Archivo de la etiqueta: plenitud

La tranquilidad de reposar en tu ser

20150717_1730313.jpg

La tranquilidad de reposar en tu ser… -no importa cómo ese ser se llame, o si crees que es transcendente, absoluto, relativo, individual, impersonal, infinito o mortal… no importa para nada cómo lo consideres. Eres tú, eres Sí mismo, tú mismo, eres eso, Eso.- esa tranquilidad la descubres en lo vibrante, fuerte, apasionado, brillante y absolutamente pleno que es ser, Ser… sin más. Eres Eso y sientes, eres Eso y eres consciente, eres Eso y tienes pensamientos, eres Eso y notas los impulsos de la vida, las necesidades, las pasiones, las angustias, las alegrías… eres Eso que siente, piensa, percibe… y parece… PARECE… que se mueve, hace, decide…

No importa lo que parezca mientras tengas la confianza firme de ser, de Ser… (es hasta ridículo suponer que no seas)… pero la confianza se basa en que este ser es ya pleno… es pleno de vida, pleno de amor, pleno de sensaciones, pleno de percepciones, visiones, texturas, sabores, sueños… el punto para descansar en esa confianza es notar esa constancia, esa permanencia que eres… nota que siempre, siempre, eres… y eso es todo.

La confianza permite apoyarse, afianzarse, reposar… esta confianza se va dando en la medida que te entregas… te entregas a lo obvio. Hay cosas que pensamos y creemos que son obvias, pero no son sino ideas resultantes de procesar otras ideas. Creer es una cosa, saber a ciencia cierta es otra cosa. Digo que hay cosas que creemos que son obvias, y quiero hacer incapié en el hecho de creer. Creer no significa que lo creído sea cierto, verdadero o real. Saber es otra cosa, saber es tener certeza. Por ejemplo, yo no creo que el fuego quema… sino que sé a ciencia cierta que el fuego quema.

Así, saber que eres Eso que sostiene todas las ideas, todas las percepciones, todas las sensaciones, sentimientos, emociones, otorga la confianza necesaria para reposar en lo que eres, apoyarte en esa base que es consciente de todo, esa base que presencia, observa, nota, todo. Haciendo así, confiadamente, entregado, es como sumergirse en un acolchado almohadón de plenitud… confía y saboréalo… entrégate a lo obvio. Ser es anterior a toda percepción, a toda idea, ser es anterior a todo, y sigue ahí durante la aparición de todo.  Esto es sumamente obvio, y aunque al principio no parezca trascendente, de pronto te das cuenta de lo real, presente y permanente que es… entregándose a ello se va evidenciando el fondo de plenitud que siempre ha estado aquí.  Es plenitud de lo esencial, de lo Divino… llamarlo Dios es muy válido.

Maria Luisa

Anuncios

Balanceo entre bienestar y malestar

Columpio

Pregunta: Tengo una mente demasiado activa, el yo separado vuelve cada vez que me siento mal, entonces en ese momento trato de hacerme preguntas como “¿quien es el que es conciente de está sensación?”, pero no me siento en paz luego de la pregunta, más bien mi mente trata de hacer más preguntas y entender la conciencia. Despues de haber notado mi verdadera naturaleza…( lo cual es algo inexplicable) pasa que cuando me siento mal, mi mente trata de recordar la sensación o qué cosa debo hacer para volver a experimentar mi conciencia …

“Tengo una mente demasiado activa, el yo separado vuelve cada vez que me siento mal.”

R: Te explico cómo lo veo. Te sientes mal, hay alguien sintiéndose mal, ese alguien está allí antes de sentir malestar, no después… el yo separado, como tú lo llamas, no viene al sentirte mal, sino al revés. Lo que ha pasado es que algunos pensamientos han aparecido y les has prestado atención, entonces has armado una historia con ellos donde te identificas con el personaje principal de la historia… esa historia lleva semillas psicológicas con la tendencia a clasificar  que cuando se experimenta determinada cosa lo inmediato es el rechazo, y esto es el malestar… rechazar.

Es bueno entender cómo procede el funcionamiento psicológico, que es una rueda de tendencias. Aunque lo olvides, eres el presenciador, o mejor dicho, presenciación de estos procesos. Al suceder el involucramiento viene paralelamente el miedo. El miedo a experimentar ciertas cosas, el miedo al rechazo, a no obtener placer, a perder. El ego es una función destinada a proteger el instrumento cuerpo-mente-emociones, y se basa en la premisa de que este instrumento es el ser, que la vida depende de este y que si algo le pasa la vida corre peligro.

Conclusión, el yo separado (ego) no viene al sentirte mal, sino que como el ego está activo el malestar aparece unas veces y el bienestar aparece otras veces. Cuando sucede cualquier situación que el programa ego acepta, el cuerpo emite las hormonas relacionadas con la aceptación y esto lo llamamos placer, que se suele confundir con la paz o la felicidad. Y cuando sucede cualquier situación que el programa rechaza, sucede lo contrario.

Estos mecanismos hay que observarlos, sin juzgarlos. Si los juzgas, entra en juego el análisis, la razón, las explicaciones y la necesidad de encontrar explicaciones cuando no haya respuestas. Por eso la mente, que es una función programada para plantear preguntas y respuestas, se pone muy activa cuando se le presta atención a una duda acompañada del miedo. Y cuando las respuestas no satisfacen, se da la angustia, la desazón y situaciones que llamamos depresión. El ego queda deprimido, caído, sin fuerzas, desesperado. Todo esto sucede muy muy rápido en procesos que no quedan a la vista objetiva, sino que son subjetivos… por eso la mente no capta exactamente qué es lo que está pasando y que ha dado como resultado el malestar.

La salida a todo esto está siempre disponible.

Tanto el malestar como la placidez son extremos que se alternan. Es como un columpio que se balancea hacia un lado y el otro. El columpio está suspendido de una barra arriba de él, lo sostiene, y sin esa barra no habría balanceo ni columpio, ni movimiento. Podrías asimilar este ejemplo como que Sí mismo está permanentemente sosteniendo los movimientos mentales, emocionales y la percepción. Todo este movimiento se da en Sí mismo (Ser Conciencia Plenitud)… y aunque se experimenta, Sí mismo permanece inalterado, eternamente presente y pleno. Es el sustento de toda actividad, percepción y por ende, existencia.

Al principio uno hace intentos para imitar al Sí mismo, buscando el equilibrio, la paz, el desapego, etc… imitando la observación sin juicios… pero en esta instancia es la mente camuflándose de Sí mismo… Cuando se ha conocido el punto de placidez la mente debe dejarse ir, relajar toda tensión que se produce entre la atención y cualquier objeto observado. (Objetos: pensamientos, sensaciones, percepciones, emociones, etc).

Es el instante para permitir que lo real se muestre por sí mismo, que Sí mismo se muestre como lo que siempre es, lo permanente. Se dejan de lado los obstáculos, es decir, la identificación con lo observado. Lo observado puede seguir allí, la mente puede seguir funcionando, no importa su grado de actividad, pero se le deja de dar importancia, atención, se deja de avivar el fuego. Permite que la actividad suceda y finalmente cese por sí misma, permite que todo acontezca sin asumir que te va a afectar. Todo viene y todo se va, tú, como Sí mismo, permaneces.

Maria Luisa

Paz en época de angustia

Liberación al descorrer las cortinas de la confusión

Ya no recuerdo cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que escribí un artículo. Este año han pasado muchas cosas de impacto para mí. Se casaron mis dos hijos y se murió mi mamá, desde Junio hasta Agosto… sin treguas.

Mi mamá venía mal desde hacía casi dos años, mal ella y puso mal a toda la familia, una etapa de estrés y sufrimiento. Ella era el pilar, y la estructura se quedó de pronto sin bases para los siete hijos y los 13 nietos. Verla decaer, volverse dependiente y sufrir nos puso en apuros de todo tipo, y sobre todo emocionales. Estos son los hechos en crudo.

Han pasado dos meses y medio de su fallecimiento, y todos hemos podido relajarnos y mirar desde otra perspectiva, la del alivio porque ella descansó. En esta situación de alivio aparecieron las cosas bellas, agradables, opciones liberadoras para cada una de sus hijas. Cosas que estaban siempre presentes pero inadvertidas. Cuando durante la etapa de convulsiones, médicos y enfermeras, decenas de pastillas diarias, sordera con tinnitus, alucinaciones, depresiones, pérdida de sentido absoluto, gastos, peleas, discusiones, colas para comprar un suero en Venezuela, escasez, y una lista interminable de condiciones presionantes para todos, tanto para los que estaban cerca de ella en Caracas, como para los demás allende los mares, las posibilidades de ver lo hermoso se escabullían entre las sensaciones de angustia. Ahora aparece la música y el tiempo ligero para observar un eclipse de luna para mi hermana ME, la posibilidad de cambiar de rumbo de vida y notar unas guacamayas que se paran en la ventana de la casa de mi hermana MC, fines de semana frescos frente al mar para mi hermana C, y así, opciones de disfrute sumadas a oportunidades de crecimiento económico, reencuentros y perdón.

La gran pregunta del buscador espiritual es: ¿cómo sería posible mantener la paz, que se siente en la época de ligereza, durante la época de presión?

Si nos fijamos bien, cuando hay ligereza no es porque algo se ha añadido, sino por el contrario, algo se ha soltado. Para estar en paz no hay que agregar nada. En cambio cuando se está en angustia, hay pensamientos, sensaciones y emociones que generan dicha angustia. La mayoría de las personas creen que no hay forma de evitar el que una situación dispare una idea, a continuación explote una sensación y por último desencadene una emoción. Por ello se le atribuye a las situaciones la razón de la angustia. Y suponemos que para no sentir la opresión en un momento determinado, hay que eliminar la causa, es decir, el hecho o situación que lo provocó. Esto nos vuelve dependientes del acontecer, y sólo en épocas de benevolencia sentimos paz, con su consecuente alegría.

De nuevo con la pregunta, ¿cómo sentir paz constante, pase lo que pase? ¿Cómo ser capaces de ver lo bello cuando ocurre algo que oprime? Indudablemente lo grato no está presente cuando se siente malestar. Placer y malestar son pares opuestos que excluyen a uno del otro. En cambio, observar lo bello no tiene nada que ver con el placer, tocar en el piano una pieza bella como el Ave María no depende sino de tocar con el corazón, con el alma al descubierto. Lo bello arrebata a pesar de cualquier circunstancia paralela. Pero es posible no detectarlo si mantenemos la atención puesta en el miedo, en la protección egocéntrica, en los pensamientos que una y otra vez aparecen contándonos una triste historia sobre nosotros mismos. Para escuchar y ver lo bello, la atención debe pasar por alto los pensamientos destructivos… simplemente no darles alimento.

En el fondo de todo, el sostén del existir es pleno y confiable, amable y poderoso, residir en ello es paz y es alegría natural. Cada vez que soltamos las riendas del miedo y el control de las circunstancias, nos estamos entregando a lo natural de ser. Esto es para mí real, no algo que necesite creer, ni un pensamiento “positivo” para reemplazar a los negativos. El sostén del existir es mi propio ser, es lo que descubrí tras buscar quién era yo realmente.

No tengo una receta mágica para ofrecerle a quien esté en angustia, no tengo los 10 pasos a seguir para liberarse del sufrimiento. No hay píldora ni oración milagrosa. Lo que sí sé es que hasta que no se descubra que nuestras ideas no nos definen, que el acontecer es como las escenas de una película, que así como empieza termina, y que no soy sino el espectador inafectado del flujo de sensaciones, percepciones, sentimientos, emociones y pensamientos, no salimos de la dependencia del acontecer.

Lo bello, la paz de corazón, el sentimiento de júbilo, la plenitud, no dependen de las cosas que pasan. Son expresiones espontáneas de ser. Y son nuestras ideas encapsuladas las que velan nuestra percepción, haciendo creer que ese fino velo es más verdadero que el trasfondo de existencia plena que se está dando momento a momento con todo… con sus placeres, sus dolores, sus alegrías, encuentros, soledades, éxitos, fracasos… todo es como una película sobre una pantalla, como olas moviéndose en el mar, como nubes pasando por el cielo. Con la mirada amplia y sin estructuras, la conciencia liberada de las ideas, la atención despierta y la observación sin juicios, la paz se destaca por sobre toda perturbación y la alegría sonajera vibra más fuerte que la tristeza pasajera. Tener ojos para ver, oídos para escuchar, tacto para sentir… y respiraremos los aromas de la armonía. Reconocer los velos del ego, y descorrer las cortinas para ver el paisaje completo, en plenitud… pero sabiendo desde dónde se sostiene. Desde el Ser.

Maria Luisa

Concepciones erróneas – Entrega de la cuarta semana de Abril

Concepciones erróneasLa plenitud no viene de afuera

22 abril 2015

La generalidad de los que siguen una vía tiene la esperanza de que algo los despertará, que algo los sacará del sufrimiento. Tarde o temprano nos damos cuenta de que nada que provenga del exterior podrá dar esa plenitud de ser que es la vivencia no-dual, donde no estorban las distinciones entre sujeto y objeto, y solo sobreviene la unidad pura y sin atributos, donde yacen los tesoros de lo esencial indescriptible y la verdadera felicidad.  R.Malak

La certeza está más allá de una mirada ideológica

23 abril 2015

Nuestro cuerpo varía de día en día, y aunque vemos que existe sin ninguna duda, sabemos que no dura para siempre, que tiene una existencia relativa y no permanente. Sabemos que se va deteriorando hasta que sobreviene el deceso, de allí que se diga que el cuerpo es temporal. Esto nos confronta con lo inevitable: la insignificancia del existir, lo irremediable de la muerte. Ante ello construimos vocablos relacionados con lo eterno, e ideologías que apuntan a la trascendencia. Las ideologías construyen una cerrada visión del mundo que lo explica todo. Probablemente se trate de una defensa del ego, construida por su propia inestabilidad. Fuera de esa mirada ideológica negativa y materialista se presenta profundamente lo Real, sumergida dentro de uno la certeza de que lo que soy es verdaderamente Si mismo, esencialmente indescriptible. R.Malak

Con la iluminación no se gana nada

24 abril 2015

¿Vale la pena intentar comprender la vida? Muchas personas que dicen haber recibido cierto grado de iluminación se quejan de que no han ganado nada, y sus experiencias siguen siendo demandantes. Ellas todavía tienen tantos problemas como antes. Las aflicciones no desaparecen y continúan manifestándose como siempre.

En la realización, en cambio, se está más consciente de los problemas y se sabe cuándo surgirán y cuándo se está sufriendo plenamente, conociendo claramente la situación. Sí mismo es auto-luminoso, se muestra como el conocimiento y se manifiesta igualmente a través de todos los objetos y todas las formas. En cambio el cuerpo es una combinación de los elementos materiales que se han producido en el transcurso del tiempo. La conciencia de Sí mismo es imperturbable, mostrándose como Ser, Conciencia y Plenitud, y esto es el verdadero conocimiento. R.Malak

La búsqueda de la perfección se sostiene en una idea ilusoria

25 abril 2015

Los pensamientos que vienen y van por sí mismos no crean residuos, los que surgen con deseo crean residuos pero son más leves que los residuos formados por palabras y actos. No somos responsables por las aves que cruzan el cielo, solo por las que hacen nido en nuestras cabezas. Cuando nos conocemos a nosotros mismos en la esencia profunda, es decir, en el centro del Ser, es cuando se conoce lo Divino. La idea ilusoria reforzada por la creencia de que la realización es obtenible por unos pocos extraordinarios y elegidos, es el error que brota por alguna imagen de la búsqueda de un estado de perfección. La realización no tiene nada que ver con estas creencias. Cualquiera que sea el camino que uno elija, siempre tendrá alguna expectativa en la mente. Extraños son los que alcanzan la realización sin las enseñanzas de la experiencia del no ego. La iluminación, por lo general, se refiere a toda clase de experiencias de tradiciones espirituales, gente de distintas tradiciones puede tener la sensación de la integración con Todo. Una vivencia superficial durará un corto período de tiempo y una experiencia más profunda durará más tiempo. Con una vivencia más profunda la persona percibirá todo más claramente. R.Malak

Realización es notar que no hay exterior o interior

26 abril 2015

Si no le interesa lo que digo hay un final para esto. Si le gusta lo que digo, por favor trate de entender qué influencias tiene para que le agrade. Si le agradan algunas de las cosas que digo y le desagradan otras, podría tratar de entender por qué. Si le desagrada todo lo que digo, trate de averiguar qué lo mueve.

Imagine un receptáculo vacío: el espacio interior de un jarro es igual al espacio exterior, la forma separa el uno del otro. Nuestra mente esencial parece estar encerrada entre las paredes de nuestra mente cotidiana. Cuando aparece la realización es como si el jarro se rompiera. El espacio interior se integra con el espacio exterior, se convierten en uno, y en ese mismo instante nos damos cuenta de que nunca fueron distintos ni independientes el uno del otro; siempre fueron lo mismo, el Ser. R.Malak.

Los objetos no tienen existencia independiente

27 abril 2015

Constantemente se hace referencia a la  Conciencia, es como decir: “el cielo es azul”. No hay tal azul en el cielo, es solo una ilusión, de igual modo la Conciencia no tiene contacto con los objetos, ni con la apariencia de los objetos, ellos no existen, son solo una ilusión. Es la ilusión de la mente que, como función de la Conciencia, construye los tres tiempos (pasado, presente, futuro). Las personas perciben un porvenir, son como los que pueden ver formas en el cielo.

Ser, Conciencia  y Plenitud es presente activo, es presente sin fin y aespacial, en cada instante es el centro del tiempo. Ser subsiste por sí mismo, no necesita de la injerencia de otra cosa para existir, su naturaleza lleva en sí las condiciones y elementos esenciales necesarios para su existencia.

En comprensión no hay dualidad. La mente construye con su conocimiento al Ego, el cual es relativo y requiere un sujeto y un objeto, mientras que la presencia consciencial, Sí mismo, no necesita objeto. R.Malak

El universo resulta de la ideación mental

28 abril 2015

La naturaleza original del universo se expresa ante nuestros ojos volviéndolo manifestado y perceptible, ya que es el resultado de la ideación mental. Su manifestación en los planos, desde los más sutiles hasta los más densos, es un espectáculo de sombras y figuras que refleja sucesivamente, de modo incompleto e imperfecto, lo que está ocurriendo desde la Conciencia, que, en forma fiel y perfecta, se desenvuelve como un Todo. Es así que conocer la naturaleza de la mente es conocer la naturaleza de todas las cosas, la esencia oculta, la naturaleza interior. Es la verdad fundamental de esta vida y conocerla constituye una oportunidad sagrada para vivir en plenitud. Aunque todos tenemos la misma naturaleza interior, no nos damos cuenta de ello porque está encerrada y envuelta en nuestra mente individual cotidiana. R.Malak

Que venga lo que venga

29 de abril 2015

Algunas ramas de la psicología actual plantean que la mayor parte del actuar de las personas está ya programado desde el subconsciente. Sin embargo, añado que “el yo” – o ego- comanda el accionar de la persona y determina, de modo autoritario, el pensamiento y las acciones. La racionalidad se encuentra bajo su dominio y muchas veces sus procesos no son adecuados porque son filtrados por la programación.

Trascender esta cuestión algunos maestros dicen que consiste en no hacer nada, dado que toda la manifestación – o procesos que provocan felicidad y sufrimiento – son alimentos de la ilusión. La acción y la no acción son ilusión, incluyendo el recuerdo, que es relativo dado que se requiere alguien que recuerde y algo que recordar, o sea, sujeto y objeto. Estos planteamientos no coherentes, y aparentemente sin sentido, en los que no hay nada que hacer, en los que se recomienda salir del proceso mental y dejar de estar atrapado en el pasado, tienen sentido cuando aprendemos a vivir sin especulación, sin protección, expuestos a lo que se presente, viviendo en el santuario de lo Real, en plenitud desde la plenitud, y que venga lo que venga. Bajar a la tierra, ser consciente de estar aquí sentado, caminando, riendo o llorando, el cuerpo, yo mismo, y nada más, sin pensamientos, sólo darnos cuenta, ser conscientes de estar aquí, en paz y alegría interior. R.Malak.

El concepto “conciencia”

30 de abril 2015

Conozco tres modos que se usan cuando se hace referencia a “conciencia”, y cuando uno los escucha podrían parecer iguales, sin embargo no lo son:

La primera se refiere a tener conciencia. Se habla de esto cuando está relacionado con las virtudes éticas, y la persona dice: “tengo la conciencia tranquila”, refiriéndose a que su accionar no contradice lo que ella acepta.

La segunda se emplea cuando se es consciente o se da cuenta de sus emociones, de sus pensamientos, del funcionamiento de su cuerpo, de sus virtudes o defectos, dice entonces: “soy consciente”.

La tercera está aplicada a lo que se conoce como lo Real, lo indescriptible, lo que no cambia, lo que está presente en todo y sostiene todo. Es la Realidad, Ser, su movimiento se nombra como Conciencia, provoca plenitud, pura felicidad, es lo que Soy, Sí mismo, desborda todo, y como función opera a través de la mente la cual permite conocer los extremos. Es Conciencia primordial, pura y primigenia, que se expresa como inteligencia, belleza, creatividad, luz, amor. Es radiante, autoevidente y siempre despierta. R.Malak

Plenitud Interior

Plenitud Interior

Iluminación y Realización

1 de abril 2015

Actualmente se corre el peligro de saturarse de información, pero, como se nos ha enseñado que la información es útil, estamos dispuestos a saturarnos más de lo necesario.

La iluminación aparece como un conocimiento que surge sin razonamiento y se muestra veraz. La acción de conocer sin la presencia de un conocedor no es frecuente, saber sin pensar parece mágico, lo intuitivo es una manera de entender el mundo.

Algunos han preguntado a qué se refieren con iluminación y si es lo mismo que realización. La iluminación  apunta al esclarecimiento de la mente, aunque no queda claro si se refiere a la adquisición de conocimiento, sino que más bien lo ven como un estado de experiencia trascendente, que no es posible obtener por medio de esfuerzo empírico o de estudio, o sea, es una claridad repentina, un conocimiento que puede ser percibido objetivamente.

Existe un saber que no está relacionado ni con el conocedor ni con lo conocido. Posteriormente, hay apropiación del conocimiento por parte del ego, es decir, aparece la razón en la cognición. La intuición se muestra como un acto de cognición inmediato en el que el sujeto no se advierte en ese preciso instante como agente activo de ese saber. La observación sin juicio da una forma de saber del mundo y desaparece en el instante en que el ego renace y nos recordamos conociendo y comparando.

En cambio, en la realización el individuo se sumerge, o aparece un sentido de unidad con todas las manifestaciones. Este que sobreviene o que se muestra es casi inescrutable, por consiguiente, las palabras tienen poco sentido. R.Malak.

La diferencia fundamental entre una persona que ha comprendido y una persona cotidiana

2 de abril 2015

Todos sabemos que la emoción, como concepto, es un estado  que se caracteriza por ser una reacción intensa afectiva que va acompañada de alteraciones corporales; por ejemplo, cuando nos enfadamos fruncimos la frente, si vemos a la persona amada imprevistamente enrojecemos, y se nos eriza el vello si sentimos miedo. Ellas se sobreponen a los sentimientos que están de fondo, diferenciándose de éstos en que son más breves en el tiempo aunque más intensas mientras duran.

¿Existe alguna diferencia entre las personas que han comprendido qué son en realidad y las comunes y corrientes, que viven la vida de acuerdo a como se presentan las necesidades? Sin considerar las diferencias físicas y sociales, las distinciones no tienen mucha importancia, más aun diría que no existen. Aparentemente uno podrá hacer distinciones y comparaciones simples: ambos cuentan con cuerpo y exigencias de la mente por medio de los cuales se muestran las emociones y las presiones de las acciones, la diferencia fundamental está en que el que ha comprendido no se ve como una persona atrapada en las urgencias, sino que su funcionamiento es pura  presencia impersonal que se muestra a través de la conciencia centralizada llamada persona, en cambio la persona atrapada por su identidad egoica se siente responsable de la emoción y de la acción que realiza, haciendo suyo todo el quehacer que le acontece. R.Malak

Pregunta: En este caso si las tendencias siguen latentes y actúo en consecuencia, no pasa nada, es decir no creo karma al comprender que actúo de acuerdo al patrón aprendido, ¿o estoy mal?

R.Malak: Si no tienes comprensión, las consecuencias de tus acciones serán las que provocarán una cadena de causas y consecuencias. Si la tienes no harías esa pregunta. Sin embargo te diré que estarías libre de ellas, no te afectarían pues estarías desapegada de las actividades. Como un niño que juega en la arena y pasa la mañana construyendo un castillo, al llamado de su mamá lo dejaría sin importarle qué fue de su construcción.

El Reino de la Plenitud

3 de abril 2015

Viernes Santo es una fiesta religiosa. Jesús dijo: “A menos que el hombre sea nacido de nuevo, no puede entrar en el reino de Dios…” El reino de Dios no viene de afuera. El reino de Dios está en nosotros, al hablar de lo exterior me refiero a la relación que se forma con las percepciones de lo fenoménico. Dios no reside en templos hechos por el hombre, sino en el templo divino, bien podría ser el cuerpo físico humano. Jesús dijo: “Porque Yo vivo, viviréis vosotros también”. No se refería a la forma externa que es el hijo del hombre, el cuerpo perceptible, sino a la esencia que da Luz.

Según la Biblia, Lo Divino hizo al hombre a su imagen y semejanza. Siendo que lo Divino se reconoce en conciencia y Luz, nosotros bien podemos decir, como hijos de la Luz, -conscientes, rodeados de mente y materia,- que estamos en el cuerpo con el poder divino. Mientras esa esencia está en el cuerpo, funciona como una entidad que cree ser independiente.

Muchos suponen que las enseñanzas de Jesús son la única verdad. La verdad, sin embargo, es una, está vestida de Luz, es Armonía, Plenitud. La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros, se personificó en forma humana, la cual guió a las personas y les mostró el modo de ver que nunca han dejado de estar en contacto con lo Esencial. Jesús mostró el reino de la plenitud, al que se puede acceder haciendo recogimiento interno en el verdadero templo divino. Mientras estamos en el cuerpo, nos identificamos con éste y con las cosas externas, y como consecuencia nos olvidamos de lo que somos realmente, cayendo en la gran ilusión. Atrapados en las urgencias del ego demandante, la ignorancia nos sumerge en el sufrimiento y la carencia. R.Malak

Somos conciencia sin tiempo

4 de abril 2015

Con cada respiración de aire entran a nuestro cuerpo innumerables átomos que, tiempo atrás, formaban parte de otras entidades, animales o vegetales, etc. Nuestro cuerpo va cambiando a lo largo del tiempo, más aun, no somos un cuerpo que cambia sino que somos conciencia sin tiempo que usa un cuerpo-mente-emoción para experimentar el mundo tiempo-espacial en este continente de conciencia que tenemos instante tras instante. Esta senda de lo esencial solo es comprendida por aquellos que viven de acuerdo con las señales internas, los demás viven la vida de ilusión, un rol ya escrito por la memoria estructurada por las creencias.

Lo que somos se muestra como pura luz expresándose en miles de millones de expresiones centralizadas, pero sólo una energía es Realidad. Aparentemente, cada uno es diferente, pero la energía con la que se alimentan es la misma. Lo indescriptible está más allá de cualquier símil. Ningún concepto puede ser el hecho mismo sino solo una descripción. Etiquetamos en trozos, pero lo Real es indivisible y esta conceptualización solo tiene un sabor o un aroma de plenitud. R.Malak

Retirar las confusiones mentales y emocionales

5 de abril 2015

La vida, tal como se presenta actualmente, está muy mecanizada, por eso una gran mayoría gira buscando una experiencia emocional, psicológica o espiritual que disperse la confusión, además, que nos traiga paz. Liberarnos de las ataduras demandantes se convierte en una necesidad primordial. Se busca un sentido, una razón de existir, un modelo que dé claridad en cuanto a la identidad o a la pertenencia. Es una búsqueda de identificación, saber quién soy yo, o qué soy. La confusión aparece cuando le asignamos sentido a este “yo”, nos confundimos al suponer que es mi identidad como persona, una entidad individual, física, fija, estable, sólida, densa, claramente definida, e independiente del medio en el que vive, que se relaciona con la imagen mental que identificamos con el sonido yo, y a la que le asignamos una serie de significados, de valores y de emociones. ¿Y cuál es el problema con ello? Es que no permanece. A pesar de creer que es estable, varía con las emociones, con los nuevos pensamientos y con el paso del tiempo. Los recuerdos que están implantados en la memoria se vuelven elusivos, los hábitos marcan atrapando y condicionando el comportamiento. Es así que sobreviene la certeza de que lo que creo ser no es la esencia de mi Ser, no es Sí mismo. Aquí aparece con fuerza y seguridad que lo que soy está, permanece, tan solo esperando que retire las confusiones mentales y emocionales. R.Malak

Saber que podemos tener un vergel de plenitud interior

6 de abril 2015

Lo que hagamos hoy diseña potencialmente el mañana, las causas están en nuestros procesos presentes. Nada de lo que aparece actualmente es totalmente original, el futuro ya lo hemos diseñado aunque no lo detectemos, y las consecuencias de estos hechos estarán aquí aunque no sean percibidas en el momento.

La mente es una función de la conciencia que está diseñada para interpretar las diferencias que se dan en el tiempo-espacio. Solo somos capaces de entender cierta frecuencia dentro del nivel que pueden alcanzar nuestros sentidos. Esa es la razón por la que, con la mente,  podemos entender solo una cantidad limitada de realidad a través de los pensamientos y por medio del sistema nervioso.

A modo de ejemplo, diversos animales, como los perros, los gatos, las aves rapaces, pueden detectar vibraciones que superan nuestras habilidades. En nuestro ideal de perfección, soñamos con crear aquellas cosas o condiciones que nos mejoren el mañana, pero esas cualidades y habilidades solo tecnifican nuestra vida. Vivimos con la conciencia vuelta hacia fuera y no se detecta el deseo o la capacidad de abandonar ese estilo. Al vivir solo para sí mismos y que todos sus esfuerzos estén dirigidos hacia el logro de la auto satisfacción y de la auto glorificación, estamos construyendo un futuro desierto. Es lamentable, sabiendo que podemos tener un vergel de plenitud interior. R.Malak

Instante de actualidad sin tiempo

7 de abril 2015

Aunque no lo sepamos, como personas somos conciencia infinita presente y sin tiempo, aunque nuestra visión del mundo sea fragmentada y estemos bajo la fascinación de la ilusión, y la idea de suponer que estamos separados de todo y de todos y que podemos actuar independientemente, lo que nos hace es estar atados a las causas y consecuencias. Podemos librarnos de los lazos y de las causas, significando que nos damos cuenta de la unidad y armonía de toda la naturaleza, incluyendo lo humano. ¿Cuál es la respuesta a la pregunta esencial de quién soy yo o qué soy yo? No sirve una dada por la doctrina, cualquiera que sea, o por un sistema dogmático, ya sea de los nuevos o los antiguos modos de buscar, porque la respuesta constituye una experiencia profundamente personal, mejor dicho vivencia, dado que se está actualizando de momento a momento, y afecta a la totalidad de nuestro Sí mismo. En este instante de actualidad sin tiempo, la separación y la sensación de cuerpo, en el tiempo espacio, desaparece. R.Malak