14 de Marzo 2014 – ¿Destino?

Destino y karma

Las acciones se van ejecutando como un tren de datos, haciendo que ellas generen consecuencias y sintiéndose la persona como el poseedor de la acción. A este tren de datos y de acciones le llamamos destino.

En muchas religiones se habla del destino como resultado del karma. Mencionan que habría un movimiento de compensación en el cual cada persona experimenta las consecuencias de sus acciones; las buenas acciones aportarán buenos resultados y las malas acciones resultarán inevitablemente en dificultades y conflictos con el agregado de sufrimiento para el que las ejecuta. Se afirma incluso que las consecuencias podrían ser experimentadas en la vida futura. Por tanto, según esta teoría habría un almacén de deudas pendientes de nacimientos anteriores, o dicho de otra manera, en la vida presente habría cierto  karma que debe agotarse y otro que se acumula trasladándose a vidas futuras. De acuerdo a mi comprensión todo el destino (o karma) es solo aplicable si uno imagina que está separado de  lo esencial. La mayoría de las personas no saben qué es lo que son, se sienten unidades independientes ignorando que son consciencia; a lo más creen que la consciencia es algo que les sucede, o una cualidad que poseen.

Es cierto que la persona (mente – cuerpo – emoción) construye un yo virtual ordenador de la acción que ha sido programada y guardada en la memoria y es el que lleva a cabo la acción de momento a momento. Las acciones se van ejecutando como un tren de datos, haciendo que ellas generen consecuencias y sintiéndose la persona como el poseedor de la acción. A este tren de datos y de acciones le llamamos destino. Cuando damos cuenta de una enseñanza, esta puede clarificar el modo como funciona la mente. Al saber lo más posible de lo indescriptible se puede reconocer cómo bordear la plenitud, porque este saber da cuenta de que somos Ser o lo Absoluto.

Cuando el accionar se ejecuta sin que haya participación del yo virtual sentimos que la acción es correcta y está de acuerdo al movimiento de la vida, en vez de reconocerse como karma se le llama dharma, o sea, el movimiento carece de yo como dueño del accionar.

Existen muchísimas palabras para expresar la comprensión de lo Real, unas más precisas y otras muy confusas, una de ellas es la Felicidad, otra es Iluminación de la conciencia, Despertar interno, Samadhi (recogimiento en que la persona siente que alcanza la unidad con Si mismo),  o a través del Satori, o por medio de la Beatitud, o del  éxtasis, o por medio de técnicas expresadas por las corrientes Taoístas, o por medio de una “conciencia acrecentada” que daría cuenta de una persona espiritual. Diferentes corrientes, diferentes métodos, diferentes tradiciones para expresar lo mismo.

Sí mismo toca a la materia y resulta la conciencia, impregnada de memoria y de expectativa, aparece el karma o dharma. La experiencia como vivencia no complica, la experiencia teñida de deseo y temor exige equilibrio. De esta manera estos sufrimientos los construye la persona y está dentro de la persona ponerles un fin. Lo Divino expone a la persona, poniéndola frente a los resultados de sus acciones y pidiendo que el equilibrio sea restaurado. El karma, o accionar egoico, es la ley que trabaja por la rectitud hacia el dharma, acción en plenitud. R.Malak

 

Anuncios

5 pensamientos en “14 de Marzo 2014 – ¿Destino?

  1. Paz

    Hola, supongo que no es este un “consultorio espiritual” pero tengo una cuestión que no me deja avanzar…He comprendido muchísimas cosas en cuanto al ego y la unidad ultimamente pero ¿Por qué?¿por qué si somos Uno, vivimos esta ilusión?¿por qué el ego realiza mal karma si es parte de la fuente?¿Por qué debemos equilibrar, hacer el bien, lograr el desapego si somos el Ser? No logro espresar la duda como la siento, pero se acerca. Gracias por las refleciones del blog.

    Responder
  2. nodual Autor de la entrada

    Hola Paz. Tus dudas tienen mucho sentido, lo que noto es que para responderlas sería bueno ordenar unos cuantos conceptos. Por este medio algunas personas hacen preguntas y considero que eso es bueno para los lectores porque se amplían los temas. Nosotros las respondemos con gusto. En el caso de tus dudas, es conveniente considerar que siendo el ego una vestimenta con que el Ser se expresa, no es algo o alguien que por sí mismo haga algo, sea el bien o el mal. El ego es sólo un filtro con el que la conciencia capta situaciones. La mente juzga las situaciones como buenas o malas, y lo hace en función de lo que creemos. El ego es un modo de pensar y de sentir que lleva a acciones. Las acciones tienen consecuencias. Así, simple. Sólo que según nuestros filtros del pensar, las consecuencias nos gustan o no. No hay karma malo ni bueno, karma significa acción.
    La ilusión la vivimos porque creemos que somos alguien independiente y separado de todo lo demás. Al instante que vivas la unidad que mencionas, verás que no hay karma, sólo dharma, la acción natural como movimiento de vida, sin egoísmo.
    Gracias por compartir tus dudas, un abrazo.

    Responder
  3. Paz

    ¡Muchas gracias! Creo que comprendo bien lo que explicas, y he sentido esa unidad ( o eso creo, jeje)…pero sigo sin lograr encontrar cualquier pista de por qué creemos ser algo independiente si somos Unidad, si somos puro gozo inefable, no sé qué hace que creamos esta ficción y nos reencarnemos una y otra vez. ¿Qué sentido tiene si todo es perfecto¿? Deber enmendar el mal karma con buen karma ¿Para qué? es decir, por qué “comenzó” a ser así (aunque no hubiera comienzo ni tal realidad) ¡Ojalá pudiera expresarlo como está en mi cabeza! las palabras no logran plasmarlo…Bueno, gracias de cualquier modo. Un abrazo

    Responder
  4. nodual Autor de la entrada

    La conciencia se expresa de múltiples modos, existe un infinito espectro de posibilidades de experimentación en la conciencia, y simplemente se expresa y experimenta. Lo esencial, a-espacial y atemporal, se refleja, y al hacerlo se crea una funcionalidad llamada mente que construye una identidad y permite experimentarse a si mismo en el tiempo y el espacio, dentro de la dimensionalidad. A la vez que surge la posibilidad de dimensionar se dan los pares opuestos… y la capacidad de juzgar. De ahi que aparecen los gustos y aversiones, los apegos y los rechazos, lo bueno y lo malo… solo dentro del filtro que hace la mente es que estas cosas (bueno o malo) tienen sentido.
    Paz, dices que “no sé qué hace que creamos esta ficción y nos reencarnemos una y otra vez. ¿Qué sentido tiene si todo es perfecto¿? “… te pregunto: ¿qué te hace suponer que tal como son las cosas, con la ficción incluida, no sigue siendo todo perfecto?. La doctrina vedanta por ejemplo llama Maya a ver la ilusión y suponer que es real… y cuando se ve la ilusión pero se sabe que es ilusión, lo llaman Lilah, el juego de lo divino. Un abrazo

    Responder
  5. Paz

    Sí, no me expreso adecuadamente…TODO es perfecto, cierto, pero no comprendo por qué si estaba tan tranquila y feliz simplemente “siendo”, tuve que empezar a juzgar y sufrir por ello uuuna y otra vez. Incluso llego a preguntarme qué sentido tiene la no acción, procurar que mis actos y pensamientos no dañen, si no es más que una proyección de mi mente. Pero claro, SÉ que debo hacerlo así, que el amor es el camino… Muchísimas gracias, me ha servido (realmente) de mucho la explicación del origen de la mente 😀 Continúo siguiendo el blog, seguro que se resolverán muchas más dudas así.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s