9 de Enero 2016

9 enero

Comprender la naturaleza nos completa y armoniza, aunque hay que entender que ni la totalidad de ella es la totalidad de lo Divino. Es posible ver toda la manifestación en Sí mismo, todos los fenómenos naturales, y armonizarse con ellos. No somos, nosotros las personas, los únicos que poseemos la esencia espiritual, todas las cosas vivientes la poseen y la expresan en distintos grados.

La conciencia y la vida están unidas, independientemente de la forma que asuma el organismo, como si fuera una hermandad universal, debido a que la esencia impregna todas las cosas. La esencia se presenta como manifestación divina en todos los fenómenos de la naturaleza, aunque está claro que, cualquiera que sea dicha manifestación, ella no representa completamente lo esencial.

Lo que nos acerca a esta verdad es la paz del corazón, libre de ansiedad, como cuando pronunciamos en voz alta una oración a lo que consideramos Divino, de manera que uno puede escuchar y recordar. Esos momentos se tornan constantes a medida que el corazón se vuelve silencioso. A pesar de las dificultades que tenemos con nuestras múltiples obligaciones, la comprensión de lo Esencial se va ampliando de modo natural.

Al mencionar el nombre de lo Divino se siente como un temblor en el corazón y su manifestación de armonía, una especie de complacencia y amor en lo indescriptible; se despierta del sueño de la inconciencia de lo Divino y todo comienza a brillar. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s