Ser es la base existencial – 26 de Junio 2016

26 junio

La base de la existencia es el Ser, Sí mismo, que se despliega como conciencia, y forma el mundo cuando funciona como mente. La mente conceptualiza y genera el mundo de las separaciones y la dualidad. La primera separación es el yo- sujeto que experimenta los objetos. Sí mismo, siendo la esencia de la existencia, aparece mentalmente separado debido a los conceptos, siendo el primer concepto: yo.

De ese error sobreviene todo sufrimiento. La mente, como producto de la conciencia, una vez emanada, nunca permanece inactiva, siempre quiere estar ocupada. La naturaleza de la mente es el movimiento sobre el trasfondo de la conciencia. Cuando el movimiento, que es lo impermanente, cesa, la mente regresa a su fuente, a lo permanente, o sea, a la conciencia esencial de Sí mismo.

La imaginación agranda los problemas que se enfrentan, y sobreviene ocasionalmente el desaliento, sobre todo si durante un tiempo nos hemos permitido silenciar a Sí mismo, impidiendo restablecer la armonía.

Nunca está de más repetir una y otra vez lo que somos, es práctico. Dicho de otro modo, en el presente activo aplicamos nuestra compresión a la vida diaria, para manejarla en todos sus aspectos. De ese modo reconocemos el vínculo que une lo externo con el reino real, y asumimos las formas e impresiones que se reciben y se manifiestan.

El aprendiz aprovecha los momentos difíciles para aplicar lo que ha comprendido, aunque algunas veces puede que se deje vencer por los problemas, cuando intenta ser actor y espectador al mismo tiempo, y acaba por dejarse arrastrar por la corriente cambiante de una existencia cotidiana, olvidándose de su búsqueda vital. Embargado de angustia, se rinde a las demandas del ego y se convierte en esclavo de lo manifiesto.

Los fenómenos psíquicos se dan como emanación al surgir de la conciencia esencial. Las sensaciones, las percepciones, la imaginación, las formas, los colores, los movimientos, las dimensiones, los olores, la memoria, los conceptos, los juicios, los raciocinios, y todas estas actividades, constituyen la funcionalidad intelectual y sensorial. La verdad de Sí mismo es mucho más inmensa de lo que la mente pueda comprender, ya que la mente está contenida en la realidad de conciencia como limitaciones que dimensionan lo infinito. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s