Meditación – 13 de Abril 2016

13 abril.jpg

Muchos se prometen: “desde hoy controlaré mis pensamientos, me sentaré en silencio en posición de meditación y respiraré regularmente”. Este es un típico truco con el que nos engañamos.

Cuando estemos en meditación inhalemos profundamente y retengamos el aliento durante unos 10 segundos. Al mantener el aliento sintamos la energía en el centro del corazón, así provocaremos la capacidad interna para meditar. Inspiremos lo más lenta y silenciosamente posible, que la respiración no provoque ruido.

Cuando exhalemos, procuremos hacerlo más lentamente aún que cuando inhalamos. Sienta que su respiración entra y sale a través de todos los poros del cuerpo. Es bueno hacer una pequeña pausa entre el final de la exhalación y el comienzo de la inhalación. Si puede, aguante el aliento unos segundos, siempre que no sea difícil.

El punto es no hacer nada que cause incomodidad física durante la meditación, inhalando paz y dicha. La meditación no es una experiencia. La meditación provoca paz al estar más allá del pensamiento y del sentimiento. Lo que cubre la paz es la inquietud. La respiración ayuda con la inhalación para inspirar paz, y con la exhalación para expulsar la inquietud que exista dentro o alrededor. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s