Plenitud Interior

Plenitud Interior

Iluminación y Realización

1 de abril 2015

Actualmente se corre el peligro de saturarse de información, pero, como se nos ha enseñado que la información es útil, estamos dispuestos a saturarnos más de lo necesario.

La iluminación aparece como un conocimiento que surge sin razonamiento y se muestra veraz. La acción de conocer sin la presencia de un conocedor no es frecuente, saber sin pensar parece mágico, lo intuitivo es una manera de entender el mundo.

Algunos han preguntado a qué se refieren con iluminación y si es lo mismo que realización. La iluminación  apunta al esclarecimiento de la mente, aunque no queda claro si se refiere a la adquisición de conocimiento, sino que más bien lo ven como un estado de experiencia trascendente, que no es posible obtener por medio de esfuerzo empírico o de estudio, o sea, es una claridad repentina, un conocimiento que puede ser percibido objetivamente.

Existe un saber que no está relacionado ni con el conocedor ni con lo conocido. Posteriormente, hay apropiación del conocimiento por parte del ego, es decir, aparece la razón en la cognición. La intuición se muestra como un acto de cognición inmediato en el que el sujeto no se advierte en ese preciso instante como agente activo de ese saber. La observación sin juicio da una forma de saber del mundo y desaparece en el instante en que el ego renace y nos recordamos conociendo y comparando.

En cambio, en la realización el individuo se sumerge, o aparece un sentido de unidad con todas las manifestaciones. Este que sobreviene o que se muestra es casi inescrutable, por consiguiente, las palabras tienen poco sentido. R.Malak.

La diferencia fundamental entre una persona que ha comprendido y una persona cotidiana

2 de abril 2015

Todos sabemos que la emoción, como concepto, es un estado  que se caracteriza por ser una reacción intensa afectiva que va acompañada de alteraciones corporales; por ejemplo, cuando nos enfadamos fruncimos la frente, si vemos a la persona amada imprevistamente enrojecemos, y se nos eriza el vello si sentimos miedo. Ellas se sobreponen a los sentimientos que están de fondo, diferenciándose de éstos en que son más breves en el tiempo aunque más intensas mientras duran.

¿Existe alguna diferencia entre las personas que han comprendido qué son en realidad y las comunes y corrientes, que viven la vida de acuerdo a como se presentan las necesidades? Sin considerar las diferencias físicas y sociales, las distinciones no tienen mucha importancia, más aun diría que no existen. Aparentemente uno podrá hacer distinciones y comparaciones simples: ambos cuentan con cuerpo y exigencias de la mente por medio de los cuales se muestran las emociones y las presiones de las acciones, la diferencia fundamental está en que el que ha comprendido no se ve como una persona atrapada en las urgencias, sino que su funcionamiento es pura  presencia impersonal que se muestra a través de la conciencia centralizada llamada persona, en cambio la persona atrapada por su identidad egoica se siente responsable de la emoción y de la acción que realiza, haciendo suyo todo el quehacer que le acontece. R.Malak

Pregunta: En este caso si las tendencias siguen latentes y actúo en consecuencia, no pasa nada, es decir no creo karma al comprender que actúo de acuerdo al patrón aprendido, ¿o estoy mal?

R.Malak: Si no tienes comprensión, las consecuencias de tus acciones serán las que provocarán una cadena de causas y consecuencias. Si la tienes no harías esa pregunta. Sin embargo te diré que estarías libre de ellas, no te afectarían pues estarías desapegada de las actividades. Como un niño que juega en la arena y pasa la mañana construyendo un castillo, al llamado de su mamá lo dejaría sin importarle qué fue de su construcción.

El Reino de la Plenitud

3 de abril 2015

Viernes Santo es una fiesta religiosa. Jesús dijo: “A menos que el hombre sea nacido de nuevo, no puede entrar en el reino de Dios…” El reino de Dios no viene de afuera. El reino de Dios está en nosotros, al hablar de lo exterior me refiero a la relación que se forma con las percepciones de lo fenoménico. Dios no reside en templos hechos por el hombre, sino en el templo divino, bien podría ser el cuerpo físico humano. Jesús dijo: “Porque Yo vivo, viviréis vosotros también”. No se refería a la forma externa que es el hijo del hombre, el cuerpo perceptible, sino a la esencia que da Luz.

Según la Biblia, Lo Divino hizo al hombre a su imagen y semejanza. Siendo que lo Divino se reconoce en conciencia y Luz, nosotros bien podemos decir, como hijos de la Luz, -conscientes, rodeados de mente y materia,- que estamos en el cuerpo con el poder divino. Mientras esa esencia está en el cuerpo, funciona como una entidad que cree ser independiente.

Muchos suponen que las enseñanzas de Jesús son la única verdad. La verdad, sin embargo, es una, está vestida de Luz, es Armonía, Plenitud. La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros, se personificó en forma humana, la cual guió a las personas y les mostró el modo de ver que nunca han dejado de estar en contacto con lo Esencial. Jesús mostró el reino de la plenitud, al que se puede acceder haciendo recogimiento interno en el verdadero templo divino. Mientras estamos en el cuerpo, nos identificamos con éste y con las cosas externas, y como consecuencia nos olvidamos de lo que somos realmente, cayendo en la gran ilusión. Atrapados en las urgencias del ego demandante, la ignorancia nos sumerge en el sufrimiento y la carencia. R.Malak

Somos conciencia sin tiempo

4 de abril 2015

Con cada respiración de aire entran a nuestro cuerpo innumerables átomos que, tiempo atrás, formaban parte de otras entidades, animales o vegetales, etc. Nuestro cuerpo va cambiando a lo largo del tiempo, más aun, no somos un cuerpo que cambia sino que somos conciencia sin tiempo que usa un cuerpo-mente-emoción para experimentar el mundo tiempo-espacial en este continente de conciencia que tenemos instante tras instante. Esta senda de lo esencial solo es comprendida por aquellos que viven de acuerdo con las señales internas, los demás viven la vida de ilusión, un rol ya escrito por la memoria estructurada por las creencias.

Lo que somos se muestra como pura luz expresándose en miles de millones de expresiones centralizadas, pero sólo una energía es Realidad. Aparentemente, cada uno es diferente, pero la energía con la que se alimentan es la misma. Lo indescriptible está más allá de cualquier símil. Ningún concepto puede ser el hecho mismo sino solo una descripción. Etiquetamos en trozos, pero lo Real es indivisible y esta conceptualización solo tiene un sabor o un aroma de plenitud. R.Malak

Retirar las confusiones mentales y emocionales

5 de abril 2015

La vida, tal como se presenta actualmente, está muy mecanizada, por eso una gran mayoría gira buscando una experiencia emocional, psicológica o espiritual que disperse la confusión, además, que nos traiga paz. Liberarnos de las ataduras demandantes se convierte en una necesidad primordial. Se busca un sentido, una razón de existir, un modelo que dé claridad en cuanto a la identidad o a la pertenencia. Es una búsqueda de identificación, saber quién soy yo, o qué soy. La confusión aparece cuando le asignamos sentido a este “yo”, nos confundimos al suponer que es mi identidad como persona, una entidad individual, física, fija, estable, sólida, densa, claramente definida, e independiente del medio en el que vive, que se relaciona con la imagen mental que identificamos con el sonido yo, y a la que le asignamos una serie de significados, de valores y de emociones. ¿Y cuál es el problema con ello? Es que no permanece. A pesar de creer que es estable, varía con las emociones, con los nuevos pensamientos y con el paso del tiempo. Los recuerdos que están implantados en la memoria se vuelven elusivos, los hábitos marcan atrapando y condicionando el comportamiento. Es así que sobreviene la certeza de que lo que creo ser no es la esencia de mi Ser, no es Sí mismo. Aquí aparece con fuerza y seguridad que lo que soy está, permanece, tan solo esperando que retire las confusiones mentales y emocionales. R.Malak

Saber que podemos tener un vergel de plenitud interior

6 de abril 2015

Lo que hagamos hoy diseña potencialmente el mañana, las causas están en nuestros procesos presentes. Nada de lo que aparece actualmente es totalmente original, el futuro ya lo hemos diseñado aunque no lo detectemos, y las consecuencias de estos hechos estarán aquí aunque no sean percibidas en el momento.

La mente es una función de la conciencia que está diseñada para interpretar las diferencias que se dan en el tiempo-espacio. Solo somos capaces de entender cierta frecuencia dentro del nivel que pueden alcanzar nuestros sentidos. Esa es la razón por la que, con la mente,  podemos entender solo una cantidad limitada de realidad a través de los pensamientos y por medio del sistema nervioso.

A modo de ejemplo, diversos animales, como los perros, los gatos, las aves rapaces, pueden detectar vibraciones que superan nuestras habilidades. En nuestro ideal de perfección, soñamos con crear aquellas cosas o condiciones que nos mejoren el mañana, pero esas cualidades y habilidades solo tecnifican nuestra vida. Vivimos con la conciencia vuelta hacia fuera y no se detecta el deseo o la capacidad de abandonar ese estilo. Al vivir solo para sí mismos y que todos sus esfuerzos estén dirigidos hacia el logro de la auto satisfacción y de la auto glorificación, estamos construyendo un futuro desierto. Es lamentable, sabiendo que podemos tener un vergel de plenitud interior. R.Malak

Instante de actualidad sin tiempo

7 de abril 2015

Aunque no lo sepamos, como personas somos conciencia infinita presente y sin tiempo, aunque nuestra visión del mundo sea fragmentada y estemos bajo la fascinación de la ilusión, y la idea de suponer que estamos separados de todo y de todos y que podemos actuar independientemente, lo que nos hace es estar atados a las causas y consecuencias. Podemos librarnos de los lazos y de las causas, significando que nos damos cuenta de la unidad y armonía de toda la naturaleza, incluyendo lo humano. ¿Cuál es la respuesta a la pregunta esencial de quién soy yo o qué soy yo? No sirve una dada por la doctrina, cualquiera que sea, o por un sistema dogmático, ya sea de los nuevos o los antiguos modos de buscar, porque la respuesta constituye una experiencia profundamente personal, mejor dicho vivencia, dado que se está actualizando de momento a momento, y afecta a la totalidad de nuestro Sí mismo. En este instante de actualidad sin tiempo, la separación y la sensación de cuerpo, en el tiempo espacio, desaparece. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s