Realización – 27 de Mayo 2016

27 mayo

Hay algunas rutas para comprender y comprenderse, la más popular es la que va paso a paso, cumpliendo metas, avanzando, aprendiendo, perfeccionando el instrumento de expresión, afirmándose en cada escalón. Esta es típica de las metodologías tradicionales, que plantean un ideal a ser conseguido y luego, por medio de diversos ejercicios, se espera cumplir los objetivos, buscando algo así como una excelencia en el Hacer que el sistema doctrinario que se sigue va aprobando.

Se pretende cambiar a la persona estableciendo los modos óptimos de comportamiento. Tienen un sistema auto reparador que se implanta en la memoria y que persigue un fin, sin permitir salir de ese juego.

La otra ruta plantea que la mente, elaboradora de las experiencias, no puede entender lo que está fuera de ella. Lo que uno diga o haga podrá ser aceptado, rechazado o perdonado, pero habrá quedado dicho o hecho, y su huella perdurará hasta que se entienda, no tan solo como un proceso mental.

Esta comprensión abrupta que aprecio, apunta a reconocer que el ego, la personalidad, la identidad, o como quieran llamarla, son instrumentos utilitarios que desde la niñez van aumentando en excelencia para permitir que se cumplan los objetivos señalados en su programa, y si no se cumplen, sobreviene el sufrimiento, la angustia y el dolor.

La comprensión de la causa de los problemas se presenta al darse cuenta de Sí mismo, pero no como un saber racional sino intuitivo, y se muestra como la armonía que se devela a través de la propia vivencia. Nadie puede ayudarnos en este camino, a lo más pueden mostrar letreros que apuntan la ruta a seguir.

En la observación sin juicio se dimensiona cuán verdaderas puedan ser las creencias que albergamos, allí se entiende y se trasciende lo que en apariencia nos limita: la idea más demandante de que somos el que vive las experiencias.

Al entender esto, ya sea usando métodos lentos o rápidos, se comprende que no se trata de obtener algo nuevo o de alcanzar algún objetivo, sino solo de reconocer lo que uno Es, ajeno al instrumento utilitario llamado ego. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s