta advaita, gracias a la lectura de Un Curso de Milagros, Sankara y el tratado Vaishita. Pero los estados de meditación profunda no han regresado.
Creo que ésta es la gran cuestión. No es lo mismo aceptar racionalmente la ontología advaita que tener la experiencia real de la observación del Ser sobre Si Mismo.
La filosofía sin la experiencia real siempre es fustrante.

ML: Es cierto lo que dices, la frustración sobreviene cuando mediante el proceso mental racional se pretende librarse de la mente y buscar la experiencia de la no separación, la no dualidad o no mente, todo ello lo mismo. Y es que la no dualidad no se muestra como experiencia, toda experiencia pasajera es también un reflejo en la mente, incluso los estados luminosos o profundos. La comprensión de lo no dual implica dejar de dar credibilidad a todo lo que es pasajero, implica residir y presenciar cualquier tipo de experiencia sin la pretensión de transformarla o incluso interpretarla, o juzgarla. Lo importante es la comprensión silenciosa y no precisamente racionalizable, sino más bien esa que da certeza y no nuevas creencias. Siempre que se esté buscando experiencias, tales como estados especiales, con la finalidad de completarnos, es que aún no se ha comprendido profundamente la realidad de Ser.
Si en la ontología se menciona que tu naturaleza esencial es luz, lo que equivale a presenciación pura, cabe preguntarse quién queda sumergido en la luz en un estado como el que mencionas. Por otro lado, si también se menciona que lo que la presenciación presencia o conoce es la pantalla consciente que emana de sí misma y donde se despliegan los contenidos de conciencia, cabría preguntarse cómo es que la presenciación puede llegar a observar luz, ¿acaso es esta un contenido de conciencia?, ¿algún objeto de observación?. Lo otro que podemos agregar es lo siguiente: los contenidos conscientes son reflejos de sí mismo, entonces, ¿donde se reflejan estos? Y finalmente, ¿qué es esta luz que sí mismo presencia como reflejo en la pantalla consciente?
Tal vez recuerdes alguna enseñanza que pone como símil que la mente sin contenidos es como un espejo donde se refleja tu verdadero rostro, obviamente es una metáfora, ya que sí mismo no tiene rostro pues no es un objeto.

En definitiva, ¿que comprensión te deja el haber contemplado la luz en el silencio de la mente?

La ontología puede, y debería, funcionar como un mapa, de manera que cuando efectivamente se recorre el territorio se comprende por dónde se está transitando. Entendamos este tránsito como los procesos conscientes donde se posa la atención, la luz consciente. Por tanto, en cuanto a la validez del entendimiento de lo no dual, eso que es necesario, más que experiencia real, lo llamaría comprensión de lo real.

P: Hola. Gracias por la respuesta. Es lo más profundo que he leído desde hace mucho tiempo. Creo que me llevará algún tiempo comprender lo que dices, porque nunca he sido especialmente brillante en la comprensión.
Entiendo que el significado que le das a la palabra ontología es el de Kant, como estudio de las ideas sostenidas por la conciencia.
La propuesta del vedanta advaita es muy sencilla de entender racionalmente debido a su radicalidad. Lo difícil es asumirla vitalmente porque el raciocinio común no consigue enlazarla con la percepción cotidiana.
Contaba Karl Popper que él aceptaba la brillantez racional del idealismo de Hume, pero que no podía mantenerse más de una hora en él sin caer en el raciocinio común aunque fuera consciente de la falta de racionalidad de dicho raciocinio. Creo que mi relación con el advaita es algo semejante.
Por otra parte, asumir que todo lo que hay (el objeto) no es otra cosa que pensamiento y que su existencia proviene del observador es fácilmente comprensible. Incluso me puedo responsabilizar del flujo de objetos de mi percepción. Otra cosa bien distinta es desidentificarme de la percepción física.
Este tema de diferenciar las ideas puras de las provenientes de la percepción física es clásico entre los filósofos idealistas occidentales. Los cuales no suelen ser un buen ejemplo de coherencia conceptual; pero es lo que tenemos.
Por ejemplo; llevo bastante tiempo enfermo (soy varón) y puedo asumir que mi enfermedad es una creación mental. Pero lo cierto es que a quien le duele es al cuerpo, no inicialmente a mí, y éste me devuelve el dolor el cual se convierte en una idea con su carga emocional correspondiente; con lo cual percibo el dolor como ajeno y previo a mi contenido mental (mis ideas sobre tal dolor).
Puedo pensar y repetir como un mantra que no soy un cuerpo, o que no duele, pero no por eso voy a dejar de percibirlo y menos aún voy a poder olvidar su existencia cuando duele; aunque tal existencia provenga o no de la conciencia.
Otro ejemplo es el del sueño; intelectualmente puedo asumir que cuando duermo el mundo no existe porque no lo estoy percibiendo por no estar pensándolo (este ejemplo es clásico entre los vedantines), pero lo cierto es que si me golpean me despierto; o si hace frío me tapo con la manta o si hace calor me destapo. Lo cual viene a mostrar que la percepción física es ajena y previa a la mente que la percibe.
Me vas a tener que perdonar las confusiones en las que me haya expresado. Pero últimamente he pensado y repensado mucho sobre éste tema de la percepción física y su relación con el contenido mental por una experiencia que tuve hará unos 25 años en Buenos Aires.
Un cordial saludo y gracias nuevamente.

ML: Ontología la entendemos más bien como lo que su etimología dice, el estudio del ser.
Onto es ser y logia es estudio.
El problema básico consiste en averiguar desde donde te estas sosteniendo para comprender.

Cuando se habla de que todo lo que hay es pensamiento, se refiere a que todo lo que existe tiene su existencia como contenido de conciencia, pero no de tu conciencia, sino de La Conciencia. Esto lo digo porque tu te concibes como un sujeto independiente que tiene conciencia de objetos, sensaciones, percepciones, pensamientos, emociones y sentimientos, pero que es diferente de otros sujetos que también tienen su propia conciencia. Si te comprendieras como Si mismo Presenciador, o mejor aún, como pura presenciacion, entonces si tendría sentido asumir que toda existencia existe en ti, tu como Eso que eres realmente.
Entonces se explicaría el movimiento de los estados mentales ante esa presenciacion, y se comprendería que dichos estados son movimientos de la misma conciencia, que como funcionamiento mental, plantea diferenciaciones.

Te daré algunas pautas de las bases ontológicas que usamos junto a R.Malak.

Lo real es Ser. Ser se mueve y este movimiento es Conciencia que fluye como un río de armonía, Plenitud. Esto en el Vedanta lo llaman Sat Chit Ananda.
La conciencia se despliega y surge el funcionamiento consciente llamado mente. La mente, esta función, genera la dualidad y la medida en la infinitud no dual de la conciencia. Por tanto, lo que es infinito aparenta tener medidas ( espacio ) , y lo eterno parece tener medidas ( tiempo ).
La conciencia, que es plena totalidad sin fronteras, debido a la diferenciación de sujeto- objeto que hace la mente, se centraliza como efecto de la ilusión ( Maya ), que hace aparecer multitud donde no hay dos. Esta centralización es el yo-cuerpo-mente-emoción que te hace parecer ser esta persona, con sus limitaciones y vulnerabilidades.
Los estados mentales acontecen en la Conciencia, no le suceden a tu persona, ni a tu cuerpo… Son una rotación permanente de modos conscientes que acontecen a Sí mismo.
Sí mismo se asoma a la existencia a través de tres ventanas: el cuerpo, la mente y la emoción. Estas ventanas se superponen, se combinan y rotan dependiendo de como la persona percibe el mundo preferentemente. Por ejemplo los atletas ven más a través del cuerpo, los artistas a través de las emociones, los intelectuales a través de la mente.

Esto que menciono son pautas de nuestro uso de la ontologia, que deben ser tomadas como señales, como letreros en un camino, como un mapa o como un menú. Recorrer el territorio o degustar los platos del menú deben ser realizados por ti mismo. Hay modos adecuados para llevar a cabo esta realización.
La mente ejerce una fuerza de encantamiento en la que la atención se centra como sujeto y queda prendada de los objetos de la conciencia, y en base a ello fortalece el sentido de separación y propicia la aparición del ego. Este encantamiento equivale a estar perdido en un bosque, un bosque de errores de percepción y errores de entendimiento. Lo primero que hay que descubrir es en que parte del bosque estas, y una vez lo sabes, ya estas fuera. Así opera la comprensión, es como un líquido diluyente de errores. A veces hace falta ayuda de alguien que conoce el bosque.

El proceso de reconocer lo real implica, como si fuera un ave con dos alas y una cola, dos aspectos paralelos: El ala de la comprensión intelectual y el ala de llevar a la práctica lo comprendido y la cola es el timón de la atención.

Nuestro modelo de comprensión no es el de la hormiga, que va paso a paso sumando conocimientos, experiencias y méritos, sino que es como el vuelo del pájaro, que va directo a la fuente.

Anuncios
Eres lo real

Libar

Eres lo real

Libar de lo esencial

No supongas que uno, que es pura plenitud, tiene como objetivo el iluminar a los que no son conscientes, o elevar a las personas mundanas a lo real. Para uno como “ese”, no existe yo y el otro, por tanto no hay nadie a quien elevar; no hay cielo ni infierno, y el destino es una falacia, un juego teórico impulsado por las doctrinas establecidas. Todos caminamos por los intervalos de las ideas, moldeamos las formas del momento, y yo, como tú, no sigo falsos ídolos que vierten sus vocablos cocinados a fuego lento.

No es que los ojos de la mayoría estén cerrados a la comprensión, lo efectivo es que ellos cuentan las palabras y las sílabas para estrujar un entendimiento racional. Mi recomendación es: “abre tu corazón, las palabras girarán constantemente, absorbiéndose de mil maneras”.
Si lo real es lo que somos en nuestro interior ¿por qué no es evidente para todos? ¿Por qué no hay más gente que sea consciente de eso? La respuesta compartida es que la conciencia se ha centralizado, quedando vuelta hacia lo fenoménico y las actividades demandantes. Cuando la conciencia, que vuelta hacia fuera es llamada mente, se vuelve hacia si mismo, se auto-conoce, abandona las obstrucciones y se despliega dentro de Si mismo. El fuego de la mente, por ósmosis, se llena del espíritu de la libertad. Eso no es merecimiento, pues ello equivaldría a categorías mentales, y como el tiempo y el espacio, cambian según la costumbre. Uno, como las flores que se abren en el fondo del bosque, no busca a las abejas; ellas, trabajadores de lo real, las encuentran y liban del néctar y de su belleza. R.Malak

Tat Twam Asi

 

TAT TWAM ASI

No escojas qué quieres escuchar; cada instante es el presente activo. Cada momento es lo único que existe. Que los ojos se deleiten en ver esa verdad que se renueva a cada instante y, así mismo,  desplegándose como la vida eterna.

Observa cómo la mente piensa lo que quiere pensar; y date cuenta de cómo entra el aire en tus pulmones mientras el cuerpo respira a su propio ritmo. En cada momento lo infinito se muestra, aunque no lo reconozcas ante tu mente.  Que todo momento dé lugar para seguir desplegando cada segundo de la vida, mostrando que soy Eso; en cada momento se realiza el Ser y hay un actuar en consecuencia. No esperes ningún resultado especial, puesto que en este vivir, desprovisto de palabras e ideas,  no está ni el pasado ni el futuro, es sin propósito ni intención. La bienaventuranza que está más allá de la confusión y de la claridad teórica, más allá del pensamiento, se muestra como una constante auto indagación sin la presión identificatoria que atrapa y condiciona. Por tanto, haz un alto en la vorágine de pensamientos, observa sin juicio y escucha sin limitaciones. R.Malak

Eres ese Solo

En el paseo... Se expone el titiritero

A modo muy general digamos que hay dos maneras, una es pensando y otra es sin pensar. Y la lata, el rollo ahora es que para explicar esto me tengo que poner a pensar. Ordenar ideas para poder transmitir desde la mente hasta la mente, a través de la mente. Si estás mirando desde una comprensión total, sabrás a qué me refiero, y en realidad no tendría mucho sentido seguir mis razonamientos con alguna finalidad. Pero si estás leyendo esto con dudas, inquisitivamente, entonces trata de seguirme el rastro.

La mente es pensamientos: conceptos, nombres, símbolos, imágenes… las relaciones entre ellos  y los procesos por medio de los cuales estas relaciones se ordenan. Tú observas estas ideas, imágenes y procesos. Tú eres el observador de ellos. Entre tú y ellos ocurre algo muy interesante: el apego y la aceptación o rechazo de los pensamientos. Esto es, el vínculo establecido entre el observador y lo observado por medio de la atención. Si por un momento este vínculo se interrumpe, ya no eres el observador y te das cuenta de que nunca lo has sido… la observación (conciencia) siempre está ocurriendo por si misma. Cuando este darse cuenta ocurre se demuestra por si solo que lo que está más allá de la mente siempre ha estado más allá de la mente, es decir, la mente está sostenida en la conciencia. El individuo que estaba luchando por ir más allá de la mente se descubre como un pensamiento más, es simplemente una idea sobre si mismo.

El modo de mirar sin pensamientos no admite un pensador, porque el pensador es una idea más, es un pensamiento que sigue ahí. Mirar sin pensamientos se revela como una gracia. Esto ocurre más frecuentemente de lo que se sabe, de lo que registramos.

Así, que mirar sin ignorancia, sin el estorbo de la identificación, sin miedo o duda, es algo que sucede por si mismo, como una gracia. Darse cuenta de ello también sucede como una gracia. No hay ningún esfuerzo mental que se pueda hacer para ello, mas que mantenerse entonado, es decir, tomando nota de la mente y sus movimientos. Es por esto que se prescriben métodos tales como la meditación, presenciación, observación sin juicio, mindfulness y qué se yo cuántas técnicas. Es para ir notando la mente, permitiendo que lo que es real se muestre por si mismo. Hay algunas señales acerca de esto, cuando decimos que real es aquello que no cambia. Esto indica que real es la conciencia donde la mente se sostiene, las percepciones se sostienen y todos los procesos conscientes acontecen. Al ir notando esto, cuando graciosamente se muestran los instantes – que pueden parecer infinitesimales – en que el pensar no está presente, estos momentos, por muy cortos que parezcan, se van reconociendo como el trasfondo real y permanente sobre el cual la conciencia de las cosas, de las ideas, de todo, se despliega.

Sabiendo esto, habiéndolo notado, cabe entonces la indagación: ¿quién soy yo? Si cuando no hay pensar no hay ningún yo, entonces, ¿cómo es que lo se? Esta es la investigación… Y sabrás que tú eres eso que no es un yo. Eres lo que es… anterior a la mente, el tiempo, el espacio. Eres ese Solo… que sostiene toda existencia, desde siempre y para siempre.

Maria Luisa

Chat del 09-02-10 (II)

Participante:
Hace unos días conversaba sobre la metafísica y la neuro-lingüística… ellos van deshilando una a una esas ideas subyacentes.
Ustedes dicen: vamos a la raíz de esas ideas. Entiendo la raíz como eso que se da cuenta, ¿es así?
Maria Luisa:
La raíz de las ideas… de todas las ideas… es el primer pensamiento: “yo soy”.
Lo que se da cuenta…. es “lo que soy”… antes de pensar, durante pensar y después de pensar. No es la raíz… sino el sustrato de lo manifiesto.
Participante:
Bien, está claro que a lo que ustedes apuntan es a eso que soy antes de cualquier pensamiento.
Maria Luisa:
Antes y durante.
Participante:
Durante… es ahora.
Maria Luisa:
Si, eso… en el presente.
Participante:
¿Antes es eso en donde los pensamientos cesan?
o ¿es eso en donde yo me doy cuenta de…?
Maria Luisa:
En verdad, no hay antes… solo hay ahora.
Participante:
Perdona mi necedad.
Maria Luisa:
Ese ahora a veces sostiene pensamientos y a veces no.
(Pasa el rato)
Maria Luisa:
 ¿Te perdiste en el ahora?
Participante:
Nooo
R.Malak:
😀
Participante:
Aquí estoy. Se pierden los pensamientos, las ideas de ser.
R.Malak:
Existe la idea… de que la verdad aparece… clara y precisa, como la hierba fresca. Pero para comprenderla… se requiere, como a todo jardín… sacarle la maleza, las piedras y los obstáculos que sofocan el crecimiento de ella.
La verdad  no se presenta en la mente. Menos aún si la mente es estrecha… teórica o apegada a creencias complicadas.
La realidad nunca deja de ser real… pero no se deja atrapar por nombres
ni descripciones. Está más allá de las limitaciones…
Cuando digo más allá no me refiero a un espacio… sino que me refiero a dejar de lado las obstrucciones, y es muy fácil… presenciarla… solo hay que dejar de lado las complicaciones que obstruyen la manifestación.
Participante:
Eso. Cómo reaccionar a lo que tan elocuentemente dijo Malak.
No hay resistencia porque es verdad lo que dice.
Maria Luisa:
Se da por sentado, al menos muchos estudiosos lo proponen… que para que se manifieste la conciencia esencial, deben desaparecer todos los contenidos conscientes.
R.Malak:
Es un modo de buscar la verdad.
Maria Luisa:
¿Cómo así?
R.Malak:
La indagación.
Maria Luisa:
Pero ¿cómo? ¿Es cierto que todo debe desaparecer para que la verdad se muestre?
Participante:
O ¿a qué se refieren cuando dicen eso?
Maria Luisa:
Cierto, ¿a qué se refieren?
R.Malak:
¿A quién le preguntan?
Maria Luisa:
A ti.
R.Malak:
No hay un ti… solo está el yo…
jajajaja es broma.
Maria Luisa:
jajajaja
Participante:
Malak…
R.Malak:
Ahora más serio ¿ok?
Maria Luisa:
A ver.
R.Malak:
El instrumento para investigar la verdad es la mente,
y por medio de la mente… no se accede a la verdad…
¿Cómo resolver esa paradoja???
Tarea para resolver.
Maria Luisa:
Algo dije antes, pero ya se me olvidó.
R.Malak:
Está pasando el tiempo….. tic tac.. tic tac…
Participante:
¿Para quién?
 Maria Luisa:
Cuando la mente ya no puede… se rinde
R.Malak:
Para ustedes dos…
Maria Luisa:
No hay dos.
Participante:
No hay dos
no hay tiempo
no hay distancia
R.Malak:
 mmm
Participante:
Malak lo dice
R.Malak:
Repito de nuevo…
El instrumento para investigar la verdad es la mente,
y por medio de la mente… no se accede a la verdad…
¿Cómo resolver esa paradoja???
Tarea para resolver.
 Participante:
Por medio de la mente reconozco que mis pensamientos son míos pero no soy eso, ellos luchan por el control, poder, Etc.
Al final, ¿qué sucede? Esto es lo que hay.
R.Malak:
Tienen un minuto más….
Participante:
Malak, dame la respuesta.
Maria Luisa:
Hay quienes proponen desarticular el pensamiento lineal por medio del pensamiento inquisitivo, produciendo un quiebre total en la racionalidad y dejando a su vez una claridad consciente que parecía desconocida.
Y se supone que los maestros de Zen son expertos en eso.
R.Malak:
Ya… terminó el tiempo.
Participante:
Habla Malak…
R.Malak:
Ahora les diré…
¿Cuál afirmación dije yo???
y ¿cuál fue la conclusión?
Maria Luisa:
Afirmación: el instrumento para investigar la verdad es la mente
   Conclusión: y por medio de la mente… no se accede a la verdad…
R.Malak:
La mente no es el instrumento para investigar la verdad…
la verdad es auto-evidente desde el si mismo.
Por tanto, la conclusión, a pesar de ser verdadera…
la afirmación es falsa…
 Maria Luisa:
Cierto
R.Malak:
jajjajajaja
Maria Luisa:
Faltó filo, quizás sea la hora.
R.Malak:
¿Estás P?
Participante:
siii
R.Malak:
¿Quedaste muda?
Participante:
Leooo, ¿qué puedo decir?
Me quedé impactada.
R.Malak:
Di que no aceptarás… afirmaciones, aunque parezcan ser auténticas.
Participante:
Me dejé llevar, parecería que es la mente.
R.Malak:
Era muy sutil el proceso…
Participante:
y no es así
R.Malak:
El proceso de investigación.
Maria Luisa:
El punto es que la mente puede investigar el error, pero no la verdad.
R.Malak:
Así se construyen teorías… inestables.
Por ejemplo, la publicidad se basa en eso…
revisen los jugos envasados que tienen en el refrigerador o heladera…
seguro que dicen… jugos naturales…. 100% puro de fruta…
y si después leen los contenidos… verán que no es verdad…
Maria Luisa:
Muy cierto…  
R.Malak:
La publicidad destaca la debilidad del producto…
Así, las personas ni siquiera se dan cuenta de ello.
Si algo es feo… dicen… producto único… y especial…
Etc, etc.
Pero no me quiero desviar del tema.
Participante:
Todos vendemos y mostramos lo mejor cuando pretendemos algo.
R.Malak:
Asómense con ojos nuevos a cada investigación de la verdad.
Así podrán ser capaces de compartir esta comprensión con quienes no tienen acceso a lo esencial… porque están en confusión.
Maria Luisa:
Si… sin la contaminación, ya de eso hay demasiado, contaminación conceptual. La mente fabrica sucedáneos de comprensión que se ofrecen como verdad.  
R.Malak:
Bueno, me iré a dormir, que descansen uds.
Participante:
 Gracias Malak 
Maria Luisa:
Igual… yo también, buenas noches.