Meditación – 29 de Abril 2016

29 abril.jpg

El “yo pienso” es el pasado, una construcción conceptual que nos lleva a reaccionar ante estímulos internos y externos que se acumulan segundo a segundo en los archivos de la memoria. Experiencias de todo tipo -emocionales, intelectuales, prácticas- se condensan en la memoria, en el tiempo psicológico, para proyectarse como una entidad fija: el yo con la personalidad. El yo es una proyección del pensamiento.

Cuando la conciencia se centra en este yo detectamos que no tenemos total libertad o independencia. Siempre estamos gobernados por la exigencia de la identidad y del entorno. Al observar nuestra cotidianidad podemos darnos cuenta de que, a pesar de creer que escogemos algo, somos, la mayoría de las veces, motivados por cosas que no conocemos.

Lo importante de la meditación es la calidad de la mente y el corazón. No es con esto o con aquello con lo que se logra, sino más bien con la calidad de una mente inocente y vulnerable. Se han silenciado las actividades de nuestra mente para poder entrar en contacto con los aspectos esenciales.

Cuando toda la superestructura se elimina, como la búsqueda de ideales, la búsqueda de la verdad, el volverse virtuoso, la concentración, el esfuerzo, la disciplina, el condenar, el juzgar, cuando todo esto se ha ido, todo esto que es la mente, cuando el meditador no está como individuo, sino que está integrado al sí mismo, en esos momentos, hay meditación. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s