Libre Albedrío – 10 de Mayo 2016

10 mayo.jpg

El libre albedrío existe como una doctrina en la que se menciona que podríamos tomar decisiones propias, aunque ya hemos revisado que no es posible que se cumpla tal libertad porque el hombre y los animales, e incluso las plantas, han formado programas para la supervivencia que están implantados de modo genético, de esa manera responden exitosamente ante un medio agresivo y competitivo.

Por tanto, bien podríamos decir que lo que uno hace o deja de hacer va formando semillas que en algún momento crecerán. Esto está relacionado con la existencia y la expresión de la vida. Sobre ello los estudiosos mencionan que corresponde a una ley conocida como compensación, que establece un balance entre lo espiritual y lo mundano respecto a los pensamientos y acciones de las personas. Estos procesos son comparables a la frase popular: “se cosecha lo que se siembra”.

Podemos relacionar los sentimientos, las acciones y los pensamientos con semillas. Las inadecuadas no fructifican y desaparecen; una semilla de palabra hiriente puede corromper ya que está saturada de pasión incontrolada, y, ocasionalmente, una palabra inadecuada es suficiente para enturbiar un mar de buenas precisiones. Así por ejemplo, aunque el enojo, la tristeza y el miedo sean efectos emocionales que nos embargan, no son necesariamente naturales, esos estados anímicos vienen y van, y hay tendencia a identificarnos con el pensamiento que los provoca, el que obviamente produce semillas individuales y colectivas. Generalizando, todas ellas, incluyendo las cosas materiales, son creaciones de la mente.

El cuerpo está construido para solucionar las exigencias, para realizar todas las cosas que tiene que hacer. Los programas han sido establecidos, hasta los átomos de cada célula tienen diseñados sus procesos y se mueven de acuerdo a una voluntad previamente establecida.

Cada cosa se manifiesta de acuerdo a su accionar o karma. Nuestra conducta puede cambiar si nos asomamos a conocer las resoluciones y reflexiones que se han construido desde el principio de la vida fenoménica hasta el momento. Lo que sí es cierto es que no somos independientes ni separados de lo Esencial. R.Malak.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s