Archivo de la etiqueta: Búsqueda

¿QUIÉN SOY?

“Como sabueso que busca el rastro, sigo la huella de las letras frescas, abriendo de parte a parte el corazón que anhela la verdad. Mil demonios, mil deseos. Miro el comienzo mágico que ha nacido del recuerdo, y la intrincada historia espera, entre el sueño y la vigilia, reflejando la sombra absoluta.

El enigma sube por mi garganta, el río se mezcla con la lluvia que cae, todo se da de modo complejo, y, detrás del fondo de los ojos puros, me veo sonriendo a la existencia. Las evidencias logran que descubra el sendero de la vida, y el nombre gruñe en mi pecho con fuerza, desenredando el secreto de la risa”. R.Malak

El enigma sube por mi garganta, el río se mezcla con la lluvia que cae, todo se da de modo complejo, y, detrás del fondo de los ojos puros, me veo sonriendo a la existencia.  (Imagen tomada de la web)

El enigma sube por mi garganta, el río se mezcla con la lluvia que cae, todo se da de modo complejo, y, detrás del fondo de los ojos puros, me veo sonriendo a la existencia. (Imagen tomada de la web)

Nada de lo que viene y va soy yo. Si digo: “estoy aburrido”, ¿quién sabe esto? Si estoy enojado, presionado, atemorizado, ¿quién lo sabe? Soy el conocimiento, no el estado conocido. Los pensamientos surgen y la atención los destaca, apegándose a ellos. De esta manera me identifico con ellos, y así se transforman en una definición de mí mismo, se convierten en yo.

Al indagar profundamente: “¿quién soy?, ¿dónde estoy?”-, puedo observar que no es posible hallar una entidad que responda a eso. Si investigamos nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestras emociones, encontraremos unas ideas con las que uno se identifica, como: “yo soy una persona, yo soy un ser humano, yo soy un hombre”. Estas ideas que se adhieren a mi sentido de ser, construyen el ego, mi sentido de ser yo, que se define por ellas. Pero estas ideas no pueden completar totalmente mi sentido de ser, y por eso me siento deficiente y carente. De ahí que aparezca el temor, la ansiedad y la duda. El deseo de completarse surge de ello, y satisfacerlo se convierte en el motivo de existir.

Estas construcciones sobre las ideas de uno mismo, son el aspecto de la función mental que arma identidad. Esta identidad creada por la mente está tan arraigada, confiamos tanto en ella, la damos tan por sentada, que se convierte en el mayor obstáculo para reconocer nuestra naturaleza verdadera. Construye sentimientos de separación y nos invita a buscar la felicidad afuera, en lo exterior. R.Malak

 

Senda, camino o ruta

“Todo aparenta ser polvo, todo vendrá y también se irá. Alejamiento de espacios y palabras. ¡Cuánta belleza pura pasará, pavimentando la ruta de estrellas! El agua no será la misma, ni el canto su aspecto diluido, ya hablarán otras formas con voz de plenitud. Flores y aves buscarán el sol.

Todo aparenta ser polvo, así se ha dispuesto. El amor sigue fluyendo como antigua miel con sabor a pétalos. Seguirá llenando los espacios, desbordando de alegorías místicas. El amor no deja de expresarse en forma ahíta y profunda”. R.Malak

Maestro y discípulo

Imagen de la película Ágora

Dicen que el maestro aparece cuando el estudiante está listo, pero lo cierto es que la comprensión ocurre en su debido momento. Esto sucede, se encuentre uno en condiciones o no. Suponer que la vida discrimina en este sentido es un asunto subjetivo. Ahora, si uno encuentra un maestro, felicitaciones -suena “la fortuna” para el aparente privilegiado-. Si, por otro lado, el maestro se contacta con uno, las posibilidades de desplegarse serán mucho mayores. Y si no sucede ninguno de estos casos deberemos proceder en solitario a buscar en nuestro interior, considerando con fuerza: ¿Quién le enseño al primero?

La senda es solo una idea, una metáfora, una manera de explicar lo que ocurre. Ciertamente es una figura de lenguaje. Es como un niño que gatea, habrá un instante en el que dejará de hacerlo, y esto será cuando aprenda a caminar. De igual modo habrá un momento en el que tendrás que darte cuenta. Sin embargo, hay dos aspectos importantes en la búsqueda: responsabilidad y desapego. Responsabilidad al tomar las enseñanzas en serio, y desapego para no alimentar más al ego, evitando el engrandecimiento personal que genera más separación de modos muy sutiles que suelen pasar inadvertidos.

Siempre es mejor practicar guiados por un buen instructor o apuntador, pero hay algunos que tienen condiciones profundas que influyen en el proceso, sea que han practicado bien durante mucho tiempo o han sido serios en su estudios personales, y ellos harán progresos rápidos tanto si tienen un maestro como si no lo tienen. Entenderán la doctrina de la tradición y no abandonarán la ruta. Es un hecho que hay quienes despliegan la comprensión sin la guía de un maestro, aunque esto no es lo más común.

También sucede que hay personas que necesitan practicar con muchos maestros antes de llegar a comprender completamente. Ocasionalmente, los practicantes se engañan a sí mismos pensando que una experiencia transitoria es la realización. Esto puede truncar su práctica. Es bueno tener un método y entender cuál es el objetivo de la práctica. Además es aconsejable dedicarle un período de tiempo diario.

Sabemos que hay otros que estudian en escuelas espirituales o corrientes religiosas, y en muchos casos se sienten especiales y evolucionados, suponiendo, quizás, que lo Divino los ha conducido al lugar adecuado para su crecimiento y evolución, o que la información que van a recibir es muy importante y no puede divulgarse a personas que no están tan evolucionadas como ellos, porque no tienen la capacidad para entenderla o para darle un buen uso. Esa presunción se convierte en una forma de arrogancia, nada espiritual, que los hace pensar que son privilegiados, especiales, elegidos, y que los demás están descarriados o perdidos en la vida.

En el universo existe solo lo Esencial y es lo mismo para todos. Inventamos diferentes maneras de rendir culto, creamos dogmas y doctrinas, pero, en esencia, todo es Si Mismo. En ese sentido somos iguales, nadie está más adelante ni más atrás, nadie vale más ni menos. Cualquier interpretación y clasificación, como ser especial, corresponde al terreno del ego humano y no al terreno de lo Real. R.Malak

 

Ante el mundo demandante

Pantalla de conciencia

Desde la quietud, observa el mundo en la pantalla de conciencia

Lo real es nuestra Esencia, la realidad no aparece ni desaparece. La mirada se obnubila cuando se efectúa a través de nuestros pensamientos y a través del constructo formado por nuestro ego. El pensamiento inventa realidades parciales y fragmentarias que están ajenas a lo que se ve. 

Al mirar un árbol, una flor, una planta, esta mirada puede ser confusa o clara. Si es clara podemos detectar la conciencia esencial que descansa en ellos, que se asoma en quietud; la mirada a la naturaleza sin obstrucciones enseña la quietud. El árbol y las plantas en general transmiten su quietud; hay quietud y conexión a un nivel profundo, podemos sentirnos unidos a cualquier cosa que percibamos en y a través de esta quietud. Sentir la unidad en uno mismo con todas las cosas es verdadero amor. El silencio es co-ayudante, pero no es necesario para hallar la quietud. Aunque haya ruido, podemos sintonizarnos a la quietud subyacente; el espacio en el que surgen el ruido y el silencio es pura conciencia. 

La observación sin juicio persiste a través de los estados de vigilia, de sueño y de sueño profundo. Como testigos estamos completamente presentes en cualquier estado de la mente, incluyendo el estado de sueño profundo en el que no está presente la mente acumulativa. 

No es mi intención inducirlos a estado diferentes, ni alterados, no es nuestro modo. Tampoco pretendo apuntar a estados no normales, sino que, por el contrario, voy a indicar lo que ya está sucediendo, de manera natural, en el estado mental en el que se encuentran ahora mismo.

Hay que darse cuenta de que la conciencia es el trasfondo de las percepciones sensoriales, de la actividad mental; siendo consciente de la conciencia surge la quietud interna. Los ruidos molestos puede ser tan útiles como el silencio, solo hay que abandonar la resistencia al ruido y dejar que sea tal como es; esa aceptación muestra el espacio de paz íntimo que es quietud. Observemos y reconozcamos la función de la mente y encontraremos que los pensamientos y sentimientos, las palabras y acciones, se alinearán por sí solos en la dirección de la voluntad, comenzando desde donde uno es, aquí y ahora. No podemos salir de aquí y ahora, por tanto la invitación es a ser consciente de uno mismo aquí y ahora. 

Intenta estar abierto sin límites, no pongas resistencia ante lo que esté aconteciendo, a pesar de que sientas que hay un bombardeo viniendo de todas partes, requiriendo el concurso de la atención. El mundo pide, exige, más aún, el mundo requiere que te involucres en los movimientos cotidianos. Y ante esta situación es probable que te sientas impulsado a rechazar cualquier atracción hacia el mundo. El ego se fortalece tanto con la crítica como con el impulso a proteger la independencia, diciendo: sé natural, sé auto-valente, sé reactivo; y también aparece la alternativa de rechazar: no hagas eso, no intentes dejarte llevar. Incluso, la resistencia es más de lo mismo, solo un reflejo, un espejo del comportamiento, de lo que está sucediendo. Protegerse es más de lo mismo. Podemos preguntarnos: ¿realmente tenemos la capacidad de percibir esos estados de la mente que impiden ver los requerimientos esenciales de la conciencia?

En el pensamiento estamos inquietos, angustiados, hasta que al situarnos en el Si mismo que observa, imperceptiblemente, toda la realidad se transforma, aparece la serenidad, la comprensión, el equilibrio. Si alguien busca la paz, su expresión ya es expresión del amor en situaciones exteriores y al hacer que su observación sea desde Si mismo y no a través de la mente – que funciona a niveles subconscientes porque ha cristalizado los comportamientos – se empieza a expandir un sentimiento de unidad. No es que se esté sin pensamiento, solo que el pensamiento se mueve tan lentamente que la esencia del Ser lo trasciende en el instante, sin que se lo proponga. La observación sin juicio es la expresión de la conciencia sin el velo de la mente, y la funcionalidad de la mente es la que está diseñada para elaborar juicios. R.Malak

SIEMPRE has sido el campo abierto de CONCIENCIA donde suceden los estados

Hoy comparto con ustedes un intercambio que se dió en You Tube bajo el último vídeo que publiqué. Se fue dando cada día por espacio de una semana. Estoy disponible para ampliar lo que gusten. Saludos a todos los amigos lectores.

nationalgeographic_1137446

Pregunta

Hola María Luisa. Pregunta concreta: Desde esta visión esencial (o del Ser Absoluto), ¿cómo es posible transformar nuestra realidad concreta tangible relativa?

Obvio, ya no debido a una necesidad de “ser mejor”, sino simplemente desde el punto de vista práctico de comer mejor, vestir mejor, pagar las cuentas…. etc.

Maria Luisa

Hola Amigo, toda transformación se produce como consecuencia de un efecto. El hielo se transforma en líquido debido al efecto de la disminución de la temperatura, así, una mirada limitadora se transforma en una mirada fluida por efecto de la comprensión. Cuando se comprende la naturaleza no separada de la mente y con ello se ve claramente los obstáculos e inconvenientes que se sostienen debido a la confusión y  la ilusión, el funcionamiento general de los procesos se vuelve funcional y práctico de una manera natural. Esto genera una eficiencia normal que permite solucionar con más facilidad las situaciones contingentes del día a día. La comprensión que se deriva de la realización de tu verdadera naturaleza es lo clave. Saludos

1373263094381_1373263094381_r

Pregunta

Es lo mismo que supongo pero si ese es el poder que confiere la visión del vedanta advaita ¿porque Ramana Maharshi murió de cáncer? ¿por qué ha habido iluminados padeciendo pobreza material?

El año pasado estuve en un monasterio tibetano en el norte de la India y el kempo (el abad) me respondió a esta pregunta con otra pregunta, útil para el practicante vedanta pero inútil para responder esta cuestión práctica de la vida ordinaria y cotidiana :

“¿y a quién le interesa eso?”

¿Tendrías tú, María Luisa, alguna respuesta diferente?

Maria Luisa

Lo que llamas la visión del vedanta advaita lo cambiaré por: la mirada de comprensión que conoce el despliegue de la mente en la Conciencia y comprende con inteligencia activa que todo movimiento surge de algún impulso previo. (No quisiera limitar la comprensión de lo Real a los términos que use determinada doctrina). Esto significa que todo el devenir de la manifestación, de la vida, no es casual y cumple ciertas leyes. Para que un árbol se presente a la existencia antes debe haber una semilla, un terreno fértil y ciertas condiciones necesarias para el crecimiento y desarrollo del árbol. Si en medio del crecimiento quisieras que un árbol de manzanas se convirtiera en un árbol de peras tendrías que comprender que esto no es posible, por más conocimientos científicos y habilidades que poseyeras. Este ejemplo sirve para ilustrar que el despliegue de la vida de una persona está diseñado de antemano por tendencias latentes, tales como semillas, algunas antiguas, otras más nuevas. Con el deseo, a cada instante se están diseñando posibilidades de expresión de la Conciencia. Comprender este poder del deseo es importante y necesario para entender todo este asunto. Un deseo siembra una semilla, pero se necesita terreno fértil y otras condiciones para su desarrollo. Estas condiciones también se van presentando debido a causas previas, por tanto, una vez que la manifestación ha tomado un rumbo, algunas cosas se pueden cambiar y otras no. En la realización de la verdadera naturaleza de ser se comprende que la expresión de esta vida sucede de esa forma, y además la importancia personal, lo que suceda exclusivamente con el cuerpo y el acontecer para la persona, no son lo que atrapa la atención, sino que hay aceptación de cómo se va presentando todo, con las transformaciones incluidas o con la continuidad de efectos de causas previas incluidas. Al no haber importancia personal, al no ser preponderante el ego, deja de interesar la rueda de causas y efectos, la comprensión está surgiendo desde su fuente directamente, sin los filtros que generan ilusión y apego por las cosas temporales y los deseos dejan de ser perseguidos. En este sentido, ya no hablaríamos de iluminación (como mencionas) sino de realización. A mi modo de ver, lo que se ilumina es la mente, pero lo que realiza es la fuente de la mente, y esto lo digo esperando aclarar un poco más la terminología para un mejor entendimiento. La mente se refiere a lo personal que logra éxitos o fracasos, la realización en cambio se refiere a lo impersonal, que observa con claridad el acontecer desde la plenitud misma. Por ello la pobreza material que mencionas es una consideración parcial de la mente que observa desde una perspectiva separada, por ejemplo, la persona que observa a un supuesto realizado (tú dices iluminado), pero desde el punto de vista de la comprensión, la cantidad de cosas materiales llamada riqueza o la carencia de cosas llamada pobreza no es algo que preocupe o importe al realizado. Recuperando lo que te dijo el kempo (abad), desde la realización no hay un “quién” que de importancia a estos asuntos.

Saludos afectuosos

size1_77976_national-geographic-traveler-photo-contest-2012-21

Pregunta

Me surge una pregunta paradójica -quizá importante de resolver, sólo para al ego (ese “alguien” que carece de interés para la conciencia auto-realizada)-: si la abundancia, prosperidad, salud, bienestar, etc no sólo individual sino colectiva, sólo son importantes para la forma-ego, pero éste nunca las podrá realizar plenamente, debido a su propia condición ilusoria, y para la conciencia libre siempre auto-realizada todo es perfecto tal como eres y no le interesa cambiar nada sino que deja fluir todo por su propio ritmo ¿quién o qué hace que todo fluya con el ritmo que fluye? ¿quién o qué proyecta la maya y para qué?

Además surge otra pregunta quizá más trascendente: pensar que por un lado hay un ego limitado que le interesa cambiar el mundo y por otro una conciencia suprema que no le importa ¿sería perpetuar la idea de una separación dualista tipo “los cielos y la tierra”?

Maria Luisa

A tu pregunta: ¿ quién o qué hace que todo fluya con el ritmo que fluye ? ¿ quién o qué proyecta la maya y para qué ?

Resp. : Ese fluir es la Conciencia misma, no necesita que haya un quién, lo que sucede es que para dar testimonio de ese fluir, la conciencia se centraliza como un yo que atestigua separado de lo atestiguado, pero esto es solo un reflejo de si mismo, es una ilusión (maya) generada en la conciencia misma, igual que un arcoiris aparece dando la ilusión de que los colores están separados unos de otros, cuando son luz pero con distintas vibraciones, posibilidad que está incluida en su propia naturaleza de luz. El Ser-Conciencia se experimenta a si mismo en sus diversas e infinitas posibilidades.

A tu pregunta:  PENSAR (lo destaco a propósito) que por un lado hay un ego limitado que le interesa cambiar el mundo y por otro una conciencia suprema que no le importa ¿sería perpetuar la idea de una separación dualista tipo “los cielos y la tierra”?

Resp. : En efecto, si. Ese PENSAR es justamente lo que pretende dar realidad a lo que es irreal. No hay tal conciencia suprema separada de un ego limitado. Cuando eres consciente sin idea de yo, es conciencia pura, cuando eres consciente con idea de yo, es una limitación auto-impuesta. Deja la idea, deja de pensar que eres esto o lo otro, la conciencia siempre está ahí como presencia (infinitamente) permanente. Los intereses por cambiar el mundo pueden ser convenientes o inconvenientes, generando situaciones funcionales o disfuncionales cuando se ejercen acciones al respecto. Por eso, cuando las acciones son desinteresadas (de los beneficios personales), suelen darse sin el sufrimiento que acarrea el apego o la pérdida. Toda acción genera un cambio, es parte indispensable del fluir consciente, lo que no hay es un accionador, solo la idea de él. Saludos

star-trails-atlantic_58700_600x450

Pregunta

Acepto todo lo que me dices pero entonces ¿cómo generar una mejoría en la calidad de la experiencia vital?

Es decir en términos concretos: mejor alimentación vestido techo etcétera.

Maria Luisa

Nosotros apuntamos básicamente a una sola cuestión: el reconocimiento de tu verdadera naturaleza. Tu verdadera naturaleza no es una cosa, tampoco puedes buscarle utilidad (¿para qué sirve?), menos aún saber cómo funciona. Estos son aspectos relativos a la vida fenoménica, sobre los que normalmente nos preguntamos: -¿qué es?, – ¿para qué sirve?, – ¿cómo lo utilizo?, – ¿cómo funciona? Tu verdadera naturaleza suele ser desconocida porque se le presta atención a las necesidades planteadas por lo fenoménico, desde la supervivencia hasta la auto-satisfacción egóica. Si requieres ciertos tipos de conocimientos o entrenamientos, debes buscar los tipos de asesores adecuados para ello. Por ejemplo, para saber del funcionamiento social, buscas un sociólogo, para saber del funcionamiento orgánico buscas un biólogo o un médico, para saber del funcionamiento de la vida religiosa buscas una organización religiosa, para saber del funcionamiento psicológico buscas un psicólogo… para organizar la vida, como dices, con mejoras y prestaciones para la calidad de la experiencia, puedes buscar un coach, que están muy de moda hoy en día.

National-Geographic-1

Pregunta

¿Es decir que el auto realizado sigue buscando especialistas externos a él para satisfacer y comprender las diferentes funciones de la vida fenomenológica?

¿Es decir que en el paradigma no dual se sigue recurriendo a los diversos especialistas del paradigma materialista para satisfacer las necesidades materiales?

Maria Luisa

Parece que tuvieras una imagen ideal de lo que llamas “auto realizado”. En todos está presente la realidad, siempre lo ha estado. Que te des cuenta de ello no necesariamente cambia las cosas, solo tu perspectiva y comprensión. Vivir de acuerdo a esa comprensión no significa llenarse de pronto de conocimientos técnicos que antes no se tenían. Si necesitas hacer una casa debes llamar a un constructor a menos que en el bagaje de aprendizajes y experiencias tengas los requisitos necesarios. Puede que no tengas las habilidades físicas necesarias, etc. Tú hablas de paradigma no dual… los paradigmas se plantean pero la mente queda enroscada sobre si misma, como perro que se muerde la cola, porque la mente no resuelve el punto acerca de la realidad de Ser y tu verdadera naturaleza. Reconoce primero, más allá de las teorías, lo que verdaderamente eres, y después sabrás qué sucede al mirar sin filtros.

TUn-radiacion-NASA-National-Geographic_NACIMA20121214_0541_3

Pregunta

Bien !

Está bien, acepto reconocer la verdad o realidad última para dejar de teorizar o idealizar acerca de ella.

Y a la par seguiré consultando a los especialistas en abundancia y prosperidad material.

Respecto a la verdad: En la praxis he seguido algunas enseñanzas pero además de leer libros y escuchar satsangs con maestros como tú, Mooji, Bentinho, etc., creo que en este momento me servirían una serie de “juegos y ejercicios”… “haceres” que me lleven a descubrir eso que está más allá de cualquier hacer… Sólo Ser.

¿o qué vía es la que más recomiendas al que esto escribe?

Maria Luisa

Hay prácticas del hacer, como repetir mantras, hacer trabajo social, rituales, etc., que implican tiempo.

Las prácticas que recomendamos con R.Malak  son del Ser, no son hacer. No implican tiempo ni sumatoria de actos que puedas acumular. No son prácticas para la mente, sino más bien darse cuenta de cómo se pone en práctica de manera espontánea la conciencia que observa y conoce todo. Ser es Conciencia, y estas prácticas están referidas al enfoque de la conciencia en el presente activo. Es activo porque todo acontece en el presente como un movimiento continuo, como un río.

– Notar el presente activo, donde se presentan pensamientos de pasado y de futuro, incluso pensamientos que dicen ahora e intentan congelar los momentos convirtiéndolos en memorias.

– Práctica de observación sin juicio.  Observación sin tensiones de los pensamientos, de lo que acontece, lo que se siente y lo que se hace, sin etiquetarlo, sin rechazarlo y sin apegarse a nada de ello. Siendo consecuente con esta observación libre de ataduras, nota la presencia de eso que observa, que no es sino si mismo, presenciación que observa el movimiento de los fenómenos (pensamientos, acciones, emociones, percepciones, cosas, mundo, hechos, etc.)

Observación incluso de los juicios que presentan los procesos mentales, las tendencias y condicionamientos que albergas en la memoria, etc. Notarlo y dejar que pase, como todo.

– Discernimiento entre lo permanente y lo transitorio. Descubre lo que permanece y nota como todo lo que comienza tiene un proceso en el tiempo y finalmente termina. Lo permanente es Real, lo demás son contenidos conscientes que van y vienen y no son de naturaleza permanente, por lo que no son reales por sí mismos.

Es adecuado conocer el funcionamiento de la mente, de manera que deje de presentar obstrucciones. Para esto se requiere un poco de orientación. (Ver la lista de reproducción: CONOCER LA MENTE)

Con estas indicaciones tienes más que suficiente. Para más información puedes acceder a nuestra página donde hay muchos artículos y otras cosas.

Pregunta lo que dudes y un abrazo.

girl-kite-india_45674_990x742

Pregunta

Muchas gracias por la amplia respuesta y disposición a seguir respondiendo las dudas que surjan… Esas prácticas de auto-indagación las he hecho pero “no pasa nada”.

Es decir: no hay una comprensión más allá de lo intelectual sobre que el observador eterno es puro vacío y que el “yo” o ego no existe en realidad… bueno, la verdad es que ciertamente no es posible encontrarlo, pero estados de libertad absoluta o vacuidad como experiencia aún no advienen… sé que no es algo a “lograr” sino que que surgen, nos damos cuenta, pero ¿qué hacer cuando no? ¿sólo seguir poniendo atención y dejar que venga “cuando sea que deba venir”?

Y bueno… gracias también por el link a vuestro sitio web, que con gusto exploraré 😀

Maria Luisa

Apreciado Amigo, ¿qué te hace suponer que “deberá” venir algún estado específico? Lo que adviene es la comprensión de que SIEMPRE has sido el campo abierto de conciencia donde suceden los estados… que ilumina los estados (conociéndolos). Eso que eres es permanente, los estados son impermanentes. Lo que es impermanente no es real, sin embargo no es otro que Si mismo proyectado en el tiempo y no hay nada que hacer con eso más que dejar de darle tanta importancia. Deja de esperar… que “pase” algo… ya que todo lo que llega también se va. Eso que eres permanentemente está iluminando todas las experiencias y todos los estados. Un abrazo!

Nebula-Helix-estrella-National-Geographic_NACIMA20121214_0533_3

24 de Marzo 2014 – ¿Enseñanza?

Búsqueda de si mismo

!Y la lo tenía puesto!

No digo que el yo-ego no exista, menos digo que el mundo no exista, solo digo que es una ilusión. Tampoco estoy en contra de las religiones, creencias, credos, dioses personales o trinos, no rechazo que sean creadores o gobernantes del mundo, solo digo que de igual modo son ilusiones.

“No transmito enseñanza, solo expulso lo que está en mi mente, se atropella, se interrumpe, estorba, congestiona y se congela, los lanzo afuera, a veces bien y otras mal. Torpeza comete quien busca, es como el que busca su sombrero que está en su cabeza, se encamina sin querer y recorre sin sentido, se desea con placer, se siente con dulzura, quien trabaja el deseo lo contamina, no pertenece a la mente, es solo del corazón. Hay dos maneras de regresar a sí mismo, una es paulatina y acumulando méritos, ilusiones que caen como cáscaras de cebolla, otra inmediata, dejando el sí mismo falso de lado y observando sin juicio, dándose cuenta de Ser y entendiendo a sí mismo.”

Nadie puede darte algo que ya no tengas, todo está en ti, y si supones que lo obtienes pues con seguridad te abandonará de la misma forma que llegó. Lo único que permanece es lo que siempre has tenido, abandona los errores e ignorancia y la luz brillará como siempre ha brillado, en fin, el problema es que no lo sabemos y eso es todo. ¿Quién enseña a quién?, solo sí mismo se revela. Lo que menciono no es algo nuevo que deba ser logrado por medio de alguna práctica especial, ya está, sólo debemos salir de la duda de no haberlo obtenido o de tener que obtenerlo.

La mente genera pensamientos que nos identifican con lo que no somos. Cuando este ego (yo virtual) se diluye solo queda el Ser. Uno entra a suponer que algo debe ser logrado y debe llegar a uno, pero siempre ha estado con nosotros. La mayoría tiende a pensar que la ausencia de pensamientos es un vacío o la nada, pero se olvidan que la ausencia debe ser conocida, alguien debe reconocer ese vacío, por tanto, conocer o ignorar son atributos de la mente, obviamente se deben a la dualidad.

Ser está más allá del conocer o del ignorar, el Ser es luz, es conciencia pura.

La mente es el movimiento del tiempo y este movimiento nace del pasado recogiendo antecedentes de la memoria y proyectándose al futuro mediante la imaginación, la mente es la funcionalidad de la conciencia. La mente se detiene al reconocer al pensador, quién es el que busca, y en ese momento uno debe permanecer como buscador o como pensador, según sea el caso, es así como todos los pensamientos desaparecen.

Notaremos que queda Ser, sin pensamientos, y no tendremos la falsa identificación. Son los errores de identificarnos con este yo virtual lo que permite que parezcan las dudas, los conflictos y el sufrimiento. Todas las dudas se disuelven dentro de uno mismo, veo lo que usted también podría ver, aquí y ahora. La mayoría no se presta ninguna atención a sí mismo.

La mente está toda con las cosas, las gentes y las ideas, por tanto, gire y póngase en el foco, hágase consciente de su propia existencia, vea cómo funciona usted, observe los motivos y los resultados de sus acciones. Revise la estructura que ha construido en torno a sí mismo. R.Malak