Archivo de la etiqueta: Libre albedrío

Libre Albedrío – 14 de Mayo 2016

14 mayo.jpg

Hay plenitud cuando nos movemos en conformidad con la naturaleza reconociendo sus leyes, esa es la mejor posibilidad para permitir estar en armonía con el plan que ellas determinan. El mundo de la Realidad es lo que ha existido, existe o existirá, dicho de otro modo, nuestro movimiento es lo que ha ocurrido, ocurre y ocurrirá, y se presenta absolutamente prefijado, como el funcionamiento normal de la Conciencia.

La libertad de la que hablan las personas está referida a la libertad del cuerpo, que, como señalé, está ligada a los requerimientos de las fuerzas de la naturaleza que lo conforman y delimitan. Al creer que somos personas, que llevando a cabo diariamente nuestra vida, seleccionamos entre variedad de posibilidades y nos sentimos como habitantes de un mundo externo, estamos limitados por las condiciones de la naturaleza biológica, mental y del ambiente. Cuando detectamos obstrucciones a la libertad, generalmente, ellas son beneficiosas ya que están para propiciar la convivencia pacífica en el entorno social (nuestra libertad termina en donde empieza la de los demás), y también otorgan el privilegio de obrar con reflexión y elección, lo que apunta al trabajo de mejorarnos a nosotros mismos como personas en sociedad.

En general haremos lo que tenemos que hacer, podemos escoger hacerlo con alegría o con tristeza. Cuando realizamos actos en cumplimiento de la naturaleza de Sí mismo, no hay acción personal realizada. El cuerpo funciona de acuerdo a su mecanismo o a las acciones pasadas, y si a ello queremos llamarle plan divino, eso estará de acuerdo a la tradición que sigamos.

Como individuos la libertad es ilusoria. Esto se exceptúa a cada instante en que dejamos de considerarnos como una entidad separada, así ponemos fin a nuestra ignorancia y sufrimiento lo cual tiene que ajustarse a los procesos naturales. Nada tiene validez mientras imaginemos que estamos separados de Sí mismo, en cambio Sí mismo es siempre libre e ilimitado. R.Malak

Anuncios

Libre Albedrío – 13 de Mayo 2016

13 mayo.jpg

Hay sólo una consciencia aunque se mencionan distintas, como conciencia centralizada o manifestada, conciencia de cuerpo, conciencia de sí mismo, todas esas clasificaciones son aspectos de la conciencia esencial. La conciencia esencial es la pantalla sobre la que se proyecta la película.

La película corresponde a las semillas, procesos y estructuras que ya se han fijado o determinado en el mundo fenoménico, y a las fuerzas automáticas que permiten mantener la vida. El sí mismo es la luz del proyector. El libreto a cumplir corresponde a las acciones del personaje o ego.

Todo es conciencia, también lo es el personaje que se ha centralizado. Todo el programa está dibujado de antemano. El destino es el resultado de causas que son en su mayor parte accidentales, es decir que no tenemos opción voluntaria sobre ellas, ni forma de conocerlas personalmente de antemano con absoluta seguridad, por lo tanto está entretejido de una manera muy suelta.

La predisposición del personaje podrá elaborar, construir y reescribir de nuevo su historia, si es que no le gusta. Sin embargo, la única libertad posible es hacer que nuestras vidas se orienten hacia el sufrimiento y la ignorancia, o a darse cuenta de Sí mismo.

El único modo de pasar por sobre esos condicionamientos del pasado o del futuro es vivir desde Sí mismo en el presente activo, lo que está siempre presente y está siempre libre, no condicionado por el futuro ni por el pasado, ni por karma alguno. Si existe libertad, esa es conocer de Sí mismo. De ese modo puedo decir que quien conoce la verdad vive en la realización, quien busca sabiduría es probable que se convierta en erudito y el que va detrás del deseo es persona cotidiana inmersa en el mundo fenoménico.

Ya he dicho que la libertad es relativa aunque en todo caso existe siempre la opción de buscar, de investigar. El engaño de creer que existe o que se pierde, o el autoengaño de creer que se puede hacer lo que venga en gana, todo ello son ilusiones del organismo cuerpo-mente-emoción. La posible libertad planteada es la de Sí mismo. Por tanto, no hay libertad en la conciencia centralizada, la libertad se encuentra solo en los aspectos de la realidad: Ser, Comprensión y Dicha. R.Malak

Libre Albedrío – 12 de Mayo 2016

12 mayo

Algunos estudiosos ubicaban la mente en alguna parte del cerebro y, por ende, allí mismo ubicaban a la conciencia. Suponían que desde ese lugar se concentraba toda la información comparando y tomado decisiones. Actualmente, los estudiosos de la anatomía relacionada con la psique han determinado que no hay una centralización en el cerebro, se inclinan a pensar que el funcionamiento psíquico-anatómico es descentralizado.

En relación a Si mismo, somos libres en su naturaleza, sin embargo imaginamos estar prisioneros al creer que somos personas individuales.
A mí me parece entendible la opción de mirar la Realidad, -desde la cual nos reconocemos como el ser infinito y eterno-, como lo que está siempre a mano, y que es la idea de separación, esa concepción que tenemos de ser entes limitados y aislados, lo que nos presenta la ilusión o el error de asumir que las elecciones y actos son llevados a cabo, de manera individual, por cada persona.

Realizamos toda una parafernalia para librarnos de una supuesta prisión, sin embargo no somos las imágenes. Cuando logremos ver lo que somos no dudaremos, sabremos que no hay nada más que Si mismo. La conciencia manifestada se presenta como una función de atención a los automatismos. Cuando es evidente que algo no está funcionando constructivamente, interrumpe el automatismo para proceder a regular buscando una mejor decisión.

Mientras se está filtrando la comprensión por medio de la mente, estamos sosteniendo tanto el pasado como el futuro. Así es como la mente produce todo determinismo, sufrimiento y limitaciones. De esto hay liberación solo en el presente activo, donde la conciencia esencial despliega toda su visión en profunda paz y aceptación. Sin conciencia no hay tiempo ni espacio.
Todo se presenta en la conciencia como en una pantalla sobre la cual es proyectado en imágenes, las que se mueven como en una película de cine. R.Malak

Libre Albedrío – 11 de Mayo 2016

11 mayo

El estudio de la neurobiología ha demostrado que no existe el libre albedrío y que las decisiones que ejecuta la parte cerebral no son arbitrarias sino que, generalmente, se basan en experiencias acumuladas. Aunque aparentemente elegimos en forma libre, podemos afirmar que dichas elecciones son reacciones automáticas a estímulos del medio ambiente, a las experiencias guardadas en la memoria y a patrones que se presentan como nuestra herencia biológica.

La tradición espiritual expresa que el libre albedrío es la presentación del karma presente y que el destino es resultado del karma pasado, que son uno y lo mismo. Los condicionamientos que privan sobre las decisiones de las personas pesan tanto que en ocasiones las anulan, aunque los hechos psicológicos nos impulsen a creer que podemos tener libre albedrío o libertad.

Hemos escuchado que nuestro destino está fijado de antemano. Esto se puede explicar diciendo que en la Conciencia, al centralizarse, se observan tres características que podríamos llamar semillas: una, la cantidad de semillas acumuladas, ya sea por herencia familiar o personal; dos, la experiencia o acción práctica que tiene que cumplirse en este intervalo presente, -si quieres, a esta característica la podemos conocer como determinismo, al cual algunos llaman destino-; y tres, las semillas que recogemos en el paso por la vida actual -o intervalo de conciencia-, que si no se alcanzan a cumplir quedan pendientes para que, posiblemente, sean cumplidas a futuro.

La aparente libertad que mencionan no es total, no se puede hacer cosas que estén fuera de las leyes naturales. Cada persona viene con una mochila de posibilidades desde el nacimiento, posibilidades que terminan si potencialmente no son expresados. Los aspectos de esta potencialidad se reducen a actos de acuerdo con una voluntad -en parte consciente y en parte inconsciente- que busca realizar. Si seguimos con esta descripción podemos decir que algunas personas vienen al mundo a cumplir ciertos fines o propósitos determinados por Sí mismo, siendo el nacimiento la oportunidad de cumplirlos. R.Malak

Libre Albedrío – 10 de Mayo 2016

10 mayo.jpg

El libre albedrío existe como una doctrina en la que se menciona que podríamos tomar decisiones propias, aunque ya hemos revisado que no es posible que se cumpla tal libertad porque el hombre y los animales, e incluso las plantas, han formado programas para la supervivencia que están implantados de modo genético, de esa manera responden exitosamente ante un medio agresivo y competitivo.

Por tanto, bien podríamos decir que lo que uno hace o deja de hacer va formando semillas que en algún momento crecerán. Esto está relacionado con la existencia y la expresión de la vida. Sobre ello los estudiosos mencionan que corresponde a una ley conocida como compensación, que establece un balance entre lo espiritual y lo mundano respecto a los pensamientos y acciones de las personas. Estos procesos son comparables a la frase popular: “se cosecha lo que se siembra”.

Podemos relacionar los sentimientos, las acciones y los pensamientos con semillas. Las inadecuadas no fructifican y desaparecen; una semilla de palabra hiriente puede corromper ya que está saturada de pasión incontrolada, y, ocasionalmente, una palabra inadecuada es suficiente para enturbiar un mar de buenas precisiones. Así por ejemplo, aunque el enojo, la tristeza y el miedo sean efectos emocionales que nos embargan, no son necesariamente naturales, esos estados anímicos vienen y van, y hay tendencia a identificarnos con el pensamiento que los provoca, el que obviamente produce semillas individuales y colectivas. Generalizando, todas ellas, incluyendo las cosas materiales, son creaciones de la mente.

El cuerpo está construido para solucionar las exigencias, para realizar todas las cosas que tiene que hacer. Los programas han sido establecidos, hasta los átomos de cada célula tienen diseñados sus procesos y se mueven de acuerdo a una voluntad previamente establecida.

Cada cosa se manifiesta de acuerdo a su accionar o karma. Nuestra conducta puede cambiar si nos asomamos a conocer las resoluciones y reflexiones que se han construido desde el principio de la vida fenoménica hasta el momento. Lo que sí es cierto es que no somos independientes ni separados de lo Esencial. R.Malak.