Sí Mismo – 28 de Julio 2016

28 julio

¿Por dónde empezar? Al principio, quien se asoma a esta enseñanza no sabe por dónde empezar ni qué dirección tomar, lo único que se le puede decir es que cada uno es esencialmente Sí mismo aunque nunca lo haya conocido. Lo es aunque permanezca ya sea hablando, silencioso, activo, sereno, andando, de pie, sentado o durmiendo. Sí mismo que eres esta allí en plenitud.

Esto se contrasta con la sociedad, que estimula al individuo hacia los diversos estilos de vida, sin indicar claramente un sentido óptimo; además el que aparezca el yo como una construcción mental, producto de la racionalidad y lo conceptual, es aceptado e impulsado por el sistema socio cultural.

Por lo general, en los momentos actuales se provoca un pensamiento disfuncional que apunta al predominio del egoísmo y a la saturación del yo en la búsqueda del disfrute inmediato. Y por otro lado está la contradicción generada por hechos como el hacinamiento, los lugares de trabajo inhóspitos, las salas de espera para pagar cuentas o solicitar un documento, las miradas del resto de las personas a través de su estructura de pensamiento, que son, todas ellas, situaciones productoras de emociones negativas.

Menciono que asomarse a Sí mismo es vivir realmente, el conocimiento de ser Yo es lo que se plantea como lo más auténtico y estable, sin ello nada es posible. Si estamos permanentemente vueltos hacia afuera, hacia la naturaleza de las cosas, o en la búsqueda de la cosmología del universo, o detrás de la búsqueda de los posibles estados de Ser, estaremos siempre en la sensación de desvinculación con nuestra verdadera esencia.

Lo que señalo trata más bien de recuperar la comprensión de la identidad verdadera de uno, esa realidad que ha sido velada por la ignorancia por haber estado permanentemente vueltos hacia el cuerpo. No es que el cuerpo nos obligue a hacernos conscientes de su existencia, sino que somos nosotros mismos los que nos ponemos esa estructura sobre nuestro Sí Mismo. Reconocer nuestra realidad nos sacará de la infelicidad, de ese estar en permanente disgusto y considerar todas las tareas como odiosas, sin requerir terapias correctivas o atenciones clínicas. R.Malak.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s