3 de marzo 2014 – Modo Natural

Ilusión

Pintandose a si mismo desde la imagen

Las personas, por lo general, se encuentran apegadas a sus maneras psicológicas, a su cuerpo físico, a la estructura ambiental, social o cultural. Esta tendencia los lleva a estar constantemente preparados para proteger y acorazar la identidad. Es obvio que ello ocurra de esta manera, se entiende por las condiciones que impone la sociedad, e incluso por la búsqueda constante de gratificaciones, las cuales nos impulsan a alejarnos del dolor, ya sea real o inventado,  y  con ello intentar dejar lejos la infelicidad.

Para muchos el mundo es lógico, racional y dual. El proceso racional ordena y muestra cómo se percibe la existencia, vuelta siempre hacia la búsqueda de la compensación del costo-beneficio. Para otros el mundo es solo emocional y de colores, sonidos y belleza artística. Y para los más, centran su vivir en las acciones y el movimiento hacia los logros y la competitividad; para ellos los proyectos por hacer son fuertes, poderosos y atractivos. Todo es una cuestión de enfoque, la mente puede estar enfocada en la carencia o enfocada en servir de canal. La mente de la mayoría de las personas está vuelta hacia afuera, hacia lo exterior; la mente del realizado está vuelta hacia la realidad, es como la luz del día: cuando el sol brilla, la luz de la vela apenas se ve. La persona cotidiana no es consciente de su interior, es consciente de sus sensaciones, sentimientos y pensamientos.

La realización del Sí mismo es como un agujero en el papel, está en el papel y sin embargo no es papel; es un estado en la conciencia y sin embargo está más allá de la conciencia; es la abertura en la mente a través de la cual se inunda de la luz de la comprensión que siempre ha estado disponible. Ver la vida con ojos nuevos solo puede ser posible si la mente regresa a la conciencia, la fuente de la cual procede. Para ello tiene que provocar, dicho de una manera entendible, una introspección intuitiva, en contraste con la forma racional, lógica e intelectual. Esta comprensión se presenta como un resplandor, y significa apreciar la vida desde lo esencial, la que antiguamente se percibía dentro de la confusión de la mente dualista.

Aparece la alegría, que es una expresión de la no obstrucción, aparece como la dicha que emana desde Si mismo, aunque aparezca estar centrada en torno a algo específico. Realmente es permanente  y discurre a través de todo, se expresa como la aspiración en forma de dicha. Este deleite aparece como gloria expresándose en una vida de paz que llena el corazón.

Con esto que digo podría dar la impresión de que se requiere una disciplina para ver lo real, para ver lo esencial de las cosas. La mayoría podría pensar que la manera lógica – de acuerdo a la opción fenoménica, o sea, por comparación – es una manera equivocada de ver. No es así, lo que estoy mencionando es que hay un modo más real, más auténtico, más integral, más natural, y ello ocurre, o comienza a presentarse, cuando se plantea la opción de dejar de lado el modo acostumbrado dualista. Si eres coherente solamente con tu emanación, sabrás del amor y la felicidad, será tu único nombre, adentro, afuera, abajo y arriba; en todo. R.Malak.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s