23 de Febrero 2016

23 febrero

El conocimiento ocasionalmente vuelve a las personas fanáticas, y sus poseedores, cuando son de mente rígida, se cierran a las posibilidades que pueden existir fuera del espacio de sus ideas, hechos que han sido aceptados como conocimiento socializado.

Cuando observamos un objeto aislado como “cosa”, estamos usando el discernimiento y el razonamiento. La mente incorpora su discriminación a la información que otorgan la vista, la audición, el olfato, el sabor y el tacto, con lo que a la percepción le añadimos una interpretación. A eso le sumamos las funciones de recordar y emitir juicios.

Sin la capacidad de objetivar la percepción, o de convertirla en símbolos o conceptos, se podría decir que la mente discriminadora no podría funcionar, y en ese caso el cuerpo estaría muerto o con disfunción cerebral.

Hay una diferencia entre la sabiduría y el conocimiento que puede notarse en la situación de un maestro de los siglos pasados, que, si viviera ahora, seguiría siendo maestro. Quiero decir con esto que el conocimiento acumulado no certifica el incomparable saber del Ser, que va más allá de la dualidad que se sostiene en Sí mismo.

Por tanto, en vez de intentar buscar el saber académico exclusivamente, intente conocer la realidad de Sí mismo. Saber quién soy debería ser lo más fácil, en cambio se torna difícil ya que nos hemos vuelto extraños para nosotros. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s