Archivo de la categoría: Realidad

Realidad – 29 de Junio 2016

29 junio

Comprender la naturaleza de lo Real con la Realización Directa, se refiere a entender desde la Conciencia (o dentro de la conciencia centralizada sin entrar en conflicto), y se da cuando la comprensión ocurre a través de su centro común. Este proceso se describe a veces como un ascenso desde lo finito a lo Infinito o como un descenso desde lo Infinito a lo finito, aunque no sea así lo que ocurre, no es fusión de conciencias, es solo comprensión de ella.

Es como si desapareciera la circunferencia de un círculo tremendamente grande cuyo centro se encuentra en todas partes y su borde en ninguna, o sea, es plenitud de lo Absoluto.
Participamos en el juego del mundo, como una expresión de la conciencia de Sí mismo. No estamos aislados, formamos parte de la vida y de la manifestación universal.

Prácticamente representamos un papel, como personas cumplimos nuestra misión como hijos de la vida, una expresión de lo Esencial que está en todas partes, en todo. Está en lo que vemos, pues lo que vemos es de lo Divino pero no es lo Divino. No podemos contemplar lo indescriptible con los ojos de la carne, ni siquiera con el ojo de la mente, ya que lo Divino es Aquello que ve, y no puede ser visto. No se puede poseer la Realidad porque se es la Realidad.

Lo único que tiene una existencia propia e independiente es la Realidad, y esa Realidad es la conciencia esencial, todo lo demás es un reflejo o una ilusión de esta Realidad dentro de Sí misma. Hay que recordar que no es el conocimiento aprendido lo que provoca el acceso a la comprensión, sino la consecuencia del conocimiento como significación hecha propia. El primer paso es reducir la mente a la fuente, la conciencia. R.Malak

Anuncios

Realidad manifestada – 25 de Junio 2016

25 junio

Cuando uno dice “no sé”, lo Divino se mueve y nos muestra lo aparentemente oculto. Por el contrario, cuando se hacen prácticas psíquicas, que son prácticas mentales, obstaculizan vivenciar la realización de Sí mismo ya que se intenta obtener un resultado objetivo suponiendo que ese es el conocimiento buscado. La vida espiritual se presenta como un conjunto de situaciones que nos acercan a lo trascendente de nosotros mismos. Para este trabajo nadie puede sustituir a nadie, nadie puede hacerse consciente en el lugar de otro. Ninguna escuela, ningún programa o doctrina, pueden enseñar lo que pertenece al orden de la vivencia.

La realidad, al manifestarse, parece estructurarse de la siguiente manera: la conciencia se centraliza como el “pensamiento yo soy” o eseidad, y se manifiesta convirtiéndose en el aparente creador que maneja su entorno. Esto permite moverse con cierto dominio, lo que impulsa a creer que es un ente separado de Sí mismo. Sí mismo está aquí, sin embargo uno intenta volver a Sí mismo en conciencia, con lo que los deseos y dudas desaparecerán. Sí mismo es el observador de los estados de la mente tales como el sueño profundo, el sueño con sueños y la vigilia, también de los procesos del cuerpo y de las emociones, por tanto, es la observación misma de toda estructura.

La mente proviene de la conciencia esencial, y, como proceso dimensionador se convierte en el tiempo, los procesos y los cambios que corren continuamente a través de la conciencia. En cambio, Sí mismo es lo Absoluto permanente, y como conciencia esencial es el trasfondo de todo fenómeno.

También en la conciencia se dan los estados sentimentales como el placer, el dolor, el entusiasmo, el agrado, el amor, la ira, etc. La conciencia no es privada, es universal, y no está contenida en el cuerpo. Todo lo que sucede en la vida es una expresión de la conciencia, y es en ella donde se sostienen los diferentes conceptos. R.Malak

Vivir la “enseñanza”

Hola Maria Luisa, 
Buscando videos q hablan del advaita encontré sus videos. Hace algún tiempo estoy leyendo algunos libros relacionados con el tema Advaita, y me identifiqué mucho con esa clase de enseñanza, pero tengo problemas en olvidar los errores que cometo durante el día, una palabra mal dicha o una reacción, entonces tengo dificultad de comprender esa parte del conocimiento advaita, puesto q me parece ser algo muy pasivo. Cuando las cosas van bien es fácil pero cuando las cosas van mal me pierdo y no se como conectarme con esa realidad. No se si fui claro con mis explicaciones, quedaré muy agradecido si puedes ayudarme. 
abrazo
 

Cuando se comienza a ver la enseñanza advaita con inteligencia, es muy natural que resuene y uno se identifique. Lo primero que hacemos es notar racionalmente que tiene mucho sentido. Entendemos y aceptamos la lógica de la enseñanza.

Cuando escuchamos sobre esto, suponemos que hay un estado perfecto. Esto nos atrae, lo deseamos. Pero aquí hay dos problemas. Primero, que solo conocemos “estados”, es decir, todo lo transitorio. Los estados son transitorios, cambian y no permanecen, por lo tanto, ningún estado es en si mismo la realidad. El segundo problema es que tenemos una idea preconcebida de la perfección. Suponemos que perfecto es no sentir tensiones, dolor, complicaciones… idealizamos la perfección como si fuera no sentir… Fíjate en esto: no sentir tensión es relajación, no sentir dudas es tranquilidad, no sentir miedo es seguridad… no sentir dolor es bienestar… etc etc etc. Entonces, es como si quisiéramos borrar todos los movimientos de la vida… las emociones, pero… no somos máquinas, somos vida. Por esto es que cuando las cosas van bien, hay tranquilidad y plenitud, y lo relacionamos con la realidad que hemos ideado y pensamos: “aquí estoy conectado”.

La plenitud o benevolencia que se menciona acerca de la Realidad de Ser no se refiere a sentir algo… como cuando sentimos relax, paz, tranquilidad, satisfacción. Se refiere a un reconocimiento de Ser que brilla por si mismo como benevolencia, beatitud, plenitud. No es algo del mundo manifestado, no es algo que resulta de algún estado. Solo es la cualidad natural del Ser y saber “Soy”. Un saber que no necesita ser mencionado ni pensado para saberse.

Decir que se quiere “conectarse con esto” no es muy acertado, porque Esto es lo que somos. No es cuestión de conectarme con lo que soy, porque eso soy, ya lo soy… Se trata de reconocer más bien lo que “no” soy. De ese modo no me engaño. No soy nada que se mueva… Esto puede verse de dos modos que son lo mismo: 1. Lo que soy no se mueve. 2. Lo que soy es TODO lo que se mueve (sin dejar nada fuera). Por tanto, todos los movimientos relacionados con la identidad, los complejos, las dudas, los méritos, la satisfacción por los logros, las molestias por los errores, son cosas de la exigencia mental por la excelencia… son cosas que buscan lograr un ego perfecto, un reflejo perfecto. Esta es la raíz de la moral que pretende generar personas funcionales, eficientes, que sean un aporte para la sociedad tal como se ha concebido.

Ahora mi recomendación es la siguiente.

Cuando notes los reproches por algo que llamas error, solo nota como estos se presentan ante ti: la presenciación pura que no se mueve y que eres… Nota cómo el pensamiento va poniendo etiquetas, categorías según algún patrón o esquema ideado. Solo eso…. Observa todo ello SIN JUICIO… entonces lo Real está brillando sin la interferencia de la sombra (el ego)… y solo se está presentando en la pantalla consciente un aspecto del film de la vida… un recuadro temporal que así como llegó se irá… 

“Conciencia” y “Conciencia de”… una paradoja?

La realidad se escurre a todos los intentos de darse cuenta con intención. Y es que toda intención lleva por detrás un deseo de logro, por tanto es un proceso funcionando, lo que llamamos MENTE.
Se precisa comprender las bases primero: Lo esencial, como ser-conciencia, se manifiesta como “ser consciente de“. No hay dos: lo Esencial y alguien consciente… lo que hay es “Conciencia” y “Conciencia de“, es decir, Conciencia que es y Conciencia como es. El “como”, son los modos de tomar “conciencia de”. Es el mismo Ser, la misma Conciencia, lo que se da cuenta siempre y ES siempre.

Ser Conciencia como Si Mismo… de Si emana el potencial de ser consciente, se manifiesta, se presentan contenidos emanados de si mismo en la pantalla de conciencia.

Nunca ha habido entidades dándose cuenta… lo que hay es darse cuenta de movimientos que se presentan como si fueran una entidad. De ahí la identificación que sucede. Por tanto, Maria Luisa (nombre puesto a mi expresión tempo-espacial) no se da cuenta como entidad, sino como Conciencia. Por eso no hay un asunto tal como que Maria Luisa se rinde o Maria Luisa se entrega o Maria Luisa reconoce, etc. Lo que hay son modos de ser consciente: duda, cuestionamiento, comprensión, entrega, reconocimiento, etc.

Por tanto, visto racionalmente, todo esto parece una paradoja. Visto directamente sin filtros, es cristalino y claro.

Maria Luisa

Tat Twam Asi

 

TAT TWAM ASI

No escojas qué quieres escuchar; cada instante es el presente activo. Cada momento es lo único que existe. Que los ojos se deleiten en ver esa verdad que se renueva a cada instante y, así mismo,  desplegándose como la vida eterna.

Observa cómo la mente piensa lo que quiere pensar; y date cuenta de cómo entra el aire en tus pulmones mientras el cuerpo respira a su propio ritmo. En cada momento lo infinito se muestra, aunque no lo reconozcas ante tu mente.  Que todo momento dé lugar para seguir desplegando cada segundo de la vida, mostrando que soy Eso; en cada momento se realiza el Ser y hay un actuar en consecuencia. No esperes ningún resultado especial, puesto que en este vivir, desprovisto de palabras e ideas,  no está ni el pasado ni el futuro, es sin propósito ni intención. La bienaventuranza que está más allá de la confusión y de la claridad teórica, más allá del pensamiento, se muestra como una constante auto indagación sin la presión identificatoria que atrapa y condiciona. Por tanto, haz un alto en la vorágine de pensamientos, observa sin juicio y escucha sin limitaciones. R.Malak