19 de Febrero 2016

19 febrero

En la sociedad actual muchísimas personas de diferentes países, religiones, filosofías y niveles económicos de vida, comparten un hilo que une sus experiencias. Reconocen una forma de conciencia en sus experiencias. Ellos, al explicar sus procesos espirituales, se refieren a la misma comprensión. Sea de naturaleza personal o impersonal, esta experiencia espiritual está relacionada con un estado de conciencia que presumimos que es Divino.

Para acceder a ello hay que tomar conciencia de sí mismo, descubrir la fuerza interior que nos pertenece por ser expresión de la fuente, de la conciencia esencial, y estar en comunión con ella. Algunos fundadores de organizaciones espirituales mencionan que el aquietamiento mental conlleva a la desaparición del sentido de pertenencia, del sentido de ser separado. Dicen que cuando la mente está pasiva y tranquila aparece un saber, un saber sin dueño, o un saber sin un yo que sepa, y que no es un saber causativo.

No estoy de acuerdo con el quietismo. Para mí el medio, y el modo, es la conciencia, que es el don que da existencia a la materia. La conciencia es el modo para saber de sí, es lo que muestra lo real en el aspecto más elemental de sí. La conciencia vuelta hacia lo periférico como mente forma el ego, y vuelta al interior como Sí mismo evidencia el Ser.

Al comprender estas vivencias se descubre que la atención no se distrae, que es capaz de utilizar la luz de la conciencia y que detecta el pensamiento incrementando las evidencias de una comprensión clara y precisa. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s