Meditación – 31 de Marzo 2016

31 marzo

En cuanto a la fuerza de la meditación, se describe que en el cuerpo se muestra una energía de inmenso poder que bien puede llamarse divina, y que surge como un diminuto punto de luz que puede encender el mundo y puede actuar, no tan solo sobre uno, sino sobre muchas personas.

Cuando la observación se estanca en un pensamiento es cuando hemos dejado de percibir con totalidad. Cuando la conciencia centralizada mantiene su atención en el pensamiento, en forma prolongada y persistente, significa que hemos salido de la corriente de meditación. Comienza entonces la reflexión conduciendo a una conciencia agitada y dispersa, y el viento de los pensamientos sopla de nuevo violentamente y perturba la luminosidad estable y suave que emanaba.

En esos momentos hay que dejar que los pensamientos se extingan conduciéndose a una observación atenta sin escoger un juicio, hasta volver a la meditación. Esta observación constituye la apertura del umbral de la conciencia ante Sí mismo.

Los pensamientos, que por lo general son extraordinariamente rápidos, se ponen en fila, y en forma muy lenta se dirigen para ser observados con atención. Con esto el practicante adquiere una velocidad de comprensión que va más allá de lo habitual. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s