Reflexiones sobre No Dualidad – R.Malak- Septiembre 2016

2-sept

2 septiembre 2016
Aunque estemos sumidos en la ignorancia existe un orden en todo, y este orden está todo y une a todo, nada está separado, aunque la sociedad impulse a la depresión, a la individualidad, y aunque cada cual pretenda imponerse sobre el otro, con la típica manifestación de egoísmo. Y no es extraño que aparezcan las tribus urbanas que, como movimientos sociales, pretenden integrar artificialmente a sus iguales y sacarlos de la vida impersonal.

La lucha y la oposición en nuestra vida diaria, producidas por nuestras continuas aspiraciones en la vida espiritual, es el resultado de esta llamada siempre creciente por desprenderse del ego, y de esa manera estar más armoniosamente con nuestra naturaleza Esencial.

El ego es una idea que se ha estructurado en la conciencia y con la que nos hemos identificado. Esto provoca que nos desconectemos de nuestra esencialidad. Ego significa “yo” en latín, y algunos creen que es el Uno Mismo. Sin embargo, el ego se reconoce como el que construye y ejecuta desde la personalidad, y como tal no tiene existencia propia, es virtual, por tanto eso, a su vez, hace imposible destruirlo.

Siempre estamos aquí, siempre. Muchos piensan persistir en la ilusión de que tenemos una vida independiente, cuando de hecho, como entidades, somos totalmente dependientes de la vida que nos sostiene. A ello le sumamos la aparente división que presenta el universo, la cual es solo virtual. Las personas no comprenden lo Absoluto, lo Absoluto se reconoce a Sí mismo a través de la conciencia esencial, sobre todo cuando la conciencia descubre la confusión que genera el identificarse con la individualidad.

Si no se comprende el proceso mente- emoción- cuerpo, continuará expresándose y viviendo en el mundo de lo fenoménico. No hay nadie que se ilumine, ni se realice, ni se despierte, cuando se escucha la llamada de lo Esencial. De ese modo se comprende que el vehículo está para que se dé la expresión de la conciencia Divina. R.Malak

3-sept

3 septiembre 2016
La razón del por qué aparecimos desde lo Absoluto a este mundo de ilusión y limitación no está clara, tampoco el por qué tenemos que pasar a través de goces y dolores. Lo que sí está claro es que ya estamos aquí y que recobrar la conciencia de nuestra naturaleza real es fundamental, así como librarnos de lo que nos ata, o aparentemente nos complica. Esta es la gran tarea espiritual.

El error más grande es creer que estamos separados de la existencia, especialmente al identificarnos con el cuerpo-mente-emoción. Otro error es el hecho de sostenernos en el ego, ya que esto procede de una falsa percepción, error que se verifica al confirmar que el ego desaparece en el momento en que tratamos de identificarlo.

El ego es un sistema de funciones psíquicas, es el reordenador de la información, del funcionamiento racional, de la memoria, etc. Cuando nos dicen: “elimina el ego”, es un error suponer que tenemos que descubrir un ente que está manejando nuestras vidas, eso no tiene sentido. Es la observación sin juicio la que nos muestra que no hay nada que encontrar y nada nuevo que ver, de ese modo aparece la verdad y queda la comprensión.

Observar, no buscar, es lo que provoca un mirar profundo, claro y preciso, en un espacio sin límites de tiempo. Al empezar a descubrir los niveles de donde emana lo más auténtico de nosotros mismos nos sentimos muy bien; seguramente todos tenemos experiencias en las que nos hemos sentido profundamente seguros, fuertes y confiados.

En el umbral de la racionalidad nada es fundamental, nunca se está completo. Suponer que así fuera es el motivo por el que siempre hay ansiedad y sensación de carencia, por más información y recursos que se hayan acumulado. Cuando la conciencia centralizada se aúna a lo Esencial, se despliega hacia lo indescriptible con la capacidad de responder en forma total a cualquier estímulo. R.Malak

4-sept

4 septiembre 2016
La mayoría nos encontramos en la búsqueda de la felicidad y se intensa salir de las angustias y problemas que nos aquejan, la ignorancia se transforma en una barrera que impide comprender como y que es la conciencia. Por una parte está la opción de tomar conciencia como si fuera una cuestión de querer o no querer hacerlo, salir de todos los problemas, se vuelve una meta general. ¿Cuantas cosas puedan aprenderse?, y ¿cuál es la más importante de todas? Es lo que todos queremos saber sin dejar de lado la opción de, ¿podríamos funcionar adecuadamente para que el ego no interfiera con nuestra senda?

Las respuestas, que además de ser profundamente afirmativas constituyen lo más íntimo de uno, tiene el poder de finiquitar, de resolver definitivamente. Es un estado de no racionalidad, es perfecto, completo, total. Siendo la Realidad no conceptuable y reconciliando en sí todas las oposiciones producto de la mente, cualquier modo de acercarse a ella por medio del lenguaje resulta paradójico. Sin embargo, esto no supone que sea desconocida, tan sólo es indescriptible.

La dualidad aparece como el modo que provoca la ilusión y la separación. Tiene su origen en el funcionamiento de la Mente que como funcionalidad de la conciencia se expresa con la suma de pensamientos, con los juicios, valores, modo de seleccionar y las opiniones a favor o en contra de una opción o de varias. La mente establece simbolismos que le dan sentido al pensamiento, aprueba o rechaza paradigmas, estableciendo juicios de valor y declaraciones de a favor o en contra acerca de algo.

El hecho de que gran cantidad de persona busquen verificar y investigar cómo llegan a esas conclusiones es digno de destacar. El problema es que las personas buscan orientaciones afuera, en lugar de buscarla dentro. Esta Realidad ha de ser constante, universal, evidente de por sí y válida para todos los posibles sistemas, en el tiempo y espacio, tanto en lo que conocemos o en los posibles planos de la manifestación. R.Malak

5-sept

5 septiembre 2016
Al que se asoma a su interior un profundo silencio lo embarga, todo a su alrededor se lentifica y se tranquiliza, se accede o se reconoce una gran energía y vitalidad en todas y cada una de las cosas, destacando una cualidad luminosa que exhala una radiación abrumadora.

El que ha podido regresar su mente a la fuente está en armonía, sus esfuerzos vueltos a lo exterior se terminan, las confusiones llegan a su fin, se comienza a vivir desde la conciencia. Repentinamente quedamos libres de la confusión, no hay apegos, sobreviene la comprensión sin que la mente participe, tampoco el pensamiento discursivo está presente y la imaginación se pone a disposición de lo esencial.

En los cuerpos y mentes existen diferencias aparentes y ficticias, existen diferencias de colores y opiniones, pero el Ser es el mismo en todos. Por más cosas que podamos comprar y obtener, no se puede poseer un Ser privado. Es Sí mismo, lo Divino que Soy, que Somos, lo que infunde y emana a todas las diferentes expresiones de vida manifestada. El Ser es común a todo, no es propiedad privada de ninguna persona, es uno entre la diversidad, es constante entre las formas que vienen y se van.

Se presenta bajo la conciencia pura, absoluta y esencial de todos los entes, la fuente de la vida y de todo conocimiento. Es trascendente, inexplicable, indefinible, no entendible, indescriptible, todo es paz y todo dicha.

Asomados a la vida, no importa qué condición definamos, emerge siempre un límite ideal o material, de masa, de tiempo, ya sea de peso, de longitud, de belleza, de temporalidad, de color, de temperatura, de gusto o disgusto, etc. Estos son juicios y tienen la característica de que establecen extremos y un inicio y, por ende, introducen un filtro de diferenciación entre aquello que ha sido definido y aquello que se halla más allá de eso. R.Malak

6 sept.jpg

6 septiembre 2016
Las personas tienen el atributo de manifestar el poder creativo, que es la aplicación de las fuerzas físicas y mentales para dar forma a condiciones y cosas que los rodean cambiándolas a su agrado. Se reconocen tres aspectos en esto: el objetivo deseado, la fuerza que va a ser ejercida como instrumentación para alcanzar el fin y, por último, la condición sobre la que la fuerza va a actuar.

Todo esto viene de Sí mismo en cada uno de nosotros, es el poder de lo Esencial. Este poder creativo no es un segmento separado del Todo e implantado en nuestro interior, se trata meramente de la difusión de la fuerza de la esencia a través de nuestro ser físico.

Reitero una vez más, el ego no es algo que posee una existencia independiente. Lo Divino y su naturaleza lo abarcan todo, todas las cosas están interconectadas en comunicación y armonía. La conciencia como continente y la conciencia como contenido comparten la cualidad básica que es la esencia de su misma existencia.

Nuestras inclinaciones internas se han originado precisamente dentro del Ser y experimentan la influencia de Sí mismo. La realidad es única, absoluta, la fuente, a-espacial, sustento y objetivo de toda existencia, intemporal, ubicua, ilimitada e indivisa y esto nos indica también que aunque la llame el Ser es sólo para equiparar conceptos con la tradición.

La realidad no es el origen del sufrimiento o del placer, no es su fuente o su raíz. Estos vienen de la ignorancia de la realidad, no de la realidad misma, que es indescriptible, más allá del ser y del no ser. Al ser de orden infinito la Realidad es para nosotros y para todos.

Cuando en Sí mismo se está expresando una comprensión más grande, más expansiva, se crea en la música, en la literatura y en formas abstractas lo que siente. Además aparece el deseo de que los demás, no solamente él, realicen lo que él y toda la humanidad representan. R.Malak

7 sept.jpg

7 septiembre 2016
He visto que en algunos escritos místicos, religiosos y filosóficos, dicen que la conciencia se expande. Se me ocurre que se refieren a que la mente aumenta su capacidad de conocimiento y tiene una mejor experiencia, pero no explican claramente de qué se trata ni cuáles son los resultados de esta expansión, y en la mayoría de las ocasiones no hay claridad en la referencia al concepto “expandir”.

Lo cierto es que estamos siempre parados frente a lo Absoluto (lo permanente) y ante lo Relativo (lo impermanente). Lo que trasciende (lo Absoluto) es inaccesible a los sentidos y a la lógica, sin embargo, cuando la conciencia de lo individual (la persona) se da cuenta de que es una con la Conciencia Esencial, sobreviene el conocimiento de la inteligencia Suprema como Esencia, Conciencia y Felicidad. De ese modo la persona muestra integración total a la fuerza de vida, con poder y responsabilidad definidos, como integrantes en la vía, sin perder contacto con el mundo fenoménico.

He mencionado que Sí mismo está más allá de la mente y sin embargo también he mencionado que la realización es con la mente. Aunque la mente no puede concebirlo, y con esto quiero decir que lo Real no puede ser pensado, mis referencias apuntan a que la mente se sumerge en la conciencia desprendiéndose de los pensamientos, y de ese modo, vuelta hacia dentro, reconoce su propia fuente y deviene eso (Sí mismo). Ya no es como un sujeto que percibe objetos.

Ser y realidad es uno y lo mismo. Al mencionar al Ser me refiero a lo Divino, a lo Indescriptible, a lo que está más allá de la comprensión intelectual, a lo que se muestra en el silencio. La realidad manifiesta se nos presenta a través de la experiencia sensorial externa e interna, y la mente pensante, emocional y actuante construye el mundo fenoménico. En un acercamiento a la realidad, se busca la manera de vivenciar la existencia comprendiendo la vida y el universo como una unidad total, como emanación continua que se rige por leyes naturales en sus fundamentos. R.Malak

8 sept.jpg

8 septiembre 2016
Si nos asomamos a lo que soy (yo), puedo ver desde dentro todo lo que me rodea, me siento separado, el mundo parece infinitamente grande y alejado de mí como observador por un abismo que no es otra cosa que el “yo”. Al ver y vivir de ese modo me alejo de todo lo existente, miro a través de la individualidad como un conjunto de apetencias o de angustias, como un cúmulo de deseos y un círculo de sufrimiento, todo transitorio en la conciencia de este mar no conocido y que está dispuesto a agredirme. Con ese modo me alejo de la unidad de todos y todo lo existente.

Con la percepción, atributo de la mente como función de la conciencia, podemos imaginar y formar variantes, imágenes mentales de aquello de lo que estamos conscientes. Las sensaciones se traducen en el cerebro y se producen en la mente en términos de pensamiento. A todo ello le sumamos la certeza de existir.

Entender lo que es la persona tiene muchas variantes que dependen de si la consideramos de modo científico, religioso o filosófico. Sabemos que se vuelve consciente de su habilidad para tener una comprensión de algo más que de la identidad, y a esto que comprendemos lo llamamos “Ser”.

Si lo que se percibe cambia entonces no es fundamental sino que es algo sin estabilidad, sin permanencia ni identidad real como entidad. Por lo tanto, como entidad individual, nunca lo que Es llega a Ser, o dicho de otro modo, está siendo y dejando de ser como algo estable, salvo en una pequeña fracción del tiempo que no se puede medir.

Las clasificaciones las produce la mente, con ellas se mueve a través del tiempo y del espacio. El principio de causalidad es producto del pensamiento, como lo es la multiplicidad y la diversidad. En cambio la compresión impersonal se da en un estado sin fragmentar, siendo como las miles de millones de olas que conforman el océano a cada instante. R.Malak

9 sept.jpg

9 septiembre 2016
Hay muchas referencias a la conciencia en lo que he mencionado y aparece la pregunta ¿en qué consiste la conciencia? La idea más antigua está relacionada con la noción de que la conciencia es un atributo del fenómeno de la vida, se menciona que la conciencia y la vida son una unidad que está en todo ente animado. Se menciona que la conciencia tiene una existencia precisa en el organismo, se muestra a través de los órganos o sistemas de la persona, según las referencias la conciencia, no tan solo es sensación sino que es la fuente que origina la sensación.

Sólo cuando se reconoce a Sí mismo, la comprensión se muestra ilimitada. Todo existe en la Conciencia Esencial, potencialmente; aparece ante nuestros ojos y se mueve en el plano del Hacer, cruzando el tiempo y el espacio conforme a lo establecido, como semilla que ha sido enquistada. Es preciso aprender el modo de desanudar las cosas trabadas y pendientes, mirando desde el sí mismo.

No basta saber el porqué, ni el cómo; no basta con ver los esquemas erróneos, los condicionamientos y fijaciones que están funcionando en nosotros, sino que hay que hacer algo que permita realmente solucionarlos y así dejen de producir los frutos de incomodidad y angustia.

No es cuestión de huir de los problemas, ni tampoco de compensarlos con otras acciones reguladoras, sino que hay que solucionarlo desde la base, y la base aparece cuando me sumerjo en Sí mismo y percibo totalmente, sin impedir el paso a los conflictos. De ese modo se explican, para que se muestre el otro lado de cada conflicto, lo cual constituye la solución como respuesta. Ver todo en globalidad tal como es.
Las aclaraciones interiores, aún en condiciones adversas, conseguirán que se materialicen al exterior, y luego vendrán las oportunidades que corrigen, movilizando cosas que hasta entonces parecían muy remotas con respecto a cada situación. R.Malak

10-sept

10 septiembre 2016
Lo que la mayoría de las personas entiende por conciencia es conciencia que se ha centralizado y solo se mueve en la periferia. En cambio, la Realidad Suprema, como Conciencia Esencial, es libre, cubre todo, abarca todo, mientras funciona sobre sí misma.

La Realidad sobre la que nos movemos es exactamente del mismo orden, y somos ya esta plenitud total. Mientras tanto, la tarea consiste en darnos cuenta de ello y dejar de vivir con la mente cerrada, agarrándose a unas cuantas cosas en particular que hacen que el pequeño yo, en el nivel externo, no esté viviendo plenamente lo que ya estoy siendo y viviendo en el nivel más profundo.

Ocasionalmente manifiesto interés por el lado teórico de las enseñanzas, aunque mi objetivo fundamental es conducir o inspirar a las personas a que busquen la conciencia del Ser, y para lograrlo insisto en la observación sin juicio, y si con ello no lo logro, entonces apunto a que busquen la fuente de Sí mismo.

A modo de ejemplo, si observamos un objeto, cualquiera que este sea no existe aparte del color, sonido, textura o sensación material que tengamos de él, o sea, los objetos no existen en forma separada de nuestra experiencia, sea cual sea. Todo lo que pienso o experimento de un objeto, su sensación, es parte de cualquier detalle del objeto y no hay forma de separarlo.

Antes los objetos nombrados se habían reconocido como sensación. La sensación se disuelve en la conciencia, y siendo los objetos sensaciones quedan entonces solo experiencias, ya sea gustar, oler, tocar, oir o ver. Los objetos son experimentados como existentes por la conciencia testigo, dicho de otra manera solo existen si surgen en la pantalla de la conciencia.

Con profunda conciencia y energía de ser uno es Sí mismo. La visión de la circunferencia desde el centro de un círculo representa simbólicamente la visión de la realidad que yace en la base del Todo. De ese modo podemos ver a la Conciencia Esencial, podemos imaginarnos un círculo. Desde el centro podemos ver no sólo todo el perímetro del círculo, sino, a su vez simultáneamente, todos los posibles radios que convergen en él y muestran las múltiples guías. R.Malak.

11-sept

11 septiembre 2016
Las ideas cristianas acerca de Dios, considerado como principio primordial y sin causa que implica perfección, no pueden plantearse mediante los conceptos tiempo – espacio. Si se le agrega el concepto “bueno”, estoy de acuerdo con los primitivos místicos cristianos en que esto desdice su perfección, ya que ser bueno destroza la unidad e integridad de su perfección al quedar atrapado en la dualidad. No significa que lo Divino sea malo, ni que sea bueno o malo. Para el apuntador no es nada de esto pues trasciende lo uno y lo otro. De igual manera, la idea de Dios como creador del universo es un concepto dual estableciendo una distinción entre el creador y lo creado.

Se vuelve imperativo comprender que lo que vemos en la vida cotidiana, aunque lo consideremos una realidad estable, es tan solo una construcción mental y subjetiva que es estructurada principalmente por el que la percibe. Ese yo, atrapado en el cuerpo, armado como un objeto más en el mundo, separado y distinto de todo ello y desde el cual seguimos construyendo nuestra realidad de entes separados y de oposiciones, se mueve entre placer y dolor, bien y mal, belleza y fealdad, verdad y falsedad, fortaleza y debilidad, etc. Sin embargo, toda esta aparente realidad es, simplemente, el modelo que nuestra mente, tras haberse constituido como yo, construye a partir de su reacción ante la Realidad.

En observación lo Divino aparece como la Conciencia Esencial, forma la mente y ella construye la conciencia centralizada. Esta se refuerza a sí misma cuando se amplía la imagen mental del yo y luego se proyecta en el futuro, forjando así un ideal de nosotros mismos que se espera realizar algún día: el yo ideal. Darse cuenta de todo esto es propio de lo Supremo que se rescata a sí mismo de la ilusión, del aparente mirarse en el espejo de la conciencia, siendo esta última, realmente, la fuente más allá de los estados del ser y del no ser. R.Malak

12 sept.jpg

12 septiembre 2016
A pesar de todos los adelantos son tiempos de ignorancia. Estos tiempos tumultuosos son momentos de lucha que se muestran cada vez más intensos, en los que la política y la economía mundiales sufren alteraciones inesperadas que afectan todo.

Es una época en la que la tecnología, las comunicaciones, los avances médicos y de tecnología genética impulsan a transformar en forma rápida nuestras costumbres y hábitos, así como la valoración de las cosas, incluidas la ética, la moral y los comportamientos.

Nos vemos obligados a adoptar nuevas perspectivas ya que los valores aprendidos van perdiendo significado y las ideologías que nos sostienen duran poco y son muy cuestionables.

La ignorancia de la Realidad es un resultado de la equivocada interpretación. Aunque la interpretación es un proceso mental es dependiente de la Realidad. El error es consecuencia del aferramiento y apego a las ideas estáticas y cristalizadas que provocan un círculo vicioso, traen desventura y desarmonía que se muestra generalizada en los tiempos actuales.

No empleo el término “Dios” excepto en contadas ocasiones dado el dualismo y antropomorfismo implicados en ello. Mi referencia habitual es: lo Indescriptible, lo Absoluto, etc., y para denominarlo empleo una variedad de sinónimos que corresponden al aspecto particular que trate de expresar. Otra palabra que uso es “el apuntador”, para indicar al que ha comprendido, como sinónimo del que generalmente está de frente a la Realidad, se encuentra en iluminación manifiesta y su comprensión intuitiva es producto de su unidad con el Absoluto, del cual no queda remanente alguno que lo separe una vez que su cuerpo haya desaparecido.

Lo Absoluto o la unión con el Absoluto no es cosa que se alcance, no existe un entrar a un lugar del que nunca se ha salido, es imposible. R.Malak.

13 sept.jpg

13 septiembre 2016
La comprensión intuitiva de la naturaleza del Ser se conoce de distintos modos dependiendo del origen de los apuntadores, ya sean Cristianos, Budistas, Advaita, Sufis u otros.

Todos ellos mencionan la experiencia conocida como la comprensión de la naturaleza del Sí mismo que es la naturaleza verdadera de todo. Se considera que lo Absoluto muestra varios aspectos en las persona. Para los que no entienden, son aquellos en que los fenómenos parecen tener una existencia separada que es transitoria dentro del espacio-tiempo.

Se suele confundir el término conciencia con inteligencia o con intelecto, y a la persona muy inteligente le dan el calificativo de muy consciente. Se reconoce a la conciencia como a una especie muy particular de aprehensión, de conocimiento interior totalmente independiente de toda actividad mental.

Dicen que es la facultad de la conciencia la que nos permite el conocimiento de sí mismo. Pero se confunde a la conciencia con su aspecto funcional psicológico, con los pensamientos, los sentimientos, los impulsos motrices o las sensaciones.

La Conciencia Esencial es una cualidad del Ser, la cual hace que se produzca la mente. Subsecuentemente, la mente genera la conciencia centralizada, en la cual la atención queda atrapada debido a lo atractivo que resulta el mundo exterior.
Sin poder salir de esa centralización, sobreviene la creación de un yo virtual. Una vez formado, se detectan cosas que este yo carece y sobrevienen las ansias y los deseos a ser satisfechos en un futuro. De pronto intentamos conocer nuestro territorio, al que erróneamente llamamos “conocerme a mí mismo”.

Sin embargo soy el yo, no el territorio ni las circunstancias conocidas, soy el conocimiento, la conciencia por la que todo es conocido. No se entiende que la parte no puede conocer al Todo, que no puede “conocer al Sí Mismo”. Como conciencia centralizada o entidades en apariencia independientes, solo podemos conocer las reacciones ante las situaciones que nos convocan.
El Ser no puede convertirse en un objeto de conocimiento, un objeto de conciencia. Todo se confunde al no entender cómo funciona la conciencia. Cuando se mueve hacia lo fenoménico se habla de la conciencia objetiva suponiendo que es una forma de la conciencia pura, no sabiendo que solo puede mostrar lo cotidiano. R.Malak

14-sept

14 septiembre 2016
Cuando desde la conciencia nos damos cuenta, como un presentimiento de lo Divino, es el mismo Divino quien es capaz de darnos una idea de su desproporción, de su inmensa Realidad.

Por tanto no podemos, como conciencia esencial, convertirnos en un objeto para la observación. Es por eso que ha surgido la ilusión de la identidad egoísta, porque mentalmente hemos hecho de uno mismo un objeto.

El Ser es eterno, siempre presente, omnisciente, toda felicidad, creador, emanador de Sí mismo y de todo lo que hay, la fuente de vida, el corazón de Sí mismo, lo eterno desconocido e indescriptible.

El objetivo único de los apuntadores consiste en ejercitar la mente de modo que todos los procesos mentales basados en el dualismo inseparable de la vida cotidiana sean trascendidos, dejando en su lugar el conocimiento interno que por vez primera revela a la persona lo que es realmente.

Si Todo es Uno, entonces el conocimiento de la verdadera naturaleza de Sí mismo es igualmente el conocimiento de la naturaleza toda, de la naturaleza de todo el Universo. Quienes en realidad han logrado ya pasar por esta tremenda experiencia, sean de cualquier doctrina que profesen o de cualquier fe, coinciden en lo que se refiere a la imposibilidad de comunicarlo con palabras.

Con la mente solo vemos la mitad, vemos solo a través de los conceptos. Es la cualidad de la mente dividir todo con la propiedad de la dualidad. Para ver completo hay que trascender la mente hasta su fuente. La cualidad de la mente es ser parcial, por eso la vida aparece contradictoria ante los ojos de la mente y todo se presenta por medio de opuestos. En cambio la vida toma sentido cuando la mente vuelve a su fuente, la conciencia. R.Malak

15 sept.jpg

15 septiembre 2016
Cuando comprendemos la vida, esta deja de ser un misterio, abandonamos lo racional y lógico -ese modo de mirar en forma secuencial que es establecido por la mente- y nada queda por hacer. La vida se muestra plena e intensa y muchas veces nos plantea situaciones con las que no contábamos, que nos obligan a vivir incluso con lo que no estábamos dispuestos y que ni siquiera sabíamos que estaba allí para ser vivido.

Voluntariamente no podemos aquietar la mente porque la misma mente es la productora del deseo de aquietar. En parte es la ilusión la que nos trae la confusión y el sufrimiento, este sufrimiento es un indicador de nuestra dependencia a identificarnos con la ilusión. La máxima comprensión no llega mediante el ejercicio de la voluntad, aparece cuando la mente está pasiva permitiendo que se filtre la iluminación.

Preciso detallar la naturaleza de la conciencia que es la fuerza vital en todos los seres vivientes. Todos tienen función de conciencia, aún los organismos de una célula como la ameba. A medida que el organismo se vuelve más diverso y complejo es capaz de producir sensaciones y estados de realización más expansivos. El organismo unicelular, la ameba, no puede tener autoconciencia o de distinguir entre su propio ser y todo lo demás externo a ella. Esta incapacidad no es una deficiencia de conciencia, más bien es la inhabilidad de la fuerza vital para expresar sensaciones más expansivas debido a la falta de un mecanismo físico con el que hacerlo. R.Malak

16-sept

16 septiembre 2016
Es inadecuado decir “estoy en lo Divino”, “estoy en lo Absoluto”, “lo Indescriptible está en mí” o “estoy integrado totalmente por lo Divino”, dado que cuando se comprende lo espacial y temporal, describir la parte o el entero dejan de tener sentido. La conciencia centralizada es la Conciencia, no tan solo una parte. Lo que observo es mi naturaleza verdadera, el que ve y lo visto son uno y lo mismo, y debo agregar la apreciación de que en realidad no hay nada que ver porque el ojo no puede verse a Sí mismo.

El camino más evidente para el desenvolvimiento o toma de conciencia del Ser -para la autorrealización- es que la mente esté libre de inútiles tensiones, que se pueda ser capaz de captar con pureza lo esencial, de comprender los fenómenos tal cual son, en su modo verdadero de Ser.

Reconocer la ilusión nos permite descubrir lo que Es, no en lo externo sino internamente. Al responder a las situaciones, en el momento en que ellas se producen, lo esencial se está mostrando. La belleza está en mi capacidad de integrarme al Todo conscientemente, ser yo plenamente del todo y en el Todo. Luego sobreviene el silencio profundo y la calma profunda, con una alerta percepción de ello, sin opción; sólo entonces se tiene la posibilidad de no engendrar ilusión.

Todo lo que aparece en la Conciencia no es más que conciencia, primero hay que entender esto racionalmente y después hacerlo piel. Llega un instante en el que este sentir como espacio nos rodea y no nos abandona, en cualquier parte que nos encontremos, en casa, incluso en una estación del metro. Sólo se abandona cuando nos movemos al pasado o al futuro.

Propongo visualizar esto con claridad y entonces obligarse a vivir el estado interno que corresponde a esta nueva mirada, aunque exteriormente todavía no se experimente. R.Malak

17-sept

17 septiembre 2016
La fuente de la vida y de todo conocimiento es Ser. Este Ser, o Todo Supremo, es trascendente, inexplicable, indefinible, indescriptible, todo paz y todo dicha. Antes de que apareciera este mundo fenomenológico, uno Es, y después que desaparezca uno permanece. Cuando no se ha evidenciado esta realización, la meditación se asoma como la ruta más conveniente para entender.

Buda, quien está entre los más destacados orientadores, dice lo siguiente: “Todos los estados encuentran su origen en la mente. La mente es su fundamento y estos son creaciones de la mente. Si uno habla o actúa con un pensamiento puro, entonces la felicidad le sigue como una sombra que jamás le abandona”.

Saber de la Esencia comienza en los primeros años de vida, como condición permanente de todo lo que surge. Se precisa ver claramente esta vivencia como si ya estuviera realizada y se estuviera viviendo su éxito, tanto si se está en una labor formal o en un trabajo de la vida cotidiana o en lo que sea.

La Realidad no puede ser encontrada dado que no es un producto que alguna vez se haya perdido, ella está fuera del tiempo y del espacio, incluye todos los opuestos, y las distinciones y entidades de toda especie se ven como Uno.

Si, como práctica, se mantuviera la mente quieta en todo momento, tanto cuando se está caminando como cuando se permanece de pie, sentado o acostado, con el propósito de no crear pensamientos ni dualidad, sin apego a cosa alguna, no haciendo otra cosa que observar sin juicio mientras todo sigue su curso durante el día, como si uno estuviera tan desapegado como para preocuparse de nada, manteniéndose desconocido para el mundo, sin apego a lo que provoque ya sea el ser conocido o desconocido, y que la mente se enfoque en lo básico, entonces los conflictos de todo tipo se entenderían completamente. R.Malak

18-sept

18 septiembre 2016
Una de las razones por las que el que el sentimiento de unidad se presenta difícil de aprehender es que existe la tendencia a fragmentarnos, a dividirnos entre personas por un lado y la Divinidad por otro lado. Está claro que no soy el organismo “cuerpo, mente, emoción” que está compuesto por distintas cualidades.

Momento tras momento, cuando iba al trabajo, o en la tarde cuando regresaba a casa, me movía igual que todos, hacía mis deberes, a veces me reunía con varias personas y para los próximos dias seguro tendría diversos planes, esto me daba un sentido de individualidad. Cada cosa que vemos en la vida es como si la estuviéramos mirando a través del ojo de una cerradura, y cuando comprendemos es cuando despertamos a lo Real, la puerta se abre. Eso es todo. Entonces comprendemos todo lo que está sucediendo, por qué esta aconteciendo y de dónde viene.

Esta es la razón por la cual la reacción de los apuntadores, inmutables ante los acontecimientos, es pausada. No es porque no les importe sino porque ven más allá de lo simple y limitado, ven la situación completa. El velo se ha caído para ellos, ven la imagen completa y se ríen de todo el juego, en el que nadie ha perdido ni ha ganado nada.

En el estado de ilusión todo lo que hacemos es filtrado por la mente que gobierna la ley de los opuestos, en la que cada acto supuestamente positivo es equilibrado por su opuesto supuestamente negativo. En cambio la comprensión de darse cuenta de la existencia -Conciencia de Ser- está sin el filtro de la individualidad. Esa comprensión se realiza al trascender el velo que establece la mente discriminadora.

La identidad real ha sido cubierta por nuestra identificación con el organismo “cuerpo mente emoción”, con lo que le ponemos obstáculos a Sí mismo. Al eliminar esa falsa identificación nuestra real naturaleza se presenta sin mente ni cuerpo, sin la estructura artificial e ideológica. R.Malak

19 sept.jpg

19 septiembre 2016
De la Esencia se deriva la individualidad, una sensación de existir que es adquirida por medio del cuerpo, la mente y la emoción desde que nace y dura hasta el término del instrumento. En el entretanto, envuelto en ilusiones mundanas como resultado de la limitación de lo Divino y del obscurecimiento de la Conciencia Esencial, funcionamos por medio del centro individualizado llamado persona.

Cualquiera que reflexione podrá comprender y descubrir que mientras continuemos en esta ilusión estaremos en un círculo que rota, por lo que todo se repetirá una y otra vez con distintos ropajes. La Consciencia disfruta de esta creación que está atrapada y es libre de ella. Aunque supongamos que con nuestra individualidad ejercemos el libre albedrío, llegamos a darnos cuenta de que como personas somos sueños que accionamos desde una serie de sistemas y creencias programadas históricamente y condicionadas.

Al comprender se despiertan cualidades claras de inteligencia e intuición, llevando a resolver los problemas cotidianos que se presentan en la vida, con un desenvolvimiento de las facultades inherentes, logrando relaciones más integrales, encontrando un sentido de vida claro y mucho más; así se muestra el camino espiritual, entregado a los seguidores como la vía conveniente a seguir.

Muchos creen estar buscando la verdad, y con muchísima frecuencia lo que se está buscando es algo o alguien que confirme y ratifique una idea que tenemos de nosotros mismos y que además la amplíe, es decir, que de algún modo nos prometa que llegaremos a realizar en el futuro el ideal que se ha forjado. Se precisa comprender que la conciencia centralizada surge en el espacio de la Esencia, surge en el espacio infinito, en la apertura pura. Como tal, uno no es un objeto como lo son un árbol o una nube que surgen en el espacio del yo que Soy. R.Malak

20 sept.jpg

20 septiembre 2016
Cuando nos movemos en el mundo, lo hacemos en función de un yo virtual que siempre pensamos que es real. Sin embargo, uno mismo es la raíz de todos los razonamientos, y cuando pensamos en este ideal al que damos el nombre de yo, la propuesta se presenta bajo las apariencias de espiritualidad, inteligencia, poder o riqueza, provocando sentido de confort y seguridad. Antes bien, existe un medio de llegar a la comprensión de lo real, o, mejor planteado, de que esta llegue a nosotros mediante lo que conocemos como intuición.

Mientras no se realiza permanecemos identificados como personas, distintos de los otros, separados, viviendo la existencia en un estado de ilusión, como en un sueño. Los intentos individuales por hacer que nuestras vidas funcionen buscando ser mejores, o dicho de otra manera, estar en la senda para buscar o alcanzar la perfección, o para obtener la liberación personal, no tiene sentido pues ya somos lo Real, estamos siempre en nuestra naturaleza original y atemporal.

Realizar implica descubrir que el sueño que estamos viviendo no tiene otro propósito más que despertar de él. Comprender es salir del sueño, fuera del tiempo, lo cual está más allá del alcance de cualquier camino o esfuerzo, más allá de cualquier proceso, doctrina o creencia.

Ya estamos en el Ser o la Realidad, nunca dejamos de estar en Ello. La conciencia objetiva apegada a los pensamientos impide que nos demos cuenta de esto. La respuesta de Sí mismo, al ser natural y libre, no es que se imponga, sino que responde de acuerdo a la manera que le es propia.

En vez de reaccionar automáticamente como estamos acostumbrados -por ejemplo ante una situación desagradable mediante el enojo o la huída-, la conciencia penetra hasta el fondo sin huir de la situación, sin juzgarla, sin sentenciarla, sufriéndola cuando el funcionamiento es mental, viviéndola abiertamente hasta el fondo de la estructura, de manera que luego aparece la claridad resolutiva siempre. R.Malak

21 sept.jpg

21 septiembre 2016
Mencionaba que suponemos que la vida está compuesta por cosas, entes y personas, y que todo lo vemos separado. Así que es natural sentirnos aislados unos de otros, lo que trae consigo el que nos sintamos lejos de la auténtica felicidad y plenitud. Esto provoca las ansias de hallar felicidad en todo lo que intentamos, nos vemos buscando programas de autoayuda, terapias, relaciones, doctrinas, religión, productos que nos alejan más y más de la normalidad, como drogas y mucho más.

He dicho que existe un modo para que se produzca la comprensión de lo real. Lo que menciono no es algo que haya descubierto, estas enseñanzas no-duales han existido desde que el hombre apareció en el mundo hace milenios. Las principales religiones se sostienen en sus principios y se observa que algunos apuntadores intentan alejarse de la conexión con su historia religiosa. Lo cierto es que están siendo traducidas de un modo más sencillo y simple, adaptándose al lenguaje que usamos en lo cotidiano, ya que de otra manera no habría sido accesible comprender el mensaje. De esa manera las enseñanzas están haciendo que lo no-dual sea facilitado a muchas personas a través del mundo.

Ya estamos en el Ser o la Realidad, nunca dejamos de estar en Ello, pero el apego a los pensamientos impide que nos demos cuenta. El mensaje básico de la enseñanza es que la verdadera naturaleza de la realidad es no dual. No-dualidad significa “no dos”. R.Malak

22 sept.jpg

22 septiembre 2016
El reconocimiento de la felicidad inherente sucede al cortar la falsa idea de ser el cuerpo. Nuestra excesiva dependencia del pensamiento dualista hace que veamos todo separado. La comprensión de lo no-dual invita a que nos veamos como somos, no separados, no aislados de la vida ni de los demás, de ese modo se comprende todo y se acaba la búsqueda, el conflicto con los otros sedesvanece, se nos muestra la naturaleza sin forma, sin cuerpo.

La mente que recogía los pensamientos que se desplazan sobre la pantalla de la conciencia, en forma no natural, conceptual, ahora no sucede. De allí que entramos a mencionar equivocadamente esto como un estado de no mente o vacío. Lo cierto es que la conciencia se mueve libremente al no contar con las restricciones de la mente. Se observa que lo Divino es uno y Todo, somos “no dos”, completos, un universo, un solo Ser.

Se ve como verdad digna de ser comprendida y que requiere ser asumida. Al hacerlo tiene efectos profundos en el sentir, en la relación con los demás y con todos los aspectos de la vida. Por medio de la comprensión no-dual se vive la vida de modo simple y en el presente activo. No tenemos que revisar el pasado para buscar nuestra construcción egoica que ha sido programada, ni buscar la felicidad en el futuro.

La tendencia de todos es buscar el sentido de la vida, y lo que aparenta ser un buen trabajo se convierte en un llenar de contenido, acumulando información. Es la situación de la mayoría. Esto produce un sentimiento de vacío, de carencia. Ocasionalmente, este mismo vacío empuja a veces a conocer lo indescriptible. Es cuando sobreviene la dicha que no está relacionada con lo finito, ya que la alegría de lo finito es temporal, en cambio la dicha permanente se halla en lo infinito. R.Malak

23-sept

23 septiembre 2016
Podemos notar que en nosotros existe una división entre la Esencia y el ego. La Esencia es lo real, nacemos con ella y podemos considerar que nos pertenece. En cambio el ego se adquiere a través de la cultura, es lo que la sociedad ha implantado por medio de la educación, por el medio ambiente, es lo que construye nuestra expresión física y psicológica, aunque muchos de los impulsos psicológicos y las características genéticas los hemos heredado de nuestros padres y han quedado como potencialidades y tendencias.

La principal característica del ego, como programa y programador, es que va variando con el paso del tiempo, aunque tiene la tendencia a suponer que no cambia. Con la individualidad egoica la Conciencia se centraliza percibiendo el mundo de forma y manera separada.

Cuando comprendemos nuestra esencia es cuando aparece la dicha eterna. Podemos disfrutar al darnos cuenta de que somos el Ser infinito y la Conciencia Esencial, y comprender la cualidad del estado espacio-tiempo. Con la realización, la Conciencia Esencial, que se ha reflejado como el estado de conciencia centralizada, vuelve a donde nunca ha salido y deja de aparecer como un objeto de la conciencia. Anteriormente éramos como sombra y luz, ya que cargábamos el fardo de persona llamado ego.

El Ser es vacío y es plenitud, un vacío que se llena de Sí mismo, por tanto es absurdo intentar huir del vacío porque así sufrimos al rechazar con ello la plenitud.
La Consciencia Esencial, en su movimiento, causa el surgimiento del universo, por su emanación natural despliega de si lo manifestado sobre su propia pantalla. En sus movimientos aparecen como un calidoscopio de formas y la diferenciación en objetos y sujetos que se adaptan y se relacionan recíprocamente. R.Malak

24-sept

24 septiembre 2016
Al aparecer en este mundo y antes de la construcción del yo, todo lo que expresamos es verdadero, nos pertenece. Cuando comienza la educación, la capacidad de acumular información crece sin límites, se imita a los adultos adquiriendo sus gustos y sus aversiones, se repiten los modos de mostrar las emociones tanto negativas como positivas. Las características del ego crecen por imitación, y sus tutores, sin darse cuenta, se esfuerzan en ocultar su Esencia, que es lo auténtico.

Acostumbrados a generar ilusión a partir de las ideas con que le damos validez al mundo, nos parece que todo posible conocimiento lo hemos de adquirir sóla y exclusivamente mediante las ideas. La ignorancia de las maneras como se presenta el “yo” nos conduce a la ilusión, y una vez que estamos sumidos en ella es difícil salir del error y del falso juicio. La mente no puede comprenderla como ilusión, porque es justamente con los pensamientos que la hemos generado.

Somos quienes creamos la ilusión, alimentada por los deseos, y no nos queremos reconocer. No soportamos como nos manifestamos, todo se torna dudoso y le tenemos miedo a lo desconocido. La conciencia centralizada, como umbral de lo real, se cubre de ilusión, siendo una apariencia en la conciencia. Hay algunos que son conscientes de ello, y son los menos, pero la inmensa mayoría se apega a la manifestación cotidiana.

Generalmente prestamos atención a las impresiones que tenemos, creemos que la importancia estriba solamente en lo que se mueve, es decir, en los hechos. Mientras estemos vueltos exclusivamente al mundo fenoménico, sólo eso podremos percibir. Por tanto se presenta como tarea despertar del sueño de lo cotidiano. Doy cuenta que reconocer la ilusión por la vía racional, inductiva o deductiva es imposible, porque el mismo medio para reconocerla es el que la ha creado, inventando los problemas que la construyen.

El problema básico es el ego, el que crece muy rápidamente y se sobrepone a lo real, a la Esencia. Desde una edad muy temprana deja olvidado a Sí mismo. R.Malak

25-sept

25 septiembre 2016
El ego está constituido por todo lo que aprendemos, incluyendo gustos y aversiones sean instintivos o aprendidos, ya sean basados en lo que es constructivo o destructivo según cada uno. El ego depende de cómo está estructurada la personalidad, es como nos movemos en el mundo, es una parte muy necesaria en la persona sin la cual sería imposible vivir una vida satisfactoria.

El camino al despertar se menciona como el cuarto estado. Están los tres estados: el dormir profundo, el sueño con sueños y el estado de vigilia, y el cuarto estado es llamado por muchos nombres: la realidad, la conciencia pura, el nirvana, Turiya, el vacío, muchos otros nombres.

La mayoría de las personas ni se imaginan que existe ese estado en esta vida porque no lo conocen. Están satisfechos con dormir y soñar, la vigilia y el sueño profundo. Algunas personas suponen que conocer el otro estado es renunciar a algo. Piensan que van a perder algo si acceden a otro estado de comprensión. Nada se pierde, el llamado cuarto estado es nuestro modo natural que ha estado oscurecido por las urgencias del ego, dicho de otro modo, es simplemente Conciencia de Sí mismo. Los estados de vigilia y de sueño con sueños se han sobreimpuesto.

Cuando aceptamos, cuando no tenemos miedo al vacío ni a lo desconocido, entonces podemos amarnos y aceptarnos con total comprensión, porque es precisamente cuando somos nosotros mismos, es cuando somos auténticos, sucediéndose el reconocimiento de la plenitud.

La conciencia es el continente que, como escenario, presenta el juego de la vida. No realiza funciones ni acciones, solo permite que todo ocurra. Para comprender no se requiere que la persona elimine su identidad, sino que se entienda por qué y cómo está activa. De esta manera su Esencia desplegará toda su potencialidad y reconocerá todas las manifestaciones dualísticas cotidianas.

Es de esta manera como uno puede examinar las cosas más sutiles, de un modo nuevo a la luz de la comprensión, indagando las potencialidades de la mente, los valores, la memoria, los sentidos y las sensaciones. R.Malak

26 sept.jpg

26 septiembre 2016
Toda conversación acerca de lo Divino es plausible. Lo que generalmente supone la mayoría es que existe una entidad que trasciende el espacio y el tiempo, lo que a mi juicio es imposible de certificar en forma empírica. La idea de que había algo Divino apareció en el hombre primitivo cuando se enfrentó a un mundo hostil y peligroso, con miedo a los animales salvajes, a la falta de comida, a los fenómenos naturales: rayos, volcanes, y a la falta de seguridad y estabilidad.

Todos, como personas, estamos más dispuestos a creer que el mundo real está afuera, que la única forma de vivir la vida es manteniéndonos en armonía con esa realidad exterior, por tanto asumimos que los estímulos, ya sean físicos o mentales, están fuera de nosotros. La inestabilidad fomentó la idea de dioses protectores que podían evocarse en los distintos tiempos: agradecer en momentos de tranquilidad, y pedir apoyo en los tiempos de riesgo y peligro cuando las cosas no estaban bien. En momentos de conflicto o de crisis, la creencia en Dios o en dioses otorgó la fuerza que se necesitaba para enfrentar la vida. La idea de Dios se reafirmaba cuando las oraciones y solicitudes en tiempos de necesidad eran contestadas, o se suponía que eran contestadas.

La recomendación más obvia es buscar la felicidad y ser autovalente y responsable, porque las dificultades de la vida ordinaria están allí, por tanto hay que afrontarlas con agudeza, manteniendo la calma mental en cualquier situación.

Todos los análisis y deducciones pretenden otorgar significado a las vivencias por medios conceptuales, racionales y lógicos para orientar la vida. No podemos basar nuestra mirada acerca de lo Divino sin conocimiento propio. Sin saber por nosotros mismos todo se convierte en ilusión. El conocimiento de nuestra Realidad nos otorga la certeza y nos proporciona la base, de ese modo la conciencia centralizada, al reconocer su procedencia, se da cuenta del funcionamiento y reconoce la realidad que está en aparentes umbrales, para luego salir del sueño y sumergirse en la Conciencia Esencial. R.Malak

27-sept

27 septiembre 2016
Sabemos que hay todo tipo de instructores, unos verdaderos y otros no tanto, maestros de técnicas diversas: espirituales, religiosos, metafísicos, prácticos, etc. En esta ocasión me interesan los maestros espirituales. Entre estos hay algunos que dedican su vida a la oración y, en recogimiento, según ellos, mantienen unidad con Dios.

Hay otros que proponen alternativas más estrictas en dietas con relación a la comida, bebida y placeres del mundo. Según mi consideración, las características secundarias de estos maestros no son lo importante, más aún, que existan o no existan estas no es trascendente. Saber si son auténticos o un fiasco tampoco lo es, lo fundamental es saber o reconocer qué es lo que están señalando.

Siempre existirá desconfianza, sobre todo cuando recibamos promesas acerca de una vida futura o nos ofrezcan beneficios para una próxima vida. Hoy día hay mucho interés en tener algún mapa acerca de lo espiritual, más aún, de todo lo relacionado con Lo Divino.

Antes, la vía se mantenía como una búsqueda para unos pocos interesados, ahora hay muchos apuntadores que viajan por el mundo, dando y abriendo las enseñanzas que antes era imposible obtener. Hay maestros tolerantes a quienes la gente recibe con más confianza y se convierten en ejemplos para la humanidad. Ellos nos entregan mapas y sugerencias que nos abren caminos alejándonos del sufrimiento.

Mientras más motivada esté la persona espiritualmente inspirada, más parece percibir errores en los conceptos primitivos de Dios; piensa, por ejemplo, que la deidad personal con forma humana no es reflejo de lo Divino. Actualmente se usa el concepto “lo Divino” para referirse a un poder trascendental.

Hay unos grupos, reconocidos como la nueva era, que se inclinan a promover el desarrollo de poderes, así cada cual alcanzaría su propia divinidad. De acuerdo a mi comprensión ninguna mente puede comprender la naturaleza infinita de lo Divino, en relación a eso la Realidad permanece como lo desconocido e indescriptible. R.Malak

28 sept.jpg

28 septiembre 2016
El uso de la palabra Conciencia me resulta insatisfactorio para explicar la realidad que se manifiesta más allá del pensamiento conceptual. Cuando con regularidad se usa la palabra conciencia, se refiere a darse cuenta, pero esto no indica completamente lo que es Conciencia Esencial que es la Realidad inatrapable.

Aunque muchos pensemos que está en nosotros, lo cierto es que no es de nuestra propiedad como el ego que asumimos ser, sino que en ese sentido es compartida. Conciencia Esencial es lo Absoluto no nacido, y no es que esté apuntado a una Conciencia Universal, sino que me refiero a la Conciencia Única.

Hay una conversación que quedó pendiente en los textos anteriores en lo que se refiere a la existencia de Dios. Si se habla del existir objetivo y no de una Realidad de Conciencia o de comprensión, no existe, porque Dios no es un concepto, no es una racionalidad, Dios Es.

Los hindúes veneran a un Ser de la unidad esencial (Brahmán); los budistas no tienen Dios ni dioses, su búsqueda apunta a alcanzar la iluminación espiritual y, con ella, la liberación del ciclo continuo de la vida y la muerte; los musulmanes creen que hay un Dios todopoderoso llamado Alá, que es infinitamente superior y trascendente a la humanidad; los cristianos creen en un Dios que ama, que se ha mostrado a sí mismo y que se puede conocer personalmente en esta vida.

Podemos reflexionar acerca de estas expresiones como si fueran metáforas, o podemos creer que ellas son ciertas de acuerdo a nuestra tradición y educación, todas abren la comprensión con distintos significados. De igual modo, se reflexiona hasta llegar a experiencias intuitivas que van más allá del tiempo y del espacio, más allá de Dios como idea.

Lo que nos permitirá salir de la confusión es la cualidad de darnos cuenta de que la vivencia consciente se ha centralizado y manifiesta apego a lo individual, para luego comprender y salir del sueño en el que se supone estar separado de Sí mismo como Ser. R.Malak

29 sept.jpg

29 septiembre 2016
Algunos dicen que creer en Dios no es necesario, que la ciencia puede explicar el origen del universo en forma muy convincente, que nos señala cómo se creó el universo sin tener que introducir la idea de Dios.

Algunos niegan su existencia, son los ateos; otros similares son los panteístas, que relacionan a Dios con el universo. Otros sostienen que la creencia en Dios es necesaria y así vivir plenamente y en felicidad. Cosa que se contradice cuando vemos miles de ateos o los llamados librepensadores, que tienen vidas llenas de significado y son felices, sin la necesidad de creer en Dios.

Otros manifiestan que Dios es desconocido, que no podemos saber de su existencia, se llaman agnósticos. No niegan que Dios exista, dicen no tener antecedentes ni a favor ni en contra. Algunos sostienen que la creencia en el poder de Dios es necesaria porque las personas, en su debilidad, no pueden ayudarse a sí mismas. Otros afirman que Dios existe, y que de algún modo podemos conocerle.

Hay impulsos por ir más allá, al conocimiento de Dios, pero el conocimiento debe venir; puede venir de varias formas: por medio de la oración, por medio de la meditación y por la observación sin juicio. Así se llega al conocimiento de Ser, en integración consciente con lo indescriptible.

El modo de acercarnos a la verdad en relación a la idea de lo Divino, ya sea que lo consideremos en las formas o figuras procedentes de lo espiritual o invisible al ojo humano, tiene que reflejar un sentido de certeza en el corazón, en lo profundo de Sí mismo. Al infundirnos en lo Esencial, uno desaparece como objeto conocido, disolviéndose en un estado de vacuidad (estar vacío de todo lo que no es la Esencia).

Lo que nos acerca a la verdad es la paz del corazón, libre de ansiedad, como cuando pronunciamos en voz alta una plegaria a lo que consideremos Divino, de tal manera que uno puede escuchar y recordar en plenitud. Esos momentos se tornan constantes a medida que el corazón se vuelve silencioso. R.Malak

30 sept.jpg

30 septiembre 2016
Decir como los antiguos: “Ora, lege, lege, lege, relege, labora et invenies” (Ora, lee, lee, lee, relee, trabaja y encuentrarás). La identidad de la conciencia centralizada afirmada por el ego, se derrite y evapora cuando las cualidades evidentes de lo Divino, como atributos múltiples, se presentan en lo íntimo de Ser, y la multiplicidad de los atributos de lo cotidiano desaparece.

Tampoco quiero decir que deba hacer de la mente un espacio sin nada que desplegar, es decir, sin contenido. Si fuera de ese modo sería como una piedra o un trozo de madera, al permanecer de esa manera no seríamos capaces de hacer frente a las dificultades de la vida diaria, ni estaríamos disponibles para entender la vida en sus exigencia del día a día. Mas con imparcialidad, hay que comprender que las cualidades convenientes e inconvenientes de las cosas tienen existencia.

La conciencia, definida como “darse cuenta” o como “vivencia consciente”, manifiesta distintas funciones dependiendo del umbral a donde se presente: funciones en lo individual, en lo colectivo o en el espacio de lo trascendente. Las variantes de ella son comprendidas sólo cuando estamos en plena observación sin juicio, no tan sólo en forma unidimensional sino multidimensional.

Al interpretar lo conocido -lo fenomenal- como ilusión, aparece la opción de considerar que es existente o considerar que esta apreciación es equivocada. La recomendación es que no se debe excluir nada, sino que hay que alcanzar un punto en el que cualquier distinción que tengamos esté vacía, o sea, que todo lo que se vea, sea conveniente o inconveniente, existente o no existente, esté vacío de contenido.

A pesar de las dificultades que tenemos con nuestras múltiples obligaciones, la comprensión de lo Divino se va ampliando de modo natural. Al mencionar el nombre de lo Esencial se siente como un temblor en el corazón y se aprecian sus manifestaciones de armonía, una especie de complacencia y amor en lo indescriptible; se despierta del sueño de la inconciencia de lo Divino y todo comienza a brillar. R.Malak

 

Anuncios

2 pensamientos en “Reflexiones sobre No Dualidad – R.Malak- Septiembre 2016

  1. Maria Angela

    Gracias por todo este post. Agradezco la Verdad que vive en las palabras bien escritas y redactadas de R.Malak
    Las recibo y a la vez me abro al sentir esencial de la Vida que asiente, como no puede ser de otra manera.
    Abrazo en el Único lugar en que nos encontramos “TODOS”.
    Gracias MªLuisa

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s