Bosque de errores

En el  sol de la verdad
la identidad nace para morir
y muere para nacer,
como el aumento del volumen de agua
que se recoge en días lluviosos
provoca que el río encuentre
su camino hacia el mar océano.
El conocedor y presenciador de todo no permite ser analizado y revisado, no es ni sujeto ni objeto. En cambio, la identidad: cuerpo, mente y emoción, que se confunde con lo real, cuenta con la mente discriminadora, una herramienta única. Si detectamos las formas, son los ojos los que recogen la impresión y la mente procesa e interpreta. Lo que transforma al ego identidad que se sostiene en la memoria, es la mente con sus referencias. Esta es detectada por el conocedor que no es un objeto, ni siquiera sujeto.
Si la dualidad no crea conflicto es funcional,
lo múltiple y la variedad sin pugna es disfrute,
en la comprensión nos movemos plenos de vida.
La cuestión de sufrir se basa en una identidad, que desaparece al darnos cuenta de la comprensión de Ser. La identidad depende de las predisposiciones, en cambio la presenciación es ilimitada, sin tiempo ni espacio, aunque se despliegue en la ilusión fenoménica.
Una chispa de comprensión
quema un bosque de errores
y una montaña de mentiras,
de dogmas e ilusiones.
R.Malak
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s