El arte de inspirar – 13 de Noviembre 2016

13-nov

Al buscar al maestro preciso se corren muchos riesgos y hay tendencia a la desilusión y a la falta de sentido. A veces los gurúes no cumplen con los requisitos y se ubican permanentemente en un nivel de “la verdad única, inmortal”, lo que los torna inaccesibles.

En otros casos los buscadores pierden el espíritu de crítica y se rinden en forma crédula, y sin una información adecuada quedan expuestos a charlatanes profesionales (pueden ser seudo investigadores, contactados, astrólogos, adivinadores, curanderos o cualquiera de estos brujos). El discípulo, equivocadamente, suspende su razonamiento y entrega su capacidad de aceptar o de rechazar lo que la racionalidad coherente le está mostrando, de esta manera fluctúa entre la ilusión y la realidad, y al moverse hacia los pensamientos se construye de inmediato la dualidad como bueno o malo, constructivo o destructivo, alto o bajo, etc.

Cuando no hay insistencia en mantener los pensamientos, a eso las corrientes orientales lo llaman desapego, lo cual es aparentemente fácil. La complicación consiste en que al dejar los pensamientos voluntariamente, eso de por sí es un pensamiento más, y se sigue estando involucrado en el funcionamiento de la mente. En cambio, cuando la inclinación mental se aparta de los deseos mundanos de modo natural, de inmediato nos volvemos hacia Sí mismo.

El arte de inspirar a las personas consiste en hacer que vuelquen su búsqueda hacia la verdad que cada cual lleva en su interior, y esto es generalmente provocado por el apuntador que usa ese modo de enseñar. Un buen apuntador inspira a que cada uno pueda descubrir en sí mismo esa verdad. Los que saben dicen: el camino para llegar al iluminado conocimiento es evocar a lo Divino, es la recta fortaleza que nos lleva a estar cerca de lo indescriptible.

La realización libera a la persona de su prisión subconsciente, que es la condición típica de los programas implantados por la sociedad y la cultura, para permitirle realizar el estado auténtico y participar de ello en forma permanente, fundido en lo indescriptible e inefable. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s