Archivo de la etiqueta: Mente

Un paso a la vez – 21 de Octubre 2016

21oct.jpg

21 octubre 2016
La mente es estructurada de modo inadecuado por la cultura, la educación y la sociedad, lo que provoca una falta de agudeza, incluso la mente nos induce a tomarnos por el cuerpo. Se requiere abandonar el error de creer ser la individualidad separada en vez de considerar al cuerpo y a la mente como instrumentos de expresión de la conciencia esencial que se ha centralizado. De ese modo la Realidad de ser se revela, sin dejar dudas, como algo evidente.

La mente es un instrumento de reflexión y de acción, que cuando no tiene obstáculos es la herramienta de expresión de la esencia interior. En el templo interior desaparecen tanto la ignorancia como la iluminación, dado que la iluminación no es un bien sino que es ausencia de ignorancia.

Las doctrinas tradicionales espirituales y las enseñanzas místicas exponen a menudo que la inteligencia de los maestros espirituales continúa ayudando a la humanidad doliente aún después de su muerte, quizás se refieren a la inspiración que ofrecen sus mensajes o influencias. Dicho simplemente indican que sus enseñanzas parecen haber trascendido el tiempo y el espacio. Estos maestros estuvieron conscientes de las debilidades y del desamparo en que se encuentra una humanidad confundida por las identificaciones.

Saber del conocimiento de ellos implica recorrer su misma senda, o incluso atreverse a abrir nuevas vías hacia el lugar del cual nunca hemos salido. Cada persona encuentra un sentido único de auto expresión, cada cual debe arreglar su problema de trabajo, los cambios de situación actual de su vida, sea cual sea, y el procedimiento básico es siempre el mismo: un paso a la vez, hasta estar en condiciones de descartar el pensamiento conceptual rígido y estructurado.

La maestría no puede ser enseñada del mismo modo que el conocimiento exterior, tampoco puede ser enseñada por la palabra o mediante libros. Imaginar la maestría como un logro personal e individual es un error, también es necesario decir que no es un don o una gracia, es ver sin apegos. R.Malak.

Anuncios

Despliegue – 31 de Julio 2016

31 julio

La conciencia no depende de la mente sino al revés, la mente es una función de la conciencia diseñada para entender los extremos. Las palabras pueden describir, pero no pueden capturar el significado de la vida. Las palabras describen y dan significado, incluso con los llamados libros sagrados y la literatura en general sucede lo mismo, intentan describir lo real y solo se quedan en el intento, no se sostienen por sí mismos. Todas estas palabras son como cualesquiera otras, sólo palabras.

Miramos a través de este pequeño yo que se confunde con Sí mismo. Este yo funcional que acumula datos se apropia de la vida pretendiendo congelar el movimiento permanente, da el sentido de identidad e intenta crecer y acumular información en forma constante, provocando estados de inestabilidad cuando se ve amenazado.

La conciencia no se encuentra localizada en un sitio y su duración no transcurre en el tiempo. Por otro lado, este medio de percepción e impresión objetivo, llamado mente, desaparece cuando desaparece el cuerpo, en cambio la inteligencia, como emanación de la conciencia, se mueve en el tiempo y espacio de lo fenoménico que le sirven de receptáculo para su expresión.

Mi mirada está relacionada con diluir o eliminar los agregados conceptuales que hemos adherido a la conciencia de ser desde el momento en que, por primera vez, cuando niños, comenzamos a formar una auto-imagen, y con provocar que ella trascienda al yo soy esto o aquello. En observación sin juicio se provoca una vía marcada por un ver las cosas sin pretender explicarlas, dejando que las cosas se muestren por sí mismas.

Insisto, no hay un llegar a ser consciente que tenga lugar en alguna parte. Todo aparece como un despliegue sobre la conciencia, incluso el cuerpo, la mente y la emoción. El despliegue es siempre cambiante dado que actúa sobre este “yo o ego” que va variando en etapas, generalmente de siete en siete años, mientras que la consciencia permanece tal como, es Sí mismo. R.Malak.

Silencio – 26 de Julio 2016

26 julio

Si buscas una guía, observa tu mente, al hacerlo descubrirás que lo Esencial está en ti y dejarás de mirar afuera, la mente, como función de la conciencia, es Sí mismo, y Sí mismo es la mente, solo que no es la mente cotidiana que es dispersa. Si tu mente es clara, percibes desde lo Esencial y comprendes a la mente que percibe. La mente no está separada de la Conciencia y la Conciencia no está separada de la mente.

Como subproducto de la senda, en un comienzo existe mucho anhelo por practicar, como si fuera un llamado a caminar en la senda de la comprensión. Todos podemos empezar a practicar la observación sin juicio desde ahora. La realización se muestra a través de la comprensión de que, mediante una forma estructurada de pensar (ego), pretendemos identificarnos con la esencia, que es inalcanzable por el pensamiento.

Si te apegas al silencio y permaneces en la quietud, fluctuarás hasta llegar a comprender lo que mencionan los apuntadores, la mente de ellos no se agita por las urgencias de lo cotidiano. Al conocer el cuerpo y la mente de modo natural, las acciones se vuelven naturales, de ahí que se libera la mente. Cuando la mente lleva la certeza de la verdad, el camino aparece con claridad. Cuando lo comprendes, palabra y acción se manifiestan con perfecta objetividad.

Se absorbe profundamente este saber en el corazón, infundiéndolo, hasta que desaparece la dualidad, en la realización de lo absoluto, fluyendo integralmente sin distracción de la mente. Se tiende a vivir exclusivamente en el estado mental de vigilia,
haciendo cosas y sintiéndonos el hacedor de ellas, en la búsqueda de seguridades y amontonando objetos, conocimientos y, lo más impresionante, tras la búsqueda de acumular experiencias.

Si no puedes percibir la luz de la comprensión necesitas seguir una manera. No se trata de pedirle a alguien que lo explique, o estudiar las escrituras, o llevar a cabo numerosos actos de ayuda, o cerrar los ojos y meditar o permanecer sentado como una estatua, sino que a lo largo de tus actividades cotidianas debes plantearte con intensidad esta pregunta: ¿Quién soy yo?. R.Malak

Mente – 6 de Julio 2016

6 julio

Las personas estamos construidas por hábitos, y nuestras acciones son similares al giro producido por los surcos de los discos de vinilos. El giro manifiesta la influencia de las marcas de la experiencia o de lo aprendido de la tradición a través del tiempo, con la característica de que lo que fue agradable en un momento puede dejar de serlo más tarde, para entonces proceder a variar buscando nuevas alternativas.

Específicamente, las tradiciones son experiencias y costumbres del pasado que se convierten generalmente en formas de actuar y pensar preconcebidas. Puede que aparezcan como inofensivas y no nos causen problemas, solo que a menudo traban el proceso dinámico de la mente haciendo difícil realizar cambios o posibles variaciones para ver las cosas.

Cuando uno se cristaliza, se observa separado de la totalidad y parece ser ajeno a la presenciación. En base a las ideas que tenemos solemos catalogar, discernir, separar, en fin, juzgar lo que observamos, y no accedemos a un mirar libre, ligero, plácido.

Pretender que con los pensamientos se pueda explicar la vida es un error. Ellos sólo son productos acumulados en la memoria. La mente, con sus procesos principales, transforma las sensaciones en conceptos, representando la situación actual por medio de imágenes virtuales. De ese modo se elige una regla de actuación y se responde de acuerdo a ella, se fijan pautas y conductas, construyendo una explicación de la realidad.

La mente asume cualquier cosa como auténtica y verdadera. Sin embargo, en la observación sin juicio el movimiento en el tiempo se detendrá porque la mente se detendrá. No está el tiempo. Estamos en un eterno ahora, el aquí y el ahora que no tienen ni ubicación en el espacio ni duración en el tiempo, es la realidad. El allí y el después quedan sólo como aspectos de la mente, no de la realidad. La observación sin juicio no termina con la mente. La mente queda en stand bye, sucediendo así que la conciencia conozca directamente la realidad sin la interferencia del movimiento mental. R.Malak

La Mente – 5 de Julio 2016

5 julio

La mente, como un excelente instrumento, no ha sido totalmente conocida, quizás es la última de las fronteras que quedan. Los que intentan adentrarse en ella encuentran que los eruditos tienen todo explicado y que definen la mente como una propiedad que emerge del cerebro, y según ellos su funcionamiento explicaría la conducta de los seres vivos.

Al expresar que entendemos algo, la mayoría, lo que quiere decir, es que hemos logrado plasmarlo en conceptos y palabras. Sin embargo hay un gran número de procesos que no podríamos exponer en palabras. Entendemos la digestión, la respiración y el sueño profundo, si embargo no podemos expresarlo en palabras.

De algún modo, hay un proceso mental en el que no lenguajeamos con diversos conceptos, estos no están, pero las personas se preocupan porque seamos claros al explicar, y para saber si realmente comprendemos les urge la conceptualización. Una gran cantidad de cosas escapa a nuestra posibilidad de expresarlas, así que simplemente asumimos su existencia.

Nosotros, como personas, desconociendo las maravillosas expresiones de la naturaleza, intentamos mirar al futuro y descartar el presente activo, descartamos vivir completamente aquí y ahora. Las plantas, malezas y rosas de mi jardín no esperan ser mejores que las anteriores, existen por el simple hecho de existir y de expresarse.

Opino que la mente construye procesos y los acumula en la memoria, en alguna parte del cerebro, los almacena y los copia en forma reiterativa, trayéndolos a la pantalla de la conciencia cuando se requieren. Una vez más, digo que la mente racional no es lo fundamental para conocer el Ser. No podemos pretender trasvasijar el mar océano con un balde.

La mente racional no es permanente, es un reflejo de lo permanente afecto a muchas variables. El Ser se despliega en todos y en todo, desde los organismos más desarrollados hasta las amebas. Todos participamos igualmente de la energía de Ser que muestra su unidad y poder. R.Malak