24 de Febrero 2016

24 febrero

Hay tendencia a suponer que somos el cuerpo, la mente y la emoción, sin embargo, según mi modo de ver la persona es un instrumento de expresión. No somos tan sólo una forma y una identidad que se mueven en el plano del Hacer.

Es cierto que estamos sujetos a las influencias y fuerzas que controlan la forma y la identidad, y como los antiguos caballeros nos cubrimos constantemente de armaduras, protegiéndonos de lo exterior. Nos cubrimos tanto que aislamos el corazón. Nos cubrimos con los conocimientos, las estructuras, las ideologías y los juicios de valor.

La mayoría de las personas buscamos puntos de vista que sirvan de apoyo o que satisfagan respuestas ya determinadas. Se busca la confirmación a opiniones ya prefijadas en los conceptos vertidos por los demás, o en explicaciones de los distintos escritos o libros que recogemos.

Una recomendación es serenar la mente, ella se vuelve dócil y podremos atender hacia lo que queramos. Además, paralelamente aumenta la comprensión vivencial de cómo funciona la mente. De ese modo se comprende que el ego, con su mirada extremadamente limitada e ilusoria, poco a poco se va disolviendo.

Esto es muy importante, uno ve cómo surgen y por qué surgen los pensamientos, y cómo surge el movimiento emocional, toda agitación y los movimientos de la energía, hasta quedar solo la claridad en la conciencia. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s