Imperceptible e imperturbable – 24 de Agosto 2016

24-agosto

La conciencia es nuestra naturaleza verdadera, es indestructible y responde a las circunstancias. En la manifestación se muestra a Sí misma como los fenómenos. Por cuestiones teóricas también la llamamos inteligencia.

La manera para comprender profundamente es observar sin juicio, y dejar de complicarnos con el devenir que indica la estructura. El ego intenta acomodar las exigencias del mundo a las urgencias personales, guardando información valiosa que le permite reaccionar en su propia defensa usando todo el funcionamiento racional para su beneficio.

Cuando la conciencia no responde a las circunstancias no la nombramos de modos dualísticos tales como existencia o no existencia, y aún ocupada en crear objetos en respuesta a la causalidad, sigue siendo imperceptible e imperturbable. Si se sabe esto y se reposa tranquilamente en el vacío, se sigue en verdad el sendero de los apuntadores tradicionales. Incluso las enseñanzas proponen que la mente no repose en cosa alguna, sea lo que fuere.

¿Cómo comprender entonces esto que creemos ser y por último salir del error, ignorancia o ilusión? En las actividades, las personas generalmente hacen uso tanto de la mente como del cuerpo, y obviamente se incluyen los aspectos emocionales. La racionalidad ocupa la mayoría de los procesos, digamos memoria, concentración o atención dirigida a un punto específico.

El ego va cambiando con la edad, y las exigencias del medio constantememente van satisfaciéndose de una manera adecuada. Luego se visualiza con claridad cómo se concibe o se intuye la vida en general, cómo se va presentando esta, ya sea que se siga haciendo el mismo trabajo con éxito y eficacia, o que se vaya subiendo escalones dentro de la comprensión de lo que se hace. Quizás busque otro proyecto de vida u otras circunstancias que respondan más a sus aspiraciones. Así, el ego guía el carácter y la personalidad.

Quedarse como observador no es suficiente para el desenvolvimiento de la comprensión, aunque la forma de observación queda clara cuando se comprende el funcionamiento del ego. El observador que está detrás, viendo la experiencia desde fuera, es neutral, y nos damos cuenta de que hemos construido otra forma de ego más sutil, una identidad que disfruta de la meditación, olvidando que lo que se recomienda es la observación sin juicio. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s