Archivo de la categoría: Realización

Obstáculos para la realización – 11 de Agosto 2016

11 agosto

La tendencia común es buscar el bienestar que supuestamente brindan los objetos mundanos, ya sea para gratificación propia o de parientes cercanos, de la pareja o de los hijos. Por tanto, el esfuerzo va tras la adquisición de bienes, propiedades, etc. Así mismo se acumulan conocidos y amigos como los propios intereses, los propios anhelos y deseos, privilegiando, por sobre una sana y armónica vida, el tener y el hacer.
En este mundo cotidiano la vida espiritual no está considerada, salvo cuando se enfrentan a situaciones de conflicto que los impulsan a girar preguntándose por el sentido de las cosas profundas.

Muchos congelan esas sensaciones en lo profundo del corazón, perdiendo la conexión con su fuente. La mayoría viven atrapados en el mecanismo construido por su estructura egoica, teniendo ojos solo para los problemas armados por los pensamientos. De ese modo, las exigencias de la vida se absorben en el conflicto de vivir vueltos hacia lo exterior. Debido a las urgencias que implanta la vida moderna, lo que notamos, por lo general, es que la persona se comporta o actúa conforme a exigencias exteriores que son ideales de la sociedad, y no a lo que realmente es en esencia, o sea, hay una negación a ser lo que uno es para ser solo imágenes superfluas.

Pondré un ejemplo: una ola en el mar océano no es distinta del mar, todos pueden detectarlo. Es posible medirla, sé que es una ola y la diferencio del mar por su nombre y por su forma, solo que mi diferenciación está en la mente, diciendo: “es una forma de mar llamada ola”, pero no puedo separarla del mar. La ola es mar, y cuando llega a la playa se desvanece.

No es una ilusión, existió en su espacio-tiempo. De igual manera, todo el mundo, el universo, es una forma particular de la realidad. Todos somos múltiples expresiones. Somos, como identidad, solo olas de este mar océano infinito, atrapados en estas ligaduras del tiempo, espacio y causalidad, que son obstáculos para comprender a Sí mismo. R.Malak

Anuncios

Realización – 10 de Julio 2016

10 julio

La realización, según la tradición, es un saber espiritual que muestra la conciencia de lo absoluto, conduciendo a la liberación de la ignorancia, sin distinción entre lo superior o realidad última y la conciencia centralizada o persona.

Mientras exista conciencia centralizada estamos intermitentemente pensando, incluso cuando creemos que no ponemos atención al pensar. Cuando uno piensa que no está pensando, eso es pensar también. Los estudiosos mencionan ciertas prácticas para alcanzar el punto donde no hay más fluctuación, distracción o confusión, y dicen que se alcanza un estado de ecuanimidad (calma de la mente o del temperamento). A mi juicio esos métodos no son necesarios aunque podrían servir ocasionalmente.

En mi caso, si estoy atento en estado de vigilia, me oriento a lo bello, me abro a lo placentero, entro de lleno en una dimensión de gozo. Al condicionarme a lo armónico me despliego como una fuerza centrífuga que apunta hacia afuera. Eso se logra cuando se ha abierto la fuerza interior que funciona en forma centrípeta hacia adentro, hacia lo esencial.

Hay instructores que hablan de domesticar la mente. ¿Para qué?, cuando la conciencia de Ser es auto evidente, está allí, “Yo Soy”, la observación sin juicio lo muestra. Con ella se está más allá del observador y de lo observado, y la mente no necesita estar trabada, tampoco se mueve detrás del logro y los deseos. El instrumento por medio del cual se muestra lo esencial está plácido y los movimientos de la mente que se desplaza a través de los periodos de tiempo: pasado, futuro y presente, y que afectaban con las situaciones cotidianas, ya no son preponderantes. La pureza de Sí mismo permanece intocada.

En la observación sin juicio no hay apego a la ilusión de lo fenoménico aunque creamos que el individuo existe en forma separada. Esto provoca sentido de vida en la compresión. La realización es constatar que sobreviene una constante inteligencia que no tiene pertenencia. R.Malak

Realización – 13 de Junio 2016

13 junio

La principal confusión que tiene el que recién comienza, es que mira todo a través de la facultad de la mente, la cual considera a la experiencia como la única fuente válida de conocimiento.

Las interpretaciones de la mente varían según las emociones que se tengan, digamos angustia, tristeza, alegría, exaltación, etc. Las funciones del entendimiento, tales como el racionamiento, los recuerdos, la imaginación o la voluntad, nos entregan la certeza técnica de que estamos vivos y nos ubican en el tiempo-espacio. Tenemos una mediana seguridad de saber que estamos despiertos, o en la vigilia, y mientras tanto nuestro campo emocional y afectivo nos sostiene en esta identidad.

En este estudio algunos mencionan que habría un proceso que lleva a una meta, y esa idea tiende a confundir. Es preferible destacar que el caminar es como el viaje de un río al mar. El río fluye desde la cordillera, se mueve entre pendientes y quebradas, bajando raudo, dependiendo de los obstáculos, solo viaja, no sabe del mar océano. Solo baja cruzando los valles influyendo en los entornos, dando vida a su alrededor, un movimiento lleno de actividad sin ser consciente de lo que provoca, hasta llegar al mar océano. Sin preguntarse dónde queda este, solo viaja sin detenerse.

De igual modo va ocurriendo la comprensión, vamos dejando en el camino nuestros apegos y nuestras costumbres, nuestros hábitos y las estructuras. De pronto ya no somos río, solo somos mar océano, pleno e infinito, toda realización.

Buscar sentido a nuestra vida como organismos mente-cuerpo-emoción, se da como la opción más natural, y junto a eso también apuntar a la estabilidad y a la funcionalidad. Se desprende de esa búsqueda de sentido que se apunte a la liberación de las ideas falsas que confunden y complican. Obviamente, al principio el proceso parece una experiencia sujeta al tiempo, el cual indica que todo lo que tiene un comienzo debe tener un final. Sí, podemos llamarle viaje a lo que le sucede a la mente cuando se tienen atisbos de lo real, eso puede registrarse. R.Malak

Realización – 12 de Junio 2016

12 junio.jpg

La mente, entendida como una función de la conciencia, refleja todo como un espejo. Lo que presenta no es real, es solo un reflejo. Esté o no esté el reflejo ante el espejo, no es lo real, aunque tampoco es absolutamente irreal. La mezcla de lo real con el reflejo nos sumerge en un mundo que hemos construido, una ilusión. La mente es la creadora de la ilusión, tanto de la alegría como del sufrimiento, un mundo irreal propio.

Cada persona vive en su propio mundo, y trágicamente unos parecen verdaderos infiernos de Dante. Mientras exista la individualidad quedaremos vinculados al nivel de la ilusión, con toda la percepción del mundo sensible en los distintos grados que abarca, y conteniendo las generalizaciones que sobre él puedan hacerse.

Racionalmente se puede entender que la Realidad es constante, indescriptible, fuera del tiempo-espacio, indivisible, infinita, no causable. Hay ciertos principios teóricos con los que se señala la Realidad que, aunque no puede ser adecuadamente descrita en forma racional, se señaliza del mismo modo que un territorio representado en un mapa.

Luego se procede a la práctica directa, es decir, a recorrer el terreno. Cuando nos queda claro que no somos el cuerpo-mente-emoción y que las cosas están sucediendo por sí mismas, no faltará mucho para que nos demos cuenta de que las personas, en tanto que entes separados, somos ilusión y nacemos atados a ella.

La Realidad no se modifica ni depende de nada, no está condicionada y se puede decir que es constante, manteniendo la expresión hoy tanto como podrá ser percibida mañana. Tener la compañía de individuos por medio de los cuales se despliega la realización ayuda, y si no es por comprensión, al menos será por ósmosis espiritual que podamos llegar a recibir destellos de ella.

Siempre será un privilegio encontrar la enseñanza de un maestro, el que recibe la labor de comunicar la vía, de transmitir la enseñanza, o dicho más precisamente, servir de señalizador. Aunque no lo quiera, se constituye a su alrededor una comunidad de gente que acude para recibir su enseñanza. R.Malak

Realización – 11 de Junio 2016

11 junio.jpg

Plantear que como individuos estamos unidos a lo Divino no refleja totalmente lo que es. Me explico con un símil. Sería como un circuito en el que hay numerosos bombillos, en que la energía que los alimenta es una, conocida como electricidad. Cada bombillo es diferente, algunos tienen 10 voltios y otros 100, pero la energía con la que se alimentan es la misma. Aunque este ejemplo es usado frecuentemente, lo indescriptible está más allá de cualquier símil y se está intentando apenas emular.

¿Cómo salir del sueño para despertar a la realidad? La mayoría no vive el momento presente, ocupados con excesivo interés en vivir mejor. Se procuran la vida a costa de la misma vida. Hacen proyectos a largo plazo, sin intentar, siquiera por un instante, abandonar el papel que les ha tocado vivir, saltando de un rol a otro, y la mente cooperando con sus distintas inclinaciones como quien cambia de disfraz, cambiando de credos y doctrinas.

¿Se conoce algún modo que los expertos recomienden? Algunos estudiosos de sistemas y doctrinas dicen que el método para despertar a la realidad es dejar los pensamientos fluir libremente. Esto es complicado para los distraídos que necesitan un método estricto, como por ejemplo, buscar focos de atención por medio de observar su respiración o sentarse en silencio unos minutos, aunque a muchas personas les cuesta esto, ya que les aparecen multitud de pensamientos que los intranquilizan. Si están inquietos podrían repetir un mantra o recitar una oración (orar). Son métodos que les permiten estabilizar su mente.

Mi recomendación es la observación sin juicio para todo aquél que no sea puramente emocional, que tenga una regular educación y que esté dispuesto a trabajar con perseverancia. Puede emprender ese estudio con ánimo, empezar a organizar su vida y dar los primeros pasos en el sendero de la realización, aunque organizarse a veces constituye uno de los pasos más difíciles. Al principio, cambiar nuestros hábitos no es tan fácil, pero cuando se comienza, poco a poco se familiariza con ello, resultando más simple de lo que se pensaba. R.Malak