7 de Febrero 2016

Vivir en este plano no es ni hostil ni indiferente. Estamos inmersos en él ya sea como forma o como Sí mismo. Cuando entendemos que no somos la forma los sufrimientos desaparecen por sí solos. Por tanto el principal objetivo apunta a librarnos de la idea de que somos limitados. Los antiguos maestros de las distintas corrientes, tanto orientales como occidentales, buscaban una llave que abriera las puertas de la comprensión.

Algunos griegos decían que había una materia prima, o dicho de otra manera un principio, asociado a las cualidades esenciales, y que estaba relacionado con el calor, el frío y la humedad. Se tenía la idea de que se lograría variar los diferentes elementos cambiando ya fuera el calor, el frío o la humedad, creyendo incluso que los colores podrían ser cualidades importantes. Así se dió inicio a los primeros alquimistas, precursores de la química actual.

El conocimiento, aunque está basado en la ilusión, constituye un círculo que va variando y se modifica a sí mismo. La posición que tomemos, ya sea a favor o en contra, respecto a lo que presenta la naturaleza, es lo que provocará que aceptemos las cosas de modo constructivo o destructivo.

El apuntador se mueve sin complicarse con estar a favor o en contra de la naturaleza, sino que se presenta como presenciador. Si ejecuta una acción y escoge un pensamiento o una impresión, va moviéndose en armonía con la conciencia esencial sin dejar marcas o residuos. R.Malak

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s