Archivo de la categoría: Textos de R.Malak

Pedid y el gran dador dará – 10 de Noviembre 2016

10-nov

Hay quienes pretenden negociar con lo Esencial, ofreciéndole hacer esto a cambio de aquello, algo así como costo = beneficio, “dejaré de fumar, o si le devuelves la salud a mi pariente dejaré de beber”, etc. Lo Divino Es y conoce todo, sabe de carencias y beneficios, sabe de faltas.

La sabiduría divina Es y sabe cuáles cosas son necesarias o convenientes para nosotros y cuáles no. “Pedid que se os dará, si es justo y necesario”, hay muchos términos que hablan de eso.
Lo Divino Es, no hay dualidad, es tanto el dador como el receptor.

La realidad no desaparece en algo único y sin diferencias, nada desaparece excepto la condición de concebir a lo observado como diferente del observador, eso sí desaparece. La claridad se asoma de pronto, nos vemos reflejados como en un espejo, y uno percibe algo.

Los apuntadores tratan de hacernos comprender que estamos envueltos en ilusión y que padecemos confusión. Nos aseguran que si tenemos suficiente discernimiento para comprender y queremos ser libres, podemos serlo. Nos motivan a buscar lo trascendental, es decir, lo más significativo y fundamental que existe en cada uno de nosotros.

Con la comprensión cambia la manera en que experimentamos la Realidad y la forma como nos relacionamos con los otros. Esta comprensión libera al individuo de las cadenas de la ignorancia para que pueda asumir la esencia inmutable del Ser.

Los verdaderos cambios y batallas se desarrollan en nuestro interior. Para ello la persona va comenzando a conocerse y a conocer las leyes que rigen los umbrales de conciencia, entonces se da cuenta gradualmente de la Realidad. Continuad, por tanto, pedid y el gran dador dará, mostrando que tú eres Eso. R.Malak

Anuncios

Impulsados por los deseos – 9 de Noviembre 2016

9-nov

Los griegos opusieron la categoría de pasión a la de acción, entendiendo por pasión una alteración del “alma” que se siente pasivamente, de este vocablo derivan paciente o patología. Como el enfermo, el apasionado sería víctima de una acción externa a sí mismo compuesta por fuerzas extrañas sobre las cuales no puede ejercer ningún control. Claro que el Ser es antes del mundo, antes del cuerpo y de la mente.

La mente y las emociones cambian en cada persona, lo único posible es aceptar la facultad de conocer nuestra identidad, sin embargo, esto trae consigo el aceptar que todos puedan pensar y expresar sus pensamientos, una cuestión necesaria de igualdad.

Los deseos, como nubes que cruzan el cielo, van dejando huellas en la mente. Esas huellas se reconocen cuando uno las ve. Los deseos son una de las tantas cosas que cruzan por la pantalla de la conciencia, y muchos sentimos fuerzas internas que nos impelen a satisfacerlos. Otros, los realizados, no sienten esos impulsos, están libres de esa pulsión.

Sabemos que los deseos generan muchos pensamientos y estos ocultan nuestra verdadera naturaleza interior. De por sí, los deseos no son equivocados, ellos apuntan a cumplir con las fuerzas impulsoras de la vida. Sin embargo los deseos que ocultan nuestra naturaleza auténtica, que es dichosa, inmortal y eterna, son inadecuados, y cuando se aniquilan esos deseos, el conocimiento de la realidad absoluta se evidencia. Cada cual tiene deseos pero ellos no construyen su verdadera identidad. Lo adecuado es conocerlos, quedando pendiente el saber quién es el conocedor de ellos.

Aquí el apuntador es el espejo que muestra claramente la ilusión que uno tiene, la ilusión es el deseo presente en nosotros. De ese modo estamos inspirados a mirar hacia dentro, o buscar un cambio, pero el cambio en sí mismo no ocurrirá simplemente por entender a alguien. R.Malak

La creencia sostenida provoca ilusión – 8 de Noviembre 2016

8-nov

La gente ha estudiado muchas doctrinas y seguido a muchos maestros, sin embargo siguen detrás de luces falsas que no entregan lo que ellos quieren. Es preciso saber qué es lo que uno busca, dejar atrás los impulsos contradictorios, hay que girar hacia el interior y dejar de mirar hacia afuera.

Cuando se pone fin a los lazos que atan a sentimientos de codicia, odio, apego, confusión, nos encontramos en línea. Cuando estamos imperturbables ante los deseos exageradamente demandantes y a influencias externas, y nos permitimos percibir claramente. Cuando la mente está más allá de la agitación de cuanto nos rodea, en esos instantes, estamos comprendiendo.

En la realización no hay nada que atrapar ni nada que olvidar, sólo saber quién es uno mismo. No es fácil encontrar a un apuntador de verdad porque el apuntador no se hace publicidad ni entra en el negocio de vender espiritualidad o religión. Sin embargo, si la vida pone a un estudiante o buscador en el camino de un maestro, es un gran acontecimiento.

Hay que considerar que la transformación o el aprendizaje no suceden escuchando la charla de alguien o leyendo un libro o muchos libros. Enseñar palabras de sabiduría y conocimiento no sirve de mucho, no importa cuán profundo sea el conocimiento, no importa cuán noble sea. Cuando el conocimiento objetivo termina, el ego no sobrevive como individuo.

Muchos estudiosos vienen y no hablan de nada más que de este mundo, planteando que hay que negarlo como realidad, cuando para transformar la comprensión del hombre de lo ordinario a la realización no es necesario, ni en verdad posible, renunciar al mundo físicamente.

Las personas generalmente se encuentran prisioneras de la ignorancia causada por la confusión. Sostener ideas preconcebidas confunde más a las personas y estas no pueden liberarse de los errores de juicio. La creencia sostenida, o la idea equivocada, provoca ilusión, y esta puede ser destruida con el conocimiento interior. R.Malak

La liberación ya está aquí – 7 de Noviembre 2016

7-nov

Para muchos, la necesidad de un apuntador es fundamental. Son como las velas: no se encienden solas, hay que encenderlas con otra llama; ellos no pueden iluminarse a sí mismos.

El apuntador que transmite la enseñanza no es requisito necesario para todo el que quiere seguir la senda, sin embargo la necesidad de un apuntador capaz de educar al ego es evidente para algunos discípulos, ya que los velos de la individualidad son muy espesos y el maestro instructorpuede ayudar a hacerlos desaparecer por completo. Todo dependerá del maestro y del discípulo.

La liberación ya está aquí, en este mismo instante, y en esta vida. La idea de liberarse en otra vida es más ignorancia. Si podemos ver y sentir a los demás como si fuéramos Uno, esa conexión nos transformará, empezaremos a ser libres del pasado y del futuro, de las cargas y de los proyectos.

Generalmente, los recuerdos están cargados de angustia, sufrimiento y enojo; si podemos ser libres de esos pesos que están complicando las interrelaciones en la vida, comenzamos a escribir un nuevo libreto de esta película que hasta ahora había sido trágica, no necesitaremos esperar una próxima vida, y seremos aquí y ahora todo lo felices que necesitamos, queremos y merecemos ser.

El maestro que instruye no es necesario para todo aquél que sigue la senda, como ya dije, aunque sí lo es para quien es de mente más desordenada y de carácter irregular. Quien goza de buen entendimiento y verifica sus emociones no lo precisa de forma imprescindible, aunque ser guiado es lo más conveniente. En este caso, la asociación con un sabio impulsa a la realización, y es importante relacionarse con él por medio de preguntas y respuestas.

Siempre habrá dudas que surgen de la mente; es preciso eliminar todas la dudas con la orientación del maestro, o buscar otros medios, ya sea por la reflexión, la meditación o la investigación analítica. R.Malak

Conciencia, origen de todas las cosas – 6 de Noviembre 2016

6-nov

La verdad no se traduce, es intocada, intacta, no se interpreta y nadie puede expresarla con palabras, porque, en el momento en que esto se haga ha dejado de ser la verdad para convertirse en una proyección de la mente. Por las palabras no se puede mostrar la verdad, sólo el significado que transmiten es auténtico; los conceptos son ilusorios, pero dan una señal. Por tanto, para apuntar a lo ilusorio se necesita de conceptos.

Por ejemplo, muchas teorías se sostienen que la naturaleza y el origen del mundo físico es una realidad objetiva gobernada por leyes de causa y efecto que emanan de un acto único de creación. Se incluyen aquí las referidas al asunto de la primera explosión o Big Bang, sumadas las que están escritas en el Génesis de la biblia. Esto implica que el mundo existió antes de que alguien hubiera tenido una percepción de él, lo que no necesariamente puede ser correcta.

Me inclino más porque es la Consciencia el origen de todas las cosas, produce todo cuanto existe, con el resplandor de su propia perfección. Solo que la mayoría, atrapados en la ventana de la mente, no se dan cuenta de su luz interior, cuidando como cuidan tan sólo de lo que ven, de lo que oyen, de lo que sienten y de lo que conocen como mente.

Ciegos por su propia interpretación, ya sea el ver, oír, sentir y conocer, no perciben el resplandor no dual de la sustancia original. Si tan sólo eliminaran en un súbito destello todo pensamiento conceptual, se manifestaría esa comprensión. R.Malak