Testigo y Supra-testigo

Amanezco temprano, me quiero poner a escribir. Miles de pensamientos aparecen como diapositivas sobre la pantalla y hay una inminente lucha entre lo que quiero y lo que pareciera querer dominar mi atención por momentos. Sé de lo que quiero hablar pero aún no puedo armar en palabras eso que tengo pendiente. Como si estuviera debajo de una piscina, sumergida, sabiendo pero sin poder mencionarlo. En este caso ni siquiera puedo enunciarlo mentalmente. La voluntad de escribir sigue ahí, y como en una especie de acuerdo con todas las ideas latentes, comienza a expresarse como mejor puede.
El tema que me empuja y apasiona ahora  tiene que ver precisamente con la atracción que producen los pensamientos, que se vuelven distractores porque insisten en recordar lo que hay que hacer, lo que no he resuelto, tareas pendientes para el día, la semana o el mes siguiente. Esta atracción es como un imán que me obliga a ir detrás de lo que me he planteado como responsabilidades. Aunque tenga tiempo disponible a esta temprana hora del día, las supuestas obligaciones, hasta no estar segura de que están bajo control, no permiten adentrar en asuntos más profundos.
La mente es una función que presenta posibilidades de experiencia de manera infinita, pero también se convierte en algo que pone límites y encajona. Sirve para proponer problemas y para resolverlos. También sirve para traducir mis intuiciones y comprensiones. Esta función de traducción tiene muchas mañas. Es como la costumbre antigua de calentar motores. El motor de un auto de hace 30 años, quizás menos, para que echara a andar había que calentarlo unos minutos antes del primer viaje del día. Recuerdo cuando mi papá se tomaba un café de desayuno mientras dejaba su auto encendido. Pasaron los años, y los nuevos modelos, con un diseño más avanzado, ya no requerían precalentar el motor, y aún así, mi papá seguía tomando su cafecito mientras el motor se calentaba. A este tipo de mañas me refiero. Costumbres arraigadas difíciles de soltar. No es tan fácil desaprender, como dicen, “loro viejo no aprende a hablar”.
Menciono esto para destacar cómo la mente presenta sus opciones, unas en forma más elástica y otras de manera más cristalizada. Comprender todo esto es importante para aprender a usar este instrumento que es al mismo tiempo, como mucho se ha dicho, “nuestro mejor amigo o nuestro peor enemigo”.
Sin embargo, la mente no es sino pensamientos. Incluso la idea de que puedo manejarlos, superarlos, transformarlos, mejorarlos, presentarlos de formas más brillantes, ordenarlos…. Incluso todo eso…. Son también pensamientos.
La observación de los pensamientos es libertad, que presenta orden y brillo por sí misma. Aclara y es comprensión pura, inteligencia esencial. En esta observación se presentan los contenidos conscientes, este darse cuenta que alumbra como la luz de una linterna a todas esas cosas que se suelen guardar en un depósito, garage o bodega. Estas cosas almacenadas equivalen a todas esas ideas que he considerado mías, con las que me identifico, son los contenidos de la conciencia que se ha centralizado como yo. Sin embargo hay dos maneras de observar estos contenidos. Una es focalizando uno por uno los objetos, como quien pasea la linterna por cada uno de ellos. La otra es similar a encender la luz de la bodega, donde todo queda expuesto en un solo clic. Ambas formas son características de la mirada que está filtrada por una centralización: Yo observo. Yo observo en forma seccionada y yo observo en forma amplia. Más allá de esa observación, está la conciencia misma de esta observación. Como si la observación que “yo hago” fuera testigo de todo lo observado, pero la Conciencia que observa a este “yo” que hace, es el supra-testigo. Puedo llamarlo la esencialidad pura de conciencia, lo que es absoluto, permanente, no es afectado ni por la estrechez de miras ni por la amplitud. Es la conciencia de saber y de no saber. Está siempre presente, aquí y ahora. Cuando esto se reconoce como naturaleza esencial, lo más natural, íntimo, real, entonces se hace fácil trascender (o sea, no importar) si hay estrechez o amplitud, y cuando esto ya no importa, cuando hay rendición, es equivalente a que el “yo” que se considera el hacedor y responsable de todo, mengua, incluso desaparece por momentos (o quizás definitivamente). Y al desaparecer este yo, los límites de la centralización se disuelven por sí mismos y aparecen las verdaderas potencialidades, libres, bellas, creativas, que son inherentes al ser.

Maria Luisa
Anuncios

5 pensamientos en “Testigo y Supra-testigo

  1. alejandro elías

    el articulo describe en parte la experiencia que últimamente se me presenta, que es observar las percepciones tomando consciencia de que lo que observa o quien observa no es esas percepciones (o pensamientos, o sensaciones, con los sentimientos me resulta más complejo)
    Pues la pregunta que quisiera formular es:¿y ahora cómo continúa ésto? ¿cómo sería posible profundizar esta experiencia?
    gracias

    Responder
    1. nodual Autor de la entrada

      Estimado Alejandro.
      Dices: Lo que observa no es esas percepciones.
      Pregúntate quién eres… ya que lo que observa no es los pensamientos percibidos u observados, y eso tú lo sabes, la pregunta para profundizar sería: ¿quién eres tú, que sabes que lo que observa no es los pensamientos? Si te aparece una respuesta, cualquiera que sea, nota que esta es otro pensamiento. La respuesta normal es: yo. Observa este primer pensamiento yo. ¿De dónde surge?, ¿cómo se arma este pensamiento?
      Después me cuentas.
      Un abrazo,
      Maria Luisa

      Responder
      1. alejandro elías

        muchas gracias por tu respuesta M. Luisa!! observaré ésto entonces a ver qué

      2. alejandro elías

        a la pregunta de “quién soy?” o “qué soy”? la respuesta que surge de la experiencia es “una especie de espacio vacío que toma consciencia del mundo” entonces la pregunta que aparece es “¿cóno un “espacio vacío” toma consciencia de algo”?

  2. nodual Autor de la entrada

    Alejandro, ante esta indagación, cualquier pensamiento que trata de responder la pregunta de “quién soy”, te plantea algo, un objeto, algo que es distinto a ti, en este caso, “un espacio vacío”. Por eso, no se trata de conseguir una respuesta, es más bien sumergirse en el silencio insonsable. En ello se descubre la ausencia de yo… sin embargo, no hay ausencia de Ser. Ser Conciencia, vacío de yo. Conciencia que es consciente del mundo… pues el mundo está sostenido en ella.
    Un abrazo

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s