Meditación – 11 de Abril 2016

11 abril.jpg

Un gran porcentaje de las personas que cierran los ojos durante la meditación se duerme. Hay una fluctuación entre unos minutos de meditación y otros de sueño, ya que se provoca un letargo, una complacencia y una sensación sosegada y dulce.

Además de que con los ojos cerrados es muy fácil entrar en sueño, lo más probable es que vengan todo tipo de fantasías. La imaginación vuela a niveles insospechados y muchos piensan que están en una meditación maravillosa.

Mi recomendación es meditación con los ojos medio abiertos, medio cerrados. De esta manera el razonamiento se detiene y sobreviene una conciencia absoluta, a la que, a falta de un mejor nombre, regularmente le llaman iluminación.

Con este modo de meditación se produce un ordenamiento integral, se cambian los procesos mentales habituales y aparecen modificaciones perdurables, provocado todo ello por la experiencia unitiva en un éxtasis integral.

Con los ojos a medio cerrar estamos enfocando la atención consciente tanto en el plano físico como en el plano que llaman subconsciente. Los ojos están parcialmente abiertos, no nos dormiremos y podemos reconocer lo que sucede a nuestro alrededor. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s