20 de enero

20 enero

Los maestros tradicionales dicen que las personas no están abiertas a abismarse ante lo maravilloso de lo que está ante sus ojos, y si lo hacen es de modo muy limitado. Dicen que privilegian las experiencias objetivas, dando especial interés a los asuntos materiales, a lo mundano, a lo sensual, de modo que su existencia no es equilibrada sino muy materialista. A mi me parece natural que las nuevas experiencias que se recogen estén relacionadas con el nivel de comprensión y con los conocimientos que se tienen.

La intuición puede sugerir una meta a seguir, con ello se aceptan ciertas ideas y se sigue una línea en la que se revelan algunas claves o señales que indican cursos de acción. Si lo vemos en la correcta perspectiva recordamos que el principal y quizás único objetivo de búsqueda es la Realidad y no sus aspectos o expresiones particulares. Esta búsqueda termina cuando se reconoce que no hay nada que buscar y que tampoco hay buscador, eso es lo fundamental.

Uno no es lo que se conoce, más bien es el conocedor, y nada sobreviene sin que lo Divino lo conozca. El discernimiento sobre este punto abre la intuición que muestra una certeza de lo Absoluto, de la Realidad, provocando un resplandor no dual o éxtasis, esa gran iluminación que es un influjo de la conciencia a través del cual el Ser percibe su unidad con el infinito. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s