Quiénes somos

Acerca de Maria Luisa

La Realización del sí mismo, o el reconocimiento de nuestra verdadera identidad, es, a mi profundo y muy honesto entender, el mayor sentido que podemos encontrar sobre la razón de ser de la vida humana. Reconocer nuestra esencial naturaleza no dual. Este mismo planteamiento lo encontramos en las diversas filosofías y expresiones de los sabios y místicos en todo lugar y en todo momento de la historia de la humanidad, el cual ha dado fundamento a las religiones tradicionales, como profunda raíz de la real comprensión espiritual. (Resplandor No-dual. Prólogo)

“Hay tanta felicidad en el no pensamiento, paz… tanto amor, tanta vida, en esto que nunca ha dejado de Ser… La larga búsqueda del Dios sin forma y añorado de la niñez, una perfección que intuía, una tranquilidad que necesitaba pero no sentía… terminó de pronto un día… esta claridad se hizo repentina e inesperadamente, sin esfuerzo…arrebatadoramente obvia: Soy desde siempre y para siempre, y si no existo, nada más puede existir.” ML

Maria Luisa Cano, arquitecto, empresaria, española y venezolana, hija, madre, hermana, en una numerosa familia de artistas y comerciantes, hizo varios viajes a India motivada por el enfoque Advaita Vedanta: “No hay dos, no soy ni esto ni eso”. Ahora vive en Chile dedicada a compartir junto con R.Malak la mirada natural desde el Si mismo.

Desde la infinita observación, presencio en libertad absoluta la expresión de Ser, que se muestra como este universo y todos sus estados fenoménicos.

Despierta a mi existencia veo el sueño como un sueño, mientras la felicidad de ser late en el presente activo. Maria Luisa

Acerca de R.Malak

Al recordar mi comienzo llamé a este caminar de reconocimiento “estar en la senda”. Siendo muy niño, en una ocasión tomé conciencia de un estado de felicidad indescriptible, me había asomado a un intervalo de conciencia el cual nadie de mi entorno mencionaba, era un gozo sin dimensiones. Por algún tiempo busqué explicaciones ante esta condición, este gozo que se fue tornando reiterativo y acumulativo. Luego, siendo joven revisé en las religiones y en la filosofía, además consulté a parientes o conocidos sin poder encontrar una explicación plausible. Más adelante, sin referencias donde aclarar mis dudas, comencé a investigar si alguien en la espiritualidad tradicional había pasado por procesos similares. Esta fue una investigación solitaria sin puntos de vista acerca de cómo construir una revisión completa y precisa. (Resplandor No-dual. Preg.1.2)

Lo que comprobé fue que no es único, todos los seres tienen el derecho de ver lo indescriptible que se muestra como un estado de libertad, un punto de vista que mira al universo de cara a la realidad, mientras la felicidad se asoma como trasfondo. Luego supe que es una condición subyacente y permanente que se evidencia cuando las metas de placer y de poder están terminadas. Se descubre el sí mismo, que surge en nuestro centro como liberador de la ilusión y la confusión no nos alcanza. (Resplandor No-dual. Introducción)

Rodolfo Aravena Fernández, chileno, vive en Santiago desde su nacimiento. En paralelo con vivir en este mundo, en familia y en sociedad –entregado al servicio público – ha dedicado su vida a desplegar modos que ayuden al aspirante en su búsqueda de la verdad y la libertad de Si mismo. “La felicidad es un hecho que a todos nos pertenece”.

La mente que proyecta el mundo, lo colorea a su propio modo, la actitud de la mente lo determina, cada uno vive en su propia celda. Conocer cosas, conocer gentes, conocerme ¿dónde está el sentido? Todo comienzo tiene final, la experiencia la atrapa el tiempo. El espejo nada hace, solo refleja, muestra que uno es libre y se ignora. Ver lo falso y su renuncia es la senda. R.Malak

6 pensamientos en “Quiénes somos

  1. Satabistha

    Hola.

    Escribo aquí y ni siquiera sé si esto es correcto.

    Fui discípulo de Consuelo Martín, profesora de filosofías orientales en la Universidad Complutense de Madrid, hace unos 30 años y en aquella época aunque no comprendía la filosofía Advaita acudía semanalmente con Consuelo para poder captar un poco de la paz y beatitud que transmitía su presencia.

    A veces, cuando meditabamos en su presencia, la respiración se detenía y quedábamos sumergidos en mundo de luz más allá de cualquier sensación física. Salir de éste estado, al cabo de una hora o más, nos llevaba su tiempo.

    Ultimamente comprendo mucho mejor el vedanta advaita, gracias a la lectura de Un Curso de Milagros, Sankara y el tratado Vaishita. Pero los estados de meditación profunda no han regresado.

    Creo que ésta es la gran cuestión. No es lo mismo aceptar racionalmente la ontología advaita que tener la experiencia real de la observación del Ser sobre Si Mismo.

    La filosofía sin la experiencia real siempre es fustrante.

    Un saludo.

    Responder
  2. nodual Autor de la entrada

    Hola Satabistha. Es cierto lo que dices, la frustración sobreviene cuando mediante el proceso mental racional se pretende librarse de la mente y buscar la experiencia de la no separación, la no dualidad o no mente, todo ello lo mismo. Y es que la no dualidad no se muestra como experiencia, toda experiencia pasajera es también un reflejo en la mente, incluso los estados luminosos o profundos. La comprensión de lo no dual implica dejar de dar credibilidad a todo lo que es pasajero, implica residir y presenciar cualquier tipo de experiencia sin la pretensión de transformarla o incluso interpretarla, o juzgarla. Lo importante es la comprensión silenciosa y no precisamente racionalizable, sino más bien esa que da certeza y no nuevas creencias. Siempre que se este buscando experiencias, tales como estados especiales, con la finalidad de completarnos, es que aún no se ha comprendido profundamente la realidad de Ser.

    Si en la ontologia se menciona que tu naturaleza esencial es luz, lo que equivale a presenciacion pura, cabe preguntarse quien queda sumergido en la luz. Por otro lado, si también se menciona que lo que la presenciacion presencia o conoce es la pantalla consciente que emana de sí misma y donde se despliegan los contenidos de conciencia, cabría preguntarse como es que la presenciacion puede llegar a observar luz, ¿acaso es está un contenido de conciencia?, ¿algún objeto de observación?. Lo otro que podemos agregar es lo siguiente: los contenidos conscientes son reflejos de sí mismo, entonces, ¿donde se reflejan estos? Y finalmente, ¿que es esta luz que sí mismo presencia como reflejo en la pantalla consciente?

    Tal vez recuerdes alguna enseñanza que pone como símil que la mente sin contenidos es como un espejo donde se refleja tu verdadero rostro, obviamente es una metáfora, ya que sí mismo no tiene rostro pues no es un objeto.
    En definitiva, ¿que comprensión te deja el haber contemplado la luz en el silencio de la mente?

    La ontologia puede, y debería, funcionar como un mapa, de manera que cuando se recorre el territorio se comprende por donde se está transitando. Entendamos este tránsito como los procesos conscientes donde se posa la atención, la luz consciente. Por tanto, en cuanto a la validez del entendimiento de lo no dual, eso que es necesario, más que experiencia real, lo llamaría comprensión de lo real.

    Quedamos abiertos al diálogo. Muchas gracias por tu comentario, saludos afectuosos,
    María Luisa

    Responder
  3. Satabistha

    Hola.

    Gracias por la respuesta.

    Es lo más profundo que he leído desde hace mucho tiempo. Creo que me llevará algún tiempo comprender lo que dices, porque nunca he sido especialmente brillante en la comprensión.

    Entiendo que el significado que le das a la palabra ontología es el de Kant, como estudio de las ideas sostenidas por la conciencia.

    La propuesta del vedanta advaita es muy sencilla de entender racionalmente debido a su radicalidad. Lo difícil es asumirla vitalmente porque el raciocinio común no consigue enlazarla con la percepción cotidiana.

    Contaba Karl Popper que él aceptaba la brillantez racional del idealismo de Hume, pero que no podía mantenerse más de una hora en él sin caer en el raciocinio común aunque fuera consciente de la falta de racionalidad de dicho raciocinio. Creo que mi relación con el advaita es algo semejante.

    Por otra parte, asumir que todo lo que hay (el objeto) no es otra cosa que pensamiento y que su existencia proviene del observador es fácilmente comprensible. Incluso me puedo responsabilizar del flujo de objetos de mi percepción. Otra cosa bien distinta es desidentificarme de la percepción física.

    Este tema de diferenciar las ideas puras de las provenientes de la percepción física es clásico entre los filósofos idealistas occidentales. Los cuales no suelen ser un buen ejemplo de coherencia conceptual; pero es lo que tenemos.

    Por ejemplo; llevo bastante tiempo enfermo (soy varón) y puedo asumir que mi enfermedad es una creación mental. Pero lo cierto es que a quien le duele es al cuerpo, no inicialmente a mí, y éste me devuelve el dolor el cual se convierte en una idea con su carga emocional correspondiente; con lo cual percibo el dolor como ajeno y previo a mi contenido mental (mis ideas sobre tal dolor).

    Puedo pensar y repetir como un mantra que no soy un cuerpo, o que no duele, pero no por eso voy a dejar de percibirlo y menos aún voy a poder olvidar su existencia cuando duele; aunque tal existencia provenga o no de la conciencia.

    Otro ejemplo es el del sueño; intelectualmente puedo asumir que cuando duermo el mundo no existe porque no lo estoy percibiendo por no estar pensándolo (este ejemplo es clásico entre los vedantines), pero lo cierto es que si me golpean me despierto; o si hace frío me tapo con la manta o si hace calor me destapo. Lo cual viene a mostrar que la percepción física es ajena y previa a la mente que la percibe.

    Me vas a tener que perdonar las confusiones en las que me haya expresado. Pero últimamente he pensado y repensado mucho sobre éste tema de la percepción física y su relación con el contenido mental por una experiencia que tuve hará unos 25 años en Buenos Aires.

    Un cordial saludo y gracias nuevamente.

    Satabistha

    Responder
  4. nodual Autor de la entrada

    ML: Ontología la entendemos más bien como lo que su etimología dice, el estudio del ser.
    Onto es ser y logia es estudio.
    El problema básico consiste en averiguar desde donde te estas sosteniendo para comprender.

    Cuando se habla de que todo lo que hay es pensamiento, se refiere a que todo lo que existe tiene su existencia como contenido de conciencia, pero no de tu conciencia, sino de La Conciencia. Esto lo digo porque tu te concibes como un sujeto independiente que tiene conciencia de objetos, sensaciones, percepciones, pensamientos, emociones y sentimientos, pero que es diferente de otros sujetos que también tienen su propia conciencia. Si te comprendieras como Si mismo Presenciador, o mejor aún, como pura presenciacion, entonces si tendría sentido asumir que toda existencia existe en ti, tu como Eso que eres realmente.
    Entonces se explicaría el movimiento de los estados mentales ante esa presenciacion, y se comprendería que dichos estados son movimientos de la misma conciencia, que como funcionamiento mental, plantea diferenciaciones.
    Te daré algunas pautas de las bases ontológicas que usamos junto a R.Malak.
    Lo real es Ser. Ser se mueve y este movimiento es Conciencia que fluye como un río de armonía, Plenitud. Esto en el Vedanta lo llaman Sat Chit Ananda.
    La conciencia se despliega y surge el funcionamiento consciente llamado mente. La mente, esta función, genera la dualidad y la medida en la infinitud no dual de la conciencia. Por tanto, lo que es infinito aparenta tener medidas ( espacio ) , y lo eterno parece tener medidas ( tiempo ).

    La conciencia, que es plena totalidad sin fronteras, debido a la diferenciación de sujeto- objeto que hace la mente, se centraliza como efecto de la ilusión ( Maya ), que hace aparecer multitud donde no hay dos. Esta centralización es el yo-cuerpo-mente-emoción que te hace parecer ser esta persona, con sus limitaciones y vulnerabilidades.
    Los estados mentales acontecen en la Conciencia, no le suceden a tu persona, ni a tu cuerpo… Son una rotación permanente de modos conscientes que acontecen a Sí mismo.
    Sí mismo se asoma a la existencia a través de tres ventanas: el cuerpo, la mente y la emoción. Estas ventanas se superponen, se combinan y rotan dependiendo de como la persona percibe el mundo preferentemente. Por ejemplo los atletas ven más a través del cuerpo, los artistas a través de las emociones, los intelectuales a través de la mente.

    Esto que menciono son pautas de nuestro uso de la ontologia, que deben ser tomadas como señales, como letreros en un camino, como un mapa o como un menú. Recorrer el territorio o degustar los platos del menú deben ser realizados por ti mismo. Hay modos adecuados para llevar a cabo esta realización.

    La mente ejerce una fuerza de encantamiento en la que la atención se centra como sujeto y queda prendada de los objetos de la conciencia, y en base a ello fortalece el sentido de separación y propicia la aparición del ego. Este encantamiento equivale a estar perdido en un bosque, un bosque de errores de percepción y errores de entendimiento. Lo primero que hay que descubrir es en que parte del bosque estas, y una vez lo sabes, ya estas fuera. Así opera la comprensión, es como un líquido diluyente de errores. A veces hace falta ayuda de alguien que conoce el bosque.

    El proceso de reconocer lo real implica, como si fuera un ave con dos alas y una cola, dos aspectos paralelos: El ala de la comprensión intelectual y el ala de llevar a la práctica lo comprendido y la cola es el timón de la atención.

    Nuestro modelo de comprensión no es el de la hormiga, que va paso a paso sumando conocimientos, experiencias y méritos, sino que es como el vuelo del pájaro, que va directo a la fuente.

    Saludos afectuosos

    Responder
  5. Satabistha

    Gracias por la respuesta.

    Leyendo parece fácil por ser comprensible; pero en la práctica entrar en esa actitud contemplativa no es muy asequible para la mayoría; por muy sencillo que intelectualmente parezca.

    He comprado vuestro libro para intentar comprenderlo mejor.

    Un cordial saludo.

    Responder
  6. Satabistha

    Hola.

    Leyendo el libro veo al inicio:

    “El sonido primordial, como una exhalación de aliento, emana de la
    Conciencia Esencial, expresándose como Verbo. Lo manifiesto viene a
    existir testificado por el Si Mismo. Siendo No-Dos, en la Conciencia se
    sostienen todos sus contenidos.”
    (Maria Luisa)

    Yo tuve una época, hará unos 10 años, que podía escuchar el sonido OM.

    Al principio me parecía que procedía de algún motor de explosión, semejante a una bomba de agua, que ronroneaba en la calle durante toda la noche. Sin embargo mi esposa no lo oía. También me extrañaba que los vecinos permitieran esa molestia continua. Por lo que empecé a sospechar que quizá era el OM.

    Posteriormente estuve unos diez días con Marshall Govindam y podía escuchar con fuerza arrebatadora el OM y también algún mantra. Mientras que el OM sonaba exactamente como un motor; el mantra sonaba como pronunciada por una voz masculina profunda.

    Pregunté a la mayoría de las personas que estaban con Govindam pero no lo oían; pero posteriormente una persona me confirmó que a ella también le había sucedido.

    Le comenté a Govindam esta circunstancia y me respondió que yo tenía que hacer más sadhana. La verdad es que me pareció una respuesta estándar que no me resolvía nada.

    Luego con el paso del tiempo la escucha del sonido fue desapareciendo. Aunque alguna vez, en los últimos tiempos, lo he estado oyendo. Su aparición suele coincidir con periodos de largas prácticas diarias de yoga.

    No comprendo cuando dices que el OM emana como una exhalación del aliento; porque la verdad es que yo no observé ninguna transformación física cuando lo oía; excepto algún cambio temporal en mi conducta sexual. Tampoco observé cambios mentales.

    Debido a ello lo recuerdo como meramente anecdótico.

    Pero la cita que he subido de vuestro texto abre dos temas importantes. El primero es la utilidad del uso de mantras para lograr metas definidas previamente. En tantra (cuando uso esta palabra excluyo cualquier tipo de práctica sexual) habitualmente consideran que no hay diferencia entre el mantra, la divinidad y el yantra que lo represente y que la meta del devoto es hacerse uno con ellos.

    Esto siempre ha sido para mí un misterio; por que considero al mantra, el yantra y la deidad representada como un producto del pensamiento humano (si me oyen los ortodoxos seguro que se enfadan conmigo). Sin embargo cuando los oigo suenan independientemente a mi voluntad.

    El segundo tema también es la utilidad de las prácticas yóguicas para facilitar los estados contemplativos. Por que la verdad es cuando he conseguido escucharlos ha sido por haber estado practicando yoga durante bastantes horas diarias.

    Un cordial saludo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s