11 de Marzo 2014 – Fuerza de Vida

Arbol eterno

El árbol eterno despliega su verde comprensión, de este modo se convierte en la mente individual.

Lo que soy, aunque es conciencia pura, en su superficie es la forma centralizada de la conciencia universal. Así como un anciano que, jugando con el compás del tiempo con sus dedos, observa esperando respuesta, la sonrisa de siglos se mueve y la comprensión es oscurecida por el mundo mental individual. Con mil ojos se busca la luz que se despliega en el firmamento, saboreando el misterio esencial.

La calidad de los conflictos varía en función de la persona cuando aparecen las angustias, dudas y reveses. Si ante la tensión se entrega a la invitación de abandonar sus hábitos, costumbres y prácticas meritorias, los conflictos terminan. Sin embargo, si no lo hace, se entrega al profundo estancamiento y abandona su mejor forma de vida; la tensión y problemas insolubles pueden continuar en diferentes intensidades el resto de la vida. Debe comprender que esto no es un principio o fenómeno que se produzca sólo para los que siguen sendas espirituales; no guarda relación directa con el tema de la espiritualidad o algo similar, sino que es más bien un fenómeno natural, psicológico. Los que están en la senda lo explican como el fenómeno de la noche oscura.

Otro principio mencionado en la tradición espiritual habla de la fuerza de la vida, cuando ella está presente es cuando hay vida consciente. Estos principios son compartidos por religiones, filosofías y sistemas en general, las diferencias están en relación a la forma más que al fondo, o en relación a sus nombres, o a ciertas pequeñeces conceptuales que no tienen mucha importancia.

Cuando se comprende el funcionar de conciencia se recibe la iluminación y todos los beneficios mencionados por la Tradición de la no dualidad. Lo que se explica de ello es que al ser conciencia, o mejor dicho, al Ser la conciencia pura, esto no implica que la poseas o que puedas controlarla. La razón de ello es que la Realidad no se puede reconocer en la existencia. La existencia es momentánea, está apegada al tiempo y al espacio, mientras que la Realidad es inmutable y permanece.

Hay muchas referencias que señalar en cuanto al tema espiritual, para algunos es solo un tema intelectual, para otros es su vida misma. Las personas son muy diferentes física y mentalmente entre ellas. No hay dos personas iguales, no hay dos personas que piensen exactamente igual, y si una persona trata de adaptarse a la estructura de otra está intentando cambiar una de las manifestaciones de su vida. Para unos la mente y el cuerpo se mueven y cambian haciendo que otras mentes y cuerpos se muevan y cambien; a eso se le llama hacer, acción. La plenitud que procura satisfacción espiritual a una persona, y que puede hallarse en cierta clase de experiencia religiosa o de contemplación filosófica, puede no ser aceptable para otra persona.

El yo ilusorio, que solo tiene conocimiento externo, ocasionalmente presagia tormenta en el campo de la conciencia. El árbol eterno despliega su verde comprensión, de este modo se convierte en la mente individual. Afuera, las nubes del conocimiento se arremolinan, la realidad parece descender de la condición de conciencia pura y se esparce por el viento como esperanzas de logro que tienen en la tierra el fundamento imaginado.

Muchos recomiendan utilizar el poder de la mente, que es consciencia funcionando, de una manera creativa. Esta cuestión me parece más razonable que ver a la mente como un problema. Así es posible entender su poder como expresión de la consciencia desplegando su cualidad de ver los pares de opuestos con claridad. Se conoce a nivel intelectual y a nivel emocional, y de ese modo la mente se transforma por sí misma transparentándose para lo que es conciencia ilimitada.

En mi caso veo a la acción crear más acción, como fuego que al arder no se detiene hasta que se termina el combustible. Presencio, atemporal, lo que está aconteciendo. Veo que el ego es la fuente del pensamiento, forma el mundo, le hace pensar que usted es la persona cotidiana, pero realmente el ego no existe, de otro modo, admitiríamos dos sí mismos. Si uno comienza a indagar, la ignorancia desaparece; la ignorancia pertenece al ego, la ignorancia es el olvido de Sí mismo. Si se conoce el Sí mismo no habrá ninguna oscuridad, ni miseria, es la mente la que construye la perturbación. R.Malak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s