La Persona – 5 de Octubre 2016

5oct

5 octubre 2016
La persona, el ser humano, se siente un individuo entre miles procurando desarrollarse para alcanzar niveles más importantes que lo llenen, y supone como grado máximo de sus aspiraciones que alcanzar a lo Divino es su meta última de la vida, como un logro de perfección. En este sentido, muchos encuentran que se produce una separación irreparable entre el hombre y ese ideal de lo Divino.

La pregunta que aparece es: ¿cómo se certifica que esta separación no es real?
Todos los apuntadores y los entes vivientes no son otra cosa que la Conciencia, fuera de la cual nada existe. Esta Conciencia no tiene principio, es no nacida, no en el sentido de eternidad, pues eso implicaría su contraste con lo opuesto, sino en el sentido de que no tiene categorías ni de principio ni de fin, no tiene colores ni apariencias, ni existente ni no existente, ni nueva ni vieja, ni corta ni larga, ni grande ni pequeña. Está más allá de todos los límites, nombres y comparaciones.

Generalmente, las personas no saben que pueden percibir al Todo, al Ser puro del cual forman parte así como todo lo que existe. La separación es sólo una ilusión provocada por el deseo, y el deseo es la necesidad de añadir algo para poder ser uno mismo más plenamente, provocada por el miedo, el miedo a perder algo y, por tanto, a sentirse reducido y ser menos de lo que somos.

Existe una sola realidad, la realidad Absoluta, el Uno, aquello que toma muchos nombres y que algunos designan como Dios, o como uno quiera llamar a lo indescriptible, el vacío, la nada, el Todo, etc. Es lo que ves frente a ti; comienza a razonar acerca de ello e inmediatamente caes en error. Es el ilimitado vacío que no puede sondearse ni medirse. R.Malak

Anuncios

2 pensamientos en “La Persona – 5 de Octubre 2016

  1. Victor Rioseco Ventura

    La experiencia real es no dos.

    En la experiencia real no hay una separación entre conocer y ser. No hay separación entre testigo y experiencia. Sólo hay un experimentar.

    Toda experiencia, incluso la de pensarse y sentirse un yo separado, es sólo un experimentar. Este experimentar es simplemente conocer. Y este conocer se conoce simplemente siéndolo y está hecho sólo de conocer. Dicho de otro modo toda experiencia siempre es el Si mismo conociéndose a Si mismo, amándose a Si mismo.

    La creencia y sentimiento de un yo separado es una experiencia, y por eso algo real, pero en si misma es sólo una ilusión o realidad relativa.

    Nunca nadie podrá realizarse, porque nunca nadie ha existido. Nunca se podrá romper la ilusión de estar separados por nunca nada lo ha estado. La experiencia real es ya uno sin segundo, lo real no puede realizarse porque siempre ha sido real.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s